El patriarcado, nuevas masculinidades. Nous Homes Sabadell

BLOG


El patriarcado y sus mandatos hacia los hombres

El patriarcado y sus mandatos hacia los hombres. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach, consulta de coaching y psicoterapia (PNL, Hipnosis, Terapia Gestalt, Análisis Transaccional, Niño interior) en Sabadell y Terrassa.

 

Sexo y género. Configuración de la Identidad Masculina y Femenina

El patriarcado, nuevas masculinidades, Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell

Roles y estereotipos en el patriarcado

El sexo hace referencia a una realidad biológica que condiciona factores psicológicos y sociales. Parte de la diferencia entre tener pene (hombre) y vulva (mujer). También existe una realidad silenciada, el polimorfismo sexual, aquellas personas que nacen con caracteres sexuales primarios indiferenciados.

El género es una construcción social que, partiendo de la realidad biológica, deposita diferentes expectativas en hombres y mujeres. Estas expectativas diferenciadas despliegan dos identidades a las que se asignan distintos roles con diferentes derechos y oportunidades. Y si bien se dice que somos iguales ante la ley, la realidad es que el modelo imperante ha asignado una posición de poder al hombre.

El rol asignado al hombre se basa en las ideas básicas de fuerza, imposición, rivalidad y exigencia. Añade a ello la negación de la sensibilidad y la vulnerabilidad confundiendo, a menudo, ambos conceptos con debilidad.

De hecho existe una definición de hombre que se basa en una triple negación. A saber, un hombre es aquello que no es:

  • Mujer
  • NIñ@
  • Homosexual

Poco cabe esperar, pues, de un modelo que se basa en la negación.

El patriarcado

Este modelo ha configurado una forma estereotipada de ser hombre. La llamada masculinidad hegemónica o patriarcal. El sistema que ha establecido esta diferenciación de roles y expectativas, el patriarcado. Este último fija una serie de conductas, valores, creencias y actitudes que “se le suponen” a todo hombre.

En este estándar, además, el hombre se proyecta en lo político y laboral y se aparta del mundo íntimo-afectivo-emocional. Además, debe mostrarse fuerte incluso ante sí mismo y, sobre todo, frente a las mujeres.

 

El patriarcado y la masculinidad hegemónica

Suscribir el modelo de masculinidad hegemónica supone formar parte de un club selecto y selectivo. A no cualquier varón se le supone la suficiente “hombría” como para formar parte de este club. Además es algo que continuamente interpela y somete a prueba al hombre.

Es habitual que el ingreso se realice mediante “rituales de iniciación”. Desde los ritos de sociedades ancestrales y algunas actuales tribus, hasta las “novatadas” en el antiguo “servicio militar”.

Hasta no hace mucho, algunos padres celebraban la mayoría de edad de sus hijos invitándoles a un cigarro, una copa y llevándolos “de putas”. En la publicidad, a más de un@ les sonará anuncios del tipo “soberano cosa de hombres”.

El modelo básico de fuerza, imposición, rivalidad y exigencia, exige también inclinación hacia el riesgo y la erótica del poder. Todo ello no exento, en muchas ocasiones, de cierta chulería que es excusada.

 

Lo que debe ser un «hombre» según el modelo patriarcal

Existe un descuido por el propio cuerpo y tendencia a los excesos, especialmente en comida y bebida. En ocasiones, incluso esto es motivo de exhibicionismo.

La práctica del deporte no se considera un cuidado del propio cuerpo sino como ocasión para rivalizar.

Demostrar la propia «virilidad», fuerza, logros para ser validado como hombre. Necesidad de destacar. Autoestima dependiente del refuerzo externo.

El hombre mira a lo público y social, y es ahí donde se mide constantemente con otros hombres, sus rivales. Y es muy especialmente ante un hombre que el hombre difícilmente manifestará su vulnerabilidad.

Es habitual que un hombre comparta sus momentos difíciles con una mujer, pero no con otro varón. Esta resistencia es una de las razones de los grupos de hombres que trabajan con perspectiva de género.

Liderazgo autoritario.

 

El hombre hegemónico y su relación con la mujer

Nous Homes de Sabadell, el patriarcado. Josep guasch, coaching y psicoterapia

La larga historia del patriarcado.

Tras siglos de dominación del patriarcado, el hombre se ha acostumbrado a ver en la mujer a un ser inferior. Y si bien esto es cuestionado en los últimos años, en la práctica sigue siendo así.

Probablemente el machismo ya no sea “políticamente correcto”, pero en su lugar se han desarrollado unas prácticas suavizadas, los micromachismos.

Hasta ahora, el hombre sólo podía mantener esta posición de privilegio, siempre, en el hogar, frente a su compañera, pues en el aspecto social y laboral, no siempre era/es “el que manda”.

El hombre ve en la mujer a una compañera que ejerce las funciones de cuidadora y acompañante. Hasta tal punto llega esta imagen que el hombre se siente atacado si su compañera discrepa ante él en algún tema, especialmente en un espacio público.

Miedo al feminismo y a los avances de las mujeres.

El hombre en el núcleo familiar cumple con la función de protector y proveedor. A la mujer se le delegan “funciones secundarias”, el cuidado de la casa y personas dependientes entre otras.

El hombre patriarcal, más allá de sus responsabilidades laborales, goza de plena disponibilidad de su tiempo. No se responsabiliza ante las tareas domésticas o de cuidado. Los más “modernos” dicen que “ayudan” a su compañera. Por supuesto, cuando tienen tiempo y les va bien.

 

Masculinidad patriarcal y sexualidad

En el terreno de la sexualidad, el hombre patriarcal está desposeído de cualquier modelo de cercanía, comunicación y dulzura. Su sexualidad está organizada alrededor de la genitalidad y la penetración.

Por supuesto, su orientación “normal” es la heterosexual siendo vista como no viril la homosexualidad. Este rechazo se extiende a cualquier orientación sexual que no sea la heteropatriarcal. El hombre patriarcal se siente superior a toda persona de orientación sexual no hegemónica

Refuerza el dualismo sexual, la posición de “macho” del hombre, así como la normalización de cierta promiscuidad sexual (es cosa de hombres)

 

Los estereotipos

El patriarcado, nuevas masculinidades, Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell

Rol femenino, atención al hombre.

En el imaginario del hombre patriarcal, si cumple con estos requisitos, será validado como hombre. Y esto le otorgará una sensación de pertenencia así como un privilegio, social, laboral y (supuesto) “éxito ante las mujeres”.

Si el hombre no cumple con estos requisitos no será considerado hombre (no tendrá ese “privilegio”). Este no deja de ser una forma de control del patriarcado sobre los hombres.

Todos estos elementos no son vistos como una discriminación de la mujer. «Sencillamente hombre y mujer somos así y cumplimos con estos papeles»

 

El Patriarcado y las emociones

También las cuatro emociones básicas (las que constituyen los cimientos del mundo emocional) han sido debidamente asignadas. A saber:

 

  • Rabia. Aceptada en el hombre, especialmente si se la confunde con la fuerza. La rabia es mal vista en la mujer. A menudo se oye hablar de “marimachos” cuando una mujer expresa esta emoción o derivados de la misma. Si bien no puede ser entendida como la única causa, es fácil, desde aquí, deslizarse hacia la violencia machista.
  • Alegría. Se acepta en el hombre, poco en la mujer. La expresión “una mujer de vida alegre” lo dice todo. Recientemente hemos visto también como abogados defensores de violadores han utilizado el argumento de que la víctima, pocos días después de la violación, estaba con amigos y amigas pasándolo bien. La idea de fondo es que, después de una violación, la mujer no puede disfrutar de la vida. Y si lo hace, es que se le supone haber provocado o disfrutado de la violación.
  • Tristeza. Se considera la tristeza como debilidad para afrontar la vida. Por lo tanto el hombre, al ser fuerte no puede manifestar tristeza. Para muchos la tristeza crónica es solo cosa de mujeres. Esto llega al extremo que un hombre puede enmascarar una depresión.
  • El miedo es inaceptable en el hombre, es otro signo de debilidad. Sin embargo es, incluso recomendable en la mujer pues el miedo la infantiliza con todas las consecuencias derivadas de ello. Desde un supuestamente bienintencionado papel protector del hombre, hasta el miedo que retrasa las denuncias ante la violencia machista

Hasta el próximo artículo, recibe un cordial saludo

www.josepguasch.com

 

Josep Guasch, consulta de coaching y psicoterapia en Sabadell y Terrassa

Coach y psicoterapeuta en Sabadell y Terrassa

Nous Homes de Sabadell. Grupos de hombres. Nuevas masculinidades.

Nous Homes de Sabadell.

 

 

 

 

Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Asertividad, liderazgo, terapia de pareja, celos, ludopatía, etc…) en Sabadell y Terrassa

Violencia pasiva, chantaje emocional. Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell

BLOG


Violencia activa y pasiva, y agresividad en las relaciones

Violencia activa y pasiva. Josep Guasch, coaching y psicoterapia (Terapia Gestalt, PNL, Hipnosis, Análisis Transaccional) Consulta en Sabadell y Terrassa

Violencia activa y pasiva. Agresividad y violencia. Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell

¿Dónde termina la agresividad y empieza la violencia?

Violencia y agresividad a menudo se confunden. Por otra parte la violencia puede ser activa y pasiva. Solemos reconocer la violencia activa fácilmente, pero no tanto la pasiva. En cualquier caso la violencia siempre denota falta de empatía y asertividad.

Examinaremos las diferencias, entre violencia activa y pasiva, así como el modo de expresarse en la violencia de género y otras formas más sutiles como los micromachismos. También las examinaremos en el chantaje emocional y las relaciones tóxicas.

Agresividad y violencia las diferencias.

La agresividad es un instinto al servicio de la supervivencia y la adaptación al entorno. Es común en todos los animales. Los depredadores necesitan su agresividad para cazar y sobrevivir. No obstante no la utilizan cuando no tienen hambre..

Por contra, la violencia es un comportamiento aprendido. Es la agresividad al servicio de los propios intereses o para dañar a alguien o algo intencionadamente. Es una actitud y conducta propiamente humana.

En ocasiones violencia activa y pasiva, son utilizadas para reivindicar, erróneamente, nuestros derechos. En este sentido, podemos educar nuestra asertividad para evitar mostrarnos ante el mundo de un modo violento y/o manipulador.

El respeto y la solidaridad, la empatía y cooperación frente a la rivalidad, la igualdad y la libertad de todas las personas, son valores nucleares para hacer frente a la violencia.

Violencia activa y pasiva las diferencias

Si bien pueden existir mandatos culturales implícitos, la violencia activa y pasiva es ejercida por personas inmaduras, que no saben sostener las diferencias ni reclamar sus derechos de un modo asertivo.

La violencia activa es fácilmente reconocible pues utiliza la violencia física y la coacción, así como la amenaza.

Violencia pasiva, chantaje emocional. Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell

Violencia pasiva, el lobo con piel de cordero

Sin embargo la pasiva no lo es tanto pues se ejerce a través de la manipulación y el chantaje emocional«. Si bien la violencia activa es más habitual entre hombres, la pasiva la ejercen tanto mujeres como hombres. Esto es debido a que la agresividad, al servicio de la emoción básica de la rabia, es tolerada en hombres (e incluso bien visto) y no tanto en las mujeres.

No debemos olvidar que en la violencia pasiva, el manipulador puede ofrecer una imagen sumisa, encantadora, incluso seductora. Sin embargo subyace una gran reserva de agresividad. En este caso suele tratarse de personas que no se atreven a aparecer ante el mundo o que han recibido una educación emocionalmente castradora. Aunque también existen personas con unas grandes habilidades que la ejercen sutil y sibilinamente al servicio de sus intereses.

A pesar de que la violencia activa y pasiva se ejerce muy claramente en la relación de pareja, no debemos olvidar su presencia en las relaciones humanas en general y/o, el mundo laboral así como con los hijos. Por supuesto que en la mayoría de los casos, la violencia con los hijos no es intencionada y gran parte de las veces es pasiva. No debe ser sin embargo justificación, pues existe el peligro que al recibir este tipo de educación, el niño la replique de mayor. El papel de la educación es fundamental en la prevención de la violencia en general.

Violencia secuencial

Existe otra estrategia mixta, la violencia secuencial. El actor aparenta, en primer lugar, renunciar a sus derechos (manipular), pero no duda en agredir física o verbalmente cuando considera que la estrategia no le funciona, o bien pasa a otro momento más decisivo.

Violencia activa y pasiva, sentimiento de culpa, relaciones tóxicas y chantaje emocional

Es evidente el papel de la violencia en las llamadas ahora relaciones tóxicas. Alertar sin embargo que cuando el chantaje emocional aparece de un modo sutil, una relación tóxica puede pasar inadvertida.

Existen distintas formas de chantaje emocional, sin embargo los más peligrosos son los que invocan el sentimiento de culpa en la pareja. Así mensajes del tipo «No me quieres si»:

  • No respondes a mis mensajes (en un periodo corto de tiempo).
  • Si no me llamas cada X tiempo.
  • No quieres hacer el amor.

Algunos son tragicómicos pero existen y muchos en celebradas canciones de éxito:

  • «Sin ti no soy nada»
  • «Si tú no me quieres, si tu no me amas, entonces para qué vivo»
  • «Si te vas, mi amor si tú te vas, me volveré a enterrar en vida y no saldré»

Los tres mensajes forman parte de tres canciones de éxito muy concretas. En los tres se responsabiliza a la pareja de la felicidad o incluso de la vida del (cantante…) 🙄

O incluso en las relaciones entre padres e hijos:

  • «Papá y mamá no te van a querer si no comes». O bien otro perversamente sutil
  • «Aprende de tu hermano o primo….» , algunos crueles…
  • «Estoy hart@ de tí…» etc… Otros invalidan sutilmente la sensación de capacidad del niño
  • «¿Para qué me vas a ayudar?… ya lo hago yo»

Violencia activa y pasiva. Violencia de género, machismo y micromachismo.

La violencia de género es otra forma en que la violencia activa y pasiva se manifiesta. La permisividad, invisibilización y normalización de este tipo de maltrato ha hecho que, por lo menos hasta hace poco, se consintiera.

Entre las causas:

  • La incapacidad masculina de hacer frente a y gestionar sus propias emociones.
  • Por supuesto debido a una deficiente y sesgada educación emocional. Los estereotipos de género hacen que el hombre pueda expresar emociones «fuertes» (alegría, rabia, indignación, frustración…). Pero no las catalogadas como débiles, miedo, tristeza, melancolía… y derivados.
  • Una cultura patriarcal que otorga privilegios a lo masculino en detrimento de lo femenino.
Micromachismo y machismo. Josep Guasch, coaching y psicoterapia. Consulta en Sabadell

Micromachismo, el machismo encubierto.

Una de las formas más invisibilizadas de violencia de género, son los micromachismos. Se trata de comportamientos de violencia pasiva o de baja intensidad en la relación de pareja. A menudo es un tipo de violencia ejercida inconscientemente por el hombre, si bien esto no es excusa.

Un ejemplo de micromachismo «bienintencionado» es el del hombre que, al llegar a casa, se presta a ayudar a su pareja. Implícito en el término «ayudar», está que la mujer es la responsable, al menos, de la logística del hogar. Luego, cuando el hombre «dispone de tiempo» se presta a colaborar.

El micromachismo daría para varios artículos, de momento valga señalarlo como un ejemplo de violencia pasiva o de baja intensidad.

Violencia activa y pasiva. Un antídoto

La violencia activa y pasiva es un subproducto de la civilización del que debemos responsabilizarnos individual y colectivamente. La dinámica de la violencia aparece muy especialmente en la comunicación. Debemos a Marshall Rosenberg una de las propuestas más útiles para erradicar esta lacra de la sociedad.

La por él bautizada comunicación no violenta , es un diseño de comunicación basada en profundos valores de respeto, pacifismo, conexión, responsabilidad y elección.

Trabajar con este modelo de comunicación no es solamente «filosofar» sobre la conveniencia de esto o aquello. Es hacer operativa una cualidad que se echa mucho de menos en nuestra sociedad actual.

Hasta el próximo artículo, recibe un cordial saludo.

www.josepguasch.com

Te invito a participar en mi blog ampliando ideas. Por ejemplo, aportando sugerencias o compartiendo tus dudas en el apartado al pie del mismo.

¡¡Ah!!, y si te ha gustado y te apetece, te invito a compartir el artículo. También comentar y/o puntuar con las estrellas en el resumen que encontrarás más abajo.

 

¿Estás interesad@ en un programa personalizado de coaching y/o psicoterapia?¡Contacta conmigo sin compromiso!: Teléfono: 615.56.45.37 – Mail: jspguasch@gmail.com Web: Formulario de contacto

Si lo deseas, también puedes recibir cómodamente mi News Letter con todos los artículos del blog. También noticias, actividades, promociones e información interesante y práctica:- Sí quiero recibir la News Letter

Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell

Violencia activa y pasiva. Josep Guasch, coaching y psicoterapia. Consulta en Terrassa y Sabadell

Nous Homes de Sabadell. Grupos de hombres. Nuevas masculinidades.

BLOG


Nous Homes de Sabadell – Quiénes somos

Nous Homes de Sabadell – Grupos de hombres – Nuevas masculinidades

Nous Homes de Sabadell. Grupos de hombres. Nuevas masculinidades.

Nous Homes de Sabadell. Grupos de hombres y nuevas masculinidades.

A mediados de los años 70, en Europa, empezaron a proliferar los grupos de hombres. Este movimiento, surgió como una reflexión acerca de la masculinidad, como respuesta al auge del feminismo.

Hoy en día, aún tratándose de un movimiento minoritario,  presenta un panorama complejo por cuanto los cuestionamientos del feminismo han generado respuestas masculinas de todos los tipos.

Como grupo de hombres, Nous Homes de Sabadell,  hemos creído oportuno posicionarnos y hacer visible nuestra historia,  vocación y línea de trabajo que exponemos a continuación

Nous Homes de Sabadell. Los comienzos

La primera formación surgió a raíz del encuentro de un grupo de varios hombres en torno a un taller sobre inteligencia emocional que organizó al Ayuntamiento de Sabadell.

El taller llevaba por título: «És l’home, el gran oblidat?»  (¿Es el hombre el gran olvidado?) que fue impartido por la psicóloga Elena Rolinski entre octubre y diciembre de 2009.

Durante estas jornadas estuvimos reflexionando acerca de temas como emociones y sentimientos en los hombres, las relaciones, el patriarcado etc… Finalizado el encuentro, quedamos unos cuantos con «sabor a poco», pero esta vez ya decididos a agruparnos en forma autónoma e independiente.

Así fue como formalmente nos constituimos en Marzo del 2010, tras varios encuentros y propuestas previas. Exponemos a continuación nuestra actual línea de trabajo.

Nous Homes de Sabadell. Nuestra línea actual de trabajo.

Entendemos que el patriarcado dominante, ha otorgado al hombre ciertos privilegios en muchos ámbitos. Denunciamos y renunciamos abiertamente a estos privilegios,  pero también queremos ahondar en la herida secreta que el patriarcado ha infligido en el alma masculina, especialmente en el terreno de la emocionalidad, y la comunicación sin imposición.

Consideramos que sin trabajo personal no existirá nunca una igualdad sentida como necesaria. Este trabajo de introspección también es necesario para acceder a nuestro mundo emocional, entenderlo y expresarlo creativamente.

Nous Homes de Sabadell. Diversidad en la masculinidad.

Nous Homes de Sabadell. Diversidad en la masculinidad.

Compartimos la visión y el trabajo de los movimientos pro-feministas, así como el movimiento por las terapias de la masculinidad. (Adjuntamos enlace a anterior artículo para ampliar conceptos  Grupos de hombres. Los distintos tipos)

Nos reunimos quincenalmente y promovemos actividades privadas y públicas en las que trabajamos los siguientes

Objetivos

  • Impulsamos la reflexión y comunicación interna-emocional entre los miembros del grupo.Utilizamos en este sentido, dinámicas de inspiración terapéutica así como la perspectiva de género.
  • Visibilizamos nuestro rechazo a la violencia machista, tanto hacia las mujeres como las paralelas(homofobia, transfobia…)
  • Promovemos la corresponsabilidad de los hombres tanto en las tareas domésticas como en las de cuidado de hijos y personas dependientes.
  • Reivindicamos la paternidad activa y responsable, implicándonos en la educación y crianza de los hijos.
  • Trabajamos en la construcción de una comunicación igualitaria y no violenta.
  • Reivindicamos la presencia paritaria de mujeres y hombres en instituciones públicas y privadas.
  • Reconocemos las diferentes formas de ser hombre y persona, así como de vivir y expresar la propia sexualidad.
  • Revisamos la expresión de una sexualidad basada en el dominio, para disfrutar de una sexualidad libre, respetuosa y consentida.

Si estás interesado puedes contactar con nosotros bien a través del blog, bien a través de nuestra página de facebook Nous Homes Sabadell

Anterior texto relacionado: Grupos de hombres. Los distintos tipos.

Un cordial saludo

Nous Homes Sabadell,     wwww.josepguasch.com

Nous Homes de Sabadell. Josep Guasch, coaching y psicoterapia (Gestalt, PNL, Hipnosis)

Grupos de hombres. Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell.

BLOG


Grupos de Hombres. Los distintos tipos.

Josep guasch, psicoterapia y coaching en Sabadell y Terrassa; qué son los grupos de hombres.

Grupos de hombres, qué son

Grupos de hombres. Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell.

Grupos de hombres. El todo es más que la suma de las partes.

El término «Grupos de hombres» todavía genera bastante confusión por cuanto se trata de un movimiento incipiente. Debemos añadir a ello dos dificultades:

  • El reto que supone para el hombre reunirse, hablar (más allá del trabajo, fútbol y sexo) sobre temas personales. Y en este hablar, compartir de un modo abierto e inclusivo, y mantener el compromiso.
  • La diferencia que existe entre distintos grupos de hombres.

Los primeros Grupos de hombres surgen en Europa del Norte a partir de los años 70. Fueron los integrantes de los grupos anti sexistas. En general los grupos de hombres surgen como un replanteamiento de la masculinidad a partir de la revolución feminista.

Los distintos grupos de hombres en la actualidad

Grupos de hombres. El movimiento pro-feminista o anti-sexistas.

Comparten los valores nucleares del feminismo, igualdad y justicia. Rechazan el patriarcado y el machismo que de él se deriva y promueven cambios en la actitud y conducta de los hombres hacia modelos más abiertos, igualitarios y pacíficos.

Cuestionan, muy especialmente, la hegemonía del hombre en la sociedad. Promueven, del mismo modo, la diversidad así como políticas antirracistas y la defensa de los derechos de homosexuales.

También llamados “pro-feministas radicales”.

Movimiento de las terapias de la masculinidad, de liberación del hombre o pro-feministas liberales.

Aliados naturales de los pro-feministas con los que comparten los valores nucleares. Si bien aquellos son un grupo de inspiración más política y social, estos hacen un especial énfasis en la herida del alma masculina constreñida por los mandatos del patriarcado.

En modo parecido a los anteriores, denuncian el modelo patriarcal de la actual sociedad. Sin embargo, este movimiento hace un especial énfasis en la opresión masculina promovida por el rol de género.

Fomentan actividades de autoapoyo y encuentros terapéuticos para promover cambios sociales a través de lo personal.

Movimiento mito-poético y grupos espirituales

Grupos de hombres. Nous Homes de Sabadell

Grupos de hombres. Apoyo y colaboración mutuos.

Grupos de introspección y de autoconocimiento orientados a reencontrar la “masculinidad profunda” en los arquetipos. Como fuente inconsciente de actitud y conducta, los arquetipos se manifiestan a través de mitos, leyendas y ritos que utilizan en su trabajo.

Se inspiran especiamente en la psicología analítica de Jung y en Robert Bly. De este autor destaca, muy especialmente, el libro Iron John (adjunto enlace al mismo).

Movimiento de defensa de los derechos de los hombres.

Enfatizan la supuesta desigualdad a la que los hombres nos hemos visto empujados, por el avance de la mujer y el feminismo.

Sin rechazar explícitamente la existencia de la violencia machista, también reivindican la de las mujeres hacia los hombres, así como ciertos privilegios (legales) de la mujer, como la custodia de los hijos y el sesgo judicial protector en los procesos de divorcio.

Grupos de hombres. Los fundamentalistas masculinos

Formado por hombres tradicionalistas y explícitamente anti-feministas. Defienden los valores de la familia tradicional y los roles hombre/autoridad-proveedor-padre y mujer/madre-ama de casa. Vinculados a movimientos políticos de derecha y extrema derecha, también a ciertos lobbies supremacistas blancos y de defensa de las armas.

Si estás interesado en formar parte de un grupo de hombres, o conoces a alguien que pudiera estarlo, no dudes en contactar con nosotros.

www.josepguasch.com Nous Homes de Sabadell

 

Siguiente entrada relacionada: Nous Homes de Sabadell – Quiénes somos.

 

 

Grupos de Hombres. Josep Guasch, Coaching y Psicoterapia en Terrassa y Sabadell (Terapia Gestalt, PNL, Hipnosis)