Dejar para después no es un buen negocio

BLOG


Autosabotaje y procrastinación. Cuando dejar para después nos perjudica.

Autosabotaje y procrastinación. Terapia para dejar de dejar para después. Psicoterapia y coaching en Sabadell

Autosabotaje y procrastinación,¿son lo mismo?

¿Nos saboteamos cuando postergamos lo que nos conviene hacer?

Dejar para después (para mañana, otro día etc….) es una de las dificultades cada vez más habituales en consulta. Si quieres profundizar algo más puedes ver mi artículo anterior ¿Qué es procrastinar? . No se trata, no obstante, de una dificultad sencilla a la que podamos tratar de una única manera. En este artículo examinaremos una perspectiva el autosabotaje y la procrastinación. ¿Van de la mano? ¿Es real el autosabojate?



Autosabotaje y procrastinación según la psicoterapia humanista.

La psicoterapia humanista cree en la tendencia natural del psiquismo humano hacia la felicidad y la autorrealización. Sin embargo pueden existir algunas dificultades (ansiedad, depresión, adicciones, estrés….). Estas pueden entenderse como un modo poco creativo de ajustarse a la realidad.

Sin embargo el autosabotaje parece algo explícita e intencionalmente dirigido a perjudicar la autorrealización; y más aún si autosabotaje y procrastinación van de la mano. Cabe entonces preguntarse: ¿Existe una tendencia natural hacia la autodestrucción.

Freud aventuró algo cuando formuló la hipótesis de la pulsión de Tánatos. Tánatos, en la mitología griega, era el Dios de la muerte, pero una muerte suave, sin violencia. Es decir, el personaje mitológico mantiene un aparente isomorfismo con la tendencia al auto deterioro. Sin embargo, hoy en día, esta hipótesis está descartada, la incluyo como referencia por su peso histórico.


Entonces ¿por qué autosabotaje y procrastinación parecen ir de la mano? ¿Existe alguna causa distinta de la procrastinación?.


Consciente y lo racional, inconsciente y lo emocional.

Autosabotaje y procrastinación terapia en Sabadell.

Cuando subconsciente y consciente colaboran conducta y actitud fluyen con naturalidad.

En nuestro interior existe un complejo entramado formado por distintas tendencias. Valores y necesidades, creencias y costumbres, aprendizajes y hábitos que no siempre conviven en armonía. Este entramado transcurre tanto a nivel consciente como inconsciente. Y no pocas veces se polarizan, unos intereses en la zona del “darnos cuenta” mientras otros permanecen agazapados.

Nuestro consciente suele funcionar sobre la base de los ideales del yo. Lo racional. Sin embargo, en nuestra sombra permanecen necesidades no resueltas, reivindicaciones no atendidas. Cuando estas necesidades no resueltas usurpan el poder interpretamos que aparecen el autosabotaje y la procrastinación.

Pero esta es la lectura exclusiva de nuestro consciente, no de la totalidad del psiquismo. Y lo interpretamos así por cuanto las decisiones tomadas desde el subconsciente tienen un profundo componente emocional.

A menudo tenemos un ideal en la cabeza y una necesidad en el inconsciente, con dinámicas y prioridades diferentes. Los publicistas saben bien que es el mundo emocional el motor de nuestras decisiones. Luego, estas decisiones, las justificaremos de un modo u otro a través de nuestras racionalizaciones.


Dejamos para luego lo que no es urgente para el inconsciente.

Lo emocional, si además es inconsciente, tiene un poder asombroso. En realidad, autosabotaje y procrastinación no van dirigidos a la persona. Es más bien una dinámica que va del inconsciente al consciente. De lo emocional a lo racional. Veamos algunos ejemplos:

Siempre dejo para otro día empezar una dieta”. Probablemente comer en exceso satisfaga otras necesidades. Estas pueden ser distraerme, relajarme… En alguna ocasión “engordar” para una mujer puede suponer un mecanismo de defensa. Muchas mujeres, tras haber padecido acoso por su atractivo físico decidieron, inconscientemente, engordar.
No digo lo que pienso aunque me perjudique”. Si tengo miedo al “qué dirán” o a la opinión de alguien querido, es posible que no me exponga. Es evidente que existe un miedo que eclipsa una necesidad de seguridad.

Un clásico, el dejar para después que nos parece procrastinación y autosabotaje.

“Siempre pospongo empezar un proyecto”. Incluso este proyecto puede entusiasmarme pero…. Lo dejo para después. Aquí suele aparecer la excusa “no tengo tiempo”. Sin embargo, el factor tiempo es un criterio muy subjetivo. Por ejemplo, encargamos un mismo trabajo a tres personas distintas. A una le damos un plazo de una semana. A la otra de 4 días y la otra 2. Generalmente todas harán este trabajo en el plazo señalado.

Es aquí donde procrastinación y autosabotaje más parecen ir de la mano. Pero pueden subyacer otras necesidades enmascaradas. Si quiero seguridad y vivo este proyecto como un modo de exponerme, lo más fácil es no hacerlo. A veces a esto se le llama miedo al fracaso. Por supuesto, aquí existe también una creencia embutida. Generalmente del tipo “no soy bueno, capaz, merecedor….» Etc.

Pero también: puedo necesitar tranquilidad y si hago un buen trabajo sé que tendré más ofertas y exigencia. A esto, a veces, se le llama miedo al éxito.

El miedo, en muchas ocasiones, es un motivo encubierto que sustenta el aparente autosabotaje con procrastinación. En ocasiones este miedo nos lleva a pretender ser perfectos. Y, como esto es una utopía irrealizable, dejamos para después. Pero el después nunca llega porque el miedo sigue vivo.

Así pues, qué hacer para evitar estas dinámicas.


Conciencia de nuestras necesidades, conscientes e inconscientes.

Intención positiva incluso cuando aplazamos decisiones y conductas deseables.

Incluso lo que nos perjudica tiene una buena intención.

En general existe un conflicto de necesidades. Unas tienen motivaciones conscientes/racionales; las otras inconscientes/emocionales. Mantener fuera de la conciencia este conflicto puede conducir a un desgaste innecesario.

¿Cómo puedo hacerme consciente de este mundo inconsciente y alinearlo con lo consciente?:


1º En primer lugar adquiriendo conciencia de mis necesidades no satisfechas. Esto puede enfocarse bajo un punto de vista general, como un modo de autoconocimiento. O bien en cada caso específico de aparente procrastinación y autosabotaje.

2ª El mindfulness propone adquirir una mirada compasiva y amorosa a aquello que “calificamos” como defectos. Desde la óptica de la terapia Gestalt lo expresamos de otra manera.

«Una cosa es lo que me ocurre, otra qué hago con lo que me ocurre».

Soy consciente que puede parecer difícil adquirir esta mirada compasiva hacia algo que vivimos como procrastinación y autosabotaje. Pero la clave está en ser conscientes que esta es solamente nuestra etiqueta. No es la realidad.

La realidad es que existe una necesidad no satisfecha. Que pueda ser una prioridad o no para nuestro ego es una visión parcial de nuestra vivencia psíquica. Nuestro ego califica, etiqueta, juzga, separa…. Pero no es nuestra completud. Recuerdo una frase de Carl Gustav Jung:

“Prefiero ser un hombre completo a un hombre bueno”

Esto no quiere decir actuar fuera de la ética. Veremos a continuación cómo. Sin embargo, una visión inclusiva y de aceptación a nuestra realidad es necesaria si queremos avanzar como personas.

Muchas de estas necesidades tienen que ver, incluso, con necesidades no satisfechas de nuestro niño interior. Es decir, cuestiones no resueltas en nuestra infancia. Resumiendo: no es procrastinación por autosabotaje, es la reivindicación de una urgencia interior no resuelta.


Indagar más profundamente, conciencia y autoempatía.

Terapia para el autosabotaje y la procrastinación en Sabadell

Tener conciencia de las distintas tendencias en nuestro interior.

3º En tercer lugar la curiosidad empática nos lleva a indagar amorosamente. ¿Qué necesidades no satisfechas impulsan esta conducta o actitud? ¿Qué beneficios secundarios pretende para mí esto que mi ego califica como procrastinación y autosabotaje?

En ocasiones podemos recurrir a la imaginación para definir esa “parte” que no nos gusta. De hecho hay modalidades terapéuticas como el Sistema de la Familia Interna que trabaja sobre esta base. Algunas prácticas derivadas de la terapia gestalt propone el trabajo con la silla caliente. Stephen Gilligan habla de los “cuatro mantras”.

Evidentemente no es este el lugar para describir en profundidad estas prácticas. La idea de fondo es tomar conciencia de estas necesidades no resueltas.

En ocasiones están tan profundamente arraigadas que es necesario un proceso terapéutico. Esto suele ocurrir cuando estas necesidades están fundamentadas en heridas emocionales profundas no resueltas. Especialmente en la infancia.


¿De qué otra forma puedo satisfacer esta necesidad? Finalmente la comprensión de otras formas creativas de satisfacer esa necesidad libera el bloqueo. Para este paso es necesario, en ocasiones, una dosis importante de curiosidad y paciencia. Nuestra mentalidad occidental exige respuestas inmediatas, y no siempre estas aparecen. También es cierto que los modos creativos de conseguir satisfacer necesidades no resueltas no siempre son rápidos e inmediatos. Por ejemplo, es mucho más rápido distraerme y “relajarme” poniendo la tele. Pero es importante darnos cuenta que esto tiene importantes perjuicios secundarios…


Conclusión: Procrastinación y autosabotaje no van de la mano.

Autoempatía y autoconocimiento emocional.

Tener conciencia de nuestras emociones y necesidades.

Para finalizar indicar que no tiene por qué ser fácil emprender un proceso de estas características. En este artículo sólo señalo las líneas maestras. El cómo realizarlo, a veces, requiere un acompañamiento terapéutico. Y, por supuesto, en este artículo sólo he expuesto una cara de una dificultad que tiene muchas aristas. Si quieres puedo acompañarte de un modo personalizado y adecuado a tus características personales.

Un cordial saludo,


www.josepguasch.com

Anterior artículo relacionado: ¿Qué es la procrastinación? Dejar para después, mañana, otro momento.

 

Dejar de procrastinar Sabadell

 

Autosabotaje y procrastinación. Terapia para dejar de dejar para después. Psicoterapia y coaching en Sabadell

Superar la procrastinación Sabadell

BLOG


¿Qué es la procrastinación? Dejar para otro día, después o mañana

Qué es la procrastinación. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Hipnosis, PNL, , Terapia Gestalt, Niño interior, Análisis Transaccional,) en Sabadell.

 

Hacer hoy lo necesario y no dejar para mañana

Matenernos al día con el ahora.

Este es la primera de una serie de publicaciones en las que trataremos una de las dificultades más incomprendidas. Posponer, aplazar, postergar, dejar para después, mañana u otro día, es decir procrastinar. Creo que es necesario empezar por aclarar qué es la procrastinación. En sucesivos artículos ahondaré en tácticas para dejar de procrastinar. Siempre en el bien entendido que lo ideal para superar este tipo de dificultades es un proceso terapéutico personal.

 

Qué es la procrastinación

La RAE define el término procrastinar con dos sinónimos: diferir, aplazar. En el ámbito del coaching y la psicoterapia lo entendemos como postergar o posponer tareas o actividades. Es el clásico “dejar para otro día” o “dejar para mañana”. También puede entenderse como un modo de evadir responsabilidades.

Sin embargo, la respuesta a qué es la procrastinación no nos exime de cierta perplejidad.

El sentido común nos dice que dejar para después no nos libera del trabajo. Es más, a menudo empeora las cosas. Sin embargo casi todos vivimos la necesidad de dejar de procrastinar.

Qué es la postergación, mantenernos al día con el mañana

La procrastinación, el asesino furtivo

Tony Robbins respondió a la pregunta qué es la procrastinación de un modo contundente: “El asesino furtivo de la fuerza de proyectos y de la motivación”.

Sin embargo este posponer tareas no es algo extraño ni poco habitual. Veamos que el hecho de procrastinar ocupa un lugar, incluso, en la mitología.

¿Qué es la procrastinación? veamos por ejemplo en un proceso de duelo. Como Síndrome de Penélope se conoce un modo de “dejar para después”, durante un tiempo atribuido a la mujer. No aceptar una separación con la ilusión de volver a restablecerla. Incluso vivir en la fantasía de que la persona amada cambiará de carácter.

Esta forma de “diferir” aceptar una realidad está vinculada a la etapa de la negación en el duelo.

El mito de Penélope describe un modo de procrastinar vinculado a lo emocional, veamos el mito.

 

¿Qué es la procrastinación en el duelo? El mito de Penélope.

Ulises (Odiseo en el original de la mitología griega) fue un héroe de la mitología clásica famoso por sus hazañas. Es el principal protagonista de la Odisea de Homero. Esta narra cómo estuvo 20 años ausente de su hogar. Diez años luchando y diez años para volver. Su esposa Penélope le estuvo esperando durante todo este tiempo.

Pero ¿Qué tiene que ver esto con dejar de procrastinar?

Qué es la procrastinación en el duelo.

La negación de la pérdida en el duelo es un modo de procrastinar.

Entre tanta batalla y tempestad, Penélope aguardaba devotamente a su esposo, Ulises. Pero la espera no podía eternizarse, de esta forma adquirió un compromiso. Tejería el manto con el que amortajar a su esposo si, entre batalla y batalla, finalmente perecía. Al terminar de tejerlo, se consideraría libre de su atadura como esposa.

Pero Penélope, inconscientemente, urdió una respuesta a qué es la procrastinación. Tejía por la mañana y por la noche, secretamente, destejía lo realizado.

Esta es, simbólicamente, la respuesta de la negación, evasión, no aceptar una realidad. Como he dicho antes, bajo la perspectiva de la psicoterapia del duelo corresponde a la primera fase, la negación.

Desde algunos de los modelos que definen qué es la procrastinación tiene que ver con la indecisión. Veremos en artículos siguientes algunos de estos modelos.

 

La indecisión de Arjuna en el Bhagavad-Gita

Procrastinar es algo tan humano que aparecen alusiones incluso en las diferentes mitologías orientales.

Arjuna era un maestro de arqueros y, como buen guerrero, tuvo que enfrentar una decisión. Participar en una dura batalla entre dos ejércitos. Para resumir, él capitanearía las fuerzas del bien contra las fuerzas del mal… Sólo había un pequeño problema: Arjuna descubrió en las filas del enemigo a muchos parientes próximos.

Podemos entender qué es la procrastinación cuando enfrentamos un conflicto de valores opuestos. Es el caso de Arjuna que se sumió en la desesperación entre la lealtad a sus parientes y la fidelidad a sus valores.

Qué es la procrastinación por indecisión

Arjuna y la duda en el campo de batalla

Su indecisión, sin embargo, no le libera de matar (sin saberlo) a su hermanastro Karna. Pero a su vez, sufre la muerte de su hijo Abhimanyu en manos de su enemigo.

La conclusión de la metáfora es obvia. Procrastinar no nos libera de lo que espera al enfrentar la decisión. Incluso puede empeorar el resultado final.

Podemos responder a qué es la procrastinación desde distintos ángulos según el origen de esta. Pero básicamente debemos entender que no se trata de un problema de holgazanería. Procrastinar tiene más que ver con una deficiente gestión de las emociones.

 

Dejar para después y algunas emociones asociadas

En ocasiones evitamos tomar una decisión por miedo a lo nuevo. También por miedo al ridículo o al fracaso. Y, por supuesto, el tan discutido miedo a salir de la zona de confort. Esto puede conducirnos al temido terreno de la indecisión y el desgaste que conlleva.

El miedo, en ocasiones, nos induce a postergar la acción o decisión.

El miedo a tomar una decisión puede paralizarnos.

El aburrimiento (a veces incluso el miedo al aburrimiento) puede alejarnos de emprender una acción. Por supuesto tiene que ver con la necesidad adulta de enfrentar, en ocasiones, la incomodidad. En estos casos, el dejar para después tiene más que ver con la tarea en sí. No tanto con el carácter de la persona. Esta sería otra respuesta a qué es la procrastinación.

Otro perfil tiene que ver con la persona soñadora y poco realista. El entusiasmo aparece al principio con la expectativa del objetivo, generalmente un sueño grandioso. Sin embargo, la realidad del trabajo para conseguirlo nos pone en contacto con los límites. Bien sea límites personales, de medios o los intrínsecos al poco realismo del sueño. Entonces aparece la frustración con el desánimo asociado.

Podemos incluso responder a qué es la procrastinación como una consecuencia de una baja autoestima. El miedo suele ser el indicador más frecuente en este tipo de postergación de las tareas.

También puede existir una deficiente habilidad para organizarse. Algo típico en los perfiles creativos y soñadores que terminan por abrumarse.

No soy amigo de categorías y etiquetas, sin embargo, en ocasiones pueden ser referentes que arrojen algo de luz. Por esto en el siguiente artículo exploraremos la respuesta a qué es la procrastinación desde una tipología muy utilizada. Esto nos ayudará a entender dónde estamos y, consecuentemente, cuál es la ruta para llegar donde queremos.

 

¿Qué es la procrastinación? Conclusión

Podemos aprender a dejar de postergar

La procrastinación es una bomba de relojería.

Es una tendencia muy humana pero no por ello poco peligrosa. Puede, no solamente hacer fracasar nuestros sueños, sino también el concepto de nosotros mismos. Algunos factores tienen que ver con la personalidad en sí y otros con el tipo de tarea.

En cualquier caso, es aconsejable un proceso personal para superar esta inercia a dejar para mañana, después o más tarde. Puede existir una respuesta académicamente correcta a qué es la procrastinación. Sin embargo los modos de enfrentarla son distintos en función de las peculiaridades de cada persona.

Si lo necesitas y puedo serte de ayuda siéntete libre para conectar conmigo.

 

Un cordial saludo,

 

www.josepguasch.com

Siguiente entrada relacionada: Procrastinación y autosabotaje. ¿Son lo mismo?

Dejar de procrastinar Sabadell

 

Qué es la procrastinación. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Ansiedad, acompañamiento y estrategias para adelgazar, hablar en público, dejar de fumar, autoestima, adicciones, etc…). Sabadell y Terrassa

Hipnosis y PNL para el autoconocmiento.

BLOG


Terapia de virus mentales y PNL (Programación neurolingüística)

Terapia de virus mentales en Sabadell. Josep Guasch psicoterapeuta de PNL y coaching generativo.

Terapia de virus mentales Sabadell

Encontrar la coherencia interna.

La biología define un virus como un microorganismo que necesita infectar una célula para replicarse. De esta manera, la función inicial de la célula queda contaminada pudiendo dañarla y hasta destruirla.

Llevado al terreno de la psicoterapia y/o el coaching podemos establecer un paralelismo. Algo así como “quiero hacer X y, sin embargo, hago Y”. Es decir, una falta de coherencia entre lo que hago y lo que quiero hacer.

Esta falta imposibilita o dificulta la consecución de nuestros objetivos. O incluso genera conductas del todo inapropiadas. La terapia de virus mentales facilita esta coherencia o diluye la falta de la misma. De esta manera podemos conseguir más con menos esfuerzo. E incluso en otros casos, podemos liberarnos de actitudes y/o conductas tóxicas.

Veamos un cuento sobre la falta de coherencia.


Un relato taoísta sobre la congruencia.

Cuentan que un hombre de negocios visitó a un pescador. Lo encontró tumbado en la playa, tomando el sol y fumando tranquilamente.

El primero increpó al segundo: ¿Cómo es que estás tumbado pudiendo salir a pescar?

El pescador le miró tranquilamente. Podríamos decir que era un intuitivo experto en terapia de virus mentales. Preguntó al hombre de ciudad:

Encontrar le bienestar en nuestro interior. .

Coherencia interior y bienestar.

– ¿Para qué salir a pescar si ya he pescado lo que necesito para comer hoy? – El hombre de negocios le respondió.
– Así acumularías más peces para vender y comprarte un barco. De este modo conseguirías una flota entera y pescadores trabajando para ti.
– ¿Y para qué iba a querer eso? – Preguntó el pescador.
– Pues para vivir más tranquilo trabajando menos.

El pescador respondió entonces…

Justo lo que tengo ahora.


La terapia de virus mentales, en busca de la coherencia perdida.


Por supuesto esta es una metáfora. Sin embargo es muy próxima a la orientación de la terapia de virus mentales. Dicho en un lenguaje más directo es hacer más con menos. Diluir esos bloqueos que nos impiden conseguir lo que queremos. Y podemos encontrar muchos ejemplos de esto:

La terapia de virus mentales nace con una clara vocación de encontrar nuestra coherencia. La RAE define coherencia como la conexión y relación lógica y consecuente entre cosas, principios etc.

Terapia de virus mentales Sabadell

La conducta incoherente genera una sensación de preplejidad y malestar.

El motivo por el que vivimos vidas inconexas tiene mucho que ver con nuestra educación temprana. Del mismo modo con todo tipo de mandatos sociales y culturales que recibimos desde pequeños. Todos estos mandatos van dirigidos a crear un “yo social” aceptable. Pero lo hace a cargo de nuestra verdadera esencia. De esta manera vamos construyendo un Guión de vida que nos parece coherente pero….

La terapia de virus mentales busca pues encontrar estas incoherencias para alquimizarlas. Es importante este concepto de transformación de la incongruencia en vez de “eliminación”. Si trabajamos para desterrar estos virus mentales estamos trabajando en contra de nosotros mismos.

Las distintas corrientes terapéuticas, tanto de psicoterapia como de coaching hacen un especial hincapié en esto. Aceptar no es resignarse a…. pero tampoco maldecir lo que no nos gusta en nosotr@s.

Por supuesto, el corolario de este trabajo es la colaboración de los procesos conscientes con el inconsciente.


Terapia de virus mentales y PNL

La PNL (programació neurolingüística) es la disciplina que ha propuesto el término terapia de virus mentales. De la mano de Robert Dilts y en su libro “El poder de la palabra” ya aparece este concepto. Sin embargo fue Donald Lofland quien escribió un libro dedicado exclusivamente a la terapia de virus mentales con PNL.

Terapia de virus mentales Sabadell

Encontrarse a y con uno mismo.

Se trata de un libro que aporta una orientación muy adecuada. Sin embargo cabe advertir que, como la mayoría de libros de autoayuda es bastante simplista. En general se sigue vendiendo la programación neurolingüística como una disciplina de “recetas mágicas” para la excelencia.

Por desgracia se sigue obviando la vocación básica de esta disciplina. Explorar en la estructura de la experiencia subjetiva antes de que esta se refleje en conducta. Es decir, un trabajo de indagación, introspección y autoconciencia. Sin este elemento fundamental, tanto la pnl como la terapia de virus mentales acaban siendo meras “recetas”. Aplicar de un modo simplista estas fórmulas termina por vaciarlas de contenido y eficacia.

Dos de los libros que, a mi entender, aportan una visión más cercana a la realidad de la PNL son:


– “El camino hacia uno mismo” de Allan Santos y Marta Salvat.
– “Pnl Darse Cuenta – Desarrollo de la conciencia y la percepción” de Peter Wrycza.

Por supuesto, lo ideal es seguir el recorrido completo de formación en Programación Neurolingüística.

¿Cuáles son los casos típicos a trabajar con esta modalidad terapéutica?

Como ya he señalado, la terapia de virus mentales apunta a las conductas incoherentes. Por ejemplo quiero hacer dieta pero como chocolate cada noche. Quiero tener una relación estable pero no hay forma.

Veamos a continuación algunos ejemplos:

– Cuando aplazamos continuamente algo que es necesario hacer. Procrastinar.
– Temor exagerado al fracaso que provoca bloqueos.
– Este es algo más inconsciente pero el temor al éxito también paraliza.
Depresiones (no depresión mayor o con componentes fisiológicos asociados)
Duelos no concluidos.
– Compulsiones y adicciones. Tabaquismo, alcoholismo, ludopatía, cannabis, hachís….
Trastornos de alimentación. La terapia de virus mentales funciona en este caso y en las adicciones si la persona es consciente de tener un problema.
– Cuando nos comportamos de un modo distinto a como somos.
– Vacilación continua al tomar decisiones.
– Comportamientos autodestructivos en general, aun cuando no seamos conscientes del motivo de nuestro auto boicot.
Ansiedad y/o temor inespecífico sin causa aparente.
– Preocupación, culpa y/o bloqueos sin causa aparente.
– Explosiones de ira y/o estado interno de enfado persistente.

Ver lo que nos impide ver

Lo que no vemos nos impide ver lo que queremos.

La terapia de virus mentales también puede intervenir en las somatizaciones, alergias. Incluso en enfermedades degenerativas y/o sin causa aparente.

Pueden ser la causa o catalizadores (disparadores) de la somatización. No obstante en estos casos hay que ser muy prudentes pues pueden preexistir causas físicas no detectadas.

Seguiré escribiendo sobre este apasionante tema.

Hasta el próximo artículo recibe un cordial saludo,

 

 

www.josepguasch.com

Siguientes entradas relacionadas: Interpretación de la realidad, conciencia y desperatr con pnl, Virus mentales, qué son y cómo nos afectan

Transformar los bloqueos en recursos.

 

Terapia de virus mentales en Sabadell. Josep Guasch psicoterapeuta de PNL y coaching generativo.

Formación coaching integrativo Sabadell

BLOG


Formación de coaching integrativo. Título reconocido por la ICF

Formación de coaching integrativo en Sabadell.Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, coach. Consulta de coaching y psicoterapia (Hipnosis, Análisis Transaccional, Programación neurolingüística, , Gestalt , Terapia del Niño interior)

 

Pensando en un camino de crecimiento personal a elegir.

Por primera vez en Sabadell una formación acreditada por la ICF

Por primera vez en Sabadell, Formación de coaching integrativo. Formación certificada por la ICF (Federación Internacional de Coaching). Esta formación ocupa un espacio hasta ahora inexistente de formación de terapias complementarias en Sabadell. Es decir, ya no nos hará falta ir a Barcelona para formarnos como coach. Además, al finalizar el proceso, si lo deseas, seguirás contando con supervisión y asesoramiento de Institut Integratiu en Sabadell.


¿A quién va dirigida la formación en coaching integrativo?

Por supuesto, y en primer lugar, a todas aquellas personas que quieran ejercer profesionalmente. Bien sea como una dedicación integra, o como complemento a alguna terapia. Encaja especialmente bien con la terapia Gestalt, PNL, Hipnosis, Constelaciones familiares y Terapia Transpersonal.

La formación de coaching integrativo mejora también las habilidades de los docentes. Bien sea en el ámbito de la enseñanza reglada como en otros espacios. Por ejemplo formadores de Yoga, Tai-Chí, , reiki etc.

También es de aplicación a aquellas personas que trabajan en el ámbito organizacional. Bien sea que dirijan equipos, trabajen en recursos humanos o, simplemente, quieran mejorar sus competencias y habilidades.

También a aquellas personas que quieran desarrollar sus capacidades de liderazgo. Esto puede incluir equipos profesionales, deportivos, culturales, políticos o activistas.

Y, en general, cualquier persona interesada en el crecimiento personal puede mejorar su proceso con la formación de coaching integrativo. Sea que quiera ejercer o no como coach. En este sentido cabe destacar que se trata de una formación teórico-práctica de carácter vivencial. Es decir, que el proceso incluye trabajar con experiencias personales.


¿Qué hace diferente a esta modalidad de crecimiento personal de otras tantas?

Con la formación certificada de coaching aprendes a aprovechar sinergias.

Aprovechar las sinergias nacidas de la coherencia interior.

La formación de coaching integrativo incluye lo mejor de diferentes modalidades terapéuticas en un todo coherente. Así incluye los principios básicos del coaching y el cultivo de las competencias básicas del coach según la ICF. Es importante diferenciar el trabajo del coach del mentoring, consultoría y terapia.

El cultivo de las diferentes inteligencias que forman parte de nuestra experiencia vital. Así la inteligencia emocional, somática, cognitiva y de campo. También, la inteligencia relacional para reforzar el vínculo con el cliente y con otras personas de nuestro entorno.

Es muy importante también la atención de lo personal en lo profesional. Así, el desarrollo de conciencia, capacidad de escucha y presencia favorecen el clima de confianza en el proceso.

Y, por supuesto la formación de coaching integrativo incluye los diferentes tipos de modalidades. Tanto atendiendo al foco de atención (conductas, habilidades, creencias, identidad…) como a las áreas de aplicación (personal, profesional, ejecutivo…). Una vez finalizada la formación se puede optar por diferentes especialidades.

En cuanto a las diferentes modalidades terapéuticas incluidas en la formación de coaching integrativo destacan:

Terapia Gestalt
Programación Neurolingüística (PNL) y Coaching Generativo
Constelaciones Familiares y Organizacionales.
Enfoque de Claudio Naranjo.

Examinaremos a continuación la aportación de cada escuela en la formación de coaching integrativo.


Las bases de la Terapia Gestalt.

Gestalt y autoconocimiento para ejercer de coach

Autoconocimiento y congruencia interior.

La Gestalt se define a menudo tanto como una terapia como un sistema de autoconocimiento y superación personal. Asienta unas bases muy sólidas en cualquier proceso de crecimiento personal.

Atiende por igual a los aspectos corporal, emocional y cognitivo de la experiencia vital. Esto último lo comprendemos en el ámbito de la inteligencia intrapersonal. Es decir, la capacidad de autoconocimiento y autoconciencia de la persona. A este enfoque añade, además, el enfoque relacional cultivando, con este, las habilidades interpersonales o sociales.


La Programación Neurolingüística (PNL) y Coaching Generativo.

En la formación de coaching integrativo incluimos las más actuales evoluciones de la PNl y el trance generativo. Robert Dilts y Stephen Gilligan han cristalizado estas aportaciones en el coaching generativo.

Formación de coaching integrativo en Sabadell

Mente de campo y percepción sutil en coaching generativo.

El enfoque de esta modalidad está muy orientado a la identidad. Es decir a la definición que cada persona tiene de sí misma. Esta autoimagen contiene algunos elementos conscientes y otros muchos inconscientes.

Se trata de un trabajo muy profundo en el que conectas con las identificaciones del ego. Del mismo modo descubrirás lo que está más allá de estas identificaciones y pertenece al núcleo esencial de ti mismo. Incluye la conciencia en las tres distinciones básicas:

1.- Mente somática. Es la sabiduría del propio cuerpo.
2.- Conciencia cognitiva. Lo lingüístico y mental.
3.- Mente de campo. Un tipo de conciencia intuitiva y sutil
Estas tres orientaciones de la mente pueden ser de diferente calidad. Así

1.- Primitiva. Falta de autoconciencia y fusión inconsciente con el campo.
2.- Ego. Individualismo y separación de la totalidad.
3.- Generativa. La diferenciación consciente sumergida en la totalidad.

La formación de coaching integrativo hace un especial énfasis en la colaboración de las tres mentes. En el contexto del trabajo generativo.

Las constelaciones familiares y organizacionales.

Las Constelaciones Familiares y Organizacionales desvelan el orden en lo profundo tanto de nuestro sistema familiar como organizacional. La mirada sistémica atiende a la importancia de la relación que mantienen los elementos que forman un sistema. Cuando lo extrapolamos a la familia de origen, adquirimos conciencia de dónde venimos. Esto incluye los posibles conflictos y dificultades de las que no tenemos conciencia o no entendemos su origen.

Importancia de la familia de origen como las primeras formas de actitud y conducta ante la vida.

Familia de origen y patrones de conducta y actitud.

El trabajo con la familia de origen es una piedra angular en la formación de coaching integrativo. Comprender de dónde venimos para adquirir conciencia de adónde vamos y por qué.

Estudiamos las leyes sistémicas así como los órdenes del amor de Bert Hellinger. De esta manera podemos empezar nuestro trabajo de individuación dentro de nuestro sistema familiar. Es importante en este proceso el reconocimiento a nuestros antepasados.

La visión sistémica puede extrapolarse, también, al trabajo con la pareja.

Formación de coaching integrativo y el enfoque de Claudio Naranjo.

Claudio Naranjo aportó a la terapia Gestalt una visión psicoespiritual. Es decir, la búsqueda de sentido, propósito y dirección de vida. Esta visión la articuló mediante el trabajo con la meditación.

En su libro “Entre meditación y psicoterapia”, tiende un puente entre las dos disciplinas. Y lo hace de un modo pragmático y no dogmático.

La meditación favorece el trabajo de introspección y facilita el terapéutico.

Sinergia entre psicoterapia y meditación.

En la formación de coaching integrativo, esta aportación la utilizamos para cultivar estados de conciencia profundos y lúcidos. De un modo parecido, el coaching generativo lo expresa como el estado COACH.

Los diferentes tipos de meditación que propone Claudio Naranjo aportan profundidad a estados de conexión con la Sabiduría Interna.


Formación de coaching integrativo, cuándo y dónde.

La formación se impartirá en 7 encuentros de fin de semana. Finalizaremos el proceso en un stage residencial en el mes de junio.

Los encuentros en fin de semana los haremos en Sabadell en Espai Obert. Dirección C/ Les Valls 28; 4º-6ª. Las fechas son las siguientes:

– 12 y 13 noviembre

– 10 y 11 diciembre

– 14 – 15 enero/2023

– 18 – 19 febrero

– 18- 19 marzo

– 22 – 23 abril

– 20 – 21 mayo

Horarios: sábados de 10 a 14h y 16 a 20; domingos de 10 a 14h.

Cerramos la formación de coaching integrativo con un stage residencial:

Fechas: 2-3-4 de junio.

La inversión de la formación de coaching integrativo es de 1.300.-€ repartidos entre inscripción y mensualidades.

Si deseas pre-inscribirte o información adicional puedes hacerlo mediante:

E-mail: info@institut-integratiu.com
Teléfono: 93.305.74.94

También puedes consultar en la página de Institut Integratiu

Formación de coaching integrativo Sabadell

El trabajo en grupo facilita un darse cuenta más profundo.



Un cordial saludo
www.josepguasch.com

Formación coaching integrativo Sabadell

Formación de coaching integrativo en Sabadell. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, coach. Consulta de coaching y psicoterapia (Ansiedad, acompañamiento y estrategias para adelgazar, hablar en público, tabaquismo, mejorar autoestima, superar adicciones, etc…).

Coaching generativo Sabadell

BLOG


Evolución y despertar en tiempos de crisis, coaching generativo y PNL

Evolución y despertar en tiempos de crisis. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach. Coaching generativo y PNL en Sabadell

Evolución y despertar en tiempos de crisis

Peligro y oportunidad. Los caracteres que definen las crisis.

No hace mucho se popularizó el concepto crisis como oportunidad. De hecho la palabra en chino se compone dos caracteres: “peligro” y “oportunidad”. Hasta aquí la teoría que, como siempre, es muy bonita. Pero, ¿cómo materializar esto en épocas de auténticas crisis?

¿Es posible evolucionar y despertar en tiempos de crisis?

En este post presento las bases de este monográfico de coaching generativo: Evolucionar y despertar en tiempos de crisis. Durante el taller profundizaremos, con herramientas específicas, en esta posibilidad.

Evolución y despertar en tiempos de crisis. La oportunidad del coaching generativo.

El coaching, inicialmente, se dirigió al cambio de los comportamientos. Para esto era necesario (a veces pero no siempre) revisar el nivel de las capacidades y habilidades.

Más tarde se descubrió la importancia de las creencias. Por ejemplo, si creo que soy incapaz de hablar en público, no lo haré. Y esto aun cuando tenga las capacidades y habilidades necesarias.

Sin embargo, y especialmente gracias a Robert Dilts y Stephen Gilligan, esta modalidad de terapia alcanzó niveles más profundos. El llamado nivel de la identidad. El ¿quién soy yo?. O más bien dicho ¿quién CREO que soy?

En el monográfico evolución y despertar en tiempos de crisis ahondaremos en las diferentes implicaciones de este nivel.

 

El no valgo, no merezco, no soy bienvenido, no tengo nada especial que aportar….

Mensajes de patrocinio negativo

El «no soy suficiente, merecedor» etc… mensajes que limitan la identidad.

En el subtítulo algunos de los mensajes que más atentan a nuestra identidad. Este tipo de mensajes suelen estar profundamente enraizados en el subconsciente. Es por esto que la formulación en palabras es solamente eso, palabras. Sin embargo están presentes de un modo sutil.

En el monográfico “evolución y despertar en tiempos de crisis” trabajamos desde este nivel. Veremos a continuación las expresiones externas de una identidad parcialmente limitada. Pero antes te invito a explorar dos de mis anteriores artículos:

Coaching para el despertar y “¿Cómo saber quién soy yo?

En estos ahondé en el concepto de subpersonalidad. La subpersonalidad es una constelación de creencias mediante las cuales nos identificamos con una característica nuestra. Por ejemplo: “soy perezoso”, “soy impaciente”, “soy poco constante”, “soy fumador”. Existen otras aún más dañinas como: “soy culpable de”, “soy una carga”, “soy invisible”, “soy incapaz de ser feliz”… Estas junto con las expresadas en el título son creencias que afectan al nivel más profundo de nuestra identidad.

Si yo me identifico con una característica, por ejemplo, soy desconfiado, me niego la otra posibilidad. Es decir no puedo confiar pues yo SOY desconfiado. Este tipo de mensajes surten efecto a un nivel inconsciente muy profundo. Es tanto como decir:

A/ Soy hombre.
B/ Los hombres no vuelan.
C/ Luego yo no puedo volar.

Es el tipo de “razonamiento” que discurre en el nivel de la identidad. Es por esto que en evolución y despertar en tiempos de crisis utilizamos el concepto “salir de la caja”.

 

Salir de la caja, necesario y difícil en tiempos de crisis.

Un cliente, una vez me preguntó: ¿Por qué hacer este esfuerzo extra por “salir de la caja” en tiempos de dificultad? La respuesta es sencilla. Porque estamos programados para, en situaciones de estrés, volver a conductas y actitudes conocidas, aun cuando no funcionen. Incluso aun cuando nunca hayan funcionado. Es donde ponemos la conciencia en el taller evolución y despertar en tiempos de crisis.

Evolución y despertar en tiempos de crisis

Salir de la caja o de la zona de comodidad.

Freud llamó a esta vuelta a conductas conocidas como “compulsión de repetición” En el pensamiento Freudiano este concepto tiene implicaciones que van más allá. Sin embargo, en su núcleo esencial de consecuencias inmediatas nos lleva a repetir conductas y actitudes improductivas. Y más aún en situaciones de estrés. Y el estrés es la primera reacción que surge en tiempos de dificultad.

Cada vez que nos sentimos en peligro volvemos a lo conocido. Es como “volver a casa”. Y sé que esto puede parecer una respuesta irracional, yo diría que más que irracional es a/racional. Es decir, obedece a un impulso distinto al del “razonamiento”. En castellano existe un refrán que lo ilustra a la perfección: “Más vale malo conocido que bueno por conocer”.

Y estos programas siguen anclados y son tan poderosos porque están incrustados en nuestra identidad. En la definición secreta que tenemos de nosotros mismos.

Emerger de nuestra propia identidad, implica salir de la caja en la que estamos instalados. Como si fuera una cárcel de oro porque nos facilita una falsa seguridad. En el monográfico evolución y despertar en tiempos de crisis facilitamos este proceso de un modo seguro. Con prácticas específicas y comprobadas.

 

¿Por qué evolución y despertar en tiempos de crisis?

Para Darwin la evolución de las especies se debía a un mecanismo de adaptación que llamó la selección natural. Es decir, que, cuando

Evolución y despertar en tiempos de crisis Sabadell

Sobrevive quien tiene mayor capacidad de adaptarse, no el más fuerte.

las variables del entorno son amenazadoras, sobreviven los organismos con mayor capacidad de adaptación. Por supuesto que Darwin lo contempló bajo el punto de vista de la supervivencia física. Pero también es extrapolable a los factores de bienestar y avance en otros aspectos de la existencia.

La evolución, en última instancia, tiende a un avance continuo en el que está implicada la identidad. Y es en tiempo de dificultad cuando más acuciante esta esta necesidad de adaptación.

En PNL existe un aforismo que dice: «Si haces siempre las mismas cosas, obtendrás los mismos resultados». En el programa de evolución y despertar en tiempos de crisis estudiaremos y practicaremos qué cosas nuevas podemos hacer. Y como resultado de lo anterior, generar nuevas transformaciones.

 

Programa evolución y despertar en tiempos de crisis. Fechas y datos prácticos.

¿Cuándo y dónde?

Fechas: Viernes, sábado y domingo 17, 18 y 19 de junio.

Horarios: El viernes empezaremos por la tarde a las 18h y terminaremos a las 21h
El sábado haremos por la mañana de 10 a 14 y retomaremos por la tarde de 16 a 20h.
El domingo el horario será de 10 a 14h.

Dónde: Instalaciones de Espai Obert, C/ Les Valls 26-28, 4º-6ª 08201 Sabadell

Imparte: Equipo de coaching de Institut Integratiu

Inversión: 150.- €

Si precisas de más información puedes contactar conmigo o bien al mail de Institut Integratiu: info@institut-integratiu.com

También puedes acceder a más información en la página de Institut Integratiu

Un cordial saludo,

Un colectivo para avanzar unidos.

El trabajo en equipo facilita procesos de aprendizaje más enriquecedores.

www.josepguasch.com

 

Y si te interesara también puedes acceder a la formación de coaching integrativo certificada por la I.C.F.

 

Formación y talleres de coaching en Sabadell

Evolución y despertar en tiempos de crisis. Josep Guasch, psicoterapetua, coach. PNL y coaching generativo en Sabadell.

Autoconocimiento y superación personal.

BLOG


Coaching para el despertar, sentido propósito y dirección de vida.

Coaching para el despertar Sabadell. Josep Guasch, psicoterapeuta y coach, consulta de coaching y psicoterapia (Hipnosis, PNL, , Terapia Gestalt, Niño interior, Análisis Transaccional,) en Sabadell

 

Salir de la zona de comodidad para divisar nuevos horizontes

«Salir de la caja», divisar nuevos horizontes

He definido en el título el coaching para el despertar como un modo de conectar con el sentido de vida. Una vez hacemos esto podemos encontrar una dirección coherente con nosotros mismos. Para Viktor Frankl encontrar este propósito nos confiere una sensación de coherencia. Y también una especial motivación para superar dificultades o conseguir objetivos.

También sabemos que el objetivo debe ser una expresión de nuestros valores… Y conectar con ellos es tocar los cimientos de nuestra identidad. El coaching para el despertar promueve esta actitud y conducta.

 

El coaching para el despertar y la identidad.

La identidad es nuestro núcleo esencial, nuestra esencia. A menudo la identificamos (de identi-dad) con nuestro carácter. Olvidamos que el carácter es una estructura defensiva. Otras veces nos “identi-ficamos” con lo que vivimos como nuestros defectos y/o virtudes. Es propio de nuestra identidad el identifi-carse con esto o aquello, pero esta es solamente la capa externa. Y ninguna de estas nos conecta con nuestra esencia. Solamente en nuestra esencia podemos encontrar aquello que otorgue sentido a nuestra actividad. Porque, entonces, lo que hacemos es una expresión de nuestro ser esencial. Este es el objetivo del coaching para el despertar.

Algunas escuelas utilizan el concepto de subpersonalidad para definir estas capas externas. De este modo proponen una actitud relacional con estas partes que hace más operativa la terapia. El coaching generativo (el mayor exponente del coaching para el despertar), lo propone de un modo parecido.

coaching para el despertar, encontrar la identidad

Roles y sub-personalidades, manifestaciones externas de la identidad.

Esta operativa contempla incluir nuestros bloqueos o dificultades en el proceso terapéutico. De este modo incluimos todo lo que, de momento, está vivo en nosotros. Aceptar y no rechazar es una actitud necesaria para despertar a nuestra realidad más profunda. Aceptar incluso lo sombrío. Y por supuesto esto no quiere decir resignación.

 

Y, ¿cómo definir o encontrar el sentido de la vida?

Veamos dos formas, aparentemente distintas de entender el sentido de la vida. Ambas confluyen en el coaching para el despertar.

“El sentido de la vida no es más que el acto de vivir en uno mismo”.

Esta frase de Erich Fromm es de sencilla formulación y parece apuntar a viajar hacia dentro.

Por otra parte, Ken Wilber en “Breve historia de todo” escribió:

“Un átomo es parte de una molécula y la molécula es parte de la célula. La célula entera es parte de un organismo, y así sigue. … Si se miran de cerca las cosas y los procesos podemos ver que no son solamente todos, sino también parte de otra cosa. Son/Somos todos/partes que podemos llamar holones».

El término holón nos remite al concepto de un todo que a su vez es parte de… Como personas somos un holón que formamos parte de una familia, comunidad… y en último término del universo entero.

Estos dos, aparentemente, distintos senderos convergen en el coaching para el despertar. Veamos cómo:

Yo y Alma, aprobación y reconocimiento frente a misión y aportación

Robert Dilts adaptó el modelo de los niveles de aprendizaje de Gregory Bateson a los procesos de cambio. Así surgió en PNL el modelo conocido como los niveles neurológicos.

Ego y alma

El concepto del alma definido por cualidades, con o sin orientación trascendente.

Posteriormente evolucionó este modelo al contemplar dos categorías desde las que se podía examinar. El nivel del yo y el del alma. El primero experimenta la existencia como algo individual, separado del resto. El alma vive la existencia como un todo integrado en algo mayor. Es necesario destacar que ambos niveles deben coexistir.

Una excesiva “conexión” con el alma en detrimento del yo puede conducir a la evasión. No abundaré aquí sobre esto, pero por poco que observemos podemos encontrar muchos ejemplos de grupos y sectas que “abducen” de la realidad a sus seguidores.

Por otro lado la identificación excesiva con el yo nos lleva al individualismo. Incluso al egocentrismo.

En el coaching para el despertar contemplamos ambas categorías necesarias para vivir aquí y ahora.

En el nivel del yo predomina la búsqueda de la seguridad a través del control. Sortear peligros mediante la re-acción. Supervivencia, ambición y reconocimiento personal son valores implicados en este nivel. En el nivel de la identidad busca el logro para conseguir la aprobación y el reconocimiento mediante el rol. Esto se articula en objetivos concretos y temporizados.

En el nivel del alma lo conductual se orienta a la proactividad más que a la reacción. En vez de evitar el peligro busca la motivación en los valores profundos. Estos valores están conectados con la aportación, el servicio y la conexión. La identidad se vincula con la misión, al servicio del bien común, que queremos aportar y ver reflejado en el mundo (visión).

Cuando Rol y Objetivos (Yo) están alineados con Misión y Visión (Alma) ambos niveles se integran. Aquí las diferencias ya no se enfrentan, se complementan y enriquecen mutuamente.

¿Cómo funciona el coaching para el despertar?

Basándonos en el modelo de los niveles neurológicos sabemos que existen algunos procesos generalmente conscientes. A menudo la conducta y entorno. Sin embargo los otros niveles suelen discurrir a un nivel inconsciente. Hacer consciente cómo hacemos lo que hacemos es un primer paso.

Coaching para el despertar Sabadell

La necesaria colaboración consciente e inconsciente.

Poco a poco esta consciencia nos irá llevando al nivel de la identidad. Este es el fin último del coaching para el despertar. Desde aquí adquirimos conciencia de las sub-personalidades. Dicho de otro modo aquello con lo que, artificialmente, nos identificamos. Esta conciencia nos irá aproximando poco a poco a nuestra verdadera esencia.

Por supuesto no se trata de un camino rápido ni con resultados permanentemente estables. El coaching para el despertar es un sendero de vida. Cada día vamos aprendiendo algo más. De esta manera los momentos de lucidez, poco a poco, van ocupando más espacio en nuestras vidas.

La PNL de tercera generación junto con el coaching generativo son las herramientas básicas para este trabajo. Sin embargo, atendiendo a lo específico de cada persona se pueden incluir otras modalidades terapéuticas. Son especialmente complementarias las terapias de Guión de vida, Niño Interior y Terapia Gestalt.

Hasta aquí un sucinto esbozo de esta modalidad terapéutica. Por supuesto, existen otras implicaciones que, por cuestión de espacio y tiempo, iré desgranando en sucesivos artículos.

Si estás interesado en el coaching para el despertar siéntete libre para consultar en el siguiente enlace. Información sin compromiso.

Sí, quiero saber más.

También puedes ver más información sobre la Formación profesional de coaching integrativo en Sabadell

 

Un cordial saludo.

Josep Guasch

www.josepguasch.com

Anterior artículo relacionado con el coaching para el despertar: ¿Cómo saber quién soy yo? El nivel de la identidad según la PNL

Siguiente artículo relacionado: Despertar y evolución en tiempos de crisis

Conciencia y autoconocimiento Sabadell

Coaching para el despertar en Sabadell. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Ansiedad, acompañamiento y estrategias para adelgazar, hablar en público, dejar de fumar, autoestima, adicciones, etc…). Sabadell y Terrassa

 

 

Crecimiento personal y terapia Gestalt Sabadell

BLOG


Crecimiento personal con terapia Gestalt. Actividades en Sabadell

Crecimiento personal con terapia Gestalt Sabadell. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Hipnosis, PNL, , Terapia Gestalt, Niño interior, Análisis Transaccional,) en Sabadell y Terrassa.

 

Conexión con el niño interior

Acercarnos a nosotr@s mism@s en cualquier momento de la vida.

Se trata de una serie de encuentros de crecimiento personal con terapia Gestalt destinados a conocer esta modalidad terapéutica. Tras los mismos puedes optar por la formación para terapeuta con orientación gestáltica. También puedes elegir la formación de coaching. Ambas debidamente certificadas por la AETG y la ICF.

Asimismo, lo importante es el aspecto básicamente práctico y vivencial. Así que tanto si decides seguir adelante con la formación como si no, te llevarás herramientas prácticas y útiles para tu día a día.

Tanto durante los talleres como en el stage pondremos en práctica los principios básicos de la terapia Gestalt.

Crecimiento personal con terapia Gestalt. El enfoque de Claudio Naranjo.

Fritz Perls puso un especial énfasis en la autenticidad de la experiencia humana. Claudio Naranjo lo reflejó en palabras: “La actitud básica de valorar el presente y la presencia, la atención y la responsabilidad”.

Al añadir estos elementos a nuestra experiencia podemos optar por una transformación basada en la elección. No en los automatismos.

Existe una especial diferencia entre reaccionar y responder. La primera obedece a un automatismo. En la respuesta existe una conciencia. Esto es lo que hace especial todo proceso de crecimiento personal con terapia Gestalt.

Liberar la propia esencia.

Liberar nuestro núcleo esencial

Además de este especial énfasis en la conciencia, Naranjo evolucionó el movimiento gestáltico al añadir nuevos elementos. Para él, el espíritu de búsqueda es algo intrínseco a la naturaleza humana. Es un concepto también familiar en la psicoterapia humanista.

Además, añade a este espíritu de búsqueda la visión psicoespiritual. Una visión aterrizada que dota de sentido y significado a nuestras vidas.

Responde a preguntas como para qué vivimos, cuál es el sentido y/o mi propósito de vida etc…

En nuestros encuentros de crecimiento personal con terapia Gestalt incluimos la visión de Claudio Naranjo. Las dinámicas son puramente vivenciales e incluimos en las mismas los tres aspectos de nuestra experiencia, cuerpo, emociones y mente.


Encuentros de pre-formación de terapeutas. Aspectos prácticos.

Los talleres de crecimiento personal con terapia Gestalt están pensados para personas orientadas a formarse como terapeutas. Bien sea en el área del coaching como de la psicoterapia. De todos modos, también están abiertos a cualquier persona que desee ahondar en su autoconocimiento.

Esta formación consta de dos tipos de encuentro interrelacionados. Los talleres y el stage residencial.

Las fechas y lugares son los siguientes:


Talleres de crecimiento personal con terapia Gestalt

1.- Se impartirán en dos sábados, catorce de mayo y once de junio de 2022.

Horario: De 10 a 14h y de 16 a 20h, con dos horas para la comida. Durante los mismos podemos consensuar acortar el periodo de comida para salir antes.

2.- El siguiente taller de pre formación gestalt lo impartiremos en fechas 17 y 18 de septiembre.

Horario: sábado 17 de 10 a 14 y de 16 a 20h y domingo 18 de 10 a 14h

Ambas pre formaciones son independientes. Puedes venir a una u otra independientemente de que hayas asistido a la anterior o puedas o no ir a la siguiente.

Impartiremos en Espai Obert de Sabadell. Dirección C/ Les Valls 28, 4º-6ª. 08201 Sabadell.

Nueva convocatoria de puertas abiertas en Sabadell

Gestalt y crecimiento personal en Sabadell

Puertas abiertas, actividad gratuita y sin compromiso.

Tal y como venimos haciendo periódicamente, nueva convocatoria de puertas abiertas.

¿Quieres saber qué es y como funciona el cremiento personal con terapia Gestalt?

Te informamos sin compromiso alguno en esta sesión de puertas abiertas. Sólo tienes que apuntarte y reservar plaza.

También, con el mismo horario y lugar, otra sesión de puertas abiertas en fecha 16 de septiembre.



Stage Residencial

Esta es una oportunidad de convivencia en un ambiente protegido y en plena naturaleza. Se hace un especial énfasis en el aspecto relacional con dinámicas de grupo.

Crecimiento personal con terapia Gestalt Sabadell

Liberarnos en plena naturaleza.

Durante esta convivencia culminamos el proceso de crecimiento personal con terapia Gestalt. A partir de aquí puedes optar por seguir con la formación en coaching o bien la de terapeuta. Y, por supuesto, puedes poner un paréntesis y dar por finalizado tu proceso.

En cualquier caso, la participación convalida 20 horas de las 80 necesarias de terapia individual para certificarse como terapeuta.

Nos encontraremos los días 1, 2 y 3 de julio. El lugar está aún por determinar.

El día 1 (viernes) empezaremos a las 18h y terminamos el día 3 (domingo) a las 14h

La Inversión por todo el proceso, crecimiento personal y psicoterapia Gestalt es de 360.- €.

También puedes optar por una parte u otra:

– Sólo encuentros 120.- €
– Solamente Stage Residencial 240.- € (incluye gastos de alojamiento y comida)

Organiza Institut Integratiu.

Reservar plaza (o ampliación de información) mediante: Teléfono: (933 057 494). También por E-mail: (info@institut-integratiu.com).

Pre formación terapeutas Gestalt

Stage pre formación gestalt Sabadell

Recibe un cordial saludo,

Josep Guasch

www.josepguasch.com

Grupos de encuentro de superación personal


Crecimiento personal y terapia Gestalt Sabadell. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Asertividad, liderazgo, terapia de pareja, celos, ludopatía, terapia para el duelo, depresión, etc…) en Sabadell y Terrassa

 

Autoconocimiento con PNL Sabadell

BLOG


¿Cómo saber quién soy yo? El nivel de la identidad según la PNL.

¿Cómo saber quién soy? Coaching generativo y PNL de tercera generación. Josep Guasch, psicoterapia y coaching en Sabadell.

Como saber quién soy Sabadell

Para conocernos mejor necesitamos, también, momentos de soledad.

Con quién más estamos desde que nos conocemos es con nosotros mismos. Nadie ha compartido más con nosotros que nosotros. Sin embargo la gran pregunta sigue ahí. ¿Cómo saber quién soy yo? Es una pregunta que revolotea cualquier proceso bien sea de psicoterapia como de coaching.

En el artículo Ser y hacer en PNL expuse una aproximación a los niveles neurológicos en programación neurolingüística. Desde esta perspectiva la identidad aglutina conductas, capacidades, creencias y valores en el ser. Así pues, la respuesta a ¿cómo saber quién soy yo? tendría respuesta explorando esos distintos niveles. Sin embargo tanto en la práctica de psicoterapia como de coaching surge algo (aparentemente) desconcertante:


Una parte mía quiere (por ejemplo) comer más y otra quiere comer sano y hacer ejercicio. Entonces surge el interrogante ¿Cómo saber quién soy yo? Existe una divertida metáfora que a menudo se utiliza en gestalt y pnl.

Cuentan que Nasrudín (*) fue a descansar a un albergue en una etapa de su viaje. Como ahí dormían centenares de personas en la misma habitación se preguntó: “Al despertar ¿cómo sabré quién soy yo?”. Así que decidió atarse un globo en el dedo gordo del pie.

Pero ese lugar estaba repleto de bromistas. Así que uno de ellos decidió desatar el globo del pie de Nasrudín y se lo ató al suyo. Al despertar y ver el globo atado en el pie de otro, Nasrudín se preguntó: “si ese soy yo…. ¿quién soy yo?”

Los dos niveles de la identidad según la Programación neurolingüística (PNL).

¿Quién soy yo y para qué he venido?

El papel de la identidad es definir la propia misión de vida.

Robert Dilts actualizó el modelo de los niveles en el aprendizaje de Bateson El nivel identidad, según la PNL, expresa los niveles de conducta, capacidades, creencias y valores. Así, para responder a la pregunta ¿cómo saber quién soy yo? haremos bien en revisar esos otros niveles.

El nivel de la identidad se corresponde con la misión. La misión es el papel o el servicio que prestamos en un sistema mayor. Es la respuesta a preguntas del tipo: ¿Qué he venido a hacer aquí? , ¿Qué papel juego en la vida? etc. Esto está vinculado a nuestros valores y capacidades. Los valores definen nuestros intereses más profundos y que más nos motivan. Las capacidades, aquello en lo que somos especialmente competentes. Cuando desplegamos nuestros valores y nuestras habilidades en entornos específicos mediante conductas coherentes, nuestra identidad se manifiesta libre y competentemente.

Y esto está vinculado a quiénes somos Así pues saber cuál es mi misión va precedido por la pregunta ¿cómo saber quién soy?
Ahora bien, ocurre a veces que parecen existir en nosotros diferentes “yoes”, diferentes intereses e incluso capacidades. ¿Realmente somos uno o muchos? La respuesta que nos da la PNL es esencialmente pragmática:

Existen dos niveles en la identidad. Uno es el ego y otro que podemos llamar alma, esencia, yo profundo etc. El ego obedece a los distintos roles que manifestamos en la vida. El nivel de la esencia a nuestro YO profundo.


¿Cómo saber quién soy yo? La tendencia del ego/identidad a identificarse.

¿Cómo saber quién soy yo? Sabadell

El ego tiende a identificarse con roles, filiaciones, defectos, virtudes etc….

Una primera aproximación a la pregunta ¿cómo saber quién soy? es ¿quién estoy siendo? Es decir, en este momento, con estas personas, en este lugar. Una percepción poco clara de la identidad conlleva una inercia, la identificación. Identificarse con (X) es una fantasía que todos vivimos. Del mismo modo que Nasrudín “urdió” desatinadamente identificarse con un globo a nosotros nos pasa algo parecido.

El genial humorista Pepe Rubianes lo dejó estampado en uno de sus irreverentes gags:

“Decir que hemos ganado cuando vemos un partido de fútbol
es como ver una peli porno y decir – hemos follado-”
.

En el proceso de identificarnos nuestro ego juega su rol concreto. Sin embargo nos alejamos de nuestro yo profundo.

Y para responder a ¿cómo saber quién soy yo? es preciso saber antes con qué me estoy identificando. Es poner conciencia en la inconsciencia. Algo inherente a cualquier proceso bien sea de coaching como de psicoterapia.

Esta característica del ego de identificarse la podemos ver por ejemplo:


– La persona que se identifica con su enfermedad dice “soy diabético”
– Quien se identifica con un defecto: “Soy mentiroso “o con una virtud “soy sincero”.
– También quien lo hace con una filiación: “Soy del Barça (del Madrid, del Betis etc…)
– Incluso quien lo hace con una profesión: “Soy psicoterapeuta (coach, cartero, policía etc…)

Además existen otros niveles de identificación. Por ejemplo el carácter, el rol en el trabajo, el ser padre o madre… Mención aparte el llamado por algunos el “yo social” que Jung llamó “persona”. Es decir, esa parte del ego que se adecua a las normas sociales de todo tipo.

Al poner conciencia podemos responder a la pregunta ¿cómo saber quién soy yo?. Bien sea que se trate de una identificación parcial como de nuestra esencia.

El trabajo con las subpersonalidades o los yoes en psicoterapia y coaching.

Como saber quién soy desde las subpersonalidades

Subpersonalidades o distintos yoes de cada uno.

En sí no es perjudicial este proceso de identificación, siempre y cuando no nos dejemos engullir por él. Cuando esto ocurre pasa como en el cuento “El caballero de la armadura oxidada”. El caballero que se identificó tanto con su armadura que no sabía quitársela. Y no sólo eso, casi ni sospechaba que la llevaba puesta. Él terminó siendo su armadura y cuando quiso quitársela casi le cuesta la vida.

Conocer las subpersonalidades no es suficientes para responder a la pregunta ¿cómo saber quién soy? Sin embargo identificarlas nos ayuda a una aproximación al núcleo profundo.

Empecemos identificando detrás de cada una patrones de actitud y conducta muchas veces inconscientes. Podemos, para facilitar el trabajo, ponerles nombre. Por ejemplo: perezoso y crítico; glotón y obseso de las dietas y ejercicio; dependiente e independiente.

Casi siempre aparecen en pares de opuestos (polaridades). Otras veces aparece sólo una subpersonalidad pero no su polaridad. Por ejemplo el obsesivamente puntual. En estos casos estará bien en sospechar que existe una subpersonalidad – contrapeso, en lo más profundo del subconsciente.

La terapia con subpersonalidades se usa tanto en coaching como en psicoterapia. En este artículo no podemos entrar en profundidad, sin embargo una primera aproximación consiste en reconocerlas y nombrarlas. Así empiezo a responderme a la pregunta ¿cómo saber quién soy? por eliminación. O más bien dicho, sabiendo que soy esa subpersonalidad (por ejemplo el glotón) y soy mucho más que ella.


¿Cómo saber quién soy? Las subpersonalidades y la intención positiva.

Terapia de las partes Sabadell

En nosotros no sólo hay un ángel y un demonio.

Cada subpersonalidad cumple una función en el entramado de nuestra existencia. Incluso, cuando aparentemente nos daña, tiene una intención más allá del aparente perjuicio. Cada una de ellas tiene una necesidad y, a su vez, cumple con una intención positiva (enlace). Identificar estas necesidades e intenciones positivas es parte de la respuesta a la pregunta ¿cómo saber quién soy?

Cosa distinta es que el modo en que cada una persiga satisfacer esa necesidad sea adecuado o no. No confundir nunca el ¿qué? con el ¿cómo? Un ejemplo que ya he descrito alguna vez pero que me impactó y emocionó:

Se trata de un hombre alcohólico de largo recorrido. Quería superar su alcoholismo pero no encontraba el modo a pesar de las diferentes modalidades de psicoterapia que probó.

Estuvimos indagando qué ocurría cuando tomaba el primer trago. Descubrió que una sensación cálida aparecía en su plexo solar. Le invité a asociarse a su personaje alcohólico junto con la sensación.

En ese momento rompió a llorar. La búsqueda incesante era amor. Esa era la necesidad no resuelta que aparecía en forma de calidez cuando bebía. Por supuesto no es la mejor forma, pero en algún momento de su vida apareció como un recurso de emergencia. Luego se instaló y ancló de un modo semi inconsciente.

Cuando buscamos responder a ¿cómo saber quién soy? también debemos buscar las heridas emocionales. De otro modo la respuesta sería incompleta. Es básicamente la diferencia entre psicoterapia y coaching. La primera se asienta en solucionar heridas anímicas. El coaching se focaliza más en las capacidades y en hacerlas operativas.


Relacionarnos con nuestras subpersonalidades desde nuestro centro.

¿Cómo saber quién soy yo? La respuesta está en el centramiento.

El centro es otra forma de hablar de nuestra identidad profunda.

Detrás de cada subpersonalidad hay necesidades no resueltas. Y, en el fondo, la intención positiva que tienen es satisfacerlas. Esto nos ayuda a relacionarnos con nuestras partes difíciles de un modo más amable y compasivo. Al identificar estas necesidades nos acercamos a la respuesta a ¿cómo saber quién soy yo?

Un ejercicio preliminar sugerido es el de reconciliarnos con nuestras partes desde nuestro centro. Puedes ver una propuesta de ejercicio de centramiento en mi artículo: El centramiento en psicoterapia y coaching. Y un enlace al audio que le acompaña…. Práctica de centramiento estándar. Entonces, desde tu centro, acoger y aceptar a esa subpersonalidad herida, con su necesidad e intención positiva. Es como recibir a un niño que, con buena intención, ha aprendido conductas equivocadas.

El segundo paso consiste en reconocer la necesidad no resuelta, la intención positiva.

Seguidamente encontrar formas creativas y distintas de satisfacer esa necesidad no resuelta. Y finalmente reconocer que tú eres esa subpersonalidad… y eres mucho más que ella. Sin esta aceptación, la respuesta a ¿cómo saber quién soy? quedaría incompleta.

En el próximo artículo aprenderemos como desidentificarnos de las identificaciones para…

Hasta entonces, recibe un cordial saludo,

www.josepguasch.com

Metáforas en Gestalt y PNL Sabadell

Las enseñanzas de Nasrudín, mitad sabio mitad bufón.

(*) Nasrudín es un personaje ficticio que aparece en relatos de la tradición sufí. A menudo, sus anécdotas se utilizan como metáfora que reflejan diferentes momentos en procesos de psicoterapia y coaching. Especialmente en las modalidades de terapia transpersonal, pnl y Gestalt.

 

Anterior artículo relacionado: Ser y hacer el sendero de los niveles neurológicos en PNL, Coaching para el despertar

Terapia de subpersonalidades en Sabadell


¿Cómo saber quién soy? Coaching generativo y PNL de tercera generación. Josep Guasch, psicoterapia y coaching en Sabadell.





 

El poder de las palabras Sabadell

BLOG


El poder de las palabras. Cómo influye la palabra en los estados de ánimo y conducta.

El poder de las palabras. Reencuadrar la realidad con el pensamiento positivo realista. PNL aplicada al coaching. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach, consulta de psicoterapia y coaching en Sabadell

 

En el anterior artículo relacionado vimos cómo ver el vaso medio lleno utilizando un conectivo. En concreto el adverbio temporalmientras”. Utilizar el poder de las palabras para encuadrar nuestra experiencia y, de este modo, construir una experiencia más creativa. Así construimos un pensamiento positivo ¡¡Y REALISTA!!. Esta es una de las premisas básicas del coaching.

Seguimos adelante explorando el poder de las palabras con tres conectivos más: “pero” “y” y “aunque”. El estudio de estos conectivos, en este caso conjunciones, no lo hago bajo un estricto punto de vista gramatical.

La orientación es la de ver cómo influyen en nuestra experiencia interna. De este modo podemos orientar el pensamiento positivo de un modo realista con el poder de las palabras. A este estudio dedica especial atención la PNL (programación neurolingüística).

El poder de las palabras. La conjunción adversativa pero.

La conjunción pero ensombrece la importancia de lo dicho anteriormente.

La conjunción pero resta importancia a lo dicho anteriormente.

Las conjunciones sirven para enlazar palabras u oraciones. En sí no tienen significado, sin embargo, sí tienen una gran importancia. En castellano existen diferentes tipos de conjunciones, “pero”, pertenece a la familia de conjunciones adversativas.

Las conjunciones adversativas contraponen dos conceptos. De este modo, uno de ellos queda eclipsado por el otro. Examinemos los siguientes ejemplos:

  1. Hoy me siento optimista pero mañana me espera un día de perros.
  2. He conseguido muchos objetivos con el coaching, pero no todos los que quería.
  3. Quiero dejar de fumar, pero no sé si lo conseguiré.

El orden de los factores sí altera el producto, o la importancia del cómo.

Para apreciar el poder de las palabras comparemos las anteriores frases con las siguientes.

  1. a. Mañana me espera un día de perros pero hoy me siento optimista.
  2. a. No he conseguido todos los objetivos que quería con el coaching, pero sí muchos de ellos.
  3. a. No sé si lo conseguiré, pero quiero dejar de fumar.

Te sugiero que compares, bajo el criterio de pensamiento positivo realista, cómo impactan las frases en tu ánimo. La 1 con la 1.a., la 2 con la 2.a., la 3 con la3.a.

¿Con cuál te quedas de cada par?
¿Qué frase de cada par alimenta un pensamiento positiva realista en ti?

Es importante advertir que solamente estamos reencuadrando la realidad, no modificando ni contaminándola con nuestras expectativas. A esto es a lo que me refiero con el pensamiento positivo realista.

 

El pensamiento positivo realista con el conectivo aunque

Aunque lo que sigue no me convence....

Aunque lo siguiente… no me convence

“Aunque”, como “pero”, es una conjunción adversativa. Sin embargo, cuando la examinamos bajo el punto de vista de su influencia como reencuadre funciona al revés. Así, mientras la conjunción “pero” parece ensombrecer la primera proposición en una frase, “aunque” eclipsa lo que sigue.

  1. Voy a hacer una formación de coaching aunque tenga poco dinero.
  2. Sigo con mi práctica diaria de relajación aunque tenga poco tiempo.
  3. Para mí es importante mi práctica diaria de ejercicio aunque quiero (1) aplicar disciplina.

Apreciamos, de nuevo, el poder de las palabras si cambiamos el orden de las proposiciones.

Existe otra característica típica de esta conjunción y es que puede colocarse al principio de la frase. Por ejemplo:

Aunque estoy nervioso, sé que esto pasará en un momento.

 

El poder de las palabras con la conjunción copulativa “y”

La “Y” es una conjunción que enlaza elementos sintácticos uniéndolos y sumándolos. Bajo el punto de vista del poder de las palabras, esta conjunción iguala ambas partes de la proposición. Esta es una propuesta típica de la terapia gestalt. Podríamos decir que en este caso se enfatiza el aspecto realista del pensamiento positivo.

  1. Quiero emprender un proceso de coaching y tengo poco dinero.
  2. Voy a disfrutar del domingo y mañana iré a trabajar.
  3. El coaching me sirve para ser realista y optimista.
El poder de las palabras, la conjunción y

La conjunción copulativa Y une en igualdad de condiciones.

Tener presente el poder de las palabras en cualquier proceso de coaching y psicoterapia es fundamental. Genera estados internos vinculados con el pensamiento positivo y realista. Y sabemos que cualquier proceso de transformación es más eficiente cuando el estado interno es óptimo.

Además, en cada momento podemos elegir un modo u otro de enfocar el poder de las palabras. Bien sea que nos interese focalizarnos en un aspecto u otro de la realidad. Y este es uno de los metaobjetivos de cualquier proceso de coaching o psicoterapia. Junto con el de ampliar conciencia, la capacidad de elegir.

Hasta el próximo artículo, recibe un cordial saludo,

 

www.josepguasch.com

(1) Bajo la perspectiva del poder de las palabras, el “tengo que” se expresa mejo como un quiero. Lo veremos en el siguiente artículo.

Anterior artículo relacionado: Ver el vaso medio lleno. Pensamiento positivo realista.

 

el poder de las palabras para construir nuestra realidad.

 

El poder de las palabras. Reencuadrar, con el pensamiento positivo realista, la realidad. Coaching con PNL. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia en Sabadell.

 

Coaching Sabadell

BLOG


Ver el vaso medio lleno. Pensamiento positivo realista

Ver el vaso medio lleno. Pensamiento positivo realista. Josep Guasch, coach y psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia en Sabadell.

 

“Un novicio preguntó al prior:
«Padre, ¿puedo fumar mientras rezo?”
Y fue duramente reprendido.
Otro novicio preguntó:
«Padre, ¿puedo rezar mientras fumo?»
Y se alabó su devoción.”
Matteo Rampin

Ver el vaso medio lleno Sabadell

Fumar mientras rezo o rezar mientras fumo.

Al observar la realidad podemos hacerlo desde distintas posiciones. Es famosa la frase ver el vaso medio lleno o medio vacío. El vaso está como está, es nuestra posición como observador la que varía. Es una de las primeras cosas que aprendí en mi formación de coaching transformacional. Ya hace de esto muchos años.


A veces tropiezo con personas que viven un tipo de pensamiento positivo que dudo que sea el adecuado. Son personas que a cualquier situación le ponen un filtro de optimismo inaudito. Tanto que…. Se evaden de la realidad. Y escapar de lo real no es coaching ni psicoterapia. Sobre esto expuse algo en mi artículo: La actitud mental positiva.


¿Se puede ser optimista sin perder el contacto con lo obvio? Yo creo que sí. Es decir, ver el vaso medio lleno cuando realmente es así. Pero no cuando está vacío. Y hoy voy a hablar de algo que algunos pueden llamar técnica. Yo creo que es más bien actitud.

Aprender a ver el vaso medio lleno es una capacidad. Esta capacidad, entrenada adecuadamente, puede modificar nuestras creencias. Cuando estas se modifican, es más que posible que transforme el concepto que tengo de mí mismo. La identidad, es decir quién es el observador. También expuse algo sobre esto en mi artículo: Ser y hacer, niveles neurológicos, coaching y pnl. Vamos a ello.

 

Ver el vaso medio lleno. ¿Dónde pongo el foco de mi atención?

Coaching y pnl en Sabadell

¿Dónde pongo la atención en lo blanco o en lo negro?

Este ejemplo es muy conocido: La copa de Rubin. Mi mirada está puesta en algo existente. Si me focalizo en lo blanco veo una copa. Si mi atención está focalizada en lo negro veo dos rostros. Y lo mejor de esta capacidad es que no está alejada de la realidad. Ver el vaso medio lleno, como en el vaso de Rubin depende de dónde ponemos la atención. Por lo tanto de la posición desde la que observamos la realidad. No es fantasear sobre realidades que deseo pero que, obviamente, no existen aquí y ahora. Por eso, en cierta ocasión dije que el coaching es acción con conciencia.

Un ejemplo: un hombre viene a consulta para dejar de fumar y me dice literalmente: «Hace veinte años que estoy intentando dejar de fumar y no lo consigo». Si pongo el foco en “no lo consigo”, evidentemente me desmoralizo. Ahora bien, si me focalizo en esos veinte años que lo ha estado intentado: ¿No es realmente admirable la persistencia y determinación sostenida durante 20 años? ¡Y sigue intentándolo sin desmoralizarse! Es un modo de ver el vaso medio lleno. Y no deja de ser verdad.

Es cierto que al encuadrar según qué frases hay que andarse con cuidado no vaya a ser que parezca un chiste. Por ejemplo, “no soy raro, soy una edición limitada”. O “no soy feo, soy difícil de ver”. Son ejemplos de reencuadres con palabras que dirigen la atención hacia otros aspectos de la realidad. Pero también es cierto que cuando me reconozco como “raro”, me reconozco como “único”. Y si me reconozco como único, es cierto que tengo un valor. Los diamantes son precisamente valiosos por su singularidad.

 

El reencuadre en PNL y coaching. Un tipo de pensamiento positivo realista.

Esto es lo que en PNL se conoce como reencuadre. Reencuadrar es modificar el marco a través del cual observamos una situación o un problema. Esto es de especial importancia en cualquier proceso de psicoterapia y coaching. De la misma manera que podemos ver el vaso medio lleno, podemos encuadrar nuestra experiencia. Casi siempre las palabras (o el modo en que se utilizan) están implícitas en el reencuadre. El modo en que las utilicemos conllevará una forma u otra de impactar en nuestra vivencia interior. Examinemos las dos frases clave del párrafo de la introducción:

“¿puedo fumar mientras rezo?”:
“¿puedo rezar mientras fumo?»

El poder de la palabra Sabadell

Las palabras nos delatan y nos construyen.

Mi intención al repetir este párrafo es que examines la distinta manera en que ambas frases impactan en ti. En la primera frase el fumar parece la acción principal. Mientras que el rezar parece algo secundario. En la segunda proposición el fumar queda supeditado al rezar. Esto es muy parecido a ver el vaso medio lleno o medio vacío. Es lo que se conoce en PNL reencuadre con palabras.

El adverbio temporal “mientras”, debilita el impacto del verbo que le sigue, resaltando lo que precede. Puedo, por ejemplo, estudiar mientras escucho música. Pero escuchar música mientras estudio…. desvirtúa el estudio.

A veces, el “mientras” deja un espacio en suspenso, a “rellenar” con la imaginación de quien escucha. Veamos el título del libro de Stephen King: “Mientras escribo”. Digamos que el verbo escribo es el vaso medio lleno. Lo que veo, lo que sé. Pero lo que ocurre mientras…. Queda en una incógnita. No es porque sí que se trata de un maestro del género de suspense, terror, fantasía… etc.

 

El adverbio mientras y el vaso medio lleno.

Mientras pienso en los posibles obstáculos, me dirijo hacia mi objetivo”. No dejo de hacer lo preciso para conseguir mi objetivo que sigue estando en primer plano. Mi objetivo es el vaso medio lleno. Los obstáculos no dejan de ser tenidos en cuenta, pero lo son en un segundo plano. Además, el adjetivo “posibles”, relativiza la aparición de obstáculos.

Recordemos que la atención dirige la acción. Es la presuposición que subyace a la construcción de reencuadres.

Ver el vaso medio lleno Sabadell

La realidad depende del punto de vista del observador.

Hace años, cuando empecé a interesarme en esto del coaching y la psicoterapia conocí a un peculiar terapeuta. Mientras yo le hablaba él iba pintando unas piedras/runa. Esta era mi percepción. Yo le miraba atónito.

Levantó la vista y me dijo: «No te preocupes, te escucho mientras pinto las runas». Este sutil cambio en las palabras reorientaba mi percepción de hacia dónde ponía él la atención. El vaso medio lleno estaba en mí, el medio vacío en las runas. Aunque a veces, lo que permanece en el fondo, sugerido, también aparece sutilmente. No sé si conocía esto del reencuadre, la PNL o el coaching… pero consiguió tranquilizarme.

Seguiremos construyendo reencuadres en los próximos artículos.

 

Hasta entonces, recibe un cordial saludo.

www.josepguasch.com

Anterior artículo relacionado: Pensamiento positivo, lo que creo y lo que no.
Siguiente artículo relacionado: El poder de las palabras. Cómo las palabras influyen en nuestro estado de ánimo

 

PNL y coaching en sabadell

Ver el vaso medio lleno. Pensamiento positivo realista. Josep Guasch, coach y psicoterapeuta, consulta de psicoterapia y coaching en Sabadell.

Abrazar la sombra

BLOG


Abrazar la sombra. Hacer de los defectos una virtud.

Abrazar la sombra, hacer de los defectos una virtud con la sabiduría del cuerpo. Terapia de trance generativo en Sabadell.

 

Curiosidad amable para reconciliarnos con lo reprimido.

Una actitud de amable curiosidad es imprescindible para emprender este trabajo.

Vimos en el anterior artículo, reconciliarme con mi sombra, cómo el síntoma puede esconder una necesidad no resuelta. A esta carencia se le llama beneficio secundario en psicoanálisis o intención positiva en PNL. El síntoma es la manifestación exterior de la sombra personal. Pero también es el mensajero de lo que permanece en el fondo de lo reprimido.

También vimos la necesidad de una actitud empática, compasiva y un ánimo impulsado por una curiosidad amable. Esta actitud es imprescindible antes de abrazar la sombra personal. Examinaremos aquí una forma práctica de reconciliarnos con lo reprimido.

Stephen Gilligan es el principal impulsor de una modalidad terapéutica llamada trance generativo. En esta modalidad de terapia transpersonal, el trabajo con la sabiduría del cuerpo ocupa un lugar primordial. Desde esta visión compartiré un ejercicio para abrazar la sombra y reconocer lo reprimido.

 

¿Por qué abrazar la sombra? ¿Qué beneficios tiene?

En primer lugar cuando reprimimos una pulsión esta no desaparece. Queda en el fondo de nuestro psiquismo. Al mantener agazapada en el fondo esta energía suceden dos cosas:

1.- Lo reprimido aparece en formas distorsionadas. Es el principio de la neurosis. Un ejemplo sencillo que veremos es el de una persona que miente por falta de autoestima.
2.- Mantener silenciado lo reprimido requiere una energía. Esta energía se libera cuando permitimos que se exprese.

Abrazar la sombra permite pues:

Abrazar la sombra permite liberar una gran reserva de energía reprimida para la creatividad.

Abrazar la sombra permite una mayor creatividad.

1.- Comprender el fondo de nuestra neurosis
2.– Conociendo esto, formas más creativas de satisfacer la necesidad no resuelta.
3.- Una mayor vitalidad al liberar la energía que se destinaba a silenciar lo reprimido.
4.- Ocasionalmente una mayor creatividad.

 

La sabiduría corporal en el trance generativo

Cuerpo y sombra pertenecen al ámbito de lo reprimido en nuestra cultura. En mi artículo sobre el guión de vida sin alegría trato con algo más de extensión este tema. Y esto es así por cuanto ambas expresiones de nuestra experiencia vital están íntimamente conectadas.

Cuando una situación nos impacta, agradable o desagradablemente, existe un reflejo corporal. Atender a este impacto de lo reprimido en el cuerpo es abrazar la sombra.

A menudo pasamos de soslayo, cuando no rechazamos, estas sensaciones que etiquetamos como desagradables. En focusing se llama a esta sensación, una sensación sentida.

 

Abrazar la sombra, primero, el contacto con la sensación sentida

Conectar con la sabiduría corporal

Una buena forma para conectar con la sombra es mediante la sabiduría del cuerpo.

Piensa por un momento en una experiencia que despierte en ti “la bestia” que llevas dentro. Una vez la tengas deja de prestar atención a lo que sucedió y céntrate en la sensación corporal. Es en esta sensación sentida donde empieza el proceso de abrazar la sombra. Unas consideraciones necesarias:

La sensación sentida es algo más que una sensación muscular. Es más interna. Tiene contenido psicológico pero emerge antes de la reactividad muscular. Puedo, por ejemplo, tensar los hombros como respuesta de estrés. Esta es la reacción secundaria. Sin embargo, un segundo antes, existe una sensación sentida. Es la respuesta experiencial primaria. Generalmente aparece en la boca del estómago, pecho, vientre… En la línea media del cuerpo.

Es lo más parecido a la sensación de mariposas en el estómago. Lo que ocurre que no siempre es un suave aleteo de mariposas. Cuando esta sensación sentida aparece como respuesta de algo que despierta “nuestra bestia” solemos tener dos respuestas.

1.- Me dejo llevar por la sensación sentida y me desboco.
2.- La niego y aparto.

Existe una tercera respuesta que es la que nombro en este post abrazar la sombra”.

En la respuesta 1. Me introduzco EN la respuesta primaria y me pierdo en ella. Según de lo que se trate puedo perder hasta la dignidad 😆

En la respuesta 2 CREO que me desentiendo 🙄 . Pero simplemente niego, invierto una energía en bloquear la respuesta.

En la respuesta 3 estoy CON lo que siento en mi sensación corporal. Es importante aquí esta distinción. Me centro, como en una meditación, en la sensación sentida. Este es el primer paso de abrazar la sombra.

 

Cuidado con la mente. Atender sólo a la sabiduría del cuerpo.

En la terapia de trance generativo se trabaja también con lo cognitivo. Pero solo para dar una dirección a la energía o bien para analizar, reflexionar, planificar etc… ¡Pero no para alimentar el síntoma! Escuchamos el síntoma pero no le damos de comer. De aquí la importancia de centrarnos en la sensación sentida.

Conciencia corporal para detener el parloteo mental.

El pensamiento automático da muchas vueltas improductivas.

Durante el ejercicio no vuelvo a revivir una y otra vez la experiencia. Esto sería disparar el pensamiento automático en bucle. ¡Sólo me centro en la sensación sentida que ha despertado en mí el recuerdo!. De este modo, lo reprimido se manifiesta a través de la sabiduría del cuerpo. Y así ni lo descuido ni me dejo llevar por él.

Tal y como dice la sabiduría cherokee en su metáfora de los dos lobos que anidan en nuestro interior. Esos dos lobos luchan entre sí. Ganará aquel al cual alimentemos. Sin embargo, la mayoría de los relatos sobre esta leyenda omite un detalle:

En realidad la leyenda dice que debemos atender a los dos. Y llevarlos al equilibrio. Atender al lobo negro es escucharlo, estar CON él no EN él. Tampoco debemos matarlo de hambre pues así matamos una parte nuestra. Esto es abrazar la sombra.

Dar vueltas, rumiar, culparse, victimizarse, quejarse… Todas son formas en que la mente trabaja improductivamente. Agranda la sensación de impotencia ante el lobo negro. El trance generativo propone escuchar la sabiduría del cuerpo. Esta es la primera fase. Al hacerlo poco a poco irá menguando su impulso. Como un niño pequeño cuando se sabe escuchado.

Abrazar la sombra atendiendo a la sabiduría del cuerpo. Crear el contexto.

“Cada ser humano es una posada,
q
ue a diario recibe la inesperada visita
de un nuevo huésped.

Y cada recién llegado porta consigo
a
legrías, tristezas, mezquindades
y
un despertar insospechado.

Dales a todos la bienvenida y agasájalos,
aunque traigan consigo un vendaval de sufrimiento
q
ue arrase violentamente tu casa,
y
la despoje de todos sus enseres.

Acoge amablemente a todo huésped
porque ignoras quién será el mensajero
d
e las nuevas alegrías.

Abre los brazos
a todo pensamiento oscuro, a la vergüenza
y
a la malicia, e invítales a entrar.

Y no olvides dar las gracias a quien llame a tu puerta
p
orque todos portan consigo un mensaje del infinito.”

 

Abrazar la sombra es dar la bienvenida a lo inesperado, pero no dejarse llevar necesariamente por ello.

Dar la bienvenida al síntoma como un mensajero de lo que permanece reprimido.

Este maravilloso escrito del místico sufí Rumi nos señala el camino. Crear un contexto para abrazar la sombra pasa por hacerlo desde un estado de centramiento. He incluido un enlace al artículo que incluye un ejercicio de estas características. Por supuesto no es el único. Podemos hacerlo también con una práctica de relajación, mindfulness etc… Es decir recibir al “huésped” preparando la bienvenida. Del mismo modo que lo hacemos cuando preparamos una cena para alguien especial.

La práctica del centramiento como paso previo.

Los pasos son los siguientes:

1.- Centramiento o ejercicio de relajación. Especialmente dirigido a la conciencia corporal.
2.- Recordar un momento concreto en el que “despertó la bestia”
3.- Sentir el reflejo corporal, la sensación sentida y centrarme en ella.
4.- Si estoy centrado recibo la sensación y puedo abrazar la sombra desde un estado de aceptación no reactiva.
5.- Sigo sintiendo con curiosidad, calma, compasión, sólo centrado en la sensación, no ya en el recuerdo.
6.- Llevo una o ambas manos a la zona en que siento la sensación. Dejo que se vaya transformando o diluyendo.

Una vez hemos practicado suficientemente veces este ejercicio podemos llevarlo a la cotidianeidad. En ese momento que nos asalta lo inesperado. Para hacerlo con destreza es necesario practicarlo varias veces en casa con recuerdos reales. Así conseguiremos abrazar la sombra cuando nos asalte inesperadamente en el día a día.

Centrarse para recibir la sombra.

El centramiento nos permite estar CON la sombra y no EN ella.

El proceso en lo cotidiano es básicamente el mismo. La diferencia cuando ocurre en el día a día es que no nos da tiempo a preparar el contexto. Es por esto que debemos practicarlo antes. Con la práctica el centramiento se vuelve algo disponible de inmediato. Y la curiosidad amable el hilo conductor desde el cual nos relacionamos con lo reprimido.

 

Abrazar la sombra en la terapia de las adicciones.

Este ejercicio es importante para, por ejemplo, la terapia de las adicciones. Llamamos «craving» al impulso de consumir, por ejemplo un cigarrillo. Sostener el impulso durante unos segundos, y desde el estado de centramiento en la sensación corporal, tiene resultados sorprendentes. A los pocos segundos, el craving se va aflojando hasta desaparecer. Esto es estar CON la sombra en vez de dejarse llevar por ella.

Hasta aquí lo que es recomendable practicar en solitario. Cuando aprendemos a abrazar la sombra desde este estado de aceptación centrada podemos avanzar algo más. Es recomendable estar atentos a imágenes, recuerdos, pensamientos que puedan surgir espontáneamente. Es cuando el síntoma empieza a ponernos en contacto con la necesidad reprimida que empieza a sentirse escuchada. Sin embargo, esto ya requiere la intervención de un terapeuta especializado.

El ámbito relacional en el contacto con lo reprimido.

Ya señalé en el anterior artículo que el síntoma es el mensajero de una necesidad interna no satisfecha. De un modo parecido, la PNL propone el término intención positiva. Pero no es fácil abrazar esta apertura existencial pues no siempre esta intención positiva es accesible. Sin embargo partir de la confianza en esta presuposición es básico.

Para esto Gilligan propone lo que él llama mantras relacionales. Es decir, cuatro frases cortas que nos recuerdan la importancia de una relación amable y compasiva con el síntoma. Estos mantras relacionales abren el camino para abrazar la sombra:

1.- ¡”Qué interesante”!
2.- “Estoy seguro de que tiene sentido”
3.- “Algo intenta despertar (o curarse)”
4.- “Bienvenido”
(Del libro Trance Generativo de Stephen Gilligan)

El síntoma protege nuestra parte herida y vulnerable

El síntoma, además de mensajero, puede ser un protector de nuestras partes vulnerables.

El trance generativo comparte con la terapia sistémica la importancia de lo relacional. Estos mantras resumen la actitud al enfrentar el síntoma. No son, por supuesto, fórmulas exactas a repetir tal cual. Son más bien maneras de orientar la actitud en la relación con lo reprimido en nuestro interior.

 

El hombre que decía ser mentiroso.

Para ilustrarlo transcribo un fragmento central de una sesión de terapia. Como siempre cuento con el consentimiento del cliente y oculto el nombre.

Se trata de un hombre de mediana edad. Se identifica como un mentiroso. Esto le ocasiona vergüenza. La vergüenza es un modo encubierto de repudiar lo reprimido. Pero abrazar la sombra, también implica reconocer la función positiva de la vergüenza. Respondo a su intervención inicial:

– «Sí, como alguien que no dice la verdad sientes vergüenza, es bueno saberlo. ¿Pero…Quién más eres además de alguien que no dice la verdad?…. (1)…. ¿Puedes, por un momento, abrir un espacio para entrar en contacto con esta sensación? (… pausa… centramiento…) Desde ese alguien más que eres ¿dónde sientes esa sensación?…alguien que no dice la verdad…

(Lleva las manos a la boca del estómago)

Después de unas palabras de reencuadre y acompañamiento dice algo muy interesante…

– “Me oculto en el mentiroso (2)” – Respondo:

Sí, ya veo que te ocultas en el mentiroso y te doy las gracias por aparecer (4º mantra). Seguro que tiene sentido que permanecieras oculto durante tanto tiempo (2º mantra). Y seguro que tienes mucho que decir (3er. Mantra). ¿Quién más eres además de alguien que ha permanecido oculto hasta ahora? (2).

– «Me viene…» (Aquí el cliente rompe a llorar)

Resumo lo que siguió a continuación. Emergieron recuerdos de su infancia en los que creyó ser menospreciado por sus padres. Digo expresamente creyó ser menospreciado. Cuando somos niños no tenemos las suficientes capacidades para comprender las conductas de papá y mamá. Incluso cuando estas conductas pudieran esconder una buena intención… pero una pésima forma de expresarlo.

 

Notas y comentarios a la sesión de terapia con la sombra.

(1) Es importante esta primera diferenciación entre conducta (decir mentiras) y la identificación con la conducta (soy mentiroso). En el reencuadre no es lo mismo alguien que no dice la verdad que un mentiroso. El segundo término tiene un matiz punitivo y moralista. El primero, es una conducta, no una etiqueta moralista. En este “es bueno saberlo” existe una aceptación de la vergüenza. Empieza el trabajo de abrazar la sombra como un reconocimiento. El cliente que sabe que precisa un cambio. También es otra forma de expresar los mantras relacionales, especialmente el 1 y el 4.

La terapia de los sistemas de familia interna (IFS)
Terapia del self y reconciliarse con la sombra en Sabadell

Podemos imaginar nuestros diferentes deseos como subpersonalidades.

(2) En la terapia de los sistemas de familia interna (IFS) se trabaja con la metáfora de las subpersonalidades o “partes”. Es decir, núcleos internos que parecen tener una idiosincrasia propia. Por ejemplo el glotón en la persona que reconoce tener un problema con el chocolate. Al identificar y poner nombre a una parte empezamos a reconocer implícitamente que “Yo soy algo más que esa parte” (Esto está también implícito en la pregunta “¿Quién eres además de alguien que no dice la verdad?”) Es un trabajo de desidentificación (aun cuando sea parcial) de esa parte. Esta desidentificación es un modo de estar con y no en. Y es en este modo de estar que empezamos a abrazar la sombra. Pero hay más.

En el IFS se reconocen dos categorías de subpersonalidades. Los protectores y los exiliados. Los exiliados son partes del sistema interno que permanecen escondidas sosteniendo un dolor profundo y no resuelto. Habitualmente referidas a momentos de la infancia especialmente difíciles, que el niño no supo entender y/o resolver. Es lo que trabajamos en la Terapia del Niño Interior . Los protectores representan partes que protegen al exiliado de vivir un dolor intenso. Con mejor o peor capacidad intentan preservar al exiliado de una exposición que pudiera resultar abrumadora. Sin embargo, al hacerlo, le sustraen la capacidad de aparecer, ser reconocido y empezar el camino de la sanación.

Generalmente, el protector es el síntoma. En este caso el mentiroso. El exiliado es ese ser vulnerable que permanece agazapado en lo reprimido.

 

La función positiva del síntoma

Hemos visto en el ejemplo cómo surgió el niño herido, abrazar la sombra es abrazar a ese niño herido. Como estrategia adaptativa aprendió, en este caso, a mentir. Por creerse no valorado por sus padres construyó una coraza. Pero esta coraza no era él, era un modo de protegerse… y estaba hecha de mentiras.

Poco a poco esta estrategia fue afianzándose y enraizando en su carácter. El personaje “mentiroso” le protegía de su miedo a sentirse abandonado, herido, menospreciado. Es el síntoma que perdura en la biografía emocional de la persona como un modo de protegerle. Abrazar la sombra es también abrazar a este personaje con su intención positiva… aun cuando no constructiva.

Quiero finalizar con un poema de Derek Walcott

Abrazar la sombra es volver a unir lo que estaba separado.

La sombra como la parte complementaria de nuestra conciencia.

“Llegará el día en el que, jubilosamente,
te saludarás a ti misma llegando a tu propia puerta, en tu propio espejo.

Y cada una de vosotras sonreirá con la bienvenida de la otra.
Y os diréis: siéntate aquí, come.
Volveréis a amaros, a las extrañas que eráis vosotras mismas.

Le regalarás tu vino, le regalarás tu pan. Le devolverás tu corazón…
A ti misma, a esa extraña que siempre te amó.

Toda tu vida has ignorado, tomándola por otra,
a quien te conoce de corazón.

Baja las cartas de amor de la estantería,
las fotografías, las notas desesperadas;
saca tu propia imagen del espejo.

¡Siéntate, celebra la fiesta de tu vida! »

Hasta que llegue ese día, recibe un cordial saludo,

www.josepguasch.com

Anterior artículo relacionado: Reconciliarme con mi sombra. Aceptar mi lado oscuro creativamente.

 

Terapia para reconciliarme con mis defectos.

Abrazar la sombra, hacer de los defectos una virtud con la sabiduría del cuerpo. Terapia de trance generativo en Sabadell.

Escuchar el mensaje de lo reprimido.

BLOG


Reconciliarme con mi sombra. Aceptar mi lado oscuro creativamente. Actitud

Reconciliarme con mi sombra. Recursos de coaching generativo y terapia transpersonal en Sabadell

 

Reconciliarme con mi sombra. La luz representa nuestra conciencia. La sombra lo oculto a la misma.

Oscuridad, luz y sombra.

El título parece prometer: “Reconciliarme con mi sombra”, pero casi siempre se escribe sobre esto desde un plano teórico. Jung fue el primero que habló sobre la sabiduría de lo reprimido, olvidado, lo que yace en la oscuridad. Las actuales corrientes de terapia transpersonal enfatizan lo necesario de este trabajo. Hoy examinaremos como puedo reconciliarme con mi sombra desde la óptica del coaching generativo.

Entremos antes en lo físico/metafórico. Luz y oscuridad son dos estados naturales opuestos. La sombra implica la existencia de ambos por la aparición de un tercero. Así pues, no existe sombra si no existe algo que se interponga en la luz que provoque oscuridad. Entonces si existe “lo luminoso” y esta luz se proyecta sobre mí, existirá, necesariamente, una sombra.

Sólo parece existir una excepción en el plano humano físico y terrenal. Si la luz incide verticalmente sobre mi cabeza. Es decir sin inclinación en el plano vertical y sobre mi parte más elevada. Por supuesto, algo poco habitual por lo que haremos bien en pensar en lo más cotidiano. Si (casi) siempre me interpongo en el camino de la luz, haré bien en reconciliarme con mi sombra. Sin ella no existiría la luz que me ilumina… Y tampoco existiría yo. 😕

Antes de emprender este camino con prácticas concretas conviene cultivar una actitud hacia lo reprimido. Es de lo que hablaré en este artículo. En el siguiente compartiré una práctica inspirada en el coaching generativo. Esta modalidad de terapia transpersonal hace un especial énfasis en la sabiduría corporal. Y a mí, personalmente me ha abierto un nuevo camino para reconciliarme con mi sombra. Un camino intermedio que no es ni luchar en contra de ella, ni dejarse llevar.

 

Reconciliarme con mi sombra. Dolor y sufrimiento.

Yo hago un especial énfasis en la diferencia entre dolor y sufrimiento. El dolor (emocional o físico) es una respuesta a una lesión física o emocional. La muerte de un ser querido, una separación, la pérdida de una amistad.

El sufrimiento puede ser el resultado de este dolor. Pero también puede ser un sufrimiento auto creado o, incluso, una prolongación innecesaria de un dolor legítimo.

El dolor es inevitable, el sufrimiento optativo.

El dolor es lo inevitable, el sufrimiento es optativo.

A menudo este sufrimiento artificial viene de un continuo pensar “acerca de” (en Terapia Gestalt hablamos del «acercadeísmo» ) . En ocasiones referido al pasado. Algo que ocurrió, me dolió y me recuerdo y recreo constantemente en mi interior. O a un futuro deseado que vivo como necesidad frustrada.

Ni pasado ni futuro son un buen camino para reconciliarme con mi sombra.

En ocasiones el sufrimiento esconde una victimización. Al creerme víctima de algo me exonero (artificialmente por supuesto) de mi responsabilidad por hacer algo.

A veces esconde también un guión de “Salvador”. Por ejemplo me gustaría que dos amigos míos no estuvieran enfrentados. Y olvido que ya son mayorcitos para hacer con sus vidas lo que les plazca (o no).

En mindfulness se habla de sufrimiento primario (dolor) y sufrimiento secundario (sufrimiento en sí).

El primero viene con la condición humana, los hechos consustanciales al existir. Por ejemplo una enfermedad.

El segundo nos lo provocamos rumiando acerca del sufrimiento primario. Por ejemplo tengo una enfermedad y me paso el día lamentándome y quejándome: ¿Por qué yo? ¿Qué he hecho para merecer esto? 🙁 etc…

 

Dolor sufrimiento y la oración de la serenidad.

El mindfulness comparte una visión ya existente en occidente pero no muy popularizada. Al teólogo y filósofo, de origen alemán, Reinhold Niebuhr se atribuye la llamada oración de la serenidad.

“Señor, concédeme serenidad para aceptar todo aquello que no puedo cambiar,
valor para cambiar lo que soy capaz de cambiar
y sabiduría para entender la diferencia”.

La palabra clave: aceptar. Reconciliarme con mi sombra es el camino de la aceptación de lo que vivo como mis defectos. No es negarlo, y tampoco rendirme a ello. Si lo niego, niego una parte consustancial mía. Si me rindo a ello sucumbo a algo no deseable.

Para mí, un ejemplo de esta aceptación es Claudio Naranjo en sus últimos años. Pese al evidente temblor de sus manos, ni reprimió el temblor ni dejó de impartir su conocimiento. Incluso con humor. Aquí dejo un enlace a un video suyo.

Última rueda de prensa de Claudio Naranjo.

 

El síntoma como maestro y puente hacia la sombra personal

El síntoma en coaching generativo se acepta como una manifestación de lo reprimido. Y se invita desde la sabiduría corporal a que aparezca y se integre con el centro. Para reconciliarme con mí sombra debo ofrecer una presencia humana al síntoma. Esto quiere decir, estar disponible para atenderlo, aceptarlo.

El síntoma puede ser entendido como un aliado que nos informa que algo va mal. Es primordila entender esto si quiero reonciliarme con mi sombra.

El síntoma es un maestro, nos informa de algo que no va bien.

Estar CON el síntoma no es estar EN el síntoma. Tampoco es RECHAZAR el síntoma 🙄 . Cuando lo escucho y le ofrezco un espacio para atenderlo empiezo a reconciliarme con mi sombra. De esta manera lo reprimido se libera y se siente reconocido. Veremos en el próximo artículo como desde la sabiduría corporal le ofrecemos ese espacio de aceptación.

Soy consciente que esta perspectiva del coaching generativo puede parecer paradójica. Pero en realidad es liberadora. Si niego algo mío, me niego a mí mismo. Si lo rechazo me rechazo.

Podemos decir desde esta óptica: “Yo soy (por ejemplo) perezoso y soy mucho más que mi pereza”. Es probable que, incluso esta pereza tenga una intención positiva. A veces esta intención positiva no está del todo clara. Es interesante entonces plantearse un trabajo terapéutico para descubrirla.

Cuando estoy con y no en (y tampoco en contra)empiezo a reconciliarme con mi sombra. Esto implica cultivar una actitud amable, compasiva y empática hacia ella y, a la vez, centrado. Incluso hago a lo reprimido partícipe de la consecución de mi objetivo. Esto es algo completamente nuevo, incluso entre las diferentes modalidades de terapia transpersonal. Por supuesto ya es una modalidad avanzada de trabajo en el coaching generativo.

 

Reconciliarme con mi sombra, algunos ejemplos de la sabiduría del síntoma.

Allan Santos en su libro “El camino hacia uno mismo” pone dos ejemplos de la sabiduría del cuerpo:

– La fiebre como síntoma. Acelera las reacciones químicas del cuerpo para activar el sistema inmunológico.
– La resaca como síntoma de exceso de bebida. El hígado recibe el impacto del alcohol para evitar que este dañe al tejido nervioso. El resultado de esta “depuración forzada” es la resaca.

Son dos ejemplos de la sabiduría corporal. Veamos ahora cómo lo reprimido emocional también cumple una función.

En el libro “Trance generativo” Stephen Gilligan pone el ejemplo de una mujer que quería dejar el alcohol. Tras un trabajo terapéutico descubrió que el alcohol le proveía de un estado interno sorprendente. Cito textualmente:

“…Se sorprendió al notar que cuando el alcohol llegaba a la garganta, se abría un profundo campo cálido en su interior, conectado con unas poderosas (y agradables) ganas de rendirse…”

Partiendo de la descripción de este agradable estado empiezo a reconciliarme con mi sombra. La cuestión de fondo es…

¿cómo mantener este agradable estado de un modo más creativo?

Gilligan sigue explicando cómo el inconsciente creativo de la paciente encontró formas más saludables de conseguir este estado interno. La necesidad subyacente, lo que escondía el síntoma, era la necesidad de una práctica espiritual. El trabajo espiritual proveía a esta persona la sensación de hallarse ante algo más grande a lo que rendirse. Una sensación de pertenencia a algo mayor y, por supuesto, más creativa que la bebida.

 

Lo reprimido es como el agua estancada. Se pudre.

Reconciliarme con mi sombra Sabadell

Si permitimos al agua fluir es fuente de vida y creatividad. En caso contrario, se pudre.

En el encabezado una metáfora. El síntoma aparece como una respuesta a una necesidad no resuelta. Si soy capaz de escuchar su mensaje de fondo puedo reconciliarme con mi sombra. Esta última la provoco yo al no permitir que fluya la necesidad y se satisfaga. Como dice el encabezado, el agua estancada se pudre. Si permito que fluya, se libera y purifica.

Sin embargo, es cierto que el mismo proceso de educación conlleva una gran cantidad de represión. De este modo, lo reprimido va conformando un estanque de agua retenida. Además el consumismo dirigido y manipulativo no ayuda a crear personas sanas, conectadas con sus necesidades reales.

Entonces, como dice Bandler en su libro “TranceFórmate”, aparecen síntomas con propósito pero sin significado. Puedo, por ejemplo, fumarme una cajetilla diaria de tabaco para calmar mi estrés. El propósito es obvio, pero la conducta carece de un significado creativo.

Para reconciliarme con mi sombra empiezo a reconocer en el síntoma una voz que me alerta de algo. Un aviso sobre una carencia importante.

El síntoma es fumar. Tiene un propósito como todos los síntomas. Sin embargo es un propósito carente de un significado adaptativo. Lo reprimido es mi necesidad de calma, serenidad. El síntoma siempre nos avisa de una necesidad subyacente. Y es así tanto en lo físico como en lo emocional. Entonces aquello que aparece, inicialmente como molesto, lo puedo ver con nuevos ojos. Aceptar y abraza el síntoma es el primer paso. Entender de qué me está alertando es el segundo. El tercero buscar formas alternativas de satisfacer la necesidad no satisfecha.

¿Cómo reconciliarme con mi sombra? Conclusión y paso siguiente.

Reconciliarme con mi sombra me lleva a entender en profundidad que todo cuanto acontece en mi vida es por algo. Que estará bien que acepte el síntoma (dolor emocional en este caso) como un aviso. Como un aliado. Si el síntoma no tiene remedio, entender que rumiar acerca de él no traerá más que dolor innecesario.

Pero casi siempre el síntoma es la voz de lo reprimido. Entonces, aprender a escuchar lo que subyace al mismo. Casi siempre una necesidad no satisfecha. El siguiente paso, entonces, descubrir nuevas formas de satisfacer esa insuficiencia de un modo más creativo.

Consulta de terapia transpersonal en Sabadell

Abrazar la propia sombra es aceptar su caudal de energía y creatividad.

Aceptar entonces, lo molesto, es atender al mensajero, con su peculiar forma de alertarnos. El siguiente paso para reconciliarme con mi sombra tiene que ver con el autoconocimiento. El coaching generativo, en el ámbito del crecimiento personal, y el trance generativo en el psicoterapéutico son nuevas herramientas. Pertenecen al campo de la terapia transpersonal. Podemos entenderlo como lo que aporta sentido, profundidad y conciencia a la vida. Casi siempre más allá de lo experimentable por el ego.

En el siguiente artículo un ejercicio práctico y sencillo. Hasta entonces, recibe un cordial saludo,

 

www.josepguasch.com

Anterior artículo relacionado: La sombra del subconsciente y la escritura automática

Siguiente artículo relacionado: Abrazar la sombra. Hacer de los defectos una virtud.

Reconciliarse con lo reprimido

 

Reconciliarme con mi sombra. Recursos de terapia transpersonal y coaching generativo en Sabadell

Tener conciencia de las creencias limitantes Sabadell

BLOG


Tener conciencia de nuestras creencias limitantes. La vida que nos vive

Conciencia de creencias limitantes. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Hipnosis, PNL, , Terapia Gestalt, Niño interior, Análisis Transaccional,) en Sabadell.

Ser transparente al fondo de nuestra conciencia.

Darnos cuenta de lo que existe en el «fondo» de nuestra conciencia.

Lo diré muy claramente. Parte del título de este artículo es equívoco. La otra parte es cierta (o eso creo). Iré desarrollando la idea pero dos elementos a considerar:

– ¿Realmente hay creencias limitantes y otras potenciadoras?
– ¿Realmente sabemos lo que es tener conciencia de nuestras creencias limitantes?

Diferentes modalidades de coaching y psicoterapia hacen esta distinción…. Yo no estoy del todo de acuerdo…empecemos:

¿Qué es esto de las creencias?… Pero desde su origen e implicaciones…


Vimos en el anterior artículo la relación entre introyectos y creencias según la psicoterapia gestalt. Vimos cómo estas empiezan a construirse desde nuestra más tierna infancia. Para adquirir conciencia de nuestras creencias limitantes lo más auténticamente posible es preciso algo más. Entremos en el terreno de las definiciones. Y no olvidemos que definir es ACOTAR (y esto es muy importante….)

Una creencia es una generalización, con la que acotamos y valoramos una parte de la realidad.

Las creencias son generalizaciones acerca de la realidad.

Una creencia es una generalización que me confiere una sensación de certeza acerca del significado de algo. Por ejemplo “es mejor dialogar que liarse a puñetazos cuando no estamos de acuerdo”. Como tal, y de un modo genérico, la considero verdadera. Más coloquialmente podemos equiparar creencia a una opinión.

En coaching y psicoterapia se suelen clasificar las creencias en limitantes y potenciadoras. Es una forma pragmática de hacerlo. Sin embargo, CREO, que es una manera errónea de entender la estructura profunda de las mismas.

Richard Bandler Lo dijo muy claramente: “Tus creencias no están hechas de realidades. Es tu realidad la que está hecha de creencias”. Así que tener conciencia de nuestras creencias limitantes, es tenerlo de nuestra realidad.

Otro ejemplo: Yo escribo artículos en este blog porque CREO:

– Que así ofrezco mi opinión y creo contribuir en algo a la sociedad.
– Porque creo que al conocerme más gente, tendré más clientes. Y así, como se dice en el Norte, “sin más”.

Estas dos creencias anteriores motivan mi conducta. Y, como dice Bandler, construyen mi realidad y mi vida. Alguien que, cada día, dedica un tiempo a escribir en un blog.

Esto, por supuesto, no quiere decir que sea mejor o peor. Simplemente es una decisión, una elección. Pero… ¿cómo empezó todo esto?


Empecemos a tomar conciencia de las creencias limitantes con Freud y “el malestar de la cultura”

Inspirado en Nietzsche, Freud concibe al hombre, en su estado natural, como un ser movido por el impulso dionisíaco. Pero, claro está, seguir el dictado de este impulso primario puede contravenir, en no pocas ocasiones, la convivencia. Sigue a esto la emergencia del sentimiento de culpa. El resultado de reconocer la realidad de las pulsiones internas que contravienen las normas sociales. Y este es un sentir muy habitual en psicoterapia.

El psicoanálisis, como crítica social, ha desarrollado este concepto desde diferentes ópticas. Sin embargo, hasta aquí nos basta para empezar a tomar conciencia de las creencias limitantes. En la base de esta normativa social están los “debería” o “tengo que…”, “debo…”. Y, por supuesto, la versión opuesta “no debo” “no tengo que”, “no está bien…”. Claro que algunas normas son meridianamente razonables: “No matarás”, “no robarás”, “no fornicarás con quien te plazca”… Son los conocidos como introyectos en psicoterapia Gestalt. Sin embargo… esto no deja de ser un modo de ACOTAR la realidad.

Son creencias que asumimos como necesarias e imprescindibles. Necesarias, pero creencias al fin y al cabo que limitan nuestro límite de acción. Así, pues….

Toda creencia es limitante, incluso las más necesarias y/o potenciadoras.

 

Las creencias acotan parte de la realidad.

Las creencias nos dan o quitan permiso para hacer algo.

Quiero aquí ser muy respetuoso y, también, aséptico. Elegimos, en función de la jerarquía de unos criterios por encima de otros. Y en esta elección establecemos una generalización acerca de “lo que está bien o lo que está mal”. Este es el origen de las creencias.

Distintas modalidades de psicoterapia hablan del modo en que Introyectamos estas normas. De tal manera que conforman un yo ideal, yo social, carácter, personaje etc… según la modalidad terapéutica.

Este personaje nos sirve para interactuar en sociedad. Pero muchas veces termina engulléndonos por no haber adquirido conciencia de las creencias limitantes… y lo que son.

¿Qué significa tener conciencia de nuestras creencias limitantes?

Entonces, necesariamente, tener conciencia de nuestras creencias limitantes es tener conciencia de las “reglas” en las que vivimos. Yo lo diría de un modo más radical. Tener conciencia de la constelación de creencias que nos vive. E, insisto, las creencias en sí son necesarias, no quiero con esto decir que sean perjudiciales. Nos son útiles para vivir y tomar decisiones.

Si, por ejemplo, elegimos votar en unas elecciones, lo haremos a aquellos partidos que sintamos más afines. Y así, elegimos una opción…. y descartamos otras…

Al tener conciencia de nuestras creencias limitantes asumimos que cualquier opinión o creencia parcela una parte de la verdad. Nos es necesario para vivir acotar y elegir. Tener prioridades. Y las prioridades tienen que ver con las creencias.

Los valores y la conciencia de nuestras creencias limitantes.

Hay un discurso muy tópico en política. Cuando se mueven en valores, que por su propia, naturaleza son abstractos. Por ejemplo progreso….

Conciencia creencias limitantes Sabadell

Del núcelo de nuestra conciencia emergen nuestros valores y creencias.

Veamos un político de izquierdas que piensa en progreso. Para esta persona el progreso puede tener que ver con una justa remuneración del trabajador en su empresa. Y, por supuesto, con que las capas sociales menos favorecidas accedan a un nivel de vida digno.

En el otro polo, un político de derechas que esgrime también el valor del progreso. Para esta persona, el progreso puede tener que ver con la capacidad de la empresa para genera puestos de trabajo. No ponen tanto el foco en la remuneración del trabajador. Más bien en lo que pueda ganar la empresa.

Unos pondrán atención en las limitaciones reales que sufren las capas menos favorecidas. Los otros en una “liberalización” del mercado que facilite la creación de riqueza.

Para los primeros la “liberalización” del mercado es un perjuicio para los desfavorecidos. Precisamente por cuanto su escasez de recursos les impide actuar tan “libremente” como los que tienen más. Por lo tanto, procurarán gravar con más impuestos a quien más tiene.

Para el político de derechas, gravar con más impuestos a quien más tiene supone un peligro de “fuga del capital”.

También aquí es deseable tener conciencia de nuestras creencias limitantes. Elegir una opción es descartar otra/s. Más allá de ideologías políticas lo que quiero remarcar aquí es que ambos hablan de “progreso”. El valor es el mismo, pero es la creencia acerca de qué es el progreso lo que marca la diferencia.

Y así podríamos decir de otras palabras muy manidas en política, libertad, justicia, igualdad etc….


Creencias, decisiones irracionales y fanatismos

Queremos tener, por ejemplo, una opinión para votar a un partido político. Es saludable en una democracia (esto también es una creencia). Entonces, un determinado partido político es el que más nos convence. A partir de aquí pasa algo interesante. Pero antes una aparente disgregación para explicarlo mejor.

Robert Cialdini, un profesor de psicología estadounidense, es famoso por sus estudios sobre la persuasión. Especialmente en el terreno de ventas y marketing. De entre sus estudios elaboró la famosa teoría de los seis principios de la persuasión.

Conciencia creencias limitantes y PNL Sabadell

Las creencias son una elección personal, no una verdad absoluta.

Estos seis principios, a su vez, están en lo más profundo de la conciencia de nuestras creencias limitantes. Para lo que nos ocupa veremos dos de estos principios. He dejado, no obstante, un enlace anteriormente por si deseas ampliar. Estos dos principios son:

– Principio de afinidad o simpatía.
– Principio de coherencia o consistencia.


Las “Leyes de Cialdini” en el origen de la conciencia de las creencias limitantes.


Ambos son fáciles de entender. Por el principio de simpatía nos sentimos impulsados a opinar o actuar según las personas afines. Es decir, personas que cooperan con nosotros en metas comunes o que sentimos próximas.

Por el segundo nos sentimos impulsados a ser congruentes con decisiones tomadas anteriormente.

Es divertido ver como los dos principios actúan. Creo que tod@s tenemos la experiencia de ver a dos seguidores de dos partidos políticos distintos. ¿No es acaso misterioso que, para los unos, los malos sean siempre los otros?

La falsa ilusión de los decretos.

Decretar es presuponer que se tiene autoridad para imponer una creencia o decisión.

O, mejor aún, hinchas de dos equipos de fútbol rivales. Pongamos un caso arquetípico: Barça – Madrid. ¿No es acaso misterioso que las decisiones arbitrales injustas perjudiquen siempre a nuestro equipo? Y esto se eleva al nivel de la prensa deportiva.

Es fácil ver cómo los principios de Cialdini operan en la conciencia de las creencias limitantes de estos seguidores.


La moda de los decretos.

Algo que me llama mucho la atención de un tiempo a esta parte es la moda de “decretar”. Existen decretos para la abundancia, el amor, la autoestima, en fin… para todos los gustos. Y no dudo en que puedan servir, en algún momento, para animarnos o, incluso, motivarnos. Pero cuidado en pasar la línea de lo razonable. Me explico.

Si yo “decreto” en tiempo presente que soy millonario, encantador y un hombre de éxito…. 🙄 En mi interior, la conciencia de mis creencias limitantes sonreirá benévolamente (no, no soy ni encantador ni millonario…)

Distinto es que visualice una imagen como objetivo, y me diga que estoy en proceso de alcanzarla. Y esto no es decretar, es plantearse un objetivo y comprometerse con él. Creo que es imprescindible entender algo básico. Si imaginamos con mucho empeño algo fantástico, pero nuestros actos no van en coherencia con lo imaginado….la inercia hace el resto.

En psicoterapia podríamos llamar a esto una disonancia cognitiva.
Y esto tiene traducción en el terreno de las creencias. En lo más profunda de la conciencia de las creencias limitantes están nuestras primeras experiencias de referencia. Y estas últimas si no se resuelven (y no suele ser trabajo fácil) opondrán una numantina resistencia.

Cuando una creencia entra en contradicción con otra, la que termina materializándose es la más antigua. Esto no quiera decir que no puedan modificarse, pero no creo que sea “Decretando”. Modificar creencias de este calibre requiere un trabajo de psicoterapia laborioso.

Atentos también a la cuestión lingüística. Veamos que dice la RAE sobre DECRETAR (obviamente nos remite al acto de dictar un decreto). Entonces veamos DECRETO: “Decisión de un gobernante, autoridad, tribunal o juez, sobre la materia o negocio en que tengan competencia”. 🙄 Y creo que aquí es necesario poner algo de realismo.

El cerebro en el núcleo de la conciencia de las creencias limitantes.

Me adelanto a algo muy socorrido en algunas líneas de coaching y psicoterapia. Me refiero a esa “media” verdad de que el cerebro no distingue una experiencia real de otra fantaseada. Es cierto que si simulamos reír con cierta convicción, el cerebro segregará endorfinas como si estuviéramos contentos de verdad. Así pues, acabaremos más contento. La risoterapia, por ejemplo, se basa en esto.

El cerebro sí distingue las imágenes fantaseadas de las vividas.

No es cierto del todo que el cerebro no distinga lo vivido de lo imaginado.

Ahora bien, el cerebro codifica de formas distinta las imágenes que hemos visto y las que hemos imaginado. Las primeras con mayor nitidez, las segundas con menos. Anexo un enlace a un artículo ilustrativo: El cerebro distingue lo real de lo imaginado:

Creo que este debate sigue abierto a nuevos descubrimientos por parte de la neurociencia. De momento, creo que es más prudente no incluir las fantasías en la conciencia de nuestras creencias limitantes. Porque entonces serán doblemente restrictivas.
De momento, y por hoy, termino aquí. Hasta el próximo artículo recibe un cordial saludo.

 

www.josepguasch.com

 

Anterior artículo relacionado: El origen de las creencias que nos impiden ser nosotros mismos.

Te invito a participar en mi blog ampliando ideas. Por ejemplo, aportando sugerencias o compartiendo tus dudas en el apartado al pie del mismo.

¡¡Ah!!, y si te ha gustado y te apetece, te invito a compartir el artículo. También comentar y/o puntuar con las estrellas en el resumen que encontrarás más abajo.

Estás interesad@ en un programa personalizado de coaching y/o psicoterapia? ¡Contacta conmigo sin compromiso!:

Teléfono: 615.56.45.37 – Mail: jspguasch@gmail.com Web: Formulario de contacto

Si lo deseas, puedes recibir cómodamente mi News Letter con todos los artículos del blog. También, actividades, promociones e información interesante y práctica: – Sí quiero recibir la News Letter

Si conoces a alguien que pudiera estar interesado, en esta información, siéntete libre para compartirla

 

 

Autonocimiento y terapia gestalt Sabadell

 

Conciencia de las creencias limitantes. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Asertividad, liderazgo, terapia de pareja, celos, ludopatía, terapia para el duelo, depresión, etc…) en Sabadell y Terrassa

BLOG


¿Qué es la autoestima? ¿Cómo mejorarla?

¿Qué es la autoestima? Ganar confianza y seguridad. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Hipnosis, PNL, , Terapia Gestalt, Niño interior, Análisis Transaccional,) en Sabadell.

Mejorar la confianza en uno mismo Sabadell

Una autoestima sana confiere confianza, alegría y ganas de vivir

Nadie mejor que Nathaniel Branden, para definir qué es la autoestima. Según este autor, esta sensación de confianza en uno mismo y seguridad nace de dos creencias fundamentales. En primer lugar un convencimiento de aptitud (sentirse capaz y eficaz para vivir). En segundo lugar sentirse valioso, tener un valor como persona única e individual. Es decir, por un lado sentirnos capaces de enfrentar la vida. Y por el otro ser implícitamente merecedores de respeto.

 

Qué es la autoestima.

Según Erich Fromm: “La principal tarea del hombre en la vida es darse nacimiento a sí mismo. Llegar a ser lo que potencialmente es. El producto más importante de este esfuerzo es su propia personalidad.”

Al preguntarnos qué es la autoestima la convicción de ser merecedor de respeto y valía es nuclear. No se trata de creer que somos infalibles en todo pues, por supuesto, podemos siempre mejorar. “Darnos nacimiento a nosotros mismos” en palabras de Fromm. Y el concepto de mejora creo que es mucho más útil que el de cambio. Cambio es una palabra muy “de moda” últimamente. Sin embargo denota una falta de confianza en uno mismo. Si yo, al responderme qué es la autoestima me comprometo con un cambio, algo falla. El cambio presupone que hay algo que debe permutarse por otra cosa. La mejora algo que puede optimizarse.

Veamos la definición de la R.A.E de la palabra cambiar. 1.- Dejar una cosa o situación para tomar otra. 2.- Convertir o mudar algo en otra cosa, frecuentemente su contraria.

Qué es la autoestima, mejorar en vez de cambiar.

Mejorar implica aceptarse, cambiar, querer ser otra cosa.

Cuando me comprometo con mi mejora me considero valioso, implícita en esta actitud está la confianza en mí mismo. Si, al contrario, me comprometo con cambiar…. no me valoro por ser quien soy. Es como si a una madre o un padre les preguntáramos si quieren o no a sus hijos. Lo más habitual es que les quieran aunque, por supuesto, reconozcan que pueden mejorar en muchos ámbitos. Pero no los “cambiarían” por otr@s.

 

Qué es la autoestima y para qué es valiosa

La autoestima es la piedra angular, los cimientos de la personalidad. De tal manera que colorea todo cuando hagamos en nuestra vida. Tanto en el ámbito personal como en el profesional. Bien sea en el terreno intelectual, afectivo o relacional.

Una autoestima deficiente nos impide aparecer en la vida con toda nuestra capacidad. Por eso es importante que nos planteemos, además de qué es la autoestima, cómo es en mí.

Una autoestima alta favorece la seguridad y confianza en uno mismo. Es la clave de nuestros fracasos o éxitos. También del permiso que nos damos para disfrutar de la vida. Sentirnos merecedores de amar y ser amados. Y es precisamente en el terreno de las relaciones afectivas donde más afecta.

Pero no solamente a nuestra capacidad de establecer relaciones de pareja. Alcanza a otros ámbitos como nuestra posición como amigos, hijos, familia o incluso como padres. Y, por supuesto, alcanza también a nuestro desempeño profesional

Un bebé, aun cuando conociera el término y pudiera hablar, nunca preguntaría «¿qué es la autoestima?». Nacemos con ella implícita en nosotr@s. Sin embargo la educación, los mandatos parentales, sociales y educacionales de todo tipo nos apartan de nuestra autenticidad. Y sí, es cierto que vivimos en sociedad y también lo es que podemos hacerlo manteniendo nuestra esencia.

La educación y el respeto por los demás no están reñidos con la honestidad.

En resumen, sentirse o no equivocado como persona es un referente a la pregunta ¿cómo y qué es la autoestima?

¿Cuál es el nivel de confianza en mí mismo? ¿Cómo me valoro?

Autoconfianza consulta en Sabadell

Confiar o no en las propias capacidades.

El Dr. Edmund J. Bourne, en su libro «Ansiedad y fobias» explica qué es la autoestima. De hecho es uno de los componentes esenciales en toda terapia para la ansiedad y las fobias.

Para conocer cuál es nuestro nivel de confianza y seguridad propone un ejercicio. Piensa en alguien a quien valores y respetes profundamente. Alguien que te merezca una total confianza y en quien creas “a pies juntillas”. Una vez lo tengas calibra en tu interior cómo es sentir y pensar acerca de esa persona.

Una vez lo tengas dirígete las preguntas hacia ti: ¿Cómo es de parecida o no esta actitud hacia mí? ¿Es el mismo nivel de confianza en mí mismo? ¿Siento hacia mí la misma seguridad? ¿Me concedo los mismos permisos y merecimiento?

Ahora, en una escala del 1 al 10 valora cómo es de parecida esta valoración. Por supuesto, menos de cinco indicará una bajo nivel de auto confianza, más de cinco niveles más óptimos.

Este ejercicio te dará una aproximación a qué es la autoestima orientada a ti.

 

Eficiencia y consecución de objetivos

La expresión de uno mismo mediante actividades creativas es de vital importancia para una autoestima sana. De no ser así, en primer lugar, nuestras capacidades se verían infrautilizadas. Y, no menos importante, no apareceremos ni nos mostraremos ante el mundo.

Así pues, la pregunta qué es la autoestima, tiene otra respuesta. Esta respuesta tiene que ver con nuestra aportación a la sociedad.

Para esto es de vital importancia que sepamos construir una adecuada formulación de objetivos. Y, más aún, que estos objetivos estén alineados con nuestros valores.

 

Qué es la autoestima y cómo trabajarla

Qué es la autoestima, ejercicios para mejorarla

La autoestima puede mejorarse con ejercicios concretos.

Existen diferentes formas de trabajar para afianzar la seguridad y confianza en uno mismo. Desplegaré en otros artículos estas metodologías. Señalo algunas de ellas para una primera aproximación:

 

Formas de mejorar la autoestima

 

Autoconocimiento y vivir conscientemente.

El deseo de conocernos es una respuesta congruente a la pregunta “qué es la autoestima”. También favorece la eficiencia en el hacer, coheretemente con el ser.

Cuidar de uno mismo.

Para cuidar de nosotros mismos deberemos ser conscientes de nuestros valores y necesidades. De no hacerlo así, corremos el riesgo de sucumbir a deseos que no son auténticas necesidades. A menudo estos deseos procuran una «gratificación inmediata» a costa de un precio a largo plazo. En el siguiente artículo puedes ampliar este concepto: Deseos y necesidades.

Terapia con el niño interior.

Este es un trabajo muy interesante, de largo recorrido pero también de alcance profundo. Gran parte de nuestra autoestima se cimienta en las experiencias de nuestra infancia.

Técnicas de centramiento.

El coaching generativo ha trabajdo en la actualización de las técnicas de meditación. Se trata básicamente, de entrar en contacto con nuestras partes más inspiradas y creativas para hacerlas operativas.

– Terapia de patrocinio o apadrinamiento.

De la mano de la PNL (enlace) de tercera generación llega esta práctica. Es un trabajo de reconocimiento de la propia unicidad. El siguiente artículo incluye un ejemplo de este trabajo. Ver: Mejorar la autoestima. Ejercicio de PNL para ganar seguridad.

Terapia con la sombra personal.

Pocas personas al preguntarse qué es la autoestima llegan a imaginar esta modalidad de trabajo. Es cierto que se trata de uno de los temas menos tratados cuando se habla de Autoestima. Sin embargo, considero vital que nos hagamos amigos de nuestras partes rechazadas o reprimidas.

Nos guste o no, estas partes forman parte de nosotros. Y rechazarlas o reprimirlas es ejercer un tipo de violencia contra ellas. Por lo que, indirectamente, estamos ejerciendo una violencia sobre nosotr@s mism@s.

La autoestima es un viaje a uno mismo.

Reconocer en nuestro interior lo mejor de nosotros.

Por supuesto, aceptar nuestra sombra personal no significa resignarse ni someterse a ella. A buen seguro que tiene una intención positiva aun cuando se equivoque en el modo de intentar satisfacerla. Sería ahora muy extenso exponer toda esta modalidad de terapia. Sin embargo lo dicho antes y el enlace al que remite dan una idea muy aproximada. Añadir que una forma para acceder amablemente a la sombra es la metáfora del niño interior.

Estas distintas formas de teapia, nos ofrecen también distintas respuestas a la pregunta “Qué es la autoestima”. Seguiré en próximos artículos. Hasta entonces recibe un cordial saludo,

www.josepguasch.com

 

Anterior artículo relacionado: Terapia para la Autoestima baja.
Siguiente artículo relacionado: Mejorar la autoestima. ejercicio de PNL para ganar confianza.

Te invito a participar en mi blog ampliando ideas. Por ejemplo, aportando sugerencias o compartiendo tus dudas en el apartado al pie del mismo.

¡¡Ah!!, y si te ha gustado y te apetece, te invito a compartir el artículo. También comentar y/o puntuar con las estrellas en el resumen que encontrarás más abajo.

Estás interesad@ en un programa personalizado de coaching y/o psicoterapia? ¡Contacta conmigo sin compromiso!:

Teléfono: 615.56.45.37 – Mail: jspguasch@gmail.com Web: Formulario de contacto

Si lo deseas, puedes recibir cómodamente mi News Letter con todos los artículos del blog. También, actividades, promociones e información interesante y práctica: – Sí quiero recibir la News Letter

Si conoces a alguien que pudiera estar interesado, en esta información, siéntete libre para compartirla

 

 

Consulta de psicoterapia y coaching en Sabadell

¿Qué es la autoestima? Ganar confianza y seguridad en ti mismo. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Asertividad, liderazgo, terapia de pareja, celos, ludopatía, terapia para el duelo, depresión, etc…) en Sabadell y Terrassa

Trabajo con nuestras creencias con PNL

BLOG


La Matrix de nuestras creencias, ¿es nuestra vida una gran mentira?

La matrix de nuestras creencias. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach, consulta de coaching y psicoterapia (PNL, Hipnosis, Terapia Gestalt, Análisis Transaccional, Niño interior, tratamiento fatiga pandémica) en Sabadell y Terrassa

“En un lugar, no sé dónde,
había no sé qué santo,
que rezando no sé qué,
ganaba no sé cuánto….”

Trabajar la matrix de nuestras creencias Sabadell

Nuestras creencias conforman el molde que dibuja nuestro guión de vida.

Para estudiar el vínculo entre creencias y lenguaje empezaré por profundizar en eso que llamamos creencias. Pero lo haré bajo un punto de vista distinto al habitual. Lo presentaré con el concepto de la matrix de nuestras creencias. Y para explicarme empecemos por definir el concepto matrix. Traducido al castellano “matriz”, es decir un molde en el que se da forma a algo. Por extensión la RAE la define como una entidad principal generadora de otras.

¿Qué relación tiene el concepto matrix y las creencias? Para esto me remitiré a un hipotético experimento propuesto por la filosofía.

 

El cerebro en una cubeta y la matrix de nuestras creencias.

“El cerebro en una cubeta” es un experimento mental. Plantea la posibilidad de un cerebro mantenido vivo, en condiciones de laboratorio, y conectado a una súper computadora. Esta ofrece una serie de estímulos que procuraría al cerebro la ilusión de vivir en una realidad. Por supuesto, un experimento mental plantea un escenario hipotético, imaginado. La virtud de esta conjetura es que ayuda a pensar un poco más allá de nuestros límites.

La famosa película matrix partiría (en modo similar) de este supuesto. Estamos prisioneros de una realidad virtual que nos ofrece un escenario al que no podemos objetar nada. Y no podemos objetar nada a esta realidad pues la prueba para hacerlo está “fuera” de este universo virtual… Salvo, claro está….

¿Es posible que nuestras creencias estén influenciadas
por una matriz que nos define?

Cambiar nuestro guión de vida Sabadell

¿Somos cerebros que creen vivir una vida?

Veamos, para empezar, cómo percibimos la realidad con la vista.

1º.- El ojo percibe los estímulos luminosos en forma de ondas electromagnéticas. Estas contienen información relativa a la intensidad y color de la luz.

2º.- Posteriormente, la retina transforma la luz en impulsos nerviosos (de naturaleza eléctrica). Estos impulsos nerviosos se dirigen al cerebro a través del nervio óptico.

3º.- El cerebro es quien procesa los estímulos, los reconoce, interpreta y da formas útiles y con sentido para nosotros.

Así, pues lo que percibimos “ahí afuera” es algo transformado “aquí adentro”. Es decir, nuestro cerebro nos ofrece su versión de lo que ocurre en el mundo externo. Yo diría que esta es la primera matrix de nuestras creencias. Es decir, si pudiera verme tal como soy, no sé si me asustaría, me disgustaría o me alegraría.

Pero hay más, mucho más….

 

Noam Chomsky, estructura profunda y estructura superficial.

Chomsky, en su visión de la gramática transformacional, establecía estos dos niveles Estructura profunda y Estructura superficial. Posteriormente, la programación neurolingüística incorporó este modelo para estudiar la comunicación. Veamos un ejemplo.

Mi amigo me dice: “Ayer compré un coche”. Esta es la estructura superficial. Yo puedo, en ausencia de más datos, imaginar que compró un coche marca Audi Quattro, de color gris marengo. Por supuesto en un concesionario Audi que conozco y el vendedor, alguien vestido con un traje azul oscuro.

Ahora, amig@ lector/a ¿qué imaginaste tú?

Si imaginaste lo mismo que yo, ¡compartimos algo de una misma matrix!, es bastante improbable. Sin embargo podríamos ir más allá. El vendedor ¿hablaba catalán o castellano?, ¿era alto, bajo, con bigote?, ¿había más coches? ¿Qué otros coches había en el concesionario? Y así podríamos ir alargándonos.

Es decir, inconscientemente, cada uno de nosotros “rellena” la información que falta con nuestro universo interpretativo. Es la estructura profunda, hacia dónde, internamente, nos lleva cada frase. Para ser algo más gráfico yo imagino la estructura profunda como las raíces de un árbol. Raíces que pueden ramificarse hasta casi el infinito y sustentan el tronco y la copa, la estructura superficial. Y aunque no lo parezca, ya estamos en la matrix de nuestras creencias, y hemos pasado por dos matrices.

  • La primera, lo que vemos ahí fuera es una interpretación de nuestro cerebro.
  • La segunda, derivada de la frase de mi amigo: “ayer compré un coche”.

Estructura superficial y profunda en el lenguaje, PNL Sabadell

Lo que decimos, es apenas la parte visible de lo que está en nuestra vivencia interior.

Veamos la segunda matriz. ¿Podemos realmente visualizar un coche como un ente abstracto? Yo no, y sospecho que, generalmente, nadie es capaz de hacerlo. En nuestro universo interno le damos una forma, aunque no seamos conscientes. ¿Por qué (yo) elegí visualizar un Audi quattro? Es un coche elegante, seguro y veloz. Aquí ya aparecen, espontáneamente, tres valores: elegancia, seguridad y velocidad.

Ahora bien…¿cómo se relacionan valores y creencias?

Otra persona bien pudiera visualizar estos tres valores en marcas distintas de coches. Un Volvo, un Lamborghini, un Ferrari…etc. La relación entre el valor y cómo lo vemos en la realidad forma parte de la matrix de nuestras creencias. Y aún más, otra persona podría haber elegido visualizar otro tipo de coche en función de otros valores. Por ejemplo, seguridad, fiabilidad, comodidad etc. Y aun así podríamos discutir acerca de qué coches distintos representan estos valores.

Valores y creencias, el vínculo subjetivo

Una vez leí sobre dos socios que tuvieron que pedir un proceso de coaching para resolver una serie de desavenencias. Los dos estaban de acuerdo en un valor que era el núcleo de la beligerancia: profesionalidad. A uno, su profesionalidad le “obligaba” a ser el primero en entrar y el último en salir del trabajo. Es decir, dar ejemplo a los colaboradores. Para el otro, la profesionalidad era algo distinto. Fijar un objetivo, definir un plan de acción y comunicarlo de un modo claro a los colaboradores. Y, por supuesto, conseguir el objetivo o corregir el plan de acción si procedía. Vemos, pues, dos manera de entender un valor en la matrix de las creencias de estos dos socios.

Y, ¿en qué se basan nuestras creencias? Pues yo creo firmemente que en nuestras experiencias más tempranas, o algunas otras que nos impactaron profundamente. Por supuesto, la idea no es mía. La construcción lingüística que las refleja no es más que una forma de expresar una convicción interna que está por debajo de las palabras. Por eso, en el trabajo con las creencias no suelo proponer frases “positivas” más que como un refuerzo. Son solamente la estructura superficial, no la profunda matriz, el núcleo.

La creencia es una convicción interna acerca de la realidad que le otorga sentido y significado. Suele tomar forma de generalización. La generalización es, también, una matrix de creencias. Por ejemplo, una vez me mordió un perro y es posible que ahora tema a todos los perros. Esta es la base del trabajo de reimpronta. Identificar la primera vez que algo nos impactó lo suficiente para instalarse como generalización. Una primera impronta.

Valores y creencias más ejemplos.

Define la palabra libertad y pide a alguien más que la defina, sigue con palabras como honestidad, dignidad… palabras referidas a valores y cualidades más abstractas. Es probable que las discrepancias vayan en aumento…

Las palabras tienen la capacidad de evocar imágenes, recuerdos, asociaciones, valores, conceptos anclados en nuestra experiencia interna, subjetiva. Y si bien una palabra es una convención asociada a un significado en cada cultura, no siempre está claro a qué experiencia interna individual se refiere. El significante (los signos gráficos en cuanto convenciones que expresan una palabra en un idioma concreto) de cada palabra nos remite a una Estructura Superficial, mientras que el Significado nos dirige hacia la Estructura Profunda (imágenes y experiencia subjetiva individual). Además, muchas, de las palabras están asociadas nuestra matrix de creencias profundas.

Y esto no ha hecho más que empezar….

Y ahora va una matrix de creencias universal (o casi)….

Cuando responsabilizamos a los demás de nuestro malestar.

Veamos frases como: “Me enfadé por lo que dijo mi hermano”, “me ofendió”, “me haces sentir obligado”. La primera realidad que subyace, en modo algo distinto, en cada una de estas frases es la misma. Es tanto como decir, “la causa de mi enfado, malestar etc….” es otra persona.

Don Juan, el brujo que aleccionó a Carlos Castaneda, hablaba de esto como la importancia personal. Castaneda lo recogió en la siguiente frase:

“El mayor enemigo del hombre es la importancia personal. Lo que lo debilita es sentirse ofendido por lo que hacen o dejan de hacer sus semejantes. La importancia personal requiere que uno pase la mayor parte de su vida ofendido por algo o alguien.”

Ese apego a la importancia personal es una de las más importantes matrix de nuestras creencias. De ahí derivaron los toltecas la necesidad de borrar la historia personal. Esa tradición chamánica lo trabaja con la recapitulación. Taisha Abelar describe esta técnica de un modo novelado en su libro “Donde cruzan los brujos”. Y aquí voy a ser doblemente molesto, esto último es también una creencia.

Matrix de nuestras creencias

La importancia personal y el egocentrismo.

Quiero ser muy claro (no sé si lo consigo). No voy de gurú, no quiero aleccionar a nadie, yo soy el primero en caer en estas creencias. Somos humanos y, en cierta medida, es normal que este tipo de matrix de creencias nos tengan. Pero puedo elegir verlas, no verlas y, eventualmente, soltarlas. También puedo darme cuenta que aún no estoy preparado para soltarlas. Sólo propongo un trabajo de conciencia.

Ahora te propongo examinar las tres frases anteriores.

 

“Me enfadé por lo que dijo mi hermano”; Causa-efecto.

Yo creo que es la frase más honesta de las tres. Por lo menos reconoce que “me enfadé”, no que “me enfadó”. Pero ese enfado lo atribuye a lo que dijo la otra persona (su hermano). Lo veremos con más detenimiento en otro post, pero forma parte de las creencias con estructura “causa-efecto”. En la estructura profunda subyace la creencia “tú eres la causa de que yo me enfade” (a mí mismo).

Fritz Perls, el creador de la terapia gestalt, era visceralmente claro, a veces parecía hasta redundante (y esto es mi creencia). Podía hacerle decir a esta persona “yo me enfado a mí mismo” (cuando escuché lo que dijiste). Hasta la segunda parte de la proposición la obviaba, por eso la pongo entre paréntesis. Y en realidad es así, nadie puede hacernos daño con insultos o menosprecios a menos que nos agreda físicamente. El problema es siempre lo que nosotros hacemos internamente con lo que nos dicen. Esto no quiere decir que tengamos o no razón según los convencionalismos sociales (otra gran creencia). Quiero que se me entienda bien, no estoy en contra de las creencias, sí quiero visibilizar cómo nos tienen. Cómo necesitamos, como cultura, vivir en una matrix de creencias.

Seguro que es humano «sentirse» herido si un ser querido nos menosprecia. Pero ese “sentirse” herido es un “sentirme” herido por las expectativas que deposité en esa persona. Y probablemente necesite un tiempo para redefinir mis expectativas acerca de ese alguien. O probablemente acerca de . O nada de eso o ambas cosas a la vez. Pero vuelvo siempre a mí.

 

“Me ofendió” la matrix de creencias más demoledora

Es la forma de expresar la creencia más “a saco”. Ya no es como antes que en la estructura profunda de la persona subyacen dos momentos. “Yo me enfadé…. (Tiempo uno) por lo que dijo él» (tiempo dos). En la estructura profunda de esta frase subyace la idea “él me lanzó una ofensa”. Implícito necesario para comprender el “me ofendió”.

La palabra ofensa es una nominalización, es decir, congela un acto en curso en una sustantivación. Es una de las formas más utilizadas para manipular sutilmente. En otro post hablaré sobre esto pues merece capítulo aparte. De todos modos, si quieres, puedes leer este artículo sobre las nominalizaciones como estrategia de manipulación

 

“Haces que me sienta obligado, atacado, etc… “la crème de la crème”

Nadie nos hace enfadar, nos enfadamos nosotros mismos

¿Nos enfadan o nos enfadamos?

Para mí es una matrix de creencias estrella. Encierra un auto-engaño, un equívoco y una manipulación, todo en unas pocas palabras.

En primer lugar el “haces que me sienta” nos remite, a la creencia referida anteriormente. La causa-efecto. “Alguien del exterior me hace sentir….X”. Ya hemos visto como, en realidad, somos nosotros los que nos «montamos nuestras películas». Veamos la otra parte:

Haces que me sienta (obligado, manipulado, atacado, vigilado, engañado etc…). Otra variante “me haces sentir…X”. Aquí tenemos lo que yo he bautizado como una “creencia perfumada” (cuidado, la “etiqueta” es sólo cosa mía). Alguien me dijo una vez: “Me haces sentir atacado”, yo, supongo que puse cara de extrañado. Entonces me espetó… “Ahhhhhh como es mi sentir….” (Creo que me daba a entender que como era su sentir, estaba excusado de cualquier otra consideración al respecto).

Responsabilidad frente a proyección.

Yo propongo otra forma de decir esto. «Creo que me estás atacando», o «creo que me intentas manipular», «creo que me estás obligando»…. Por dos razones:

1.- Los verbos atacar, manipular, engañar, vigilar, obligar, olvidar, etc… NO SON SENTIMIENTOS NI EMOCIONES. Por lo tanto, anteceder el “sentir” como algo espontáneo que surge de una emoción o sentimiento es puro engaño… Y también un intento de manipulación. Es típica la frase: «siento que ya no me quieres como antes». Es triste, pero no es sentir, es creer.

2.- Reconocer la creencia nos responsabiliza de nuestra interpretación. Es más honesto. En PNL, a este tipo de creencia se le llama LECTURA MENTAL. Básicamente es pretender adivinar lo que el otro siente, pretende, necesita etc… Y, ¡cuidado! No presupongo que sea cierto o no, solo caer en la cuenta de que es una creencia.

Yo creo que una forma más correcta de decirlo sería: “Creo que me estás obligando y me siento enfadado (o triste, indignado, frustrado etc…)”. El enfado sí hace referencia a un sentir. Así incluimos en una frase el sentir y la creencia. No deja de ser una matrix de creencias, pero más limpia.

Bueno, como he dicho antes, esto solo ha empezado. Seguiremos en otro artículo.

Hasta entonces, recibe un cordial saludo,

Aprender a alimentar nuestro cerebro con mensajes inspiradores.

Las conexiones en nuestro cerebro se alimentan de nuestras experiencias y estas conforman nuestras creencias.

www.josepguasch.com

Anterior artículo relacionado: Lenguaje y realidad. Cómo las palabras revelan y construyen nuestra realidad.
Siguiente artículo relacionado: El origen de las creencias limitantes. Lo que nos impide ser nosotros mismos.

 

Te invito a participar en mi blog ampliando ideas. Por ejemplo, aportando sugerencias o compartiendo tus dudas en el apartado al pie del mismo.

¡¡Ah!!, y si te ha gustado y te apetece, te invito a compartir el artículo. También comentar y/o puntuar con las estrellas en el resumen que encontrarás más abajo.

Estás interesad@ en un programa personalizado de coaching y/o psicoterapia? ¡Contacta conmigo sin compromiso!:

Teléfono: 615.56.45.37 – Mail: jspguasch@gmail.com Web: Formulario de contacto

Si lo deseas, puedes recibir cómodamente mi News Letter con todos los artículos del blog. También, actividades, promociones e información interesante y práctica: Sí quiero recibir la News Letter

Si conoces a alguien que pudiera estar interesado, en esta información, siéntete libre para compartirla

Coaching y psicoterapia en Sabadell

 

 

La matrix de nuestras creencias. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Asertividad, liderazgo, terapia de pareja, celos, ludopatía, depresión, tratamiento fatiga pandémica) en Sabadell y Terrassa.

Lenguaje y realidad, cómo definimos nuestro mundo según la PNL

BLOG


Lenguaje y realidad. Cómo las palabras revelan y construyen nuestra realidad.

Lenguaje y realidad, Josep Guasch, psicoterapeuta, coach. consulta de coaching y psicoterapia (PNL, Hipnosis, Terapia Gestalt, Análisis Transaccional, Niño interior, coaching fatiga pandémica) en Sabadell,

 

«Hay otros mundos, pero están en este»
Paul Éluard.

 

Lenguaje y realidad en PNL Sabadell

Las palabras conforman el lenguaje con el que revelamos nuestro mapa de la realidad

Una diferencia cualitativa de la especie humana radica en nuestra habilidad lingüística. Con ella podemos describir minuciosamente la realidad, o mejor dicho, “nuestra experiencia de ella”. Sin embargo, este vínculo entre lenguaje y realidad no está limpio de nuestra particular idiosincrasia. Y precisamente, por ser humanos, somos muy diferentes los unos de los otros.

Esta diversidad puede ser muy enriquecedora, otras veces motivo de conflictos. A menudo vemos esto los que nos dedicamos a la psicoterapia y/o el coaching. Y una de las disciplinas que más se ha dedicado a este estudio es la PNL. El vínculo entre nuestra mente y “lo real”.

Tal y como dice una presuposición de la PNL: “El mapa no es la realidad.” Y una de las formas de codificar este mapa está en el vínculo entre lenguaje y realidad. Un vínculo simbólico enraizado en el subconsciente, o como decimos en Gestalt en el “no darnos cuenta”.

Lenguaje y realidad en un ejemplo

Imagina que dices ¡¡Llueve!! Y te escuchan un campesino y un cartero. ¿Qué distintas expectativas despertará en uno u otro la perspectiva de la lluvia?…

Supongo que la sola expectativa de lluvia despertará en uno buenas noticias y en el otro un día molesto de trabajo…


Seguiremos con lo establecido en el artículo: PNL y Lenguaje en los niveles neurológicos. La programación neurolingüística en palabras. Empezaremos con otro ejemplo:

Lenguaje y realidad, los niveles entorno, conducta y capacidad en PNL.

Programación neurolingüística y habilidades sociales en Sabadell

Con las palabras describimos nuestro entorno.

En un proceso de psicoterapia un cliente refería que su pareja se quejaba de su lentitud. En concreto le decía: “Eres muy lento”. Durante la conversación dijo, casi como un grito reivindicativo, “Es que por la mañana, al despertar, soy incapaz de moverme deprisa”. En apenas quince palabras tenemos diferentes visiones del vínculo entre lenguaje y realidad. Veamos:

La pareja le dice: “Eres muy lento”. El verbo “ser” suele referirse a hechos y características inherentes o muy estables. Por ejemplo no es lo mismo decir “soy tonto” que “estoy tonto”. Lo primero es más duradero, lo segundo transitorio. Así pues, una frase señala a la identidad y la otra a un estado transitorio.

Sabemos que un estado transitorio apunta a un comportamiento o capacidad en un momento o lugar determinado. Por lo tanto a un entorno. PERO NO CALIFICA CATEGÓRICA E IRREVERSIBLEMENTE A LA PERSONA.

Así, al cliente de psicoterapia, su pareja le calificaba (casi condenaba) como SER LENTO. Es decir le identificaba con la lentitud. Y él se revolvía con una frase que apuntaba a otra realidad distinta: “por la mañana al despertar” (entorno). “Soy incapaz de moverme deprisa”. «Moverme» (conducta), «incapaz» (In/capacidad) de hacerlo deprisa. Además, imbuida está una creencia, la de “ser incapaz de hacerlo así”. Veremos en el próximo artículo sobre lenguaje y realidad esta curiosa característica de las creencias. La de permeabilizar cualquier otro de los niveles neurológicos definidos por la PNL.

La PNL no hace más que visibilizar el vínculo entre lenguaje y realidad que ya conocemos intuitivamente.

Esto lo sabemos de un modo intuitivo. No es lo mismo ser gandul (identidad) que hacer el gandul (comportamiento). O durante este semestre (tiempo/entorno) no estudiaste lo suficiente (conducta). O «aún no has aprendido a estudiar de un modo continuado» (capacidad). Importante el adverbio aún (equivalente a todavía). Incluye la presuposición que en el futuro sí sabrá hacerlo.

Otros ejemplos como no es igual «ser tonto» que «hacer el tonto», «ser mentiroso» a «decir una mentira» etc.

Veamos a continuación este vínculo entre lenguaje y realidad, con detenimiento, desde diferentes planos.


Las palabras en el nivel del entorno

Siguiendo con el modelo de los niveles neurológicos de la PNL, veamos cómo es el lenguaje en este contexto. El vínculo entre lenguaje y realidad en el entorno se caracteriza por lo descriptivo. Las expresiones descriptivas detallan las características de la realidad de un modo específico. Es decir utiliza los rasgos observables, cuantificables, constatables referidos al medioambiente. Por lo tanto utiliza un lenguaje basado en datos sensoriales referidos al dónde, cuándo y con quién.

Algunos ejemplos: “el coche es rojo”, “voz aguda”, “llegó a las 20.15”, “el vino tiene un sabor afrutado”, “clima húmedo”. En este nivel lenguaje y realidad se centran en lo más concreto y constatable. Y si bien tiende a lo objetivo, no siempre es así. Por ejemplo: “En la habitación hacía frío”. Si bien la frase nos describe la temperatura -un elemento exógeno- del entorno, no es del todo objetivo. ¿Para quién es frío? y sobre todo ¿comparado con qué?


Las preguntas tipo: ¿cuándo?, ¿con quién?, ¿en qué momento? ayudan a delimitar el entorno.


Lenguaje y realidad, una práctica sencilla para explicitar el mapa del entorno.

En los talleres que imparto invito a los asistentes a compartir algunas experiencias. Por ejemplo, leo esta frase “El gato saltó por la ventana”. Hablamos de una acción (saltó) referida a un entorno (ventana). Todos sabemos de lo que hablamos, ahora bien…. Cuando exploramos la experiencia interna que despierta esta frase advertimos lo diferentes que somos:

Hay quien ve un gato siamés, otros de angora, otros callejero. Hay quien visualiza que salta por una ventana ancha, estrecha, de un bajo o de un decimocuarto piso. Algunas personas, en su experiencia interna, ven el gato caer sobre árboles, otros de pie y no faltan los que, directamente, se entristecen porque el gatito se “espachurra”.

Con este ejemplo sólo quiero llamar la atención sobre el mapa tan distinto que tenemos de la vida. Y esto lo podemos ver claramente cuando examinamos este vínculo entre lenguaje y realidad. Y precisamente en uno de los niveles neurológicos más concretos, el del ambiente.

 

Cómo hablamos cuando nos referimos a la conducta.

Habilidades sociales y conducta asertiva con PNL en Sabadell

La conducta también se manifiesta en la interacción con otras personas.

La PNL se refiere al comportamiento como aquello que hacemos concretamente. Es decir el qué hago (o no hago). El lenguaje referido a la conducta se apoya en verbos (referidos a acciones) y adverbios (que matizan la acción). Por ejemplo: “él camina (acción) deprisa (adverbio)”.

Aquí quiero llamar la atención sobre un matiz importante. La diferencia entre adverbio y adjetivo. El adverbio apunta a la conducta, el adjetivo a la identidad. El adverbio es una palabra que matiza un verbo, y en ocasiones un adjetivo o adverbio. Veamos y desarrollemos el anterior ejemplo: “Él camina (verbo) deprisa (adverbio) pero tranquilamente (adverbio)”. Vemos que el adverbio tranquilamente modula el adverbio deprisa. Y a su vez, el adverbio deprisa califica el verbo camina.

El adjetivo, bajo el punto de vista de la gramática, complementa a un sustantivo. Según el prisma de la PNL, complementa a la identidad (equivalente del sujeto en gramática). Esto es de suma importancia para cualquier proceso de psicoterapia o de coaching. Así no es lo mismo decir: “Él camina rápido (conducta)” que “Él es rápido (Identidad)”. Incluso podemos estirar algo más el ejemplo: Él es rápido, pero camina despacio. El adjetivo “rápido” califica su identidad (sujeto), el adverbio “despacio” gradúa su comportamiento (verbo). Volvemos a lo referido anteriormente, no es lo mismo hacer el gandul que ser gandul.


Lenguaje y realidad en las capacidades.

Recordemos que las capacidades se refieren al cómo hacemos lo que hacemos. Es importante destacar aquí que el cómo se refiere a qué táctica o estrategia utilizamos para hacer algo. ¡O incluso para conseguir hacer algo! Un error habitual es el confundir el cómo referido a una cualidad. Por ejemplo:


– “¿Cómo trabaja?”
– “Trabaja bien y rápidamente.”

Aquí vemos que el cómo se refiere a un verbo (trabajar). Incluso tal y como vimos antes puede referirse a la identidad:

– “¿Cómo es tu amigo?”
– “Es muy divertido”

Es un error que he advertido en algunos estudiantes y practicantes de PNL. Por este motivo, aunque en la mayoría de formaciones, libros y cursos de PNL se refieren al cómo para hablar de capacidades yo prefiero utilizar otros términos. Por ejemplo, ¿Qué pasos utiliza? O ¿qué estrategias?…para hacer X?

Veamos un ejemplo que, a su vez, engloba a los tres niveles.
“Cada mañana lo primero que hago es la cama, ordeno y limpio (conducta) mi habitación (entorno). Es verdad que es una disciplina que me supone un esfuerzo. Para conseguirlo, me recuerdo lo bien que me siento al entrar a mi habitación y verla limpia y ordenada (capacidad).

La estrategia que utiliza para hacerlo (el cómo) es recordarse a sí mismo lo bien que se sienta al….

El nivel neurológico de las capacidades, un punto de inflexión en psicoterapia y coaching.

Nuestro mapa mental de la realidad no es la realidad

La realidad no es nuestro mapa mental de la misma.

Las capacidades o habilidades son motivo de la mayoría de intervenciones en procesos de psicoterapia y coaching. En PNL se estudian y elaboran estrategias específicas. Por ejemplo hacer la distinción entre objetivo o proceso. Son los llamados metaprogramas, un eslabón entre las capacidades y las creencias.

El vínculo entre lenguaje y realidad, en las capacidades, lo podemos ver en la siguiente frase:

“Sólo con pensar en mojarme las manos, tocar los platos grasientos y la fatiga de estar de pie, se me pasan las ganas de fregar los platos.”

Ó:

“Me imagino la cocina limpia y reluciente y el olor a limpio para animarme a fregar los platos”

Veamos las dos estrategias distintas que revelan las dos frases.

 

Como me desmotivo a hacer algo.

La palabra inicial “sólo” de la primera frase ya empieza a ser indicativa. Lo que sigue no tiene desperdicio. “Pensar en mojarme las manos, tocar los platos y la fatiga…” Nos remite a un lenguaje estrictamente cinestésico, relacionado con sensaciones corporales. Si quieres saber más puedes ver el siguiente artículo: Despertar conciencia con pnl

Lenguaje y realidad interna

Motivarnos y desmotivarnos está a nuestro alcance… pero hay que saber hacerlo.

Es una estrategia… Además esta estrategia está relacionada con el proceso de fregar los platos, no con el resultado final. Es decir la persona mantiene en mente el tiempo que va a estar fregando los platos. La conclusión lógica es: “Si solamente con pensar (X) se me pasan las ganas”…. Implícito está el “Cuando lo haga puede ser terrible” (o algo así). Es una estrategia interna genial… para desmotivarse.

Este es el “cómo” al que se refiere el nivel de las capacidades. Veamos ahora otro “cómo”.

Como puedo motivarme a hacer ese algo.

Veamos ahora como las distinciones de la pnl y el lenguaje, revelan otra realidad interna.

“Me imagino (Visual) la cocina limpia y reluciente (visual) y el olor a limpio (sensación) para…. ”

En este caso la estrategia se refiere a dos imágenes internas y una sensación olfativa. Pero además hay otra estrategia que es la definitiva. El proceso mental está vinculado al objetivo final, no al proceso.

Cuidado, no quiere esto decir que las representaciones visuales sean más motivadoras que las cinestésicas (sensación). Tampoco que el metaprograma objetivo sea más efectivo que el proceso. Simplemente utilizados de esta manera genera una predisposición u otra.


La clave está en cómo estructuramos nuestro pensar. En eso están implícitos:


El sistema representacional.
Las submodalidades.Podemos advertir, por ejemplo, la submodalidad reluciente como más intensa que, simplemente opaca en una imagen.
– La secuencia que utilizamos para vincular los diferentes ítems.
– Los metaprogramas.

Por supuesto que no hay estrategias mejores que otras. Todo depende del para qué las utilizamos. Por otra parte, cada estrategia interna es única en cada persona. De todos modos, te invito a reproducir en tu interior estas dos si vas a fregar los platos. Ya me dirás qué pasa.


El lenguaje y la realidad en el nivel de las capacidades.

Cómo sabemos o no hacer algo

Nuestras competencias indican lo que sabemos o no hacer.

Las palabras que utilizamos para referirnos a la actividad en este nivel tienen que ver con actividades internas. Por supuesto “me considero capaz o incapaz”, “pienso”, “creo”, “siento”. Verbos, la mayor parte de las veces inespecíficos, que apuntan a una capacidad o habilidad. Algunos ejemplos: «puedo escribir un verso», «tocar la guitarra», «componer una canción»… Es importante destacar que estos verbos inespecíficos llevan implícito el “ser capaz de”, por ejemplo “componer una canción”.

También algunas palabras que apuntan a cómo procesamos nuestra experiencia. Comunicamos lo mismo al decir:

Comprendo lo que dices (auditivo interno).
Veo lo que dices (visual interno).
Siento lo que dices (cinestésico interno).

Sin embargo con los diferentes predicados revelamos nuestro modo de procesarlo. Comprendo (auditivo interno) Veo (visual interno) y siento (cinestésico interno). Nuestra forma de hablar evidencia cómo procesamos con el lenguaje la realidad. Ser receptivos a esto puede facilitar tanto la comunicación como los procesos de psicoterapia y coaching.

Para ahondar algo más en esto último te remito de nuevo al artículo citado de El sistema representacional.

Hasta el próximo artículo, recibe un cordial saludo.

www.josepguasch.com

 

Anterior artículo relacionado: PNL y Lenguaje en los niveles neurológicos. La programación neurolingüística en palabras.
Siguiente artículo relacionado: La matrix de nuestras creencias. ¿Es nuestra vida una gran mentira?

 

Te invito a participar en mi blog ampliando ideas. Por ejemplo, aportando sugerencias o compartiendo tus dudas en el apartado al pie del mismo.

¡¡Ah!!, y si te ha gustado y te apetece, te invito a compartir el artículo. También comentar y/o puntuar con las estrellas en el resumen que encontrarás más abajo.

Estás interesad@ en un programa personalizado de coaching y/o psicoterapia? ¡Contacta conmigo sin compromiso!:

Teléfono: 615.56.45.37 – Mail: jspguasch@gmail.com Web: Formulario de contacto

Si lo deseas, puedes recibir cómodamente mi News Letter con todos los artículos del blog. También, actividades, promociones e información interesante y práctica: – Sí quiero recibir la News Letter

Si conoces a alguien que pudiera estar interesado, en esta información, siéntete libre para compartirla

Coaching y psicoterapia en Sabadell

Lenguaje y realidad, Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Ansiedad, acompañamiento y estrategias para adelgazar, dejar de fumar, autoestima, adicciones, coaching fatiga pandémica) en Sabadell.

Al cumplir los sesenta

BLOG


Al cumplir los sesenta. Un sendero de vida.

Al cumplir los sesenta, un sendero de vida. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach, consulta de coaching y psicoterapia (PNL, Hipnosis, Psicotrapia Gestalt, Análisis Transaccional, Terapia del niño interior, Terapia por fatiga pandémica covid19) en Sabadell y Terrassa y online.

“Para que exista la falta debe haber espera, un tiempo abierto,
algo por cumplirse, conjeturas.

O mejor: exigencias, un nivel de derecho.
La falta surge en la encrucijada del nivel de hecho.

Es a partir del «debe de haber» que algo puede faltar.”
(Oscar Massota)


Al cumplir los sesenta.

Al cumplir los sesenta años parece abrirse otra dimensión de la experiencia vital.

¿Qué se siente al cumplir los sesenta?. Esta es la pregunta que, a modo de felicitación, me soltó un conocido. Pues sí, hace poco los cumplí. Y a veces, cuando queremos compartir lo que sentimos, caemos en la trampa de explicaciones, justificaciones y demás. Pero si tengo que hablar de lo que siento es de nostalgia.

La nostalgia, para mí, es una tristeza referida a algo preexistente. A veces puede ser algo concreto (una persona, una casa, una ciudad…). Otras veces esa nostalgia se remite a algo impalpable, quizás intuido. Y es a este segundo aspecto de la nostalgia al que me refiero ahora.


¿Nostalgia de qué? y ¿a qué se refiere esta nostalgia al cumplir los sesenta?

No creo en las definiciones precisamente matemáticas al hablar del mundo emocional, por eso me extenderé un poco… O eso creo.

Al cumplir los sesenta… Nostalgia… ¿de qué?

Describo el concepto pulsión, tal y como lo describe Oscar Massota. Libro “El resguardo de la falta”, “Lecciones de introducción al psicoanálisis”:

“Esa fuerza (la pulsión) que nos impulsa a realizar una acción para satisfacer una tensión interna, no tiene objeto. A diferencia del instinto que sí tiene un algo o alguien hacia el que hacerlo para diluir la tensión”. Y me parece especialmente metafórica el término “falta” elegido por Massota.

La participación mística, la fusión del yo con el "no-yo"

Existe un anhelo interno por formar parte de un algo mayor. Sea lo que sea que entendamos por ese «algo mayor»

Este sentimiento de hallarse en falta yo lo relaciono con el “sentimiento oceánico” descrito por Freud. Ese anhelo por volver al estado interno vivido en el seno de la madre, antes de nacer. También conocido como estado de “participación mística” por Jung:


“El sujeto no acierta a diferenciarse distintamente del objeto, vinculándose a él en virtud de una relación directa que podríamos llamar identidad parcial. Esta entidad se basa en una unidad a priori de objeto y sujeto».


Sin embargo al cumplir los sesenta, ¿cuál es el vínculo con ese estado de beatitud interna?

De la inconsciencia inconsciente a la inconsciencia consciente, el tránsito a la madurez.

Antes de aparecer en este mundo éramos inconscientemente incompetentes. No sabíamos que no sabíamos. Ahí en la barriguita de mamá vivíamos y nos formábamos felices, sin preocupaciones. Probablemente algún sobresalto hormonal si tuvimos una madre especialmente estresada, pero era con lo que nos formábamos…. Ese estado de inconsciencia inconsciente, el sentimiento oceánico, la participación mística. Hay quien lo relaciona con el Edén bíblico de antes de la “caída”.

Y fue precisamente la caída, los primeros remolinos en el cuello uterino los que nos apartaron de ese estado. Y aparecimos aquí. Fue cuando abordamos el darnos cuenta que no sabíamos nada, empezamos a ser conscientemente incompetentes. Y creo que nunca deberíamos apartarnos de esta inocencia en el saber que no sabemos.

Los primeros momentos de madurez, incorporando la consciencia.

Pero ocurre que aprendemos cosas y, de algunas, en algunos momentos, nos hacemos conscientemente conscientes. Por ejemplo: cuando aprendo a conducir, me esfuerzo conscientemente en coordinar el embrague, cambio de marchas, freno y acelerador. Poco a poco esto se convierte en un automatismo y aprendemos a utilizarlo. Entonces mi competencia en conducir se hace inconsciente. O más bien dicho inconscientemente competente. No sé que sé.

Coaching generativo en Sabadell

De la incompetencia inconsciente a la competencia inconsciente.

Este juego en el aprendizaje de conductas y habilidades lo podemos contemplar desde otro nivel. El juego de la vida. Quizás las reglas no sean exactamente las mismas pero siempre me ha resonado.

Nunca dejamos de aprender y, en el mejor de los casos, andamos continuamente en ese ciclo de aprendizaje consciente. Todo esto hasta, creo, en el último tramo de la vida.


Al cumplir los sesenta, el tránsito del miedo al amor.


Creo firmemente que el siguiente paso en la evolución de la especie es el tránsito hacia el amor. Y creo que esto se hace más evidente con el paso de los años.

Al cumplir los sesenta se abre una nueva dimensión en la vida.

La aparente oscuridad lo es por el contraste con la luz.

Como he señalado antes, el nacimiento no fue precisamente algo plácido. Al nacer dejamos un estado de fluidez serena, indiferenciada, a otro ambiente frío, áspero. Empieza el darnos cuenta de lo que es “yo” y “no yo”. El proceso de la diferenciación. Pero sólo es el comienzo.

Y en ese comienzo aparece el miedo. Yo creo firmemente que es la primera emoción que conocemos, el miedo. La supervivencia está implicada durante el trauma del nacimiento.
A partir de este momento el ego se va formando y, con él, el aprendizaje consciente. También vamos aprendiendo a amar. Y es el amor, al principio por la madre y el padre, lo que nos va apartando del miedo. No en vano dicen que el opuesto del miedo es el amor. El amor une, el miedo separa.

 

El centro de la conciencia es el ego.

Esta frase es de Jung. Y este ego incipiente tiene la función de otorgar sentido, continuidad e identidad personal a través de la vida. Pero no es la totalidad de la psique. Jung denominó “sí-mismo” a ese centro que equilibra los aspectos conscientes e inconscientes de la psique. Trasladar el centro de gravedad, del ego al sí mismo es un momento necesario en el proceso de individuación.

Pero significa destronar al ego y su necesidad de control

El miedo vuelve a aparecer en este momento. Ya no hay control, y el tiempo se acaba. La percepción de finitud es cada vez más cierta.

Sin embargo, en la segunda mitad de la vida, la conciencia nos urge a volver la mirada a otro lugar para seguir encontrando sentido. El ego, en el mejor de los casos, debe rendirse a algo de orden superior. Llamémosle conciencia, sí-mismo, self, yo superior etc.

Y sigo citando a Jung:

“La primera mitad de la vida se dedica a formar un ego saludable, la segunda mitad se va hacia adentro y lo deja ir.”

Dejar ir al ego al cumplir los sesenta....

Dejar ir lo que ya no está en el orden principal de prioridades.

Dejar ir al ego (que tanto costó construir), nuestro “centro de control y poder” es una tarea difícil. Significa una rendición consciente a la Vida, a la segunda mitad de la vida pues según Jung:

“La segunda mitad de la vida, el atardecer, no debe estar gobernada por los mismos principios que rigieron el amanecer, pues no tendrán el mismo sentido que tuvieron antaño”.

Y, como dije antes, desprenderse del miedo al soltar el ego sólo es posible, creo, mediante el amor. Y sigo citando a Jung:

“Donde reina el amor, no hay voluntad de poder, y donde predomina el poder, falta el amor. El uno es la sombra del otro.” – Carl Jung

En este momento de la vida recomiendo, para quien no lo haya hecho aún, un trabajo de recapitulación. Una especie de biografía emocional con ánimo sanador. Hay muchas formas de hacerlo, para hacerlo individualmente (no siempre recomendable) adjunto un enlace a un texto inspirador. El camino tolteca de la recapitulación.

Psicoterapia transpersonal Sabadell

Recapitular y resignificar el sendero recorrido


Al cumplir los sesenta, «el peso del mundo es amor».

Al cumplir los sesenta, un poema de Allen Ginsberg vuelve una y otra vez a mi memoria: “Canción”. Es un poema al amor, pero no ese amor edulcorado y simplón. Dice así:

«El peso de este mundo
es el amor.
Debajo de la carga de la soledad,
debajo de la carga
de la insatisfacción
el peso,
el peso que cargamos
es amor.
¿Quién podría negarlo?
Toca al cuerpo en los sueños,
crea milagros en el pensamiento,
en la imaginación padece
hasta que logra concretarse en otro cuerpo
–y mira desde el corazón
ardiente en su pureza–
porque la carga de la vida
es el amor;
sin embargo llevamos la carga con fatiga,
por eso es que debemos descansar finalmente
en brazos del amor,
descansar en los brazos del amor.
Sin amor no hay descanso,
no se duerme sin sueños
de amor– Y aunque estés loco, obsesionado
con ángeles o máquinas,
el deseo final es el amor.


–Nunca es amargo,
y no sabe negarse,
no sabe contenerse aunque lo nieguen
es demasiado el peso.
–Y da sin esperar a cambio nada,
así como la idea nos es dada en soledad
en toda la excelencia de su exceso.
Los cuerpos tibios brillan juntos en lo oscuro,
la mano busca el centro de la carne,
la piel tiembla feliz
y el alma llega alegre al ojo
Sí, sí, esto es lo que quería,
es lo que siempre quise,
volver
al cuerpo
en que nací.»

Coaching generativo Sabadell

La belleza física tiene fecha de caducidad, ¿ocurre lo mismo con la esencia?

Es un bello modo de unir lo que finaliza con lo que comienza.

Recuerdo este poema de mi época de estudiante. A mí siempre me gustó lo marginal, lo repudiado, y más aún en mi juventud. Y Allen Ginsberg formó parte de esa generación contestataria de los años 50, la generación Beat.


La psicoterapia de las interacciones del Yo y la Valentía de amar.

Mi alma de adolescente que leía tardíamente esos versos (la España tardona de entonces), se sentía atraída por un no sé qué. Ahora, al cumplir los sesenta años, advierto desde qué lugar se escribió y a qué tipo de amor se refería.

Una percepción parecida surgió en mí al leer el libro de Gilligan “La Valentía de amar”. En su forma es la presentación de la “psicoterapia de las interacciones del yo”. En su estructura profunda rezuma esa “valentía de amar” del título.

Siento de un modo cada vez más intenso esa llamada del último tramo del trayecto. Desprenderse del ego (la fuente de la conciencia) para servir a eso que llamamos Vida que incluye, a título personal lo consciente y lo inconsciente. Y también la rendición consciente a lo colectivo.

En una formación que recibí, hace ya tiempo, se nos invitaba a visitar los últimos momentos de nuestra vida. En esos instantes, y mirando hacia atrás se nos invitaba a resonar la pregunta:

¿Ha sido una vida bien vivida?.

Al cumplir los sesenta... psicoterapia transpersonal en Sabadell

El amor, algo perdurable más allá de la transitoriedad del vínculo.

Ahora, al cumplir los sesenta, percibo la proximidad de esa pregunta cada vez más cerca. Y ese es el peso que siento del amor, ese saberlo y aceptarlo. Y reconsiderando la respuesta sentida, me ayuda a ser, cada vez más consciente. Creo que sí, que hasta ahora ha sido bien vivida, con mis locuras y mis rarezas, con mi rebeldía y mi dulzura. Con mis faltas y mis virtudes. Sé que no gusto a todo el mundo, tampoco lo pretendo. Y sé que me duele más no agradar a algunas personas que a otras. Pero ese es el precio de la diferencia.


El gran místico y poeta sufí Rumi afirmó:

«Hay una gran vela en tu corazón,
lista para ser prendida.
Hay un vacío en tu alma,
listo para ser llenado.
Lo sientes, ¿verdad?
Sientes la separación
del Amado.
Invítale a que te llene,
abraza el fuego.
Y recuérdaselo a aquellos que te dicen lo contrario».

Al cumplir los sesenta, sentido y significado de vida.

La llama se define por su forma y por la oscuridad que la delimita.

Hasta el próximo artículo, recibe un cordial saludo.

www.josepguasch.com

Te invito a participar en mi blog ampliando ideas. Por ejemplo, aportando sugerencias o compartiendo tus dudas en el apartado al pie del mismo.

¡¡Ah!!, y si te ha gustado y te apetece, te invito a compartir el artículo. También comentar y/o puntuar con las estrellas en el resumen que encontrarás más abajo.

Estás interesad@ en un programa personalizado de coaching y/o psicoterapia? ¡Contacta conmigo sin compromiso!:

Teléfono: 615.56.45.37 – Mail: jspguasch@gmail.com Web: Formulario de contacto

Si lo deseas, puedes recibir cómodamente mi News Letter con todos los artículos del blog. También, actividades, promociones e información interesante y práctica: – Sí quiero recibir la News Letter

Si conoces a alguien que pudiera estar interesado, en esta información, siéntete libre para compartirla

 

coaching y psicoterapia en Facebook

Al cumplir los sesenta. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Ansiedad, acompañamiento y estrategias para adelgazar, dejar de fumar, autoestima, adicciones, Terapia por fatiga pandémica (covid19) etc…), Sabadell y Terrassa y online.

 

Lenguaj y experiencia interna

BLOG


Lenguaje y experiencia interna…. Las palabras nos delatan y construyen

Lenguaje y experiencia interna. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach, consulta de coaching y psicoterapia (PNL, Hipnosis, Terapia Gestalt, Análisis Transaccional, Niño interior) en Sabadell y Terrassa

 

Lenguaje y experiencia interna

Con algunas construcciones gramaticales creemos no aparecer en el mundo.

Como digo en el título, las palabras no solo nos delatan, también nos construyen. Una de las construcciones gramaticales, para mí, más traidoras es la de “sí, pero…”. Cuando la escucho, en mi interior surge una vocecilla (mi gremlin particular) “Sí, pero…. ¿sí qué? ¿Qué es ese “sí”? ¿Acaso un deseo de decir no? ¡Pues no, es no! Y sí, es sí.

La PNL, una metodología que puede utilizarse tanto en psicoterapia como en coaching, estudia la experiencia subjetiva. A su vez, un aspecto de la pnl se ocupa de esta relación entre lenguaje y experiencia interna.

Lenguaje y experiencia interna… en una conversación de coaching.

Cliente: Ayer me armé de valor y hablé con el jefe para pedirle el aumento de sueldo.

Coach: Bien, veo que por fin te has animado a dar el paso.

Cliente: Sí, pero dudo que finalmente lo haga.

PNL y coachin generativo Sabadell

Si digo algo interesante pero digo otra cosa después, lo primero queda ensombrecido…

Esta conversación de coaching podría resumirse en la siguiente frase:

“Ayer me atreví a pedirle un aumento de sueldo al jefe, pero dudo que me lo conceda”.

Existen otras alternativas a esta oración:

“Ayer me atreví a pedirle un aumento de sueldo al jefe y dudo que me lo conceda”

La situación relatada es la misma; sí, pero… el cambio de “pero” por “y” ¿genera en ti una sensación distinta? ¿Existe un impacto interno distinto entre las diferentes formas de utilizar el lenguaje y tu experiencia interna?

Veamos a continuación…

“Ayer me atreví a pedir un aumento al jefe, aunque dudo que me lo conceda”

¿Qué ocurre en tu interior comparando las tres frases?.

Una parte de la PNL (aunque no la más popular) se inspira en la gramática transformacional reformulada por Chomsky . Posteriormente, Grinder y Bandler (fundadores de la PNL) profundizaron en la retroalimentación entre lenguaje y experiencia interna.

Veamos otro ejemplo, esta vez en una conversación de psicoterapia.

 

Lenguaje y experiencia interna… en un proceso de psicoterapia.

Cliente: Hoy me encuentro más tranquilo, pero tengo miedo a que vuelva la ansiedad.

Terapeuta: Así que hoy te encuentras más tranquilo y tienes miedo a que vuelva la ansiedad.

Lenguaje y experiencia interna van de la mano.

La conjunción «y» concede importancia en la frase a ambos aspectos de la experiencia.

Esta sería la reformulación clásica en un proceso de psicoterapia Gestalt. Utilizando la conjunción copulativa como un modo de prestar atención a ambos enunciados en la frase.

La frase podría ser reformulada por otro terapeuta (probablemente de PNL) con otra intención de fondo. “Sí, pero… hoy te encuentras más tranquilo aunque tienes miedo a que vuelva la ansiedad”.

¿Cómo se relaciona lenguaje y experiencia interna con las tres construcciones gramaticales?

Cuestión de estilos y escuelas…

 

Lenguaje y experiencia interna, la gramática transformacional y la PNL

Veamos qué nos dice la RAE acerca de estas tres palabras, pero, y, aunque

Pero: Conjunción adversativa:
“Conjunción coordinante que enlaza unidades sintácticas cuyos significados se oponen discursivamente

Contrapone al enunciado expresado inicialmente otro. De esta manera, el primer concepto queda como diluido. Ejemplo: “He completado el primer curso de carrera, pero me quedan cuatro más”

Así, el pero desplaza con el lenguaje tu experiencia interna hacia el segundo enunciado de la frase.

PNL y psicoterapia en Sabadell

Con el lenguaje podemos encarcerlar o liberar nuestro mundo interno.

Y: Conjunción copulativa:
“Conjunción coordinante que forma conjuntos cuyos elementos se suman.”

Une ambos enunciados en una aparente igualdad de condiciones. Siguiendo con el anterior ejemplo: “He completado el primer curso de carrera y me quedan cuatro más”

Así, la conjunción Y desplaza la atención con el lenguaje, de tu experiencia interna, hacia ambos enunciados.


Aunque: Conjunción concesiva y adversativa:
Como conjunción concesiva “Conjunción subordinante que expresa concesión”

Al funcionar como conjunción adversativa hace las veces de pero, aunque diluye más al segundo enunciado de la frase. Veamos: “He completado el primer curso de carrera, aunque me quedan cuatro más”

Cuando funciona como conjunción concesiva, suele ir al principio de la frase. En este sentido lo que hace en una oración compuesta es minimizar el enunciado del impedimento, así:

Aunque me quedan cuatro más, he completado el primer curso de carrera.

Sí, pero… también podría utilizarse al revés….

Aunque he completado el primer curso de carrera, me quedan cuatro más.

Examinando esta misma frase desde diferentes construcciones gramaticales podemos observar el diferente impacto entre lenguaje y experiencia interna.

La PNL ha visibilizado aún más estas distinciones, pero su origen está en la Gramática transformacional.

El impacto de la construcción lingüística, figura y fondo en psicoterapia Gestalt

Desde la óptica de la psicoterapia Gestalt podemos observar qué aparece en primer plano y qué en el fondo.

Consulta de psicoterapia Gestalt en Sabadell

Expresar con el lenguaje, de un modo claro, nuestra experiencia interna

Así, en la frase: Aunque me duele la muela estoy contento. En el primer plano emerge el “estoy contento”. Y en el fondo permanece “me duele la muela”

Con una ligera modificación en el lenguaje la experiencia interna es muy distinta: Estoy contento pero me duele la muela.

Sin embargo, desde la óptica de la psicoterapia Gestalt se tiende a ponderar ambos enunciados de la experiencia. Así, la frase construida desde la ortodoxia gestáltica sería:

Estoy contento y me duele la muela.

En cualquier caso, siempre es una cuestión de elección y de lo que se pretenda en el proceso. Bien sea de psicoterapia o de coaching, el nexo entre lenguaje y experiencia debe construirse sobre la base clara de lo que se prentende. Primero definir el objetivo, después la estrategia o la táctica.

Mientras escribo esto estoy escuchando un programa de cocina de Arguiñano en la tele y acaba de decir.

“Estas dos cremas por separado están buenísimas, pero juntas también”. Confieso que se me acaban de fundir las neuronas.

Hasta el próximo artículo, recibe un cordial saludo,

www.josepguasch.com

¿Quieres emprender un proceso de psicoterapia o coaching?
¿Te gustaría conocer lo que te puede ofrecer la PNL y/o la terapia Gestalt.?
¿O quizás un proceso de coaching generativo con hipnosis?
¡Haz clic en la imagen si quieres contactar conmigo!

Coaching y PNL en Sabadell También puedes llamar por teléfono al 615.56.45.37
O bien por mail: jspguasch@gmail.com

 

Entrada anaterior directamente relacionada: Voz y comunicación en coaching y psicoterapia
Entrada siguiente directamente relacionada: PNL y Lenguaje en los niveles neurológicos. La programación neurolingüística en palabras.

 

Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell. Página de facebook

Lenguaje y experiencia interna. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Ansiedad, acompañamiento y estrategias para adelgazar, dejar de fumar, autoestima, adicciones, etc…). En Sabadell y Terrassa.

Niveles de experiencia y pnl

BLOG


Ser y hacer. El sendero de los niveles neurológicos en PNL

Ser y hacer, los sendero neurológicos en PNL. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach, consulta de coaching y psicoterapia (PNL, Hipnosis, Terapia Gestalt, Análisis Transaccional, Niño interior) en Sabadell y Terrassa

 

PNL y encuentro ser y hacer, consulta en Sabadell

El encuentro entre culturas ofrece inesperadas experiencias vitales.

Oriente y Occidente se han caracterizado por una orientación cultural distinta en la dicotomía ser y hacer. Así la mentalidad oriental está más encauzada al ser y la occidental al hacer. Por lo menos así ha sido históricamente hablando. Actualmente parece que ambas culturas tienden a converger en una síntesis de ambos senderos. Una coherencia interna hacia una mayor conciencia.

Un camino de acción con conciencia para redescubrir nuestro ser en el hacer. Y en el ser encontrar nuestra expresión más auténtica. Diferentes caminos dentro de la terapia humanista convergen en esta recapitulación entre ser y hacer. Así la terapia Gestalt con su énfasis en el aquí y ahora, el contacto y las necesidades no resueltas. A la búsqueda de la autenticidad encubierta por los mandatos sociales y culturales de todo tipo. Muchos de ellos, por supuesto, contenidos en los mandatos parentales. El focusing con su énfasis en el contacto con el cuerpo (el cuerpo no engaña). La hipnosis con su insistencia en la coherencia y armonización de lo consciente con lo inconsciente. O la terapia del niño interior que nos lleva a las primeras experiencias que enrocaron nuestro ser.

Todas estas modalidades tienen cabida en un modelo que vincula ser y hacer. Se trata del modelo de los niveles neurológicos de la PNL . Este modelo nos remite a los diferentes niveles de aprendizaje o de cambio en nuestra conducta y/o actitud vital. Cuando los aprendizajes (por incorporar o ya incorporados) transcurren y se asientan coherentemente en los diferentes niveles, ser y hacer conectan fluidamente. Este modelo puede aplicarse a cualquier modalidad de terapia, coaching y psicoterapia.

Enumero a continuación estos niveles para comentarlos someramente después.

EntornoConductasCapacidadesCreenciasValoresIdentidadTranspersonal.

El árbol, una metáfora de los niveles neurológicos. Conexión entre ser y hacer.

El árbol, símbolo y metáfora de la unión de arriba y abajo.

En modo parecido, la estructura del cuerpo del ser vivo se articula en diferentes eslabones. Así, por ejemplo, los átomos se organizan en moléculas. Las moléculas crean células y tejidos. Los tejidos se aglutinan para conformar órganos. Finalmente, los órganos se organizan en los sistemas (circulatorio, respiratorio…). El conjunto de sistemas se organizan en la persona.

 

Principios sistémicos en la conexión entre ser y hacer.

La salud depende de la vitalidad de cada elemento y, muy especialmente, en la coordinación entre niveles. Esto último es la base del pensamiento sistémico con dos de sus principios básicos:

  • El principio de interconexión. Es decir todo lo que sucede en un nivel afecta a los siguientes. Por supuesto la coherencia entre los eslabones definirá la congruencia entre ser y hacer.
  • El principio del eslabón más débil. La fortaleza de un sistema está supeditada al más débil de sus eslabones.

Es recomendable que cualquier proceso terapéutico tenga en cuenta los distintos niveles. Bien sea para obtener el máximo avance con el mínimo esfuerzo (atendiendo al nivel más débil). O para conseguir un avance fluido (coherencia de niveles). Esto proporciona una sensación de coherencia entre ser y hacer que nos aporta la convicción de completitud y sentido. Veremos esto más adelante con ejemplos concretos.

Una transformación en los niveles superiores (en el sentido transpersonalidad hacia entorno) garantiza cambios en los niveles inferiores.

Así, por ejemplo, un cambio importante en la identidad suele generar cambios en los niveles de creencias, capacidades y conductas. De tal manera que ser y hacer quedan alineados de un modo distinto. Imaginemos una mujer y un hombre que pasan a ser padres (y asumen la maternidad y paternidad responsablemente). Este es un cambio importante en la identidad, especialmente con el primer hijo. Evidentemente esto genera cambios importantes en la orientación de vida de ambos.

Sin embargo los cambios en la identidad también pueden acontecer por vivencias internas profundas. Por ejemplo, procesos profundos y extensos de psicoterapia, experiencias excepcionales o, incluso, de tipo espiritual.

Las transformaciones en niveles inferiores pueden generar transformaciones en los niveles superiores, pero no necesariamente. Para esto es preciso un trabajo consciente en un proceso guiado, bien de coaching bien de psicoterapia.

Por ejemplo, si aumento mi capacidad de concentración en función de un plan de ejercicios (nivel capacidades). Esto puede mejorar diferentes niveles de mi conducta (en el trabajo, tareas del hogar, lectura etc…). Sin embargo, no siempre mejora el de las creencias. Así, por ejemplo, la persona puede o no mejorar su autoestima (nivel a medio camino entre creencias e identidad).

Unir lo espiritual con lo material pnl sabadell

La experiencia como fuente de unión entre lo antiguo y lo nuevo. Lo denso y lo sutil.

Por otra parte, a medida que ascendemos de nivel, lo concreto va dejando paso a niveles más abstractos. Del mismo modo la distancia entre ser y hacer se va acortando.

Los Niveles lógicos y neurológicos en PNL

  • El entorno es el nivel que nos informa de ambientes, lugares y momentos específicos.
  • Las conductas forman parte de lo observable en las personas, sin embargo ya es algo más cambiante.
  • Las capacidades tienes que ver con cómo la persona gestiona su mundo interno para hacer algo.
  • Las creencias y valores, generalmente acerca de uno mismo, las personas y el mundo, casi siempre se manifiestan en niveles implícitos y no siempre son conscientes.
  • La identidad tiene que ver con el autoconcepto de la persona, y generalmente escapa a la definición lingüística. De tal manera que, casi siempre se trabaja a nivel de metáforas.
  • Finalmente, el nivel transpersonal que es el sentimiento de sentirse formar parte de algo mayor. Bien sea en un ámbito espiritual, psicológico, o de colectivo social o familiar.

Del mismo modo, cada nivel precisa intervenciones distintas para propiciar cambios, así como atender a las particularidades personales. Si bien los distintos niveles están interrelacionados, generalmente es en uno de ellos donde dar el “golpe de gracia”. De este modo garantizamos procesos más rápidos y limpios.

He visto, por ejemplo, personas geniales para hacer exposiciones (un excelente nivel de capacidades y conducta). Y sin embargo no terminan de creérselo (nivel creencias/identidad). Es en el nivel de creencias donde intervenir en estos casos, o incluso en el de identidad.

También a la inversa. Personas que se creen con derecho a opinar e incluso anatemizar acerca de todo… Con una pobrísima preparación en aquello de lo que hablan. Nivel de capacidades deficiente, con unas creencias infladas acerca de uno mismo (inflación del ego)

 

Ser y hacer en el entorno

El entorno tiene que ver con el cuándo, dónde y con quién de una conducta concreta. Por ejemplo estudio (conducta) en una habitación ruidosa por las mañanas (entorno). Es el nivel más concreto pues, como veremos, a medida que avanzamos cada nivel es más abstracto. También elementos del ambiente y lo que incorporamos del mismo. Por ejemplo el tipo de aire que respiramos (contaminado o no), el tipo de comida. Todo lo que pueda mejorar un ambiente, tanto en un sentido material (higiene, orden, disponibilidad de material…), como en un sentido sutil (feng-shui, colores armónicos…) tiene un impacto en nuestra conducta (siguiente nivel)

 

Ser y hacer en la conducta

Intervenir en la conducta con pnl.

La conducta, la dimensión visible de nuestra experiencia.

La conducta es lo que hace la persona en entornos concretos y específicos. También podemos llamarlo comportamiento. Los matices de diferencia no afectan a esta visión de los niveles lógicos y neurológicos. Es el qué de lo que hacemos. La intervención terapéutica por excelencia es la del conductismo clásico. Sin embargo, en PNL también existen modalidades de intervención propias para este nivel. Cuando estas conductas son reacciones repetitivas hablamos de hábito o, incluso, reflejo condicionado a un estímulo.

 

Capacidades.

En este viaje entre ser y hacer nos movemos hacia un nivel más abstracto. Las capacidades tienen que ver con la estrategia y mapas mentales que utilizamos para materializar una conducta. Es el cómo, organizo mi actividad interna para, por ejemplo, motivarme para fregar los platos. Motivarme es una capacidad que puedo utilizar para diferentes conductas. En este caso, por ejemplo fregar los platos (conducta). Sin embargo puedo utilizar la misma estrategia interna (capacidad) para ir al gimnasio, levantarme temprano, estudiar etc.

En este nivel utilizamos intensivamente elementos de lo cognitivo. Percepción, atención (foco y dirección), memoria (experiencias y calidad), diálogo interno, imágenes internas (calidad de las mismas) entre otras.

Es el cómo nos organizamos internamente para conseguir ciertas habilidades. Por ejemplo, creatividad, adaptación, estabilidad, determinación, sociabilidad, organización, gestión del tiempo, optimismo, persistencia, capacidad de aprendizaje, de trabajo, etc…

Todas estas capacidades se pueden adaptar a diferentes conductas en distintos entornos. Así, por ejemplo, puedo ser organizado en el trabajo, en las tareas domésticas, o en una actividad de estudio.

 

Las Creencias

Este es el nivel nuclear en el sendero que une ser y hacer. Las creencias se dirigen hacia tres focos:

  • Creencias acerca de uno mismo. Núcleo de la autoestima.
  • Acerca de los demás. Capacidad relacional.
  • Creencias sobre la vida en general. Abarcan un amplio espectro de consecuencias.

Creencias y pnl sabadell. El núcleo de la conexión entre ser y hacer.

Las creencias el centro de la experiencia vital.

Generalmente contienen juicios y evaluaciones acerca de las tres áreas relacionadas. Por ejemplo puedo creer que soy incapaz de aprender a jugar bien a ajedrez. En este ejemplo observamos, además de la creencia limitante (en cierto nivel TODA creencia es limitante, incluso las “positivas”) que se dirige al área de las capacidades. Y esto es indiferente a si soy o no capaz. Puedo ser un estupendo estratega y creer que no lo soy.

Esto apunta a una de las características principales de este nivel. Las creencias pueden referirse a cualquier nivel lógico. Por ejemplo, puedo creer que mi consulta (entorno) es lúgubre, que mi actividad como terapeuta es torpe (conducta). También puedo creer que no soy capaz de empatizar (capacidades) o incluso creer que soy un pésimo terapeuta (identidad). Y todas estas creencias pueden o no estar alineadas con lo que, como consenso general, pudiera considerarse óptimo o no.

Las creencias suelen estar vinculadas a los límites que nos imponemos para hacer algo.

 

Los Valores, esenciales en el encuentro en ser y hacer.

Generalmente, en PNL, se ubican en un mismo nivel creencias y valores. Yo prefiero examinarlos diferenciadamente. Una definición clásica de PNL sobre los valores es la de “generalizaciones y nominalizaciones acerca de aquello a lo que aspiramos o con lo que queremos relacionarnos o conseguir”. Sin embargo, a efectos de divulgación, es más sencillo decir aquello que es importante para nosotros.

Valores y motivación interna

Los valores, el núcleo de nuestro ser y motivación interna.

Los valores y la jerarquía de los mismos es distinta en cada persona. Por otro lado, valores y creencias suelen estar vinculados por el cómo las segundas definen a los primeros. Así, la palabra profesionalidad puede ser distinta para dos personas diferentes. Para una puede representar definir y cumplir objetivos en una organización. Mientras que, para otra, puede ser llegar el primero e irse el último de la oficina. El valor es el mismo (profesionalidad), pero la semántica distinto para cada uno.

Así vemos como, por ejemplo en política, diferentes líderes se refieren a los mismos valores. Para alguien de izquierdas la libertad puede estar vinculada a la igualdad y justicia social real entre las personas. Para alguien de derechas, sin embargo, este concepto de libertad es algo más abstracto y menos vinculado a la justicia social. Así, el valor que ambos comparten es definido de modo distinto por diferentes creencias.

 

Valores, motivación y objetivos.

Los valores, por otra parte, son fuente de motivación interna. Así, una persona que pueda materializar sus valores en su vida privada y/o laboral tenderá a ser más feliz. Cabe diferenciar la motivación interna de la externa. La primera tiene que ver con lo que es importante intrínsecamente para la persona (valores). La motivación externa con factores externos. Por ejemplo un sueldo importante en un trabajo.

Los objetivos vinculados con valores personales son mucho más motivadores que aquellos que lo están con las fantasías del ego. Como por ejemplo, prestigio social, imagen, jerarquía, posición económica etc… De esta manera los valores que se plasman en objetivos establecen importantes puentes entre ser y hacer.

En mi blog publique hace poco una lista de valores. Anexo enlace a la misma que te puede ser de utilidad para reconocerlos en tu día a día:

Lista de valores.

 

La identidad

Identidad, autoimagen y autoestima con PNL, en Sabadell. El núcleo del ser y hacer.

Los valores nos aproximan a nuestra identidad profunda.

Es el autoconcepto, la definición que explícita e implícitamente tenemos de nosotr@s mism@s. Todos los niveles anteriores, aunque distintos suelen confluir en este estrato de la experiencia vital. Si bien a veces existen importantes distorsiones. Por ejemplo no es lo mismo hacer (comportamiento) el tonto que ser (identidad) tonto.

La autoimagen y autoestima se reflejan en este nivel. Por su escala superior se vincula con lo transpersonal. En este vínculo la identidad dibuja tres aspectos, a saber:

  • Misión: tiene que ver con nuestra aportación única a la humanidad, sociedad, colectivo etc.
  • Rol: El tipo de persona que tenemos que ser para crear la vida que queremos. El papel a desarrollar para que se materialice nuestra aportación a la humanidad.
  • Propósito: ¿Para quién o para qué de nuestra aportación y rol a la humanidad?

Por ejemplo, una persona puede sentir la misión de hacer felices a los demás mediante la risa. Para ello se prepara para adoptar el rol profesional de clown. Y, si bien puede dirigir su actividad a toda la sociedad, decide enfocarse a los enfermos hospitalizados.

En su nivel más primitivo, la identidad tiende a la identificación, pro ejemplo con otros grupos. Esto no tiene en sí nada de malo si, con ello, no perdemos nuestra individualidad que es lo que suele suceder con los fanatismos. Y esto es algo que, a menudo vemos con demasiada facilidad. Tendemos a identificarnos con un equipo de fútbol, una opción política, una idea o posicionamiento determinados etc.

 

La identidad durante la crisis del coronavirus.

Actualmente (enero de 2021) existe una polarización en la sociedad con motivo de la pandemia del coronavirus. Así, por un lado los negacionistas a ultranza, mientras que en el otro los que colaboran sin rechistar. Esto genera una identificación con actitudes y conductas extremas. Por ejemplo, los que siempre y en todo momento llevan la mascarilla y los que desobedecen continuamente los consejos y normas impuestas. De nuevo el vínculo entre ser y hacer refleja las diferencias. En este caso, la identificación (si existe fanatismo) diluye la identidad originaria.

El nivel de lo transpersonal

Terapia transpersonal en Sabadell

Lo transpersonal nos lleva a un nivel de experiencia distinto al acostumbrado por el ego.

Cuando hablaba sobre la identidad apuntaba al propósito. El ¿para qué o para quién de nuestra aportación? Este es pues el nivel de lo transpersonal. El estrato en el que trascendemos lo puramente egoico para estar al servicio de un propósito mayor.

Este nivel puede tener que ver con:

  • Causas vinculadas a colectivos sociales o profesionales; familiares (padres, hi¡jos, hermanos, parejas); o la sociedad en general.
  • Solidaridad con los seres vivos en general, la naturaleza etc…Por ejemplo militancias ecologistas o animalistas.
  • Propósitos vinculados a lo transpersonal psíquico. Niño interior, conciencia ampliada, experiencias más allá del ego.
  • Lo puramente espiritual, vinculado o no con credos religiosos.

Gregory Bateson habló de “el patrón que conecta todas las cosas en un todo mayor”. Conceptos similares pueden ser el “campo relacional”, “conciencia colectiva”, “espíritu de grupo” etc. Estos conceptos, formulados de esta última manera, empiezan a introducirse en entornos organizacionales.

Hasta aquí esta exploración en la conciencia hacia una coherencia interna.

Veremos en otro artículo implicaciones prácticas de estos niveles. Hasta entonces, recibe un cordial saludo.

 

www.josepguasch.com

¿Te ha gustado este artículo?
¿Quieres explorar aspectos de tu vida con esta perspectiva?
¿Te gustaría vivenciar este nivel de coherencia interna?

Si es así, contacta conmigo sin compromiso.
¡Haz clic en la imagen para ampliar información o solicitar hora para una visita!
. Coaching y psicoterapia presencial y online.

coaching y psicoterapia con pnl en Sabadell

Y, por supuesto, puedes llamar por teléfono al 615.56.45.37 (También WhatsApp)

Siguiente artículo relacionado: ¿Cómo saber quién soy yo?. El nivel de la identidad según la PNL

Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell. Página de facebook

 

 

 

 

 

 

 

Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Ansiedad, acompañamiento y estrategias para adelgazar, dejar de fumar, hablar en público, autoestima, adicciones, etc…). En Sabadell y Terrassa.

Lista de valores para centrar los objetivos.

BLOG


Lista de valores. Una herramienta para la autoconciencia y ejercicios específicos

Lista de valores. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach. Consulta de coaching y psicoterapia (PNL, Hipnosis, Terapia Gestalt, Análisis Transaccional, Niño interior) en Sabadell y Terrassa.

Valores y PNL en Sabadell. Lista de valores.

Descubrir y hacer operativos nuestros valores.

Tanto en psicoterapia como en coaching, a menudo se plantea al trabajo con valores. Como quiera que se trata de un aspecto algo abstracto, lo mejor es ofrecer diferentes ejemplos. A continuación una lista de valores a efectos de cualquier tipo de trabajo de superación personal.

No incluyo en esta lista de valores una clasificación por categorías. Como observarás existen algunos más trascendentes como lo transpersonal. Otros más terrenales como sexualidad o dinero. No creo que sea una buena idea etiquetarlos en una primera parte del trabajo pues podría condicionar la terapia. Es, simplemente, una herramienta de autoconocimiento.

Lista de valores más frecuentes.

 

Abundancia.

Acción consciente.

Aceptación.

Acogida.

Actividad.

Agradecimiento.

Ahorro.

Alegría.

Altruismo.

Amistad.

Amor.

Apertura.

Apoyo.

Aprendizaje.

Armonía..

Arte

Asertividad.

Astucia.

Atracción.

Audacia.

Ausencia de esfuerzo.

Austeridad.

Autenticidad.

Autoafirmación.

Autocontrol.

Autoestima.

Autonomía.

Autosuficiencia.

Ayuda.

Belleza.

Beneficio.

Bienestar.

Bondad.

Buen ambiente.

Caballerosidad.

Calma

Candidez.

Carácter.

Cariño.

Castidad.

Claridad

Colaboración.

Comodidad.

Compañerismo.

Compartir.

Compasión

Competencia.

Complicidad.

Comprensión.

Compromiso.

Comunicación.

Comunión.

Conciencia.

Conexión.

Confianza.

Congruencia.

Conocer gente

Conocimiento.

Consciencia.

Consenso.

Consistencia.

Construir.

Contactos.

Contemplación.

Contentamiento

Control

Coraje.

Cordialidad.

Cortesía.

Creatividad.

Crecimiento

Cultura.

Curiosidad.

Dar.

Decisión.

Dedicación

Delicadeza.

Desapego.

Desarrollo.

Descanso.

Deseo

Determinación

Diálogo.

Dignidad.

Diligencia.

Dinamismo

Dinero.

Disciplina.

Disfrute.

Disponibilidad.

Distinción

Diversión.

Dominio.

Dulzura.

Ecología.

Economía

Ecuanimidad.

Educación.

Eficacia.

Eficiencia.

Emociones fuertes

Empatía.

Encuentro.

Energía.

Enseñanza.

Entendimiento.

Entereza.

Entrega.

Entusiasmo.

Equilibrio.

Esfuerzo

Esperanza

Espiritualidad

Espontaneidad

Estabilidad.

Estar

Bien estar

Estar informado

Estética

Estudio.

Eternidad

Ética

Evolución

Excelencia

Exclusivo.

Éxito

Expansión

Experiencia

Éxtasis

Fama.

Fe

Felicidad

Fidelidad

Fiesta

Filosofía.

Finalidad

Firmeza

Flexibilidad

Fluir

Fraternidad.

Fuerza

Funcionalidad

Fusión

Ganancia

Generosidad.

Gozo

Gracia

Gratitud

Gratuidad

Hacer cosas.

Hermosura

Honestidad

Honor

Honradez

Humildad.

Humor

Idealismo

Identidad

Igualdad

Imagen.

Improvisación

Independencia

Iniciativa

Innovación

Inocencia.

Integración

Integridad

Inteligencia

Intensidad

Intimidad.

Intuición

Invención

Investigación

Justicia

Lealtad.

Libertad

Liderazgo

Longevidad

Lucro

Luz.

Mantener la palabra

Meditación

Mejora

Misticismo

Moderación.

Modestia

Moral

Motivación

Nacionalismo

Naturalidad.

Novedad

Objetividad

Ocupación

Oportunidad

Optimismo.

Orden

Organización

Originalidad

Paciencia

Pasión.

Patrimonio

Paz

Perdón

Perfección

Perseverancia.

Pertenencia

Placer

Planificación

Plegaria

Plenitud.

Poder

Positivismo

Pragmatismo

Prestigio.

Profesionalidad

Progreso

Propósito

Prosperidad

Protección.

Proximidad

Proyección

Prudencia

Puntualidad

Pureza.

Radiante

Rapidez

Razón

Realidad

Realización.

Reinvención

Relaciones

Relajación

Religión

Religiosidad.

Renovación

Renuncia

Respeto

Responsabilidad

Reto

Riesgo.

Riqueza

Rutina

Saber

Sabiduría.

Sacrificio

Salud

Santidad

Satisfacer deseos

Satisfacción

Seguridad.

Sencillez

Sensualidad

Sentido de la vida

Ser.

Ser oportuno

Serenidad

Servicio

Sexo

Sexualidad

Silencio.

Simpatía

Simplicidad

Simplificar

Sinceridad.

Sintonía

Sobriedad

Sociabilidad

Soledad

Solidaridad

Sosiego.

Sumisión

Superación

Superioridad

Templanza.

Ternura

Tolerancia

Totalidad

Trabajo

Tradición

Tranquilidad.

Transformación

Transparencia

Transpersonal

Trascendencia.

Unidad

Utilidad

Valentía

Valor

Valoración

Variación.

Verdad

Viajar

Vida

Vinculación..

Vínculo

Virginidad

Virtud

Vitalidad

Vivir bien

Voluntad.

 

 

 

 

Autoconocimiento para procesos de psicoterapia y coaching

Conocer los propios valores es vital para el autoconocimiento. Sin embargo es algo que no nos enseñan. Con los valores reseñados en este post podemos tener una idea intuitiva. Tanto si deseamos, simplemente saber algo más, como si estamos en un proceso de coaching o psicoterapia.

Coaching con valores en Sabadell

Podemos enriquecer nuestras vidas haciendo operativos nuestros valores.

Esta lista de valores es, por supuesto, incompleta y no pretende ilustrar acerca de nada. Es simplemente una herramienta orientativa para los distintos tipos de ejercicios que contemplan identificar nuestros valores. Estos son la fuente de nuestra motivación interna. Prácticas y ejercicios aparte, estará bien si les echas un vistazo y ver con cuál/es de ello/s te identificas más. Generalmente advertirás que se trata de ese tipo de conocimiento que sabemos implícitamente pero no tenemos muy presente.

Hasta aquí esta lista de valores. Puedes utilizarla para potenciar la conciencia de ti mismo y tu autoconocimiento. Más adelante incluiré ejercicios que nos remitirán a este resumen de valores.

No obstante, y para tu constancia, adjunto uno de mis artículos del blog. En él podrás darte cuenta de la importancia de los valores en nuestra vida.

Coaching para objetivos con valores

Reconocer los propios valores para nuestro autoconocimiento.

Y tú… ¿cuáles son tus valores?

Hasta la próxima, recibe un cordial saludo.

www.josepguasch.com

Te invito a participar en mi blog ampliando ideas. Por ejemplo, aportando sugerencias o compartiendo tus dudas en el apartado al pie del mismo.

¡¡Ah!!, y si te ha gustado y te apetece, te invito a compartir el artículo. También comentar y/o puntuar con las estrellas en el resumen que encontrarás más abajo.

Estás interesad@ en un programa personalizado de coaching y/o psicoterapia? ¡Contacta conmigo sin compromiso!:

Teléfono: 615.56.45.37 – Mail: jspguasch@gmail.com Web: Formulario de contacto

Si lo deseas, puedes recibir cómodamente mi News Letter con todos los artículos del blog. También, actividades, promociones e información interesante y práctica: – Sí quiero recibir la News Letter

Si conoces a alguien que pudiera estar interesado, en esta información, siéntete libre para compartirla

 

Gestalt, hipnosis y pnl en Sabadell

 

Lista de valores. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta decoaching y psicoterapia (Asertividad, liderazgo, terapia de pareja, celos, ludopatía, depresión, etc…) en Sabadell y Terrassa