Amor y desarrollo personal. Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell

BLOG


Amor romántico. ¡Cuidado con las utopías!

Amor romántico y terapia de pareja online y presencial. Josep Guasch, coaching y psicoterapia. Consulta en Sabadell y Terrassa

Vimos en el anterior artículo, una pequeña introducción acerca de lo que no es el amor romántico y una muy breve reseña histórica. Y finalizamos con la excelente y clara definición del vínculo amoroso de Victoria Cadarso.

Sigamos diferenciando conceptos.

Ilusión y realidad del amor romántico. Terapia de pareja en Sabadell

Amor romántico, realidad e ilusión

El amor romántico y terapia de pareja. Cuando la utopía es engaño

La anhelada perfección del vínculo a veces se confunde con el amor romántico, pero como veremos más adelante, el amor romántico no es, ni mucho menos, lo que podríamos entender como la excelencia.

Existe, en cada uno de nosotros, acompañando a nuestras habilidades y capacidades, un recorrido pendiente de aprendizajes vitales, no somos seres perfectos (creo que por suerte…) y, por supuesto, que en esto nuestra capacidad de establecer vínculos se resiente.

Y en el terreno de la relación de pareja, es sensato huir de las utopías. Aceptar a la pareja tal y como es debe basarse en el respeto, no en la complacencia. Pues, tal y como algun@s parecen proclamar, que nos guste todo ( y todo, es todo…) es una utopía. En este sentido, la terapia de pareja apunta a una visión realista.

Aceptar a la pareja es aceptar la globalidad, en el bien entendido que ahí existen luces y sombras. Luces y sombras que también existen en cada uno de nosotros. Aspirar a ideales excelsos, es construir expectativas que sólo pueden conducir a la frustración. Y aquí, en parte, el daño que han infligido los mitos del amor romántico, entre ellos el del maravilloso príncipe azul y la princesa de rosa.

Desarrollo personal y la capacidad de establecer vínculos

Amor y desarrollo personal. Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell

La capacidad de amar está vinculada a nuestro desarrollo personal

La capacidad de amar, es algo que se construye a medida que crecemos como personas y salvo que alcancemos la iluminación, 🙄 , esta capacidad nunca será perfecta.

Aquí voy a ser necesariamente realista pues, incluso las madres (uno de los vínculos afectivos más puros sino el que más), tienen un sesgo en su forma de tratar a sus hijos.… ¿quiere esto decir que dejan de querer? Por supuesto que no, lo hacen a su manera, incluso cuestionándose muchas veces si lo hacen bien o mal.

Afecto y deseo. Una metáfora oriental

“Si vas paseando por el campo y ves una flor, si la amas te detendrás, la observarás, dejarás embriagarte por su aroma y cuando vuelvas a casa la dejarás en el campo al que pertenece y te llevarás su recuerdo. Si ves esa misma flor y, por su belleza, la arrancas para llevarla contigo a tu casa, estará unos días contigo y también morirá en tu casa”

Esta metáfora oriental, muy difundida, nos ilustra de un modo sutil sobre la diferencia entre deseo (o querer) y vínculo afectivo. Es bueno tener clara la diferencia, pero tampoco es aconsejable, tal y como he expuesto anteriormente, esperar a la “princesa rosa” o “príncipe azul” que cubra al 100% esta expectativa.

Añadir a esto que en la relación de pareja, la relación sexual tiene un fuerte componente de deseo y afán de poseer. Algo, por otra parte, lógico. Por supuesto que podrían convivir “afecto puro” y relación sexual, pero no siempre sabemos diferenciar ambos aspectos. Y es precisamente el sexo una de las fuentes de conflicto en la pareja.

Idealismo y amor romántico

Amor romántico y pareja. Josep Guasch, terapia de pareja en Sabadell

En el amor romántico miramos algo distinto a la pareja

En el fondo, y en su origen histórico, el amor romántico encierra un componente puramente espiritual. El contacto (o deseo) sexual se da en pocas ocasiones, y cuando ocurre devienen los desastres.

Fijémonos en este ideal platónico en “Don Quijote de la Mancha” y su caricaturizada “Dulcinea del Toboso”. Un aspecto más idealizado lo encontramos también en la Beatricce de Dante, la musa del poeta.

Sin embargo, en el ciclo Artúrico, cuando Perceval y Ginebra (esposa del rey Arturo) ceden al atractivo sexual, deviene la decadencia de Camelot.

¿Acerca de qué nos advierten los mitos del amor romántico?

En el mito de Tristán e Isolda, del mismo modo que en Romeo y Julieta, ambos amantes mueren. La muerte, en un nivel simbólico, puede significar una gran transformación, pero también la anulación mutua, la disolución de la personalidad.

Por supuesto que a efectos prácticos, es distinto el modo de desaparecer de un hombre y de una mujer en el amor romántico, habida cuenta de la supremacía masculina en el patriarcado. Pero esta supremacía masculina tiene un precio, el de una herida profunda en el alma del hombre.

¿Cómo desaparecen una y el otro en la relación romántica?, es algo que veremos en el próximo artículo. En cualquier caso, si aparece el mito, considera llevar el amor romántico a la terapia de pareja.

Hasta el próximo artículo, recibe un cordial saludo.

www.josepguasch.com

Participa en mi blog ampliando ideas, aportando sugerencias o compartiendo tus dudas en el apartado al pie del mismo.

¡¡Ah!!, y si te ha gustado no olvides compartirlo y puntuar con las estrellas en el resumen que encontrarás más abajo.

Anteriores artículos relacionados: Terapia de pareja; Introducción a la paradoja

¿Estás interesad@ en un programa personalizado de coaching y/o psicoterapia? ¡Contacta conmigo sin compromiso!: Teléfono: 615.56.45.37 – Mail: jspguasch@gmail.com

Si lo deseas, puedes recibir cómodamente mi News Letter con todos los artículos del blog, así como noticias, actividades, promociones e información interesante y práctica: – Sí quiero recibir la News Letter

 

Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell

Amor romántico y terapia de pareja online y presencial . Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Ansiedad, acompañamiento y estrategias para adelgazar, dejar de fumar, autoestima, adicciones, etc…). En Sabadell y Terrassa

El amor romántico y el patriarcado. Deseo y posesión. Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell

BLOG


El amor humano y el amor romántico. Introducción a la paradoja.

Amor humano y el amor romántico. Consulta de coaching y terapia de pareja online y presencial en Sabadell y Terrassa, Josep Guasch, coaching y psicoterapia.

 

«Si me enamoro algún día me desenamoraré, me desenamoraré,
para tener la alegría de enamorarme otra vez»

(El desamor)

La letra de la sevillana que precede a este texto, ya nos alerta sobre el amor romántico, el enamoramiento y los mitos que acompañan a este fenómeno casi masivo que se da en Occidente, especialmente a partir del siglo XII.

Diferenciar y unir. El amor romántico. Terapia de pareja en Sabadell. Josep Guasch, coaching y psicoterapia.

Diferenciar antes de unir. Somos seres únicos que deciden unirse.

Como decían los antiguos alquimistas, antes de unir (síntesis) hay que separar (analizar) para diferenciar, clarificar límites y saber qué es algo y qué no es.

Esto es lo que intentaré en la siguiente serie de artículos acerca del amor romántico.

Qué no es el amor romántico.

A menudo escucho a personas quejarse de lo poco romántica que es su pareja. Como suelo hacer en estos casos, prefiero aclarar conceptos con preguntas parecidas a :

  • ¿Qué cambiaría en la conducta de tu pareja si fuera más romántica?
  • ¿Qué haría o dejaría de hacer?
  • ¿Cómo sabrías que es más romántica?

Las respuestas suelen ser del tipo:

  • Sería más: atenta, solícita, cariñosa, detallista, delicada, considerada, afectuosa…. etc…

¿Es esto realmente el amor romántico? A mi entender no. Esto es sencillamente la capacidad de amar y cuidar la relación, el vínculo. Por supuesto alguien puede utilizar estas cualidades con fines interesados, pues el amor romántico tiene en su trasfondo, un componente muy importante de chantaje emocional.

El mito y el amor romántico

El amor romántico y sus mitos tiene sus orígenes en la Europa del siglo XII. Algunos relatos, especialmente Tristán e Isolda, enraizado en el mito del ciclo arturiano, son el germen de esta forma de entender el amor en Occidente.

Posteriormente Romeo y Julieta , la famosa novela de William Shakespeare (1597), alcanzó una gran repercusión. Pero Tristán e Isolda tiene unos orígenes más antiguos y diluidos en el tiempo, lo cual le confiere unas resonancias más arquetípicas.

Si bien, en ambos relatos, las tramas tienen un aire apasionado, los amantes nunca llegan a consumar su amor del todo. Del mismo modo, ambos terminan con la muerte de los amados.Parece como si el amor romántico y sus mitos nos hablaran de su peligro. Aunque quizás, el peligro esté en no entender su mensaje de fondo.

Entretanto, todos los libros de caballería, iban ahondando también en el amor romántico con sus gestas. El perfil de los personajes suele ser el de un caballero aventurero y una utópica amada estancada en algún reino o palacio, el antecedente del moderno «la mujer en casa con la pata quebrada».

El amor romántico y el patriarcado. Deseo y posesión. Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell

El amor romántico es un mito del patriarcado. Deseo y posesión versus amor.

A veces la amada era la esposa de un rey o señor feudal (Por ejemplo Perceval y Ginebra). Esto añadía a ese amor un carácter imposible o pecador, según la pasión se decantara o no.

Como vemos, el amor romántico no es fácil ni presagia nada bueno. Por otra parte, y aún cuando alguien pudiera sorprenderse, se trata de un mito de origen profundamente patriarcal.

Aunque el amor y el amor romántico parecen lo mismo, no lo son. De hecho, el deseo y la posesión no son lo mismo que el amor.

El Amor humano y el amor romántico

La psicóloga madrileña, Victoria Cadarso, se atrevió a ofrecer una definición bastante concreta de lo que es amor. En su libro «Abraza a tu niño interior«, en la pg. 40 de la versión de la «Editorial Palmyra» nos dice:

«Algunos creen que (el amor) es una emoción; otros, un sentimiento; otros, un estado de ánimo (como cuando estamos enamorados), pero finalmente el amor es una energía que nos conecta, une, funde con el otro y crea algo nuevo. Es una energía creadora, agradecida, compasiva, dadorageneradora, potenciadora. Conlleva (el amor) poder expresar nueve cualidades fundamentales:

  • Atención.
  • Aceptación.
  • Aprecio.
  • Afecto
  • Autenticidad
  • Apego (en el sentido de vínculo sentimental, no de dependencia)
  • Amistad
  • Ánimo
  • Admiración

Para concluir añade un pequeño párrafo, en pocas palabras: «Defino aquí amor como la capacidad de dar o prestar atención plena al otro en presencia del otro. …»

Más claro imposible. Creo que señaladas quedan algunas diferencias entre el amor humano y el amor romántico. Por supuesto, este es el ideal, pero somos humanos… y como tal debemos aprender a convivir con nuestras virtudes y aprendizajes pendientes. Exploraremos algunas sugerencias en próximos artículos.

Hasta entonces, recibe un cordial saludo.

www.josepguasch.com // Nous Homes de Sabadell

Participa en mi blog ampliando ideas, aportando sugerencias o compartiendo tus dudas en el apartado al pie del mismo.

 

¡¡Ah!!, y si te ha gustado no olvides compartirlo y puntuar con las estrellas en el resumen que encontrarás más abajo.

 

Anterior artículo relacionado: Terapia de pareja, el encuentro de dos almas. Siguiente artículo relacionado: Amor romántico. ¡Cuidado con las utopías!

¿Estás interesad@ en un programa personalizado de coaching y/o psicoterapia? ¡Contacta conmigo sin compromiso!: Teléfono: 615.56.45.37 – Mail: jspguasch@gmail.com

 

Si lo deseas, puedes recibir cómodamente mi News Letter con todos los artículos del blog, así como noticias, actividades, promociones e información interesante y práctica: – Sí quiero recibir la News Letter

 

Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell

El amor humano y el amor romántico. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Asertividad, liderazgo, terapia de pareja, celos, ludopatía, depresión, etc…) Terapia de pareja online y presencial en Sabadell y Terrassa.