Yo te veo, la mirada del alma.

BLOG


Yo te veo. El poder de la presencia en la comunicación y terapia

Yo te veo. La presencia en comunicación y terapia. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach, consulta de coaching y psicoterapia (PNL, Hipnosis, Terapia Gestalt, Análisis Transaccional, Niño interior) en Sabadell y Terrassa

Indagar en lo nuevo y desconocido, dejarse sorprende por la vida y vivir en el presente. Consulta de terapia gestalt en Sabadell

Saludar al pasado y al futuro en el presente.

Recuerdo lo que me llevó a la terapia gestalt, hace más de 20 años. Por aquello época los libros de terapia gestalt aparecían en las librerías alternativas tipo new age, espiritualidad, cábala, brujería…

Y fue en una de esas librerías de Barcelona, a finales de los 90, cuando sucedió. Es una librería yo diría que acogedora, hospitalaria, entrañable. Me gustaba husmear entre los libros. Un día, el propietario me dijo “¿te gustan estos temas verdad?” “Por supuesto”, le respondí. “Bueno, -me dijo- , puedes venir aquí siempre que quieras, explorar, indagar entre los libros, no hace falta que compres nada”.

Con las palabras de ese librero me sentí recibido. Intuí en su actitud esas palabras que más tarde utilizaría en alguna práctica, “yo te veo”. Sólo que en aquella época yo aún no lo sabía. Un espacio repleto de posibilidades se abría ante mí.

La vía del vacío fértil repleto de posibilidades.

Un día, husmeando entre los libros vi uno que me llamó la atención. “Terapia Gestalt, la vía del vacío fértil” de Francisco Peñarrubia. Así que, como tenía permiso, cogí el libro lo abrí y empecé a explorar. Nada más empezar el libro, en la sección de notas y agradecimientos aparece una cita de Martin Buber:

“Miro a veces el fondo de los ojos de un gato.
El animal domesticado ha adquirido al precio de su ingenuidad elemental la facultad de dirigirnos esa mirada, a nosotros que no somos ya animales.
La mirada de ese gato iluminada al contacto con la mía me pregunta:

  • ¿Es verdad que te interesas en mí?
  • ¿Es que existo para ti?
  • ¿Acaso existo?
Yo te veo. La mirada del gato Buberiano

La mirada del gato de Buber parecía inquirle, ¿realmente existo para ti?

Esas palabras me bastaron para comprar el libro y, antes de una semana ya estaba empezando una formación en psicoterapia. Así, tal cual, sin más.

Creo que fui uno de los primeros en leer ese libro. Yo conocía el vacío estéril y frío, pero me intrigaba eso del vacío fértil. Y sobre todo, lo que según Buber existía en el fondo de la mirada del gato, “yo te veo pero… ¿tú me ves a mí?

 

Cultivar la presencia la conciencia interpersonal “Yo te veo”

Yo te veo, podría ser la traducción del saludo “sawubona”. La respuesta es “shikoba”, estoy aquí o existo para ti. Este es algo más que un protocolo de saludo entre algunas tribus del sur de África. Implica un saludarse de presencia a presencia.

Y digo que va más allá de un simple protocolo. No es un simple “yo te veo” como constatación de percibir una presencia física. Sería, más bien, el equivalente al “Namasté” sánscrito, algo así como «mi divinidad saluda a tu chispa divina».

Para los acostumbrados al concepto “escucha activa” , es familiar el concepto “escuchar con todo el cuerpo”. Del mismo modo, en este “yo te veo” existe esta totalidad que recibe a la totalidad de quien es visto.

En clave musical, el recibir a la persona amada en su totalidad, en la canción de Katie James, “Todo o nada”.

Yo te veo, consulta de terapia gestalt en Sabadell

Cuando una mirada dice lo que las palabras no pueden.

He incluido tres ejemplos a modo de metáfora pues aprehender lo que existe tras este “Yo te veo” no es algo que se pueda entender sólo desde el concepto. Es más bien actitud. Actitud que invita a la apertura y la curiosidad. Ahora bien… cultivar esta presencia, requiere conectar con una parte nuestra que no juzgue, que no etiquete, ni valore….

Implica estar con el otro desde el propio ser pues no puedo escuchar si me olvido de mí. «La distancia que me separa de mí es la misma que me separa de ti».

Sawabona, Yo te veo

En el «yo te veo» de estas tribus (entre ellas la potente sociedad zulú) existen varios conceptos asociados. “Eres importante para mí”, “Te valoro”. “Veo quién eres en lo más profundo de ti”. Existe también la voluntad de recibir a la otra persona en su totalidad. Reconocer sus necesidades, miedos y aprendizajes pendientes. Así como la de verlo como alguien que aporta valor a la sociedad. Desde la propia individualidad. De hecho todos somos seres individuales y únicos y, desde esta diversidad, tenemos algo importante para aportar. Sólo tenemos que recordar “quiénes somos”. Y saber que alguien deposita su confianza con presencia y nos reserva un espacio.

Terapia transpersonal en Sabadell

El saludo, «sawabona»

Todo esto es posible por la firme convicción de un lazo que lo une a todo. “Yo soy parte de ti y tú lo eres de mí”. Pero para esto se precisa ver a la otra persona de forma consciente y relajada. Ver con “mente de principiante”. Es decir con entusiasmo, curiosidad y sin per ni pre juicios.

Abrazar el alma de la otra persona con la propia para otorgarle un espacio. Y es en el espacio social donde el “yo te veo” adquiere una dimensión sanadora como veremos más adelante.

 

Shikoba, estoy aquí

 

“Cuando los hombres se saben escuchados, se vuelven débiles.
Estos momentos de debilidad son la única rendija a través de la cual puede desprenderse una gota de generosidad del granito humano.”
(Josep Pla, “El cuaderno gris”)

La respuesta a sawabona (Yo te veo) es “shikoba”. De nuevo la traducción literal ofrece una pobre perspectiva. Literalmente es “yo estoy aquí” o con otro matiz “entonces yo existo para ti”. En la respuesta existe un matiz de consuelo y aliento: “me siento aliviado al saber que existo para ti”. Es la respuesta que contiene el aliento profundo de saberse visto y aceptado.

Saberse aceptado es una necesidad humana. Creo, sin embargo, conveniente añadir un matiz que a veces no se tiene en cuenta. No es lo mismo la necesidad de ser aceptado que la necesidad de aprobación.

El ser aceptado está en el núcleo de la expresión “yo te veo”.

Shikona. Estoy aquí.

Shikona. Estoy aquí.

Es decir: “te acepto tal y como eres. Con tus luchas y miedos. Con tus contradicciones y verdades”. “Y esto es independiente de mis criterios y valores que pueden no coincidir con los tuyos”. “Te acepto por lo tanto como ser único y valioso distinto a mí y honro tu existencia”. Estas frases entrecomilladas son el núcleo de la aceptación. Cuando alguien se sabe visto y aceptado, se siente recibido tal y como es. Y se siente libre para manifestar su autenticidad.

En la necesidad de aprobación el núcleo de la actitud y conducta es otro. La persona las moldea en función de lo que cree que aprobará o no el otro o la sociedad. Es decir, se aleja de ser quien es para agradar y, en su caso, mendigar amor.

Al no saberse aceptado puede existir el impulso de caer en la necesidad de aprobación. Es una tentación difícil de solucionar, especialmente si en ella se involucra un ser amado o admirado. Sin embargo, el proceso de individuación exige no caer en esta trampa.

 

Yo te veo, estoy aquí. Recordar quiénes somos.

Ouspensky (el alumno más aventajado de Gurdjieff) escribió acerca del recuerdo de sí mismo. Describe el recuerdo de sí mismo en términos más de sensación que de pensamiento. El pensamiento suele ser una de las trampas del ego. Mientras que la sensación de sí mismo (de mí mismo) tiene que ver más con la propia autenticidad. La esencia, nuestro centro, sí mismo, self, yo superior o como se le quiera llamar.

Recordar quiénes somos, terapia gestalt y transpersonal en Sabadell

La mirada del otro («yo te veo») nos recuerda quiénes somos.

En modo parecido a Rousseau, que creía que entre los hombres, en estado natural, reinan la amistad y la armonía, los zulúes creen que somos en esencia buenos. El origen de los actos dañinos está en el olvido de quiénes somos. En modo parecido, en nuestra cultura, hacemos una diferenciación entre “quién soy” y “qué hago”.

Esta convicción es la que subyace en la aceptación incondicional del otro y, por lo tanto, de la diversidad. Habita también en el núcleo de la expresión “yo te veo”.

La Programación Neurolingüística (PNL) lo expresa de un modo algo más elaborado a través de los llamados Niveles Neurológicos. Este modelo expresa los diferentes niveles que subyacen a toda conducta humana. Se tabulan mediante esta secuencia:

Transpersonal – Identidad – Valores/creencias – Capacidades – Conductas – Entorno.

El nivel transpersonal

Tiene que ver con la realidad (generalmente sutil) con la que nos sentimos partícipes. Tiene que ver con el sentimiento de pertenencia y puede obedecer a inclinaciones de tipo espiritual como otras más pragmáticas. En el segundo caso ejemplos pueden ser la familia, colectivos profesionales, sentimiento patriótico, social etc.

La Identidad

Es el núcleo esencial, esa parte que los zulúes reconocen como el ser bueno. No es tanto quién creo que soy, ni mucho menos el “yo social”. Este yo profundo que, por arriba, mantiene un vínculo con lo transpersonal es contaminado por las creencias y valores. Las creencias beben de las experiencias de referencia que van ocultando nuestro yo real. En Gestalt hablamos de los introyectos. Conformados por mandatos sociales, parentales y educacionales de todo tipo nos dicen “lo que se debe y no hacer”.

A esta identidad profunda, antes de la contaminación de las creencias, se dirige el “yo te veo”. Y también desde ese lugar se puede responder “Estoy aquí”.

 

Cuando olvidamos quiénes somos. El poder de la comunidad.

Yo te veo, el poder de la comunidad.

El ser en comunidad

Los errores que puede cometer un miembro de la comunidad son vistos como un grito de socorro. Una petición de ayuda de la identidad nuclear de la persona que ha “cometido” la irregularidad. La actitud de fondo es “te has portado mal pero en el fondo eres bueno”. De nuevo la diferenciación de los niveles comportamiento (“portado”), identidad (“eres”).

Entonces la comunidad se une a la persona para recordarle quién es. Lo colocan en el centro de un círculo y accionan un ritual. Algunas comunidades le cantan una canción especial, tal y como expuse en mi anterior artículo: Cultivar la presencia. Terapia Gestalt y autoconciencia. Y le recuerdan todo lo que hizo de bueno.

Los rituales obedecen a la peculiar idiosincrasia de cada cultura. Sin embargo son un modo simbólico de reconectar lo terrenal con lo sutil. La persona en sociedad con su núcleo esencial para que pueda aportar a la comunidad su don.

 

Hasta el próximo artículo, recibe un cordial saludo,

 

www.josepguasch.com

Anterior artículo relacionado: Cultivar la presencia. Terapia Gestalt y auto conciencia

¡¡Ah!!, y si te ha gustado y te apetece, te invito a compartir el artículo. También comentar y/o puntuar con las estrellas en el resumen que encontrarás más abajo.

Estás interesad@ en un programa personalizado de coaching y/o psicoterapia? ¡Contacta conmigo sin compromiso!:

Teléfono: 615.56.45.37 – Mail: jspguasch@gmail.com Web: Formulario de contacto

Si lo deseas, puedes recibir cómodamente mi News Letter con todos los artículos del blog. También, actividades, promociones e información interesante y práctica: Sí quiero recibir la News Letter

Si conoces a alguien que pudiera estar interesado, en esta información, siéntete libre para compartirla

 

Gestalt, hipnosis y pnl en Sabadell

 

 

 

 

 

 

Yo te veo. La presencia en comunicación y terapia. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Ansiedad, acompañamiento y estrategias para adelgazar, dejar de fumar, autoestima, adicciones, etc…). En Sabadell y Terrassa

 

Aprender a hablar en público con confianza online y Sabadell

BLOG


Hipnosis para hablar en público, cómo superar la glosofobia

Hipnosis para hablar en público, superar la glosofobia, online y presencial. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach, consulta de coaching y psicoterapia (PNL, Hipnosis, Terapia Gestalt, Análisis Transaccional, Niño interior). Consulta presencial en Sabadell y Terrassa

 

 

Hipnosis para hablar en público, consulta en Sabadell y online

El miedo a hablar en público es algo muy habitual.

Superar la glosofobia es posible. Por glosofobia se conoce el miedo a hablar en público. Etimológicamente del griego “glosso” (lengua) y “fobos” (miedo).

El temor a exponerse ante una audiencia más o menos numerosa es algo habitual. No siempre es señal de que “algo no funcione” bien. Por otra parte es cierto que puede dificultar nuestras relaciones y/o desarrollo profesional.

La hipnosis para hablar en público es una herramienta terapéutica de primer orden. Yo, a menudo, la utilizo en combinación con técnicas de PNL, con resultados espectaculares.

Superar la glosofobia pasa por entender el origen de este miedo a hablar en público. Los más habituales son el miedo a quedarnos en blanco, a hacerlo mal, o al fracaso.

 

Superar la glosofobia, algunas ideas básicas.

Por supuesto, antes de exponer un tema conviene repasarlo bien, hacer un esquema general, un cuadro sinóptico. No obstante, pretender aprender las palabras al pie de la letra es la mejor estrategia para…. Quedarte en blanco. Si quieres puedes practicar un par de veces para coger la soltura con notas, pequeñas cartulinas con títulos etc… Pero no pretendas aprenderte las palabras de memoria.

Otro elemento importante a destacar. Existen componentes subjetivos en el (eventual) fracaso imposibles de controlar. Este es el que tiene que ver con lo que no depende de nosotros. Por ejemplo si el público está de acuerdo o no con nuestra exposición. Si, por el tema del que se trata, se aburren etc… Es bueno ocuparse de lo que es responsabilidad nuestra, estudiar el tema, claridad de exposición, apoyo visual etc… Pero no preocuparnos por aquello que no está en nuestra mano.

El guion de una sesión de hipnosis para hablar en público tiene en cuenta estos elementos en un script personalizado.

Otras veces el miedo al fracaso tiene que ver con un excesivo perfeccionismo. Este hace que prestemos una atención selectiva a cualquier posible error que cometamos (palabra mal expresada, concepto olvidado etc…). La audiencia no percibe estos errores pues, en realidad, no saben qué vamos a decir.

 

Superar la glosofobia. ¿Y si los demás se dan cuenta?

Uno de los miedos más extendidos es el de que “los demás se den cuenta que estoy nervioso”. Salvo casos extremos nadie se da cuenta de los nervios de un orador. Probablemente algo si existe temblor de manos, sudor o ruborización en el rostro. Sin embargo, la distancia que a menudo nos separa de la audiencia hace imperceptible estos detalles.

Como superar la glosofobia, online y en Sabadell

Dirigiendo la atención hacia fuera podemos «sacudirnos» el miedo a hablar en público.

El verdadero problema para superar la glosofobia es dónde colocamos el foco de atención. Si focalizamos la atención en nosotros, percibiremos con más intensidad los leves síntomas de nerviosismo con lo cual aumentarán.

Si dirigimos nuestra mirada alerta al público observarás cómo la ansiedad disminuye. Elige para ello unas cuantas personas que te parezcan más próximas si lo necesitas así. En general a un participante le gusta que el presentador le mire y dirija sus palabras. Con esto conseguirás un beneficio secundario.

 

Hipnosis para hablar en público, relacionarnos amistosamente con el miedo.

La hipnosis para hablar en público nos ayuda a hacer operativo lo que “ya sabemos. Provee herramientas que, puestas en práctica, paso a paso, afianzan este conocimiento. Y también nos ayuda a aceptar lo que rechazamos.

En primer lugar, para superar la glosofobia, es necesario aprender a relacionarnos con el miedo de un modo distinto. La ansiedad (subproducto del miedo) es una respuesta de nuestro cerebro límbico cuando interpreta que existe una amenaza. Al tratarse de una zona más primitiva de nuestro cerebro es difícil superarla con “buenas razones”. Sin embargo sí podemos aprovechar el tipo de actitud y energía que despierta en nosotros, el estado de alerta.

Con la hipnosis para hablar en público empezamos tomando contacto, en un trance leve, con las señales del cuerpo. Salvo casos muy leves de miedo escénico (que no suelen ir a una consulta) no aconsejo empezar, directamente, con las llamadas sugestiones positivas.

No es la mejor idea intentar “manipular” nuestro estado emocional contrarrestando con supuestas ideas positivas. Aunque bien intencionada, esta estrategia no funciona para superar la glosofobia en el momento que tenemos que exponer.

Lo ideal es aceptar los nervios y dejar que se vayan yendo por ellos mismos. Sí es buena idea respirar un poco más profundamente, centrarnos y desde ahí relacionarnos cordialmente con nuestro miedo. Con su intención positiva (enseguida vemos esto). Y desde esa respiración profunda, prestar atención a hablar despacio. Esto es algo que se puede ensayar previamente.

 

El centramiento un ejercicio de sensibilización a la hipnosis para hablar en público.

Si quieres aprender un ejercicio de centramiento puedes escuchar el audio en mi artículo: Centramiento y relajación…. También es un primer paso para sensibilizarte a la hipnosis para hablar en público. Y, por supuesto, relacionarte de un modo más amable con el miedo.

El miedo a hablar en público se disfraza de nerviosismo y, en el fondo, esconde una intención positiva. Apartar o preparar al cuerpo para algo que interpreta el cerebro como un peligro. En este sentido, la hipnosis, provee un mecanismo de colaboración con las partes más creativas del inconsciente. Esto es así, especialmente en las últimas evoluciones de la misma, el llamado trance generativo o también hipnosis ericksoniana.

Conseguida esta colaboración, queda abierto el camino para una reeducación emocional que, a veces, ocurre espontáneamente. Otras veces, podemos estimularla mediante la sugestión. Pero es importante, para que esta surta efecto, contar con la colaboración del inconsciente. Sin esto último como requisito la sugestión suele servir de poco. Esto es algo que observo en clientes que dicen haber probado otras estrategias que han funcionado a medias. Es decir, tienen que seguir esforzándose por sentirse cómodos.

 

El miedo a hablar en público y la terapia del niño interior.

Cómo superar el miedo a hablar en público online y presencial en Sabadell

El miedo a hablar en público puede tener que ver con experiencias tempranas.

El papel de la hipnosis para hablar en público y superar la glosofobia, puede ser determinante. En primer lugar, con la hipnosis exploramos si existe alguna experiencia que genera este miedo a la exposición. Estas experiencias, generalmente, permanecen olvidadas o, sencillamente, no se relacionan conscientemente con el actual bloqueo.

Por supuesto en casos de largo recorrido el proceso no es corto. Muchas veces tiene que ver con experiencias tempranas. En este sentido, el trabajo con el niño interior se impone como necesario. De todos modos, los pasos a dar están claros. Suelo recomendar tareas para hacer en casa y, de este modo, acortar los periodos. Con perseverancia se puede conseguir hablar con tranquilidad y entusiasmo en público. Por supuesto, siempre que sea algo que esté alineado con lo que te gusta.

A veces, no obstante, sucede que, sencillamente “somos así” desde pequeños. Hablamos pues de una predisposición que generalmente va acompañada de algo importante. Un mecanismo inconsciente de protección por parte del inconsciente personal. Digamos que es un rastro de las antiguas “estrategias de supervivencia” de hombre primitivo solo que “actualizadas”. No olvidemos que el miedo cumple una función de protección y es, a su vez, una emoción básica.

Como quiera que se trata de un temor irracional con un fuerte componente somático, la sensibilización a las señales del cuerpo forma parte de algo básico en el proceso. Es algo a lo que van dirigidas, especialmente la/s primera/s sesiones.

 

Hipnosis para hablar en público, lo que aprendes al superar la glosofobia.

Hipnosis para hablar en público online y en Sabadell

El inconsciente creativo nos puede facilitar lo que nos falta.

Además, durante el proceso aprendes otras estrategias importantes, no solo para vencer el miedo a hablar en público. Así, por ejemplo, el control del estrés y la ansiedad. La habilidad de centrarte y relajarte en entornos cotidianos. No menos importante es aprender a conectar con las sensaciones corporales. Este componente es vital en las estrategias de inteligencia emocional. También la capacidad de gestionar la dirección de la atención, hacia dentro o hacia fuera. Esta habilidad provee de información y feed-back interno y externo muy valiosa no solamente a la hora de hacer presentaciones.

 

Hasta el próximo artículo, recibe un cordial saludo,

 

www.josepguasch.com

¿Quieres mejorar tu calidad de vida y bienestar?
¿Hablar en público con confianza y seguridad?
¿Quieres hacerlo contando con la colaboración de tu subconsciente?
¡Pide ahora información gratuitamente y sin compromiso!
¡Clic para visitas presenciales y también online! Superar la glosofobia con hipnosis en Sabadell y online

Anteriores artículos relacionados: Hipnosis, un puente al inconsciente creativo; ¿Qué es la hipnosis?; Audios de hipnosis personalizados

 

Te invito a participar en mi blog ampliando ideas. Por ejemplo, aportando sugerencias o compartiendo tus dudas en el apartado al pie del mismo.

¡¡Ah!!, y si te ha gustado y te apetece, te invito a compartir el artículo. También comentar y/o puntuar con las estrellas en el resumen que encontrarás más abajo.

 

Estás interesad@ en un programa personalizado de coaching y/o psicoterapia? ¡Contacta conmigo sin compromiso!:

Teléfono: 615.56.45.37 – Mail: jspguasch@gmail.com Web: Formulario de contacto

Si lo deseas, puedes recibir cómodamente mi News Letter con todos los artículos del blog. También, actividades, promociones e información interesante y práctica: – Sí quiero recibir la News Letter

Si conoces a alguien que pudiera estar interesado, en esta información, siéntete libre para compartirla

Facebook Josep Guasch, coaching y psicoterapia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hipnosis para hablar en público, superar la glosofobia, online y presencial. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Asertividad, liderazgo, terapia de pareja, celos, ludopatía, depresión, etc…). Consulta presencial en Sabadell y Terrassa

 

Violencia pasiva, chantaje emocional. Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell

BLOG


Violencia activa y pasiva, y agresividad en las relaciones

Violencia activa y pasiva. Violencia en la pareja, consulta online y presencial. Josep Guasch, coaching y psicoterapia (Terapia Gestalt, PNL, Hipnosis, Análisis Transaccional) en Sabadell y Terrassa

Violencia activa y pasiva. Agresividad y violencia. Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell

¿Dónde termina la agresividad y empieza la violencia?

Violencia y agresividad a menudo se confunden. Por otra parte la violencia puede ser activa y pasiva. Solemos reconocer la violencia activa fácilmente, pero no tanto la pasiva. En cualquier caso la violencia siempre denota falta de empatía y asertividad.

Examinaremos las diferencias, entre violencia activa y pasiva, así como el modo de expresarse en la violencia de género y otras formas más sutiles como los micromachismos. También las examinaremos en el chantaje emocional y las relaciones tóxicas.

Agresividad y violencia las diferencias.

La agresividad es un instinto al servicio de la supervivencia y la adaptación al entorno. Es común en todos los animales. Los depredadores necesitan su agresividad para cazar y sobrevivir. No obstante no la utilizan cuando no tienen hambre..

Por contra, la violencia es un comportamiento aprendido. Es la agresividad al servicio de los propios intereses o para dañar a alguien o algo intencionadamente. Es una actitud y conducta propiamente humana.

En ocasiones violencia activa y pasiva, son utilizadas para reivindicar, erróneamente, nuestros derechos. En este sentido, podemos educar nuestra asertividad para evitar mostrarnos ante el mundo de un modo violento y/o manipulador.

El respeto y la solidaridad, la empatía y cooperación frente a la rivalidad. La igualdad y la libertad de todas las personas, son valores nucleares para hacer frente a la violencia tanto activa como pasiva.

Violencia activa y pasiva las diferencias

Si bien pueden existir mandatos culturales implícitos, la violencia activa y pasiva es ejercida por personas inmaduras. Personas que no saben sostener las diferencias ni reclamar sus derechos de un modo asertivo.

La violencia activa es fácilmente reconocible pues utiliza la violencia física y la coacción, así como la amenaza.

Violencia pasiva, chantaje emocional. Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell

Violencia pasiva, el lobo con piel de cordero

Sin embargo la pasiva no lo es tanto pues se ejerce a través de la manipulación y el chantaje emocional«. Si bien la violencia activa es más habitual entre hombres, la pasiva la ejercen tanto mujeres como hombres. Esto es debido a que la agresividad, al servicio de la emoción básica de la rabia, es tolerada en hombres (e incluso bien vista) y no tanto en las mujeres.

No debemos olvidar que en la violencia pasiva, el manipulador puede ofrecer una imagen sumisa, encantadora, incluso seductora. Sin embargo subyace una gran reserva de agresividad. En este caso suele tratarse de personas que no se atreven a aparecer ante el mundo o que han recibido una educación emocionalmente castradora. Aunque también existen personas con unas grandes habilidades que la ejercen sutil y sibilinamente al servicio de sus intereses.

A pesar de que la violencia activa y pasiva se ejerce muy claramente en la relación de pareja, no debemos olvidar su presencia en las relaciones humanas en general y/o, el mundo laboral así como con los hijos. Por supuesto que en la mayoría de los casos, la violencia con los hijos no es intencionada y gran parte de las veces es pasiva. No debe ser sin embargo justificación, pues existe el peligro que al recibir este tipo de educación, el niño la replique de mayor. El papel de la educación es fundamental en la prevención de la violencia en general.

Violencia secuencial

Existe otra estrategia mixta, la violencia secuencial. El actor aparenta, en primer lugar, renunciar a sus derechos (manipular), pero no duda en agredir física o verbalmente cuando considera que la estrategia no le funciona, o bien pasa a otro momento más decisivo.

En los episodios de violencia en pareja es bastante habitual. Cuando el agresor adopta el papel de víctima (aparente renuncia a sus derechos) para hacer sentir mal a la otra parte. Puede, incluso, adoptar el papel de persona callada, que no dice nada. «Castigar» con su silencio a la pareja (violencia pasiva). Si la otra parte cae en el juego manipulador, llegará a sentirse culpable. Entonces el manipulador adoptará el papel de perseguidor, para hacer sentir aún más culpable a la otra parte. Este es un típico guión neurótico manipulador de violencia activa y pasiva.

Violencia activa y pasiva, sentimiento de culpa, relaciones tóxicas y chantaje emocional

Es evidente el papel de la violencia en las llamadas ahora relaciones tóxicas. Alertar sin embargo que cuando el chantaje emocional aparece de un modo sutil, una relación tóxica puede pasar inadvertida.

Existen distintas formas de chantaje emocional. Uno es el que ya he expuesto anteriormente con la asunción del papel de víctima y la táctica del silencio. Y posteriormente la persecución para hacer sentír aún más culpable.

En general, los más peligrosos son los que incitan el sentimiento de culpa en la pareja. Así mensajes del tipo «No me quieres si»:

  • No respondes a mis mensajes (en un periodo corto de tiempo).
  • Si no me llamas cada X tiempo.
  • No quieres hacer el amor.

Pueden llegar a ser, incluso, «argumentos» que pretenden justificar el uso de la violencia en pareja.

Otros son tragicómicos pero existen, y muchos en celebradas canciones de éxito:

  • «Sin ti no soy nada»
  • «Si tú no me quieres, si tu no me amas, entonces para qué vivo»
  • «Si te vas, mi amor si tú te vas, me volveré a enterrar en vida y no saldré»

Los tres mensajes forman parte de tres canciones de éxito muy concretas. En los tres se responsabiliza a la pareja de la felicidad o incluso de la vida del (cantante…) 🙄

O incluso en las relaciones entre padres e hijos:

  • «Papá y mamá no te van a querer si no comes». O bien otro perversamente sutil
  • «Aprende de tu hermano o primo….» , algunos crueles…
  • «Estoy hart@ de tí…» etc… Otros invalidan sutilmente la sensación de capacidad del niño
  • «¿Para qué me vas a ayudar?… ya lo hago yo»

Violencia activa y pasiva. Violencia en la pareja, machismo y micromachismo.

La violencia de género es otra forma en que la violencia activa y pasiva se manifiesta. La permisividad, invisibilización y normalización de este tipo de maltrato ha hecho que, por lo menos hasta hace poco, se consintiera.

Entre las causas:

  • La incapacidad masculina de hacer frente a y gestionar sus propias emociones.
  • Por supuesto debido a una deficiente y sesgada educación emocional. Los estereotipos de género hacen que el hombre pueda expresar emociones «fuertes» (alegría, rabia, indignación, frustración…). Pero no las catalogadas como débiles, miedo, tristeza, melancolía… y derivados.
  • Una cultura patriarcal que otorga privilegios a lo masculino en detrimento de lo femenino.
Micromachismo y machismo. Josep Guasch, coaching y psicoterapia. Consulta en Sabadell

Micromachismo, el machismo encubierto.

Una de las formas más invisibilizadas de violencia de género, son los micromachismos. Se trata de comportamientos de violencia pasiva o de baja intensidad en la relación de pareja. A menudo es un tipo de violencia ejercida inconscientemente por el hombre, si bien esto no es excusa.

Un ejemplo de micromachismo «bienintencionado» es el del hombre que, al llegar a casa, se presta a ayudar a su pareja. Implícito en el término «ayudar», está que la mujer es la responsable, al menos, de la logística del hogar. Luego, cuando el hombre «dispone de tiempo» se presta a colaborar.

Sobre el micromachismo podrían escribirse varios artículos. De momento valga señalarlo como ejemplo, en algunos casos, de violencia pasiva o de baja intensidad.

Violencia activa y pasiva. Un antídoto

La violencia activa y pasiva es un subproducto de la civilización del que debemos responsabilizarnos individual y colectivamente. La dinámica de la violencia aparece muy especialmente en la comunicación. Debemos a Marshall Rosenberg una de las propuestas más útiles para erradicar esta lacra de la sociedad.

La por él bautizada comunicación no violenta , es un diseño de comunicación basada en profundos valores de respeto, pacifismo, conexión, responsabilidad y elección.

Trabajar con este modelo de comunicación no es solamente «filosofar» sobre la conveniencia de esto o aquello. Es hacer operativa una cualidad que se echa mucho de menos en nuestra sociedad actual. La autoconciencia.

Hasta el próximo artículo, recibe un cordial saludo.

www.josepguasch.com

Quieres mejorar tu calidad de vida y bienestar?
¿Quieres hacerlo contando con la colaboración de tu subconsciente?
¡Pide ahora información gratuitamente y sin compromiso!
¡Clic para visitas presenciales y también online!

Psicoterapia gestalt en Sabadell

 

Te invito a participar en mi blog ampliando ideas. Por ejemplo, aportando sugerencias o compartiendo tus dudas en el apartado al pie del mismo.

¡¡Ah!!, y si te ha gustado y te apetece, te invito a compartir el artículo. También comentar y/o puntuar con las estrellas en el resumen que encontrarás más abajo.

 

¿Estás interesad@ en un programa personalizado de coaching y/o psicoterapia?¡Contacta conmigo sin compromiso!: Teléfono: 615.56.45.37 – Mail: jspguasch@gmail.com Web: Formulario de contacto

Si lo deseas, también puedes recibir cómodamente mi News Letter con todos los artículos del blog. También noticias, actividades, promociones e información interesante y práctica:- Sí quiero recibir la News Letter

Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell

Violencia activa y pasiva. Violencia en la pareja, consulta online y presencial. Josep Guasch, coaching y psicoterapia. Consulta en Terrassa y Sabadell

Voz y comunicación en coaching y psicoterapia

BLOG


Voz y Comunicación. Influencia en coaching y psicoterapia

Voz y comunicación no verbal, formación y consulta online y presencial. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach, sesiones de Coaching y Psicoterapia online y presenciales (PNL, Hipnosis, Terapia Gestalt, Análisis Transaccional, Niño interior) en Sabadell y Terrassa

Un consejo sabio:
«Permite a tu voz y a tu espíritu fluir con el Tao»
(S. Chun-Tao Cheng “El Tao de la Voz”)

 

Voz y comunicación. La comunicación paraverbal

Una de las creencias más extendidas es que lo más importante en un discurso es el contenido, olvidando el consejo de expertos comunicadores sobre la relevancia de la comunicación no verbal.

Voz y comunicación en coaching y psicoterapia

Voz y comunicación, dos elementos que se retroalimentan

Generalmente, uno de los aspectos más descuidados, y quizás uno de los que deberían atenderse con mayor cuidado. La voz permanece en ese terreno a medio camino entre la comunicación no verbal y la verbal.La llamada comunicación paraverbal. Voz y comunicación no verbal son, pues, dos elementos que van de la mano.

Puede enfatizar, dar color y profundidad a lo que dices si sabes impostar y modularla adecuadamente. La voz, es, a su vez, uno de los elementos que más impactan, no solamente a nuestro interlocutor, sino también a nosotros mismos.

El análisis y comprensión de los elementos de la voz, su cadencia, tono, timbre, modulación, matices, etc… y el trabajo con ellos, nos facilita una retroalimentación constante (no olvidemos que nos oímos hablar aunque no nos demos cuenta) acerca de nuestros estados de ánimo y nos recuerda constantemente nuestra inseguridad (si el tono es vacilante, tembloroso…) o confianza (si se trata de una voz impostada adecuadamente).

Voz y comunicación no verbal, la importancia de la conciencia

La mejor práctica inicial consiste, como en casi todo en tomar conciencia de cómo utilizamos la voz. Para ello podemos grabarla en diferentes entornos conversacionales y escucharla después.

Apreciar cómo es el tono (grave, agudo, intermedio), el volumen (sonido fuerte o débil). Igualmente útil es la velocidad y el tempo de la voz (rápida o serena, acompasada o irregular…). Seguidamente, tomar nota de las inflexiones y otras características propias… El timbre, suave o áspero, ya forma más parte de las características personales.

Después de tomar conciencia intervenir conscientemente, no para modificarla en sí, sino más bien para que pueda añadir o disminuir energía y distinguir el clima emocional que queremos transmitir. Es de ayuda también prestar especial atención durante un tiempo a la calidad de la voz de nuestros interlocutores.

Como seguramente sabrás, escuchar la propia voz grabada nos devuelve, al principio, una sonoridad que no reconocemos como nuestra, si bien es la que perciben nuestros interlocutores. Por este motivo, es importante la práctica con herramientas de grabación.

La respiración y la impostación de la voz

Aprender a modular la voz, según la ocasión, no es una “herramienta mágica”. Sí es una habilidad que poco a poco puede afianzarse, de tal modo que encontremos en ella un soporte adecuado para mitigar las inseguridades, por otro lado tan normales, a la hora de hablar en público. Dicho de otro modo, aun cuando estemos nerviosos,

Voz y comunicación en psicoterapia y coaching. Consulta en Sabadell

Voz y comunicación, cuidar la coherencia.

si aprendemos a modular nuestra voz “como si” estuviéramos tranquilos, la tranquilidad poco a poco impregnará nuestro ser.

Una de las primeras habilidades a desarrollar es la de la respiración abdominal. En este tipo de respiración el abdomen se dilata al inspirar y se contrae al espirar. Observa a un bebé respirar y verás cómo se trata de un modo instintivo y natural de respirar.

Empezar el siguiente ejercicio tumbado.

  • Coloca las manos encima del abdomen, con los dedos medio tocándose entre sí. Imagina que al inspirar la columna de aire desciende directamente desde las fosas nasales hasta el bajo vientre, como si descendiera directamente por un tubo hasta el abdomen. Paralelamente el abdomen se expande como si fuera un globo. Notarás esa expansión si los dedos medio se separan al inspirar. Al soltar el aire el abdomen se contrae permitiendo a los dedos medio volver a entrar en contacto entre sí.

Este ejercicio puede realizarse en una segunda fase sentado, con la espalda apoyada en el respaldo de la silla y los pies aposentados en el suelo.

  • El siguiente paso es llevar la respiración a la postura erguida. De pie, en una postura que refleje Estabilidad, respira según las instrucciones detalladas.

Para mejorar la sensación de estabilidad sugiero mirada hacia el infinito y hacia el frente. Cuerpo plenamente afianzado en la tierra y centrado, relajado pero con una suave firmeza en el tono muscular. Plantas de los pies apoyadas en su totalidad en el suelo, rodillas algo flexionadas. Espalda recta, pelvis basculada hacia delante si existen problemas de lordosis lumbar.

Voz y comunicación. Variante para ampliar la capacidad pulmonar:

  • De pie, tal y como se ha descrito anteriormente. Inspira levantando los brazos lateralmente describiendo una circunferencia sobre la cabeza. Vuelve a la posición inicial (brazos caídos) al espirar. Estas prácticas deben realizarse con la plena conciencia de que, con ellas, afianzas la estabilidad y la serenidad.

Los ejercicios respiratorios indicados no son solamente una práctica inicial para aprender a impostar la voz sino que son, a su vez, ejercicios excelentes de relajación y, con ligeras variantes constituyen la esencia de algunas prácticas meditativas orientales como la meditación Vipassana, práctica meditativa que ayuda, a su vez, a aplacar estados de nerviosismo, estrés, ansiedad, etc…

El siguiente paso será vocalizar las vocales al espirar el aire.

  • De pie, en una postura de estabilidad. Inspira imaginando que el aire desciende por el tubo hasta llenar tu abdomen como si fuera un globo. A continuación, al espirar vocaliza la letra A notando como al expulsar el aire de vuelta por el “tubo” fantaseado, la vocalización se apoya en el abdomen que poco a poco va contrayéndose.

Es importante en este punto detenernos y verificar que no vocalizamos tensando las cuerdas vocales (forzando la garganta). La sensación debe ser la de que la columna de aire asciende hasta la cavidad bucal y, a su paso, emite el sonido, que debe surgir desde el “punto de resonancia” que se encuentra detrás de la úvula.

Voz y comunicación. Teresa Baró, experta en comunicación en un programa de Tv.

Siguiendo estos pasos, con detenimiento y atención al principio, se consigue que el sonido resuene mucho mejor, se proyecte más lejos y se reduzca el cansancio en la voz.

  • Posteriormente, en una misma entonación, recitar las cinco vocales a la vez A-E-I-O-U.

Tomar conciencia de la musculatura de la boca, comisura de los labios, mandíbulas, etc… al pronunciar cada vocal.

  • ¿Están más tensas de lo necesario?. ¿Están temblorosas?. ¿Alguna molestia…?
  • ¿Puede aplicarse un poco más de firmeza?

Sé consciente, también, de la voz y su impostación… (¿es firme, temblorosa, vacilante, con “altos y bajos…”)

Una vez dominado lo anterior puedes leer un fragmento de algún libro en voz alta. Recuerda ir siempre tomando conciencia de la respiración, el tono de voz, la musculatura facial etc.

Si sigues estos sencillos consejos, tu forma de comunicarte en la conversación mejorará ostensiblemente.

Hasta el próximo artículo, recibe un cordial saludo.

www.josepguasch.com

Te invito a participar en mi blog ampliando ideas. Por ejemplo, aportando sugerencias o compartiendo tus dudas en el apartado al pie del mismo.

¡¡Ah!!, y si te ha gustado el artículo, no olvides compartirlo y puntuar con las estrellas en el resumen que encontrarás más abajo.

¿Estás interesad@ en un programa personalizado de coaching y/o psicoterapia?¡Contacta conmigo sin compromiso!: – Teléfono: 615.56.45.37 – Mail: jspguasch@gmail.com

 

Si lo deseas, también puedes recibir cómodamente mi News Letter con todos los artículos del blog. También noticias, actividades, promociones e información interesante y práctica:

– Sí quiero recibir la News Letter

Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell

 

 

Voz y comunicación no verbal, formación y consulta online y presencial. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching on-line y presencial (Asertividad, liderazgo, terapia de pareja, celos, ludopatía, depresión, etc…) en Sabadell y Terrassa

La empatía, ponerse en el lugar del otro

BLOG


Habilidades sociales y empatía

La empatía, ponerse los zapatos del otro, visitas online y presencial. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach, consulta de coaching y psicoterapia (PNL, Hipnosis, Terapia Gestalt, Análisis Transaccional, Niño interior) en Sabadell y Terrassa

 

¿Qué es la empatía?
¿Podemos potenciarla y/o mejorarla?
¿Conocemos la diferencia entre empatía y simpatía?
¿Cuál es el origen de la expresión «ponerse los zapatos del otro»?

La empatía y habilidades sociales, consulta de coaching en Sabadell

Con la empatía conectamos con el universo emocional del otro

La empatía es un aspecto de las habilidades sociales, que forman parte, a su vez, de la Inteligencia Emocional. Se define a menudo como la capacidad para comprender el mundo emocional de las personas con las que interactuamos. En consecuencia implica ponernos en su lugar, comprender, más allá de las palabras (o junto con ellas) sus sentimientos.

Siguiendo el modelo de la Comunicación No Violenta de Marshall Rosenberg, detrás de todo sentimiento se esconde una necesidad. Cuando son insatisfactorios, se refieren a una necesidad no resuelta. Esta visión amplía el espectro de acción de la empatia y permite profundizar en la comprensión del otro.

A menudo la empatía se confunde con la simpatía, y si bien ambos procesos pueden ser complementarios, son distintos.

La empatía, definición. Diferencia con la simpatía.

Etimológicamente el término simpatía viene del concepto latín sympátheia. El prefijo sim (sym) nos informa de reunión, concordancia y pátheia que se refiere a una afección, física o emocional, en el sentido de experiencia. En un sentido amplio en lo que nos ocupa, podríamos hablar de “reciprocidad de sentimientos”.

La simpatía, es una inclinación afectiva entre dos o más personas, una resonancia en una “misma frecuencia”. En general la simpatía es algo que surge espontáneamente, al principio de una relación y suele ser recíproca. Sin embargo, también puede ir apareciendo mientras madura la relación.

La simpatía siempre viene referida al universo interior de la persona. Con la simpatía estoy presente en mis sentimientos hacia la otra persona. En modo distinto, con la empatía estoy presente en los sentimientos de la otra persona para acompañarla, esté o no de acuerdo, y tanto si me “cae bien» (simpatía), como si me «cae mal».

La empatía nos permite percibir el estado de ánimo de la otra persona y las necesidades que subyacen. Sin embargo no existe un vínculo afectivo, no exige que compartamos la experiencia o las causas que la originan.

Con la empatía podemos acompañar desde una óptica de conocimiento más que de sentimiento.

La capacidad de empatizar es a la vez una actitud y una aptitud que se retroalimentan la una a la otra. Veremos a continuación qué caracteriza la actitud empática:

Empatía, actitud y escucha activa

El filósofo chino Chuang-Tzu, definió la escucha en los siguientes términos: “Escuchar simplemente con los oídos es una cosa. Escuchar con el entendimiento es otra distinta. Pero escuchar con el alma exige vaciar todas las facultades. Y cuando las facultades están vacías, es todo el ser el que escucha. Entonces se capta de manera directa aquello que se tiene delante, lo cual jamás podría oírse a través del oído ni comprenderse con la mente”.

Escucha activa y empatía, consulta y formación en Sabadell

La escucha activa nos permite captar al otro en su totalidad

De hecho, un requisito básico para la empatía es esta habilidad de “escucha con el alma”, mediante la cual “vaciamos todas las facultades”. Pero ¿a qué se refiere cuando habla de esto?

Si reflexionamos sobre lo expuesto anteriormente, en el sentido que podemos empatizar sin necesidad de estar de acuerdo, o incluso “cayéndonos mal alguien”… llegamos al concepto de “poner entre paréntesis” nuestros juicios y prejuicios, valores, criterios y actitudes generales que caracterizan nuestra forma de ser, estar y aparecen ante el mundo.

La práctica de “poner entre paréntesis”, término acuñado por la terapia gestalt, se refiere a la actitud receptiva, de apertura y flexibilidad necesaria, aquí y ahora, libre de filtros que pudieran contaminar la recepción empática y apresurar juicios o conclusiones prematuras.

«La única relación auténtica y duradera que vamos a vivir
a lo largo de toda nuestra vida
es la relación que mantenemos con nosotros mismos.

El resto de relaciones no son más que un juego de espejos y proyecciones»
Jiddu Krishnamurti

Empatizar, escuchando «como si fuera la primera vez»

Un asistente a uno de los talleres que imparto sobre conciencia empática, tras un ejercicio de escucha activa dijo que había hablado con su interlocutor «como si hubiera sido la primera vez», a pesar de que se conocían. Esta es la frescura del momento presente en el que ocurre realmente el encuentro empático.

Si bien la escucha activa merece un trabajo aparte, podemos decir que es el principio (sine qua non) sobre el cual se edifica la actitud empática. Sin escucha activa no hay empatía y, aunque pudiera parecer paradójico, para escuchar activamente, debemos despojarnos (transitoriamente) de nuestras opiniones y preconceptos. Sin escucha activa, no existe el ponerse los zapatos del otro, expresión con la que, a veces, identificamos la empatía. Pero… ¿De dónde viene esta expresión?

El origen de la expresión ponerse los zapatos del otro

Ponerse en los zapatos del otro

Empatía, ponerse los zapatos de la otra persona.

A menudo se dice metafóricamente que la empatía significa ponerse los zapatos del otro. Esta expresión viene de una costumbre de los indígenas apaches. Cuando querían demostrar su amistad a alguien, se descalzaban y ofrecían sus mocasines. Era un modo de ofrecer su amistad.

Pero, para ponerse los zapatos del otro, antes debemos quitarnos los nuestros… Y, en esto, hay algo que ya he dicho.

Hasta el próximo artículo, recibe un cordial saludo.

www.josepguasch.com

Te invito a participar en mi blog ampliando ideas, aportando sugerencias o compartiendo tus dudas en el apartado al pie del mismo.

¿Estás interesad@ en un programa personalizado de coaching y/o psicoterapia?¡Contacta conmigo sin compromiso!:

Teléfono: 615.56.45.37 – Mail: jspguasch@gmail.com

Web: Formulario de contacto

Si lo deseas, puedes recibir cómodamente mi News Letter con todos los artículos del blog, así como noticias, actividades, promociones e información interesante y práctica:

– Sí quiero recibir la News Letter

¡¡Ah!!, y si te ha gustado no olvides compartirlo y puntuar con las estrellas en el resumen que encontrarás más abajo.

Siguiente artículo relacionado: Posiciones perceptivas en PNL

Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell

 

 

La empatía, Ponerse los zapatos del otro, visitas online y presencial. Formación y procesos individuales y de grupo. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Ansiedad, acompañamiento y estrategias para adelgazar, dejar de fumar, autoestima, adicciones, etc…). En Sabadell y Terrassa