Sanar las heridas del alma

BLOG


Las Heridas del Alma: La Importancia de la Salud Mental y Emocional

Sanar las heridas del alma con psicoterapia y coaching, Sabadell y online. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach.

 

Reconciliarnos con el pasado difícil.

La impronta del dolor emocional del niño en el adulto.

Las heridas del alma son aquellas cicatrices emocionales y espirituales que todos llevamos en nuestro interior. Tienen su origen en experiencias dolorosas, traumas y situaciones difíciles que hemos vivido a lo largo de nuestras vidas. El impacto de estos traumas es profundo y duradero. Además afectan nuestra forma de pensar, sentir y relacionarnos con los demás.

Existen diferentes tipos de heridas del alma, y cada una de ellas tiene sus propias características y consecuencias. En este texto, definiremos las cinco heridas del alma más comunes. En concreto el modelo de Lise Bourbeau. Veremos, también, cómo pueden influir en nuestro bienestar emocional y espiritual.

También exploraremos su origen, síntomas y orientaciones terapéuticas para su sanación. Es importante reconocer y entender estos traumas para poder sanarlos y liberarnos del dolor emocional que ejercen sobre nosotros.

Estas experiencias dolorosas tienen un impacto único en nuestra vida. Además comparten el poder de influir en nuestra capacidad para experimentar la plenitud y el amor. Así como la conexión auténtica con nosotros mismos y con los demás.

 

La herida emocional del rechazo

Una de las heridas del alma más dolorosa, el rechazo.

El rechazo afecta profundamente la autoestima.

La primera de las cinco heridas del alma que exploraremos es el miedo al rechazo. Esta impronta se forma cuando creemos que somos excluidos, ignorados o no recibimos el amor y aceptación que necesitamos. Incido especialmente en el término «creemos» no recibir el amor que necesitamos. Durante nuestra infancia tenemos una percepción sesgada de la realidad. A menudo la malinterpretamos.

Este miedo al rechazo puede provenir de figuras importantes como padres, familiares o amigos. Y deja una marca profunda en nuestra autoestima y en nuestra capacidad para confiar en los demás.

El sentimiento de no ser lo suficientemente buenos o dignos de amor puede llevarnos a desarrollar patrones de comportamiento autodestructivos. Por ejemplo, la búsqueda constante de aprobación externa o el miedo a establecer vínculos emocionales por temor a ser rechazados nuevamente.

Además, la herida del rechazo puede manifestarse en forma de baja autoestima, inseguridad y dificultad para establecer relaciones saludables y significativas.

En resumen, el trauma del rechazo es una de las cinco heridas del alma que afectan profundamente nuestro bienestar emocional y espiritual.

Reconocer su presencia en nuestras vidas es el primer paso para sanar y transformar esta huella dolorosa, permitiéndonos vivir de manera más plena y auténtica.

 

Segunda herida del alma, el abandono

Terapia para la huella del abandono

La huella del abandono puede condicionar relaciones tóxicas en la edad adulta.

La segunda herida del alma que abordaremos es la del abandono. Esta herida surge cuando experimentamos pérdidas significativas. Bien sea por ausencia física de seres queridos, separaciones emocionales o la sensación de ser dejados de lado o desatendidos. El abandono puede manifestarse en diferentes etapas de nuestra vida. y puede generar sentimientos profundos de soledad, desamparo y desvalorización.

Al llevar la herida del alma del abandono, es común que desarrollemos mecanismos de defensa para protegernos del dolor. Algunos de ellos el aislamiento emocional o la evitación de situaciones que nos hagan sentir vulnerables. Estos comportamientos pueden obstaculizar la formación de vínculos genuinos con los demás. También puede limitar nuestra capacidad para recibir y dar amor de manera plena y saludable.

Además, la herida del alma del abandono puede conducirnos a patrones de dependencia emocional. La búsqueda constante de aprobación, validación y atención de los demás para sentirnos completos. Esta dependencia puede resultar en relaciones tóxicas y poco saludables, donde sacrificamos nuestra propia felicidad y bienestar. Cuando, paradójicamente, es un intento desesperado por evitar el dolor emocional del abandono.

Reconocer y sanar la herida del alma del abandono es esencial para nuestro crecimiento personal y emocional. Es imprescindible enfrentar y transformar los patrones de comportamiento y las creencias limitantes asociadas a este dolor emocional. De este modo podemos liberarnos del peso del pasado y cultivar una relación más amorosa, compasiva y respetuosa con nosotros mismos.

 

La herida emocional de la humillación.

La herida del alma de la humillación puede sanarse con la terapia del niño interior

La humillación puede condicionar comportamientos evitativos y defensivos.

La tercera herida del alma que vamos a explorar es la de la humillación. Esta se forma cuando somos objeto de burlas, críticas destructivas, desprecios o cualquier forma de menosprecio que atente contra nuestra valía y dignidad como personas. La humillación puede provenir de experiencias en la infancia. Pero también de relaciones de pareja, entornos laborales o situaciones sociales. Como en las anteriores experiencias emocionales dolorosas, deja una marca indeleble en nuestro amor propio y autoimagen.

Este dolor emocional nos induce a desarrollar una imagen distorsionada y negativa de nosotros mismos. Podemos llegar a creer que no somos lo suficientemente buenos, inteligentes o dignos de respeto. Esto nos lleva a vivir en un estado constante de inseguridad y autocritica.

Este sentimiento de inferioridad puede limitar nuestra capacidad para expresarnos libremente, perseguir nuestros sueños y establecer límites saludables en nuestras relaciones.

Además, la herida del alma de la humillación puede llevarnos a adoptar comportamientos defensivos o agresivos. Estos no son más que mecanismos de protección frente a futuras experiencias de menosprecio. Podemos cerrarnos emocionalmente, evitar enfrentar situaciones desafiantes o incluso adoptar un rol de victimización que nos impide asumir la responsabilidad de nuestras acciones y decisiones.

Sanar la herida del alma de la humillación es esencial para nuestro crecimiento personal y emocional. Al enfrentar y transformar las creencias limitantes y los patrones de comportamiento asociados a esta herida, podemos liberarnos del peso del pasado y abrirnos a nuevas oportunidades de crecimiento personal y emocional.

Cuarta herida del alma, la traición.

La herida del alma de la traición puede conducirnos incluso a la paranoia.

La herida de la traición nos vuelve desconfiados

La cuarta experiencia emocional dolorosa de la infancia es la traición. Esta herida se produce cuando somos engañados, traicionados o defraudados por personas en las que confiábamos, ya sean amigos, familiares, parejas o figuras de autoridad. La traición rompe la confianza y la conexión emocional. El resultado son los sentimientos intensos de dolor, decepción y desconfianza hacia los demás.

Cuando llevamos la herida del alma de la traición, es probable que desarrollemos un muro emocional para protegernos de futuros hurtos emocionales. Podemos volvernos más reservados, escépticos y cautelosos en nuestras relaciones, dificultando la formación de vínculos profundos y significativos. Esta barrera emocional no solo nos aleja de los demás, sino que también limita nuestra capacidad para experimentar el amor, la intimidad y la conexión auténtica.

Además, la herida del alma de la traición puede generar patrones de desconfianza y paranoia que afectan nuestra percepción del mundo y de nosotros mismos. Podemos llegar a cuestionar nuestras propias decisiones, sentirnos inseguros en nuestras relaciones. Como consecuencia adoptamos una actitud defensiva ante cualquier señal de posible deslealtad.

Esta constante vigilancia y sospecha pueden agotarnos emocionalmente y alejarnos del bienestar y la paz interior.

Sanar la herida del alma de la traición implica aprender a manejar nuestras emociones de manera saludable y a canalizar nuestra energía hacia acciones concretas que promuevan la confianza y la seguridad en nosotros mismos y en los demás. Es fundamental cultivar la resiliencia emocional y la capacidad de adaptación para enfrentar las situaciones de desconfianza de manera efectiva sin perder nuestra esperanza y nuestra fe en la posibilidad de un cambio positivo.


La experiencia emocional dolorosa de la injusticia

Injusticia, desigualdad, abuso de poder.

El activismo es una forma constructiva de sanar la herida de la injusticia.

La quinta y última herida del alma que vamos a explorar es la de la injusticia. Este dolor emocional se forma cuando experimentamos situaciones de injusticia, desigualdad o abuso de poder. La injusticia atenta contra nuestra sensación de equidad, dignidad y derechos fundamentales.

La cicatriz de esta experiencia emocional dolorosa puede manifestarse en diversas áreas de nuestra vida. Tanto desde el ámbito personal hasta el social, laboral o incluso político, y tiene el potencial de generar profundos sentimientos de impotencia, frustración y resentimiento.

Cuando llevamos la herida del alma de la injusticia, es común que desarrollemos una sensibilidad exacerbada hacia las situaciones de desigualdad y una fuerte necesidad de justicia y equidad. Podemos sentirnos fácilmente indignados ante las injusticias que presenciamos o experimentamos, lo que puede llevarnos a adoptar roles de defensores o activistas en nuestra búsqueda de un mundo más justo y equitativo.

Sin embargo, la herida del alma de la injusticia también puede generar sentimientos de desesperanza, cinismo y desilusión si no somos capaces de canalizar nuestra energía de manera constructiva. Podemos llegar a sentir que nuestros esfuerzos por cambiar las cosas son inútiles o insuficientes, lo que puede conducir a un estado de apatía, resignación y desconexión con nuestro entorno y con nosotros mismos.

Sanar la herida del alma de la injusticia implica aprender a manejar nuestras emociones de manera saludable y a canalizar nuestra energía hacia acciones concretas que promuevan la justicia, la equidad y el bienestar común. Es fundamental cultivar la resiliencia emocional y la capacidad de adaptación. Esto es imprescindible para enfrentar las injusticias de manera efectiva, sin perder nuestra esperanza y nuestra fe en la posibilidad de un cambio positivo.

 

Para finalizar y como conclusión.

En conclusión, las cinco heridas del alma – rechazo, abandono, humillación, traición e injusticia – son experiencias universales que todos enfrentamos en algún momento de nuestras vidas. Aunque estos traumas pueden causar un profundo dolor y sufrimiento, también ofrecen la oportunidad de crecimiento, transformación y autodescubrimiento. Al reconocer, entender y sanar este dolor emocional, podemos liberarnos del pasado y abrirnos a una vida más plena, significativa y en armonía con nuestro ser interior.

Podemos ver las heridas del alma como una limitación de la condición humana. Pero también podemos entenderlas como la puerta a nuestro crecimiento personal. Pues sin ellas difícilmente tomaríamos conciencia de nuestros aprendizajes pendientes. Si quieres saber algo más sobre esto puedes leer el artículo: «Cómo reconciliarme con mi sombra (psicológica)»

Veremos, en el próximo artículo, algunas pautas terapéuticas para sanar las heridas del alma. Estas, junto con la terapia del niño interior, son el núcleo de la terapia.

Hasta entonces, recibe un cordial saludo.

 

www.josepguasch.com

Todos somos poseedores de estas heridas del alma. En mayor o menor medida. Si quieres emprender un proceso de sanación emocional personal no dudes en contactar conmigo sin ningún compromiso.

Puedes hacerlo mediante:

Mail: jspguasch@gmail.com
Teléfono/WhatsApp: 615.56.45.37
Siguiendo este enlace: Sí, quiero más información para sanar las heridas del alma.

Anterior artículo relacionado: Terapia del niño interior

Sanar el dolor emocional

 

Sanar las heridas del alma con psicoterapia y coaching, Sabadell y online. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach.

Reconciliarnos con nuestros defectos.

BLOG


Reconciliarnos con nuestros defectos, el trabajo con la sombra psicológica.

Reconciliarnos con nuestros defectos. Terapia y trabajo con la sombra psicológica, Sabadell y online. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach.

 

Aprender de los errores

Reconciliarnos con nuestros defectos para aprender de la realidad.

El título escogido para este artículo “reconciliarnos con nuestros defectos” no me gusta especialmente. Más que en defectos yo pienso en aprendizajes pendientes. Sin embargo, entiendo que, coloquialmente, es un término más familiar. Otra manera de referirnos a esto es el trabajo con la sombra (psicológica). Este término fue acuñado por Carl Gustav Jung. Con él se refería a esas partes nuestras que rechazamos. No tienen por qué ser, necesariamente, perversas. A veces las rechazamos porque creemos que no son del todo correctas. Por ejemplo un hombre que reprime su sensibilidad o vulnerabilidad.

El primer paso para reconciliarnos con nuestros defectos pasa por aceptar las emociones difíciles que resultan de ellos. Ser empáticos o, más bien dicho, auto empáticos. Toda emoción difícil lo es por alguna necesidad no resuelta. Otra forma de decirlo es que toda emoción y/o conducta inapropiada tiene una intención positiva.

Pero ¿Cómo podemos ser auto empáticos con esas experiencias que nos resultan especialmente difíciles, incómodas, embarazosas? El secreto está en cómo nos relacionamos con ellas. Esta es la esencia de lo que llamamos el “trabajo con la sombra”. Relacionarnos con nuestros defectos no quiere decir hacer lo que ellos nos piden. Es más bien relacionarnos desde otra óptica.

Esta vocación ha aparecido recientemente de un modo explícito en diferentes líneas terapéuticas. En la psicoterapia es muy evidente en la terapia de aceptación y compromiso. En el coaching en la modalidad de coaching generativo.

Reconciliarnos con nuestros defectos, un trabajo de conciencia.

Adquirir conciencia no es necesariamente psicoterapia, pero puede ser terapéutico. Y esta primera toma de conciencia tiene que ver con nuestras necesidades no satisfechas. A veces nos resulta difícil identificarlas pero es importante que las tengamos presentes. Es esencial en el trabajo con la sombra (psicológica) la metacognición:

“Sepa o no sepa cuál es esta necesidad no resuelta” sé que existe.

Dilts y Gilligan, tanto desde la óptica del coaching como de la psicoterapia hablan de los cuatro mantras. Puedes ver en el siguiente enlace «el principio de intención positiva en psicoterapia y coaching» cómo aplicarlos en el trabajo con la sombra.

No recuerdo quién fue que dijo que “lo que me separa a mí de mí mismo, es lo que separa de ti”. Dicho de otro modo, aquello que llamamos negativo, y no reconocemos lo vemos en otras personas. Es lo que llamamos el fenómeno de proyección de la sombra en psicoterapia. Es también lo que decimos en el refrán castellano: “Ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio”.

Reconciliarnos con nuestros defectos, tomar conciencia de ellos nos ayuda a reconciliarnos con los demás. Pero ¿Cómo se construyen estas partes nuestras rebeldes, difíciles, incluso podríamos decir que negativas?


El trabajo con la sombra, volver a los orígenes.

Al nacer llegamos con una realidad y tres potenciales:

– Nuestra autenticidad y temperamento de base.
– Un potencial de crecimiento (nuestros dones o virtudes)
– Nuestra parte vulnerable y potencial/es herida/s. Esta parte vulnerable se puede alimentar de dos fuentes

 Las experiencias que vamos incorporando durante nuestro crecimiento.
 Las heridas transgeneracionales de nuestros antepasados. Es discutible si estas heridas emocionales transgeneracionales las heredamos ya en nuestro temperamento de base o bien las vamos incorporando, indirectamente, mediante el contacto con nuestros padres y familiares (abuelos, tíos etc.…)

Reconocer las partes repudiadas.

El trabajo con la sombra, volver a los orígenes

Reconciliarnos con nuestros defectos pasa, especialmente, por reconocer esta parte vulnerable nuestra. Pero a su vez nuestro potencial de crecimiento.

La educación y la socialización debería ayudarnos a desarrollar nuestro potencial de crecimiento, no obstante no está claro que sea así. Los estereotipos sociales y las deficiencias de una educación sujeta a presupuestos escasos y programas supeditados más a contenidos que al autoconocimiento del niño ayudan muy parcialmente, y en ocasiones, incluso dificultan y bloquean el despertar de este potencial. De tal forma que la autenticidad del niño va quedando sepultada. Es lo que va quedando en la sombra.



Reconciliarnos con nuestros defectos, la búsqueda del niño interior.

Por otra parte, la esencia del niño/niña busca el amor y la aprobación de los padres y personas de referencia. Si el niño/niña siente que recibe este amor puede desplegar el suyo de un modo orgánico y natural. Y esto lo hará de acorde a su temperamento de base.

Si el niño recibiera este tipo de amor sería innecesario de adulto este trabajo del que hablo:


– Reconciliarse con sus defectos.
– El trabajo con su sombra (pues no sería depositario de tal construcción psíquica).

Pero es prácticamente imposible que el niño/a reciba todo el amor que necesita, o por lo menos que sienta/crea que recibe el amor que necesita.

Esto no quiere decir que los padres no le ofrezcan su amor, es una cuestión más de formas que de fondo. Por ejemplo:
– La forma en que, necesariamente, los padres ponen límites puede ser recibida como una falta de amor.
– La llegada de un hermano menor y los celos.
– El enfado de un progenitor al que la m/paternidad prueba su paciencia.
– La comparación con otros niños (amigos, primos, hermanos…)
– Una cara de malhumor del padre o madre por un mal día que no tiene que ver con el niño.
– Una obligación o urgencia del padre o madre que abandona momentáneamente al niño.
– La poca o nula educación emocional del padre/madre…


Esta, vivida como, ausencia de amor por parte del niño genera una herida emocional en su interior ante la cual se protege.


– Bien sea con una coraza para defenderse o protegerse de recibir más dolor
– Bien sea falseando su forma de comportarse para recibir el amor y aprobación deseados.
– Generalmente un combinación de ambos.

Empieza a conformarse lo que podríamos llamar el carácter como una estructura defensiva ante los requerimientos del mundo exterior. Existen diferentes formas terapéuticas que lo trabajan con formas distintas, pero todas con un mismo núcleo. Ejemplos:


Reconciliarnos con nuestros defectos con el sistema de la familia interna.

El carácter es una estructura defensiva.

El carácter, como estructura defensiva, se va creando desde la infancia.

Esta modalidad de psicoterapia postula, en su trabajo con la sombra, la existencia de unas máscaras. Estas tienen la misión de proteger a la parte vulnerada/herida de la persona. Así, los protectores (que divide en directivos y apagafuegos), protegen a los llamados exiliados. Básicamente la figura del niño interior herido.

Según esta modalidad terapéutica reconciliarnos con nuestros defectos implica reconocer el trabajo de los protectores. Estos hacen el “trabajo sucio” que consiste en proteger el núcleo vulnerado de la persona. Esta máscara protectora es lo que podemos conocer como sombra psicológica.



El trabajo con la sombra y el eneagrama.

Me baso en la orientación de Claudio Naranjo. Este sistema establece 9 eneatipos o estructuras básicas de carácter. A su vez subdivide cada eneatipo en tres versiones matizadas. Cada eneatipo se conforma en función de las experiencias infantiles no asimiladas. Reconciliarnos con nuestro eneatipo implica este trabajo con la sombra psicológica.

La teoría del eneagrama sugiere que cada tipo tiene un camino específico hacia la autorrealización y la integración, proporcionando así una guía para el desarrollo personal y espiritual.



Reconciliarnos con nuestros defectos con las cinco heridas del alma.

Esta visión se basa en el trabajo de Lise Bourbeau que apareció en su libro “Las cinco heridas que impiden ser uno mismo”. Posteriormente otro libro de la misma autora “La sanación de las cinco heridas del alma” ahonda un poco más en este modelo.

Sanación de los traumas infantiles.

Las cinco heridas de alma constituyen un motivo de aprendizaje

Básicamente postula la existencia de cinco heridas emocionales en el niño. Para proteger a las mismas aparecen 5 formaciones de carácter que llama “máscaras”. Desde estas máscaras la persona interactúa con el mundo exterior y, a su vez, protege sus heridas emocionales.

Se basa en el trabajo de John Pierrakos y su compañera, Eva Brooks sobre las heridas existenciales. Las heridas existenciales, son el resultado de experiencias dolorosas, traumas, rechazos y abandonos que ocurren durante la infancia y a lo largo de la vida adulta. Estas experiencias pueden crear bloqueos emocionales y patrones de comportamiento defensivos que impiden el crecimiento personal, la autenticidad y la conexión con el propio ser.

El trabajo con la sombra psicológica implicaría el reconocimiento de estas máscaras (comportamientos defensivos) en un primer paso. Para, a continuación, sanar la herida psicológica. Esta sería la forma de reconciliarnos con nuestros defectos según esta visión terapéutica.

Desarrollo en otros artículos este interesante modelo.


El trabajo con la sombra y las creencias.


Por otra parte, las experiencias vividas por la persona desde su infancia hasta el momento actual de su vida conforman sus creencias. Estas creencias cristalizan en pautas de actitud y conducta determinadas y, generalmente, poco flexibles. Y estas se aglutinan alrededor de un argumento vital o guion de vida. Este guion de vida pretende otorgar sentido y dirección a la vida de la persona. Tomar conciencia de esta orientación es un modo de reconciliarnos con nuestros defectos. El trabajo con el guion de vida es una forma de trabajo con la sombra.

Reconciliarnos con nuestros defectos trabajando las creencias limitantes.

Las creencias se organizan alrededor de actitudes y conductas repetitivas.

Si bien los modelos nos pueden servir como una referencia, no soy muy amigo de ceñirnos estrictamente a ellos. Entiendo, desde la perspectiva humanista, que cada persona es distinta y los modelos nos pueden facilitar aproximaciones, pero no esclavizarnos a ellos.

Podemos visualizar en general un núcleo que es la parte vulnerada/herida y nuestra esencia más pura. Un segundo círculo que la envuelve que es el carácter, la máscara, el fenotipo etc. Este aparece en situaciones de estrés y protege a nuestra parte herida. Y lo hace compensando con actitudes, conductas, creencias, compulsiones limitantes para no exponer a la herida.

 

Hasta aquí el artículo de hoy. Recibe un cordial saludo,

www.josepguasch.com

Si estás interesado/interesada en un trabajo personal con tu sombra (reconciliarte con tus «defectos») contacta conmigo sin compromiso.

Puedes hacerlo por:

Y si quieres investigar más sobre como reconciliarte con tus defectos, puedes seguir leyendo los siguientes artículos:

Anteriores artículos relacionados: Abrazar lo oscuro del subconsciente; Reconciliarme con lo repudiado; La parte oscura del subconsciente y la escritura automática; El arquetipo de la sombra, autoconocimiento y superación personal,

Reconciliarnos con nuestros defectos

Reconciliarnos con nuestros defectos. Terapia y trabajo con la sombra psicológica, Sabadell y online. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach.

Descubre los diferentes tipos de motivación.

BLOG


Tipos de motivación. Aprende a motivarte en la vida diaria y profesional.

Tipos de motivación, psicoterapia y coaching para motivarte en la vida diaria y profesional.

Reforzar la fuerza de voluntad

No existen obstáculos para una voluntad determinada.

Examinamos en el anterior post la definición de motivación según distintas disciplinas.

También vimos los dos principales tipos de motivación, extrínseca e intrínseca. No obstante, no son las dos únicas grandes formas de estimularnos para nuestros objetivos. Existen otros modos de hacerlo que expongo a continuación:



Vroom y su teoría de la expectativa.

Se centra en el área de influencia de la psicología social y organizacional. Sin embargo sus hallazgos se pueden extrapolar al área personal. Este modelo o tipo de motivación se asienta en tres factores:

Expectativa: La confianza en conseguir un objetivo y, consecuentemente, en que las acciones emprendidas llevarán a ese resultado deseado.
Valor o Valencia: Un objetivo puede ser importante o no para cada persona. La ponderación de un resultado deseado (subjetivo necesariamente) se corresponde con este factor.
– Percepción de la mayor o menor dificultad de conseguir el objetivo, o instrumentalidad.

Existe un ejercicio muy conocido en coaching y psicoterapia que es el llamado la rueda de la vida. En algunas versiones de este ejercicio se contemplan estos tres factores.

Veamos a continuación otros tipos de motivación orientados a la dirección de la misma:


Los dos grandes tipos de motivación según la orientación de la atención.

 

La energía fluye hacia donde pongamos la atención.

¿Hacia dónde orientamos la atención?

La PNL propone una sugerente distinción, los llamados metaprogramas. Básicamente definen hacia dónde dirigimos la atención. Existe una extensa definición de diferentes tipos de metaprogramas. Sin embargo destacaré dos de los principales que delimitan el foco de la atención:

Tipo de motivación orientada al objetivo, hacia lo que queremos lograr, la recompensa. También llamada positiva. Es muy habitual en los procesos de coaching orientado a objetivos.

Tener claro lo que queremos conseguir y mantenernos focalizados en ello es un estímulo de primer orden. Sin embargo también puede estar orientado a la tarea.

Por ejemplo, en cierta ocasión alguien me confesó que planchar la ropa le relajaba. En este caso la actividad de planchar es un tipo de motivación positiva orientada a la tarea. Sin embargo, otras personas (sospecho que muchas) no sienten un placer especial en planchar. Si lo hacen es para aparecer de modo correcto en entornos determinados. Siguen, también orientados hacia lo positivo pero en su logro final, no en el proceso.


Tipo de motivación orientada al problema que queremos evitar. Evitar problemas, alejarnos del sufrimiento, la eventual pérdida o daño. También llamada negativa.

Como, en el ejemplo anterior, puede bifurcarse en orientación al resultado final o bien a la tarea.

Por ejemplo, si evito fregar los platos después de cada comida estoy huyendo de la tarea (motivación negativa). Sin embargo, si pienso en lo que puede ocurrir si se me acumulan platos sucios de dos o tres días en el fregadero…. Es muy probable que decida fregarlos con más regularidad.

 

¿Alguno de los tipos de motivación es mejor o peor?

De nuevo indicar que ni una ni otra son mejores. En muchos casos depende del momento del proceso terapéutico, bien sea de psicoterapia o de coaching.

Por ejemplo, en la terapia de las adicciones aparecen dos momentos cruciales: El momento de “desengancharse” y el de estabilización una vez solventada la crisis inicial (síndrome de abstinencia).

En líneas generales el tipo de motivación negativa (lo que evitamos) es la más eficaz en esta primera etapa. Sin embargo, una vez estabilizado el estado físico y de ánimo, orientarnos hacia objetivos que ilusionen es lo ideal. Es decir el tipo de motivación positiva.

Puedes ver, si lo deseas, uno de mis artículos sobre técnicas para dejar de fumar. En él expongo un modo de combinar, en un ejercicio, los tipos de motivación positiva y negativa para el tratamiento de adicciones.



Tipos de motivación según David McClelland.


Este psicólogo estadounidense pone en el núcleo de su modelo tres necesidades. La necesidad de logro que distingue a las personas orientas por la responsabilidad. La necesidad de poder en personas que buscan influir, estatus y prestigio (personal o profesional). Necesidad de afiliación, personas que buscan el sentimiento de pertenencia, vínculo social etc.


Orientación al logro.

Es una variante del tipo de motivación positiva. Sin embargo, en este caso incluye un criterio cuantitativo o cualitativo. La meta es desafiante, el logro supone un reto.

No se trata solamente del placer de conseguirlo o de hacerlo. Incluye, más allá del placer personal, un componente de crecimiento personal.

Ejemplos podemos encontrarlos en los atletas y deportistas de élite. El ejecutivo de una empresa que se orienta a objetivos desafiantes en un mercado muy competitivo. El académico que se involucra en proyectos de gran calado social, científico, artístico etc.


De poder.

Este tipo de motivación nace del deseo de influenciar en otras personas. También puede existir el deseo de controlar.

En el primer caso hablamos de poder socializado. Se caracteriza por la necesidad de compartir pensamientos, opiniones, información etc. En ocasiones, incluso el deseo de ayudar. Pero este deseo de ayudar puede enmascarar la presuposición del poder de quien ayuda a aquel que “es ayudado”. Es decir el ayudador se coloca, automáticamente, en posición de poder.

Bien entendido, el poder socializado enfocado como ayuda aparece en maestros, profesores, trabajadores sociales, terapeutas etc.

En el segundo caso hablamos de poder personal. Este ya implica un interés más orientado hacia la influencia y el establecimiento, obvio, de una posición de liderazgo. Cargos políticos, altos ejecutivos y líderes de una empresa. Desde el CEO hasta los mandos intermedios.

La búsqueda, en este perfil, es de reputación, jerarquía, influencia para controlar…



Tipo de motivación social.

Tipos de motivación y sentimiento de pertenencia.

El deseo de formar parte de un grupo o comunidad.

Se fundamenta en la necesidad de pertenencia o afiliación. Los seres humanos, como seres sociales, tendemos a agruparnos y reunirnos. Bien sea para consolidar lazos de proximidad, conocer gente nueva o aunar esfuerzos en la consecución de un logro.

Por ejemplo la persona que se une a una asociación excursionista y lo hace por conocer gente. El interés también podría estar enfocado en los valores de la ecología, por ejemplo. En este caso, en el logro que es el primer tipo de motivación que hemos visto de este modelo.


De nuevo destacar que estos tres tipos de motivación no son mutuamente excluyentes. En una misma persona pueden coexistir diferentes formas de orientarse a la acción.

Es importante, también, identificar en cada caso, el o los tipos de motivación más adecuado/s para cada situación. En esto ayudará, tal y como indiqué en el anterior artículo, el conocimiento de los valores que nos impulsan.

He descrito algunos de los modelos más destacados que describen los distintos tipos de motivación. Existen, no obstante, muchos otros. El estudio de lo que nos moviliza a conseguir objetivos (o alejarnos de lo no deseado) es de aplicación muy transversal.

En cualquier proceso de psicoterapia y coaching, indistintamente de la modalidad, deberíamos atender a este factor.

Hasta el siguiente artículo, recibe un cordial saludo.

www.josepguasch.com

Anterior artículo relacionado: Definición de motivación

Diferentes formas en que nos animamos para conseguir nuestros objetivos.


Tipos de motivación. Psicoterapia y coaching para motivarte en la vida diaria y profesional.

Determinación para conseguir objetivos.

BLOG


Definición de motivación según distintas corrientes de coaching y psicoterapia

Definición de motivación, consulta en Sabadell, Terrassa y online. Coaching y psicoterapia para mejorar tu calidad de vida y bienestar emocional.

¿Qué significa estar motivado?

¿Cuántos tipos de intereses hay?

La definición de motivación depende de la disciplina que la estudie y del contexto en que se aplique. Por ejemplo, la psicología enfatiza la orientación hacia un objetivo o meta personales. La sociología pone el foco en los valores e intereses de las personas para mejoras sociales. En la docencia, los factores que estimulan a los estudiantes a aprender. El mundo organizacional se orienta a las prácticas para establecer objetivos en primer lugar. Y en segundo lugar comprometer a los colaboradores en la consecución de los mismos.

Sin embargo, en su esencia, la definición de motivación se resumiría en: Un estado interno (favorecido por procesos internos o externos) que impulsan a las personas a conseguir un objetivo. Esto genera una conducta y actitud focalizadas hacia esa meta.

 

Definición de motivación y teorías que la explican

Existen diferentes teorías que la abordan desde diversas ópticas. Evidentemente, para cada una la definición de motivación presentará sesgos y consecuencias distintas. A continuación una breve exposición en función de su impacto actual. Empezaremos por las de mayor influencia desde una visión de psicoterapia y coaching.

 

La jerarquía de necesidades según Maslow.

Las necesidades y valores fuente de motivación.

Motivarnos para satisfacer nuestras necesidades personales.

Es la más celebrada; la postulada por Maslow en su jerarquía de necesidades. La definición de motivación en esta teoría gravita alrededor de la satisfacción de las necesidades. Es de especial importancia en procesos de coaching y psicoterapia personal.

Según es de ver en la ilustración adjunta existe un rango de importancia. En la base las que gravitan en las necesidades fisiológicas más básicas. Y en la cúspide las de autorrealización. Según este modelo, no nos movilizaremos hacia arriba en la escala si no satisfacemos antes las de rango inferior. Por ejemplo, difícilmente trabajaremos para crecer espiritualmente si no tenemos que comer o dónde dormir. Por supuesto existen excepciones pero son las menos.

 

Definición de motivación interna (intrínseca) o externa (extrínseca)

Acabamos de ver la importancia del modelo de Maslow basado en la satisfacción o no de las necesidades. Es importante en la definición de la motivación diferenciar dos fuentes de la misma. En esto se distinguen los matices de la definición de motivación interna o externa.

Así, la primera (interna o intrínseca) se basa en la sintonía con los propios valores. Valores y necesidades no son exactamente lo mismo pero para lo que nos ocupa en este artículo podemos equipararlos. No obstante, si quieres profundizar algo más puedes hacerlo en mi anterior artículo: Deseos y necesidades.

 

Motivación intrínseca

Estos factores orientan el interés hacia los valores personales. Recordemos que los valores son únicos, cada persona tiene los suyos. Si quieres ampliar un poco más este concepto puedes ver el siguiente artículo: LISTA DE VALORES.

No depende de recompensas externas. El simple hecho de realizar esta actividad o culminarla ya provoca un placer vinculado a la coherencia personal. Es, por ejemplo, cuando una persona trabaja en algo que le gusta (vocación). Por supuesto que tendrá que cobrar por dedicar un tiempo a esa actividad pero su foco estará en la misma actividad. No en lo que cobre a final de mes.

En este caso la definición de motivación viene matizada por la congruencia personal. Por este motivo, en cualquier proceso de psicoterapia, coaching o crecimiento personal en general se enfatiza el trabajo con los valores personales.

La filosofía de vida IKIGAI

No entraré a fondo en este artículo en este interesante estilo de vida inspirado en la cultura japonesa. Solamente lo menciono para hacer hincapié en la importancia, también, de los valores en la consecución del IKIGAI.

Este término se refiere a la importancia de vivir una vida con sentido, dirección y profundidad. Se trata de aunar en, por ejemplo la actividad profesional, cuatro factores:

  • Misión de vida. Aquello que creemos que hemos venido a hacer.
  • Visión. El tipo de sociedad que nos gustaría crear o en la que nos gustaría vivir.
  • Capacidades. Aquello en que somos hábiles.
  • Profesión.

Como es obvio, identificar los propios valores es de especial importancia para descubrir el propio IKIGAI.

 

Motivación externa o extrínseca

Definición de motivación extrínseca, cuando la recompensa es distinta a la gratificación de la actividad.

Recompensa externa por comportamientos.

Está vinculada a una recompensa que no está relacionada directamente con el objetivo o actividad. La actividad en sí no lleva asociado un placer. Es, por ejemplo, la persona que trabaja para ganar un sueldo a final de mes. No lo hace porque le satisfaga su actividad profesional. En estos casos podemos indagar en algún significado profundo de la motivación.

En general, puede mantenerse este factor impulsor durante un tiempo. Sin embargo es difícil mantenerlo prolongadamente sin que tenga un coste personal. Por este motivo, no en pocas ocasiones, algunas personas deciden cambiar, sorprendentemente, de actividad profesional. Incluso aun cuando ocuparan lugares de privilegio o cobraran retribuciones elevadas.

En estos casos la definición de motivación está matizada por factores externos ajenos al trabajo en sí en la primera actividad profesional. Generalmente, en esta transición, la atención se orienta a satisfacer los valores personales mediante una nueva actividad profesional.

 

Definición de motivación. El puente entre la recompensa interna y la externa.

Pocas veces realizamos una actividad motivados por nuestros valores profundos. Desde ir a un trabajo monótono a tener que fregar los platos. ¿Cómo mantener pues la motivación alta en estos casos? Por supuesto nunca será igual que cuando nos movilizamos por factores internos pero podemos hacer algo.

El puente entre el valor profundo y la recompensa.

Establecer el puente entre la necesidad profunda y la recompensa.

En estos casos sugiero mantener en el foco de la conciencia el beneficio indirecto que supone esta actividad. Y, en su caso, indagar “¿para qué?” quiero esto. Podría formularse en una indagación del tipo: “Aun cuando esto que hago, en sí no me gusta, ¿al servicio de qué valor, beneficio o necesidad puede estar?”

 

El “¿para qué del para qué?”

Es un tipo de indagación bastante socorrida en procesos de psicoterapia y especialmente de coaching. Me refiero a la pregunta ¿para qué? Recordemos que el “¿para qué?” puede conducirnos a motivos no evidentes de una acción, orientación o idea. Dicho de otro modo a un significado profundo de la motivación externa encubierto. Se puede ver más claro con un ejemplo:

Puedo ejercer una actividad profesional que me permite cobrar un sueldo digno a final de mes. Sin embargo, bien podría ser que no me guste este trabajo. La respuesta al primer “¿para qué?” podría ser la de “para cobrar un sueldo fijo a final de mes”. Sin embargo podemos ir un poco más lejos.

La siguiente pregunta sería: “¿Y para qué quieres cobrar un sueldo fijo a final de mes?”. La respuesta podría ser, por ejemplo “para vivir tranquilo” (y ya tenemos un valor asociado a la tranquilidad/serenidad). Podría incluso intuirse algún significado profundo de la motivación distinto, por ejemplo: “Para pagar los estudios de mi hijo”. Aquí podemos encontrar dos valores: conocimiento (estudios) y el aspecto proveedor de la paternidad.

Otra aproximación a la definición de motivación podría ser la que facilita la PNL con el concepto intención positiva. Se basa en la presuposición que detrás de toda conducta existe una intención positiva. Incluso por extraño que pudiera parecer en algunos casos.

Con la indagación sostenida del ¿para qué? Podemos llegar a estas intenciones profundas. Y de este modo conocer un poco más qué nos mueve profundamente.

Hasta el próximo artículo recibe un cordial saludo.

 

www.josepguasch.com

Siguiente artículo relacionado: Tipos de motivación. Aprende a motivarte en la vida privada y profesional.

 

Definición de motivación, consulta en Sabadell, Terrassa y online. Coaching y psicoterapia para mejorar tu calidad de vida y bienestar emocional.

Gestión de las emociones

BLOG


¿Existe una correcta gestión de emociones? Los secretos de la alquimia emocional

Gestión de las emociones; alquimia e inteligencia emocional, taller coaching y pnl en Sabadell.

El mundo emocional nos moviliza.

El mundo emocional nos lleva a la acción.

Existen diferentes definiciones de emoción. Una que a mí me gusta viene de la etimología de la palabra. A saber: del latín “emotio”. Derivada del verbo e/movere; es decir nos induce a la acción, a movilizarnos. Las emociones son impulsos que se activan en el cerebro límbico, es decir el común a los mamíferos. Como tal es una sensación primaria, no intencional. Es por esto que el término «gestión de las emociones», tan de moda, no es del todo correcto.

Ahora bien, los sentimientos son los “hermanos pequeños” de las emociones. El sentimiento tiene, en términos generales, una mayor duración y cierta intencionalidad. Resumiendo mucho podemos decir que un sentimiento es una emoción a la que le hemos añadido una etiqueta cognitiva, es decir hemos otorgado un significado.

Así, por ejemplo, el miedo que sentimos si alguien nos amenaza con un cuchillo es una emoción referida al presente. Ahora bien, si voy por la calle con miedo a que me atraquen es un sentimiento. De hecho, técnicamente no es miedo, es temor.

De hecho, lo que conocemos como gestión de las emociones es gestión de los sentimientos.

El mundo emocional no está para cambiarlo ni negarlo. La inteligencia emocional nos invita a reconocer y sostener de un modo creativo esta información.


Es lo que aprenderemos en este taller de Alquimia Emocional.

 

El mundo emocional provoca transformaciones interiores.

Las emociones nos informan sobre los cambios externos a los que adaptarnos.

Las emociones, contrariamente a lo que algunos dicen, no son negativas ni positivas. Son una fuente de información que puede ser, eso sí, agradable o desagradable. Pero nunca positiva o negativa.


Gestión de las emociones, para entendernos rápidamente, el taller.


Es un taller de 3 horas de duración. Eminentemente práctico. Las bases teóricas son mínimas entre ellas:

– Comprenderemos las diferencias entre emociones, sentimientos y estado emocional.

– También, la diferencia entre emociones primarias y secundarias.

A partir de aquí estudiaremos, desde la práctica, las características de las emociones básicas y los distintos modelos. El modelo de las 4 y las 6 emociones básicas.

– ¿De qué nos informan y para qué sirven?¿Sabías que tienen una estructura? Comprender esta estructura es el primer paso básico para gestionar las emociones correctamente.

Haremos ejercicios prácticos. Aprenderemos, cómo una correcta gestión de las emociones, ayuda a distinguir la función comunicativa de estas.

– Un ejercicio para centrarnos y abrir un espacio para recibir nuestras emociones de un modo creativo.

– Ejercicios para salir de una emoción perturbadora.

– Descubrirás la técnica «Havening». Una sencilla práctica psico sensorial para gestionar emociones displacenteras.

– Y además, un método sencillo para, si lo pones en práctica durante 30 días, relacionarte definitivamente de un modo creativo con tu mundo emocional.

Con dinámicas sencillas y de fácil implementación.

¿Sabías que una óptima gestión de las emociones es imprescindible para una buena calidad de vida?


Cuándo y dónde: PENDIENTES DE NUEVA CONVOCATORIA en Espai Obert; C/ Les Valls 28, 4º-6ª
Horario: De 10.30h a 13:30h
Inversión: 20.-€

Facilitamos apuntes y audios


Para reservas clica en el siguiente link: Sí, quiero reservar mi plaza.

 

Aprender a convivir con sentimientos diversos.

Gestionar sabiamente nuestras emociones.

 

www.josepguasch.com

Y si quieres conocer toda la oferta de formaciones, cursos y actividades de crecimiento personal, clica en el siguiente enlace:

💡 Talleres y cursos de crecimiento personal en Sabadell 😉

 

Anterior entrada relacionada: Inteligencia emocional y la alquimia de las emociones

Vivir las emociones y sentimientos de un modo creativo.

 

Gestión de las emociones; alquimia e inteligencia emocional, taller presencial de coaching y pnl en Sabadell.

Gestión emociones y crecimiento personal

BLOG


La alquimia de las emociones. El mundo emocional de la psicoterapia al coaching.

La alquimia de las emociones, Sabadell. Cursos y talleres de crecimiento personal en Sabadell

Aprender diferencia emociones simples y mixtas.

Las cuatro emociones básicas

– ¿Qué papel cumplen las emociones?
– ¿Cómo se diferencian de los sentimientos?
– ¿Qué es un estado emocional?

Dos de las grandes modalidades terapéuticas se encargan de este trabajo: La psicoterapia y el coaching.

En este monográfico, trataremos la visión de la terapia Gestalt (psicoterapia). Y, también, la visión del coaching con pnl. Haremos, además, ejercicios prácticos de aplicación inmediata.

Psicoterapia y Coaching, dos modos de trabajar la alquimia de las emociones.

¿Cómo se trabajan en psicoterapia? ¿Cómo se gestionan en coaching?

Veremos dos maneras distintas de gestionar y trabajar lo emocional. Incluso cuando ambas modalidades de terapia tienen diferentes escuelas y aproximaciones, la orientación es ligeramente distinta.

También es cierto que, en ocasiones, psicoterapia y coaching se aproximan bastante en su práctica terapéutica. Ambas terapias focalizan su actividad en que la persona mejore su calidad de vida y bienestar emocional. Otro modo de decirlo es que el terreno común es el crecimiento personal. Sin embargo, el enfoque es distinto:

 

La mirada del coaching en crecimiento personal y consecución de objetivos.

El coaching pone el foco en que la persona identifique

Conocer el mundo emocional propio para gestionarlo adecuadamente.

Autoconocimiento para gestionar los estados internos.

sus valores y objetivos. Y una vez identificados, elaborar un plan de acción para conseguirlos. También en optimizar su rendimiento y potencial en diferentes áreas de su vida.

Durante la puesta en práctica del plan de acción pueden aparecer sentimientos y estados emocionales que ayuden a superar el desafío. O bien que bloqueen la consecución de la meta. Así pues, la alquimia de las emociones en este proceso terapéutico estará al servicio de la consecución del objetivo.

 

La mirada de la psicoterapia comprendernos y relacionarnos con nosotros mismos.

Esta modalidad de ayuda personal pone el énfasis en la salud y el bienestar mental y emocional. Ayuda a las personas a comprender y relacionarse con su mundo emocional, pensamientos, y sensaciones de un modo más amable.

Está orientada a trabajar asuntos como depresión, ansiedad, estrés, adicciones, agorafobia y otras fobias. Es decir, todo aquello que supone un menoscabo en la experiencia vital de la persona. Sin perjuicio de sus objetivos de vida.

Necesariamente el trabajo con la alquimia de las emociones es más profundo. Incluso muchas veces, es el objetivo de trabajo. Contrariamente, en coaching el mundo emocional se contempla como un medio más que puede aparecer como ayuda… o como dificultad.

Veremos en la alquimia de las emociones, como estas dos modalidades terapéuticas enfocan su trabajo de un modo algo más amplio.

La alquimia es un arte que combina la ciencia, la magia y la espiritualidad, y que tiene una profunda conexión con el mundo emocional del alquimista. En la alquimia de las emociones aprenderás a ser tu propio alquimista.

¡Descúbrelo en la sesión de puertas abiertas!
Conceptos claros y sencillos y dos ejercicios prácticos.

Comprender y conocernos a nosotros mismos.

Gestionar la complejidad diversa del mundo emocional.

La alquimia de las emociones, ¿Dónde y cuándo?

Dónde: Espai Obert, C/ Les Valls 28; 4º-6ª. 08201 Sabadell
Cuándo: PENDIENTE DE PRÓXIMA CONVOCATORIA. SI ESTÁS INTERESADO RESERVA TU PLAZA YA. HAZLO EN EL SIGUIENTE ENLACE:

SÍ, QUIERO RESERVAR PLAZA PARA LA CHARLA.

Duración aproximada: Una hora y media.

Actividad de libre asistencia y gratuita.

 

A cargo de Josep Guasch, psicoterapeuta y coach.

Siguiente entrada relacionada: ¿Existe la «correcta» gestión de emociones? Inteligencia emocional.

Además, si lo deseas, puedes ver todos los otros talleres y cursos en el siguiente apartado de la Web:

💡 Cursos y talleres de crecimiento personal en Sabadell 😀

 

Gestionar las emociones

 

La alquimia de las emociones, Sabadell. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach. Talleres presenciales de coaching con PNL en Sabadell

 

Deconstrucción masculinidad hegemónica.

BLOG


¿Qué nos pasa a los hombres con las emociones? Inteligencia emocional y masculinidad

Inteligencia emocional y masculinidad. ¿Qué nos pasa a los hombres con las emociones? Taller y dinámicas en Sabadell

 

¿Qué nos pasa con las emociones?

¿Entendemos el mundo de las emociones y los sentimientos?

Yo, hombre…. ¿realmente decido lo que pienso, siento y hago? O me baso, consciente o inconscientemente, en lo que se espera de mí. En lo que me han dicho que significa ser hombre.

Nuestros aprendizajes, desde la infancia, vienen marcados por el sesgo del patriarcado. Estos mandatos que interiorizamos de muy pequeños nos marcan qué debemos pensar, sentir, hacer…. Y qué no.

Inteligencia emocional y masculinidad los estereotipos que nos limitan


Resumiendo mucho, el sistema patriarcal define al hombre como:

– El “sexo fuerte”, ni débil ni vulnerable. Esto nos condiciona a no mostrar nuestros sentimientos y a aparentar ser fuertes.
– Tenemos una emotividad “invulnerable” y escasas necesidades afectivas. Lo que nos convierte en seres fríos, emocionalmente casi asépticos.
– Somos autónomos e independientes, no necesitamos de nadie para protegernos.
– Podemos con todo, somos fuertes y siempre estamos a la altura de las expectativas (propias o ajenas).
– Somos, por naturaleza, competitivos, enérgicos hasta con una orientación “natural” a la agresividad y la violencia.

Pero todo esto es una gran mentira. En realidad estamos castrados emocionalmente. Los privilegios que nos otorga el sistema patriarcal tienen un precio y un coste muy elevado.

No reconocer, en primer lugar, ni expresar en segundo. las emociones tiene un coste elevado. Tanto para nosotros como para las otras personas.

Inasequibles a la sensibilidad

¿Podemos los hombres ir (aunque sólo sea) un poco más allá en la expresión emocional?

La consecuencia más evidente se evidencia en las violencias machistas. Pues, cuando no estamos habituados a reconocer nuestros sentimientos ni emociones, no sabemos sostenerlos.

Te invitamos a este taller de corta duración, completamente gratuito.

Cuándo: Lunes 09/10/23, de 19 a 21h
Dónde: Casal Pere Quart, Rambla 69 Sabadell
Dirigido a: Cualquier persona que se sienta hombre (CIS o TRANS). Sin distinción de orientación sexual (hetero, homo, bi, queer, inter, asexual…). Y quiera evolucionar hacia una masculinidad más completa inclusiva y abierta.

Organiza: Nous Homes de Sabadell
Si quieres apuntarte, clica aquí: Sí quiero apuntarme al taller

 

Anterior artículo relacionado: Tristeza y miedo ¿por qué los hombres se ríen cuando lo ven en la mujer?

¿Somos los hombres insensibles al mundo emocional?

¿Somos ajenos a las emociones?

 

Inteligencia emocional y masculinidad. ¿Qué nos pasa a los hombres con las emociones? Taller y dinámicas en Sabadell

¿Se puede superar el alcoholismo con la hipnosis?

BLOG


Hipnosis para superar el alcoholismo. ¿Realmente funciona?. Ventajas y límites

Hipnosis para superar el alcoholismo, en Sabadell, Terrassa y online. Terapia adicciones y conductas compulsivas (ludopatía, dejar de fumar, trastornos alimenticios…)

Rehabilitación de adicciones

Cualquier adicción ofusca nuestra conciencia.

Últimamente recibo bastantes peticiones de hipnosis para superar el alcoholismo. En este artículo quiero aclarar algunos conceptos pues creo que hay bastante desinformación al respecto.
La hipnosis para superar el alcoholismo es una excelente herramienta de apoyo. Puede ayudar en cualquier proceso de psicoterapia y en otras adicciones. Por ejemplo dejar de fumar, ludopatía, comida compulsiva etc. Pero no es una herramienta, por sí sola, suficiente para superar adicciones, especialmente el alcoholismo. Me explico:

A menudo la adicción se utiliza como un sustituto de una incomodidad interna. Puede ser algo leve y circunstancial (nervios, tristeza pasajera, momentos difíciles…) o quizás incluso bloqueos emocionales algo más intensos (ansiedad, depresión, situaciones prolongadas de estrés, descontento vital etc.…).

La hipnoterapia para superar una adicción es una excelente ayuda. Pero pocas veces es la única solución.

También es habitual llegar a la adicción por un simple proceso de “probar algo distinto” o bien por socializar. Esto es típico en la juventud, parece ser que ir de fiesta equivalga a beber. Es posible que en estos casos no exista un problema de fondo. Sin embargo, a medida que la persona se habitúa, el beber va adquiriendo la categoría de «alivio» para problemas cotidianos.

La hipnosis para superar el alcoholismo es una excelente ayuda. Trabajo con esta terapia para afianzar la rehabilitación de cualquier adicción. Pero insisto en la palabra ayuda, no solución definitiva. Existen, además, en la adicción al alcohol unos componentes médicos y sociales que conviene tener muy presentes.


Hipnosis para superar el alcoholismo, cuando la adicción se convierte en una “mala amistad”


En cualquier caso, una vez instalada, la adicción se convierte en una especie de “mala amistad”, pero amistad al fin y al cabo. El placer inmediato termina siendo un analgésico para aliviar ese dolor, molestia emocional, aburrimiento, falta de sentido vital etc.…. No nos enseñaron a hacerlo de otro modo. Hay personas que recurren a las pastillas, otras al tabaco, alcohol, cannabis. En otros casos, la comida, o incluso el ejercicio físico intenso y continuado (vigorexia) incluso el trabajo. La adicción, muchas veces, actúa como una pseudo terapia. «Alivia» momentáneamente y empeora a medio/largo plazo.

A veces empezamos a beber para socializar.

El alcohol puede llegar a ser un amigo peligroso.

En general vivimos en una sociedad adicta que lo único que hace es apartarnos de nosotros mismos. Ejemplos menos reconocidos son la televisión, algunos programas y series, el móvil, redes sociales, juegos por internet…

Y una sociedad adicta, también, de la inmediatez. La hipnosis para superar el alcoholismo puede intervenir a niveles profundos del psiquismo pero es preciso, también, poner mucha conciencia. El “alivio momentáneo e inmediato”, que procura la conducta adictiva es efímero pero cautivador. Y también una trampa muy peligrosa.

Vivimos en una sociedad adicta a muchas cosas. Y también a la inmediatez.

Rápidamente, el haber consumido, se convierte en sentimiento de culpa, vergüenza, sensación de inadecuación por haber vuelto a “caer” etc.… Esto puede generar recaídas para aliviar esa molestia y así entramos en un círculo vicioso que incluso ya está tipificado como el círculo de la adicción.

El alcohol es una de las drogas más permitidas y excusadas socialmente. Incluso parece “de raros” el no beber en una boda (por ejemplo).

He señalado que la hipnosis para superar el alcoholismo puede intervenir a niveles profundos del psiquismo, pero ¡cuidado con ello!


Las etapas en la terapia para superar una adicción

Todo proceso de psicoterapia debe tener muy presente la realidad del consultante. No hay dos personas iguales. Del mismo modo, la adicción al alcohol, y la problemática adyacente es distinta en cada persona. Sin embargo, cautelarmente, es preciso ser prudentes en la recuperación. Para esto es conveniente tener en cuenta distintas etapas. Cada una de estas se pueden subdividir en diferentes momentos en la rehabilitación. Sin embargo señalo tres momentos principales:


Desengancharse y el síndrome de abstinencia.

El mono puede vencerse, es limitado en el tiempo y no tiene por qué ser la etapa más difícil en la rehabilitación.

Superar el síndrome de abstinencia, la primera etapa

En otro artículo trataré con detenimiento el síndrome de abstinencia en la rehabilitación. En este momento de la terapia, la hipnosis para superar el alcoholismo debe centrarse en la terapia aversiva.

Se trata de una modalidad de psicoterapia basada en estímulos desagradables o punitivos asociados al alcohol. La terapia aversiva es útil en los primeros momentos de la rehabilitación, pero insuficiente a medio y largo plazo. Es por esto que la hipnosis para superar el alcoholismo, del mismo modo, debe aplicarse en versiones distintas en cada momento.

Sin embargo, este primer paso es imprescindible en la sanación de la adicción al alcohol. Es virtualmente imposible ir a causas más profundas sin la necesaria estabilización de la sobriedad. Y a esto irá dirigida la terapia, en la rehabilitación de la adicción, en esta primera fase.

Importante también, en este momento, mantener el control sobre los estímulos. No exponerse a estímulos externos y trabajar los internos (imágenes, diálogo interno….)

 

La euforia y la “nube rosa”

Este es un momento especialmente delicado. Dependiendo de cada persona, pero generalmente después del primer mes de abstinencia. Los grupos de alcohólicos anónimos popularizaron el término “nube rosa”. Es un momento en la rehabilitación en el que ya han desaparecido los síntomas de tristeza, pesimismo, inseguridad…

Una nueva sensación de confianza y optimismo se instala. Es un momento delicado para las recaídas pues, generalmente, se baja la guardia.

El exceso de confianza puede superarse con la hipnosis para superar el alcoholismo.

Una excesiva confianza en las primeras etapas de la rehabilitación es peligrosa.

La hipnosis para superar el alcoholismo, en esta fase, se centra, especialmente en un programa orientado a la salud. También importante desarrollar la asertividad para aprender a decir no. En la primera fase nos orientamos al control de estímulos. No obstante, no podemos estar toda la vida rehuyendo situaciones, compañías y lugares. Es por esto necesario el desarrollo de técnicas para evitar “caer en la tentación”.

Por desgracia la sociedad ha normalizado excesivamente el consumo de alcohol. Por otra parte el lobby del alcohol va introduciendo mensajes engañosos y mentiras directas sobre el consumo. Y no olvidemos que la industria del alcohol, en este país, supone el 2% del producto interior bruto. Haría falta políticos con valores muy claros para poner en orden a este lobo con piel de cordero.
En otro artículo hablaré sobre las mentiras de este lobby.


Hipnosis para superar el alcoholismo. Objetivos de vida para retomar la ilusión.

Muchas personas que han conseguido la rehabilitación dicen estar agradecidos al haber pasado por esta dificultad. Puede parecer extraño, pero para superar esta adicción con tantos atractores sociales hace falta una gran motivación. Es el momento de diseñar un programa de crecimiento personal motivador. Identificar necesidades y valores personales, y el modo de conseguirlos es vital en esta etapa de la rehabilitación.

Una adicción debe ser reemplazada por un estilo de vida apasionante y saludable

Dotar de sentido a la vida.

Orientar la vida hacia algo que ilusione, en caso contrario son demasiados los estímulos que pueden inducir a una recaída.
En este momento, la hipnosis para superar el alcoholismo, puede trabajar en dos líneas:

– Mantener alta la motivación y la determinación.
– Trabajar, mediante el hipnoanálisis, en recuerdos y situaciones traumáticas que pudieran aún subyacer y que podrían comprometer una recaída.

En este momento, la terapia irá orientada a que la persona conecte con su fuente de motivación interna. Pues, como he dicho antes, el alcoholismo (y cualquier adicción) actúa como una «pseudo terapia». Ahora es el momento de orientar la terapia al autoconocimiento.



Conclusión: ¿Es suficiente la hipnosis para superar el alcoholismo?

Como he dicho al principio, no hay dos personas iguales y depende del grado de adicción. No obstante, en términos generales no es suficiente la hipnosis para superar el alcoholismo. Y menos aún tal y como se vende.

He visto por ahí mucha publicidad que garantiza la rehabilitación con unas grabaciones:

En primer lugar, destacar la necesidad de personalizar cada sesión de hipnosis para superar el alcoholismo. Cada persona es distinta, con dificultades diferentes, biografías y formas de pensar particulares.

En segundo lugar, cada momento del proceso terapéutico precisa diferentes intervenciones.

En tercer lugar, creo en la inestimable ayuda de la hipnosis para superar el alcoholismo, pero no quiero ser iluso.

Superar esta adicción requiere, a menudo, una intervención multidisciplinar. Existe, en la seguridad social catalana, un programa articulado por el C.A.S. muy eficiente.

Apoyar la hipnosis para superar el alcoholismo con otras modalidades, médicas y psicoterapéuticas.

Coordinado por un psiquiatra, un equipo formado por educador social, enfermera y equipo de psicólogos. Incluye:

Atención médica. Por si fuera necesaria hospitalización y medicación.

Educador/a social. Para dificultades de inserción.

Terapia grupal. Generalmente coordinado por el/la educador/a social.

Necesidad de trabajo multidisciplinar.

El alcoholismo implica diferentes problemas y la necesidad de diferentes intervenciones.

Estos tres elementos son óptimos. Sin embargo, como viene siendo habitual en la seguridad social, la atención psicológica es aún muy mejorable. Sigue focalizada en un modelo muy clínico en vez de humanista y, por supuesto, con una endémica falta de recursos y profesionales.

Es aquí donde la hipnosis para superar el alcoholismo puede ser de gran ayuda. No obstante, aviso también, no siempre es la única terapia que aplico en la rehabilitación.

Hasta el próximo artículo, recibe un cordial saludo,

 

www.josepguasch.com

Anterior artículo relacionado: ¿Qué es el nivel de tolerancia al alcohol? ¿Cómo influye en el alcoholismo?

Hipnosis para superar alcoholismo Sabadell

Hipnosis para superar el alcoholismo, en Sabadell. Terrassa y online. Terapia adicciones y conductas compulsivas (ludopatía, dejar de fumar, trastornos alimenticios…)

Tristeza y miedo en los hombres

BLOG


Tristeza y miedo, ¿por qué los hombres se ríen cuando lo ven en la mujer?

Tristeza y miedo entre los hombres. Inteligencia emocional y nuevas masculinidades. Josep Guasch, psicoterapeuta humanista, consulta en Sabadell

Gestionar el miedo y la tristeza

A menudo los hombres no reconocen la propia tristeza

¿Por qué algunos hombres se ríen o ven con una condescendencia desdeñosa la tristeza y miedo en una mujer? Fácil, porque las penalizamos en nosotros. Al no reconocerlas en nuestro interior, cuando la advertimos en ellas, proyectamos nuestros miedos y los trivializamos. En Gestalt lo llamamos un mecanismo de proyección. Si queremos construir una nueva forma de ser hombre, deberemos revisar nuestra inteligencia emocional.

A este mecanismo se puede unir (o actuar independientemente) el de la deflexión. Básicamente desconectar de la tristeza y el miedo cuando los advertimos, en nosotros o en otras personas. Se suele hacer con bromas y risas fáciles, charlas triviales, intelectualizando (en vez de experimentar y expresar…).

Tristeza y miedo son dos de las cuatro emociones básicas vinculadas a la vulnerabilidad. Además son dos emociones mal vistas en el hombre fiel a los mandatos del patriarcado. Sin embargo son dos emociones básicas, que expresamos de pequeños. ¿Qué ocurre entonces y “adónde van” cuando no se expresan?. Es importante, para entenderlo, diferenciar vulnerabilidad y debilidad. No podremos mejorar nuestra inteligencia emocional negándolas ni escondiéndolas.

 

Tristeza y miedo, vulnerabilidad y no debilidad

He vinculado tristeza y miedo a la vulnerabilidad y las desvinculo de la debilidad. Es importante, y especialmente para el alma masculina, establecer esta diferencia. Aunque creo que deficiente, podría considerar un consenso suficiente recurrir a las descripciones de la RAE.

Así vemos que define vulnerabilidad como:

– “Que puede ser herido o recibir lesión, física o moralmente” “Algo susceptible de ser dañado, perjudicado o deteriorado”.

Define debilidad como:

– “Falta de vigor o fuerza física”. “Carencia de energía o vigor en las cualidades o resoluciones del ánimo”

Diferencia vulnerabilidad y debilidad

Vulnerabilidad no es debilidad.

Yo detecto en ambas descripciones una importante diferenciación que subyace a la descripción. Así parte de la definición de vulnerabilidad como algo “susceptible de ser” o “que puede ser”. He señalado expresamente el término ser que apunta a una cualidad inherente a ese algo/alguien. La vulnerabilidad es algo inherente a la condición humana. En el terreno emocional compartimos con los mamíferos el miedo y la tristeza.

Ahora bien cuando describe debilidad utiliza los términos “falta” y “carencia”. Y añade las cualidades de las que adolece ese algo o alguien débil: Vigor, fuerza física, resoluciones del ánimo…

Es decir, podemos ser vulnerables y a la vez fuertes (no débiles). Y esto implica aceptar tristeza y miedo como las dos emociones básicas que nos definen como seres humanos. Es vital entender, en términos de inteligencia emocional, estos matices: Aceptar nuestra vulnerabilidad, nos hace fuertes, aun cuando parezca lo contrario.

Ahora bien, ¿siempre es así?. Veamos una distinción importante.

 

Inteligencia emocional, emociones y sentimientos, temor y melancolía

Existen, los que podríamos considerar, “subproductos” del miedo y la tristeza: el temor y la melancolía. En el anterior artículo: Emociones y hombres ¿Qué nos pasa con el mundo emocional? destaqué lo consensuado como definición de emoción: “Conjunto de reacciones orgánicas que experimenta un individuo cuando responde a ciertos estímulos externos que le permiten adaptarse a una situación con respecto a una persona, objeto, lugar, entre otros”.

En lo que a este post concierne destaco de la descripción el fragmento: “responde a ciertos estímulos externos. Tristeza y miedo, como emociones básicas, responden al aquí y ahora de estímulos externos. Por ejemplo podemos sentir miedo ante un animal salvaje que nos amenaza. Podemos sentir tristeza ante la muerte de un ser querido. Pero… ¿Qué ocurre cuando tristeza y miedo se dilatan en el tiempo más allá del evento presente? … Aparecen los sentimientos. Avanzar en nuestra inteligencia emocional requiere, también, tener clara esta diferenciación.

He señalado ya una de las diferencias entre sentimientos y emociones. Mientras las segundas están más vinculadas al presente y pueden tener una resonancia en el tiempo, en los primeros este eco en el tiempo se difiere más. ¿Por qué? Pasamos del reino de los mamíferos al humano.

En el sentimiento interviene, además de la reacción fisiológica, un elemento cognitivo. Podríamos resumir con una fórmula:

Sentimiento = Emoción + pensamiento.

Miedo y tristeza emociones; Temor y melancolía, sentimientos.

En el sentimiento se mezclan emociones y actividad cognitiva.

Resumiendo mucho, si al miedo (emoción) le añadimos una etiqueta cognitiva tenemos el temor (sentimiento). Si a la tristeza le añadimos un pensamiento de perdurabilidad tenemos la melancolía.

El sentimiento es la toma de conciencia de la emoción. Es una cualidad básicamente humana y no es “positiva” ni “negativa”. Como siempre depende del uso que hagamos.

El biólogo Humberto Maturana (uno de los referentes del coaching ontológico) escribió mucho al respecto. Si estás interesad@ añado un enlace a un extracto de dos charlas dictadas: EMOCIONES Y LENGUAJE EN EDUCACIÓN Y POLÍTICA

Definición de melancolía según la RAE:

  1. f. Tristeza vaga, profunda, sosegada y permanente, nacida de causas físicas o morales, que hace que quien la padece no encuentre gusto ni diversión en nada.
    2. f. Med. Monomanía en que dominan las afecciones morales tristes.

Una monomanía es una obsesión por una idea recurrente, es decir, el pensar reiterado y auto-referente. Tenemos, pues, una etiqueta cognitiva (puede ser una creencia, pensamiento automático, juicio etc.….) vinculada a la emoción de tristeza.

Definición de temor según la RAE:

  1. m. Pasión del ánimo, que hace huir o rehusar aquello que se considera dañoso, arriesgado o peligroso.
  2. m. Presunción o sospecha.
  3. m. Recelo de un daño futuro.

Términos como “aquello que se considera…” o «recelo» nos remiten, de nuevo, a etiquetas cognitivas o juicios.

Podemos ver, pues, cómo temor y melancolía son sentimientos derivados de dos emociones básicas: Miedo y Tristeza respectivamente. Si tenemos suficiente inteligencia emocional sabremos establecer la diferencia. Y a partir de aquí gestionar adecuadamente, bien sea emoción o sentimiento.

Aun cuando pareciera una digresión he creído oportuno hacer esta diferenciación entre las emociones y los sentimientos. Volvamos ahora al tema de Miedo y Tristeza en el hombre.

¿Te interesaría explorar tu mundo emocional como hombre?
Puedes asistir al taller abierto que organizamos.
Más información en el siguiente enlace:

Taller de inteligencia emocional para hombres.

Plazas limitadas.

El lugar de poder de un hombre es su casa.

El patriarcado sostiene una dinámica en la que el valor fundamental es la dominación. El más inteligente, listo, rico, mejor posicionado etc. Sin embargo, en la realidad pocos hombres pueden aspirar a estas cotas de máximo poder. Por esto se estableció el “título honorífico” de “cabeza de familia” al hombre.

El hombre es el rey de la casa.

Existe una equivalencia peligrosa y equivocada entre poder y agresividad.

Es habitual aún en muchos países que la mujer pierda su apellido al casarse. Incluso los hijos, por defecto, adoptan el apellido paterno como el primero. Este no es más que un ejemplo de este mandato patriarcal.

Así pues, siendo el cabeza de familia el hombre, difícilmente expresará emociones vinculadas a la vulnerabilidad: Tristeza y miedo a la cabeza. El hombre adoptará roles que pueden ir de lo amorosamente protector a lo violentamente controlador. Tanto en un caso como en el otro, estas dos emociones básicas son incompatibles con el ejercicio de este rol.

Las emociones básicas -y sus derivados- más vinculados a la expansión (alegría y rabia) serán las predominantes en este estereotipo masculino. Por supuesto en detrimento de aquellas que supongan una contracción: Tristeza y miedo a la cabeza.

Así pues, los hombres, en términos de inteligencia emocional estamos «educastrados».

 

Tristeza y miedo entre hombres… ¿Qué tal?

Entre hombres, aún nos atrevemos menos a expresar emociones asociadas a la tristeza y el miedo. Es un mandato que tenemos profundamente internalizado. Además, si tenemos la obligación de ser los más…. (lo que sea), el introyecto profundo es que debemos competir con los otros hombres.

Podemos, si vamos muy “apurados” reconocer nuestra vulnerabilidad ante una mujer en la que confiemos mucho. Pero ante un hombre… es como exponer la yugular a la mirada del conde Drácula.

Y es aquí, donde la inercia de la educación, nos moviliza en sentido inverso al de la inteligencia emocional. Nos retenemos, bloqueamos y evitamos reconocer y expresar nuestras emociones y sentimientos.

Es precisamente por este motivo por el que la mayoría de los grupos de hombres son no mixtos. Se trata de superar esta barrera invisible, este techo de cristal. Ser capaces de “entre nosotros” reconocernos como vulnerables, con la tristeza y el miedo como principales causas. Y vencer esta inercia a competir entre nosotros bajo el criterio de aparentar no vulnerabilidad.

 

Los celos el miedo y la tristeza.

Nos volvemos celosos si percibimos una amenaza hacia algo que consideramos nuestro. Hay dos conceptos aquí interesantes: temor y nuestro. Sabemos que, en términos de inteligencia emocional, el temor es un miedo fantaseado. Y el concepto «nuestro» bebe de los mandatos del patriarcado y el amor romántico. La pareja es alguien «nuestro»…, 😯

Si a esto añadimos el mito del amor romántico “los celos son una muestra de amor”, tenemos la fórmula «perfecta».

Hombres y celopatía, terapia en Sabadell

El hombre no suele expresar los celos… hasta que los expresa.

Pueden ser celos a perder el ser querido (temor a que alguien seduzca a la pareja). También celos profesionales (temor a perder un estatus o rol social). El temor siempre implica un miedo a perder. Y el miedo a perder anticipa una tristeza por una pérdida anticipada. Este es el vínculo entre miedo y tristeza en los celos.

En los celos existe miedo (temor) y tristeza anticipados.

Mientras que la mujer es más proclive, si tiene celos, a expresarlo, el hombre suele callar. Existen estudios que, incluso evidencian que los hombres somos más celosos que las mujeres. Sin embargo la percepción social es contraria debido, precisamente, a que la mujer suele expresarlo más abiertamente.

Para la mentalidad masculina/patriarcal, expresar celos es una muestra de «debilidad». Y, por supuesto que en la mayoría de los casos existe una autoestima dañada. Pero el primer paso (¡cuidado no el único!) para sanarlos es reconocerlos. Y volvemos al precepto básico de la inteligencia emocional, tomar conciencia.

El hombre, cuando no expresa los celos, es como una “olla a presión” expuesta al fuego sin válvula de seguridad. ” Esto puede generar una explosión de rabia en el momento menos pensado. Esta rabia solemos justificarla mediante una proyección de la culpa en la mujer. Por ejemplo “soy celoso porque ella provoca a los hombres”. Cualquier cosa menos reconocer la emoción de la vulnerabilidad implicada en el temor a perderla.

Incluso, favorecido por el sistema patriarcal, existe el concepto de que la “pareja es mía”. Con este mandato social firmemente instalado, el hombre se exonera de aceptar el miedo y la tristeza anticipada de los celos. Esto hace, que la expresión de los celos en el hombre, sea mucho más violenta que en la mujer.

Los celos son más habituales en hombres que en mujeres…
pero los «expresan» de un modo distinto

Y si miedo y tristeza (emociones básicas) no están disponibles… aparece la rabia. La rabia, junto con la alegría, es la que completa el ciclo de las cuatro emociones básicas. A menudo esta rabia se expresa mediante la violencia machista.

Esta forma de expresión contaminada de los sentimientos es parecida a la gestión de la frustración en el hombre. Para más información mi artículo anterior: Emociones y hombres … ¿Qué nos pasa con el mundo emocional?

 

Inteligencia emocional y hombres un reto para avanzar hacia una sociedad igualitaria.

Hasta aquí un pequeño intento por señalar las reticencias del alma masculina ante los sentimientos y emociones que impliquen vulnerabilidad. Creo que debemos seguir trabajando para avanzar en nuestra inteligencia emocional. De este modo, gran parte de los problemas existentes en nuestra cultura patriarcal, creo, podrán, por lo menos, suavizarse. Los grupos de hombres pro-feministas trabajamos en esta línea.

Una de las modalidades terapéuticas más efectiva para el reconocimiento y expresión del mundo emocional es la Terapia Gestalt.

Hasta el próximo artículo, recibe un cordial saludo,

www.josepguasch.com

Anterior artículo relacionado: Hombres y emociones ¿Qué nos pasa con el mundo emocional?

Reconocer y gestionar miedo y tristeza

Tristeza y miedo entre los hombres. Inteligencia emocional y nuevas masculinidades. Josep Guasch, psicoterapeuta humanista, consulta en Sabadell.

 

Aprender a gestionar las preocupaciones con serenidad.

BLOG


Relajación muscular para el estrés. El método Jacobson.

Relajación muscular para el estrés; método Jacobson, psicoterapia en Sabadell, Terrassa y online. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach.

En el artículo terapia para el estrés, vimos que este no siempre es perjudicial. Sin embargo, detectar el distrés (estrés innecesario) requiere un cierto nivel de conciencia.

Tres elementos básicos es necesario considerar en la relación con el estrés:

– Conciencia corporal. A través de las sensaciones físicas, gesto, postura, movimiento… Este es el tipo de conciencia que priorizamos en la relajación muscular para el estrés.

– Conciencia emocional. Emociones y sentimientos.

– Conciencia cognitiva. Pensamientos, creencias, expectativas…

La triple experiencia vital

La triple dimensión de nuestra experiencia vital.

La relajación muscular para el estrés nos ayuda a adquirir la necesaria conciencia corporal. Y se consigue mediante la sensación de contraste tensión-relajación, aplicada en distintos grupos musculares. Dirigiendo así la atención, adquirimos una percepción más afinada. Es también llamada método Jacobson de relajación muscular progresiva.

Como comentario adicional, añadir que cada vez más, en psicoterapia, se atiende a la necesidad de esta conciencia corporal. Gran parte de las percepciones de transformación evolutiva en una persona vienen acompañadas de un sutil aviso somático.


La relajación muscular para el estrés, concepción e idea de fondo.


El cuerpo reacciona a los estresores. A veces de un modo intenso, otras de un modo no tan agudo pero sostenido. Prestar conciencia a esta tensión corporal innecesaria es un paso imprescindible para avanzar. En general cualquier modalidad de coaching y psicoterapia actual presta mucha atención a la conciencia. No obstante, pocas veces se ha asociado a la conciencia del cuerpo.

La relajación muscular para el estrés nos ayuda a focalizarnos en esta diferencia Tensión – Distensión. Es un ejercicio de conciencia somática que realizamos primero en un ambiente protegido y en silencio. Posteriormente, la atención al cuerpo aparece de un modo más espontáneo. Incluso alguna parte del ejercicio formal de tensión – relajación, lo podemos adaptar a la vida diaria.

Las instrucciones te inducen a centrarte en contraer, selectivamente, diferentes grupos musculares. Es importante que prestes mucha atención a cómo sientes lo que sientes. La relajación muscular para el estrés (Método Jacobson) no es una práctica de ejercicio físico. Es una práctica de CONCIENCIA CORPORAL.

Edmund Jacobson fue un médico y psiquiatra estadounidense. Estudió con especial atención la tensión muscular como una respuesta del cuerpo a la ansiedad y el estrés. Atendiendo a este vínculo es posible revertir la respuesta a los estresores modificando la respuesta del cuerpo. Esta técnica se ha aplicado con éxito en distintas modalidades de psicoterapia.

Para realizarla correctamente y beneficiarse de las propiedades de la misma es necesario prestar atención a las sensaciones. Para esto concéntrate en la tensión durante unos cinco segundos y después, ¡suelta de golpe! Al soltar de golpe presta atención durante unos cinco segundos al alivio corporal.

El método Jacobson se sigue utilizando con éxito en psicoterapia para superar estrés y ansiedad.

Relajación muscular para el estrés Sabadell

Captar el contraste tensión – relajación.

De este modo, la relajación muscular para el estrés favorece darte cuenta de la diferencia tensión-relajación. Posteriormente esta habilidad la irás extrapolando inconscientemente a tu día a día. De todos modos, no estará de más que, de vez en cuando, prestes atención a tu estado corporal.


Cómo empezar. Aflojar las tensiones y preocupaciones.

Para practicar la relajación muscular para el estrés necesitarás disponer de un tiempo para ti. Por supuesto, cuando domines la práctica los tiempos se acortan.

Puedes, si lo deseas, utilizar inciensos, aceites, algún tipo de música relajante.

Empieza preferiblemente tumbado. Toma unas cuantas respiraciones lentas y profundas. Respira pausadamente, inspirando estás en calma y con la espiración dejas ir…. Sueltas….
Brazos y manos descansando a ambos lados. Las piernas separadas, en paralelo y alineadas con los hombros.

Descansa y déjate ir, y a medida que te vas estableciendo te vas dando cuenta de tu respiración. Salvo indicaciones expresas, en la relajación muscular para el estrés la actitud y movimientos son suaves y delicados.

Y te vas dando cuenta de cómo la respiración te respira, agradablemente… Dejándote ir en este viaje de conciencia hacia tu cuerpo.

Tú eres tu cuerpo… y eres mucho más que tu cuerpo…. Eres tu estrés y eres mucho más que tu estrés…. Inspirando estás en calma, espirando dejas ir, sueltas. Date cuenta de tu cuerpo como una totalidad.


Relajación muscular para el estrés. Liberando respiración y voz.

 

Relajación muscular y estrés Sabadell

Liberar la tensión de emociones sostenidas innecesariamente en el tiempo.

Y mientras te meces en la respiración, relaja la mandíbula y el cuello. Y conforme vas inspirando, date cuenta de cómo la columna de aire entra por la nariz. Va bajando por el cuello e imagina que se dirige hasta el vientre. Desde el vientre impulsa, de golpe, la columna de aire hacia arriba. Libera el cuello, dejar ir la mandíbula y date permiso para soltar el aire acompañado de una exclamación (Ohhhh!!! Ahhh!!!). La idea en este punto es la de soltar la voz y sentir el alivio subsiguiente.

Una vez has liberado con la voz, permanece durante dos o tres respiraciones. Muy suave, dándote cuenta del alivio… relaja la cara…el cuello… Dejándote respirar suave y relajadamente.

Repite este proceso unas tres o cuatro veces…

He añadido este paso inicial que no está en el método Jacobson de relajación muscular para el estrés. No obstante está alineado con la idea general. Date cuenta del contraste tensión – relajación. Sé consciente del balance tirantez – descanso…

Es importante, tanto en este paso de la relajación como en los siguientes, soltar la tensión de golpe. Y una vez hecho prestar atención y conciencia a la sensación de distensión, descanso, relajación. Deteniéndote ahí unos momentos.


Llevando la relajación muscular para el estrés a otras zonas del cuerpo.


Relajando piernas y pies

Levanta un poco una pierna, dirige el pie hacia arriba y hacia ti tensando lo más posible. Cuando lleves unos 10 segundos así, suelta de golpe. Dejar caer la pierna y detén tu conciencia en esa sensación de relajación muscular. Levanta otra vez y repite la operación.

Ahora repite esta secuencia con la otra pierna.

Relajar la parte baja de la columna

Llevar la relajación muscular para el estrés a la parte baja de la columna requiere una especificación. Si estás tumbad@ lleva la planta de los pies al suelo. Inspira y levanta las nalgas y las lumbares apoyándote en los pies. Mantén la tensión durante un momento y… déjate caer. Como antes… aprecia la sensación de alivio y relajación en piernas, nalgas, caderas y lumbares

Traslada el ejercicio de relajación muscular para el estrés a distintas zonas del cuerpo. Como si hicieras un escáner corporal.
– Abdomen.
– Tórax.
– Brazos y manos.
– Hombros.
– Cervicales.
– Mandíbula.
– Nariz.
– Ojos.
– Cejas y entrecejo.
– Frente.

En resumen este es el ejercicio de relajación muscular para el estrés (método Jacobson). Básicamente percibir la diferencia, tensión-relajación en diferentes grupos musculares. Es, como he señalado anteriormente, una diferenciación cada vez más presente en los procesos de psicoterapia. Adquirir conciencia corporal. Ya que el cuerpo, en definitiva, es la expresión externa de nuestro mundo interno. Y ambos están interconectados.

Conciencia somática y relajación

Recorrer todo el cuerpo con la conciencia.

La forma en que tradicionalmente se practica es subiendo de pies a cabeza. Sin embargo también puede invertirse el recorrido.
Es muy importante, durante el mismo, percibir la diferencia tensión-relajación. Y detenerse un tiempo para educar la conciencia corporal. Esta es la base de la relajación muscular para el estrés. También llamada «Método Jacobson».

Sin duda una de las técnicas holísticas que más contribuyen, a paliar los síntomas de la ansiedad y el estrés de base.

También es una excelente práctica para mejorar la inteligencia emocional, la autoestima y el crecimiento personal en general.

Y, por supuesto, asiste a otras situaciones estresantes y ansiógenas. Por ejemplo dejar de fumar, trastornos de alimentación, adicciones etc.

Hasta el próximo artículo, recibe un cordial saludo,

 

www.josepguasch.com

Anterior entrada relacionada: Psicoterapia para el estrés

 

Aprender a relajarse.

 

 

Relajación muscular para el estrés; método Jacobson, psicoterapia en Sabadell, Terrassa y online. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach.

Hombres y emociones, nuevas masculinidades Sabadell

BLOG


Emociones y hombres. ¿Qué nos pasa con el mundo emocional?

Emociones y hombres. ¿Qué nos pasa con el mundo emocional? Inteligencia emocional y masculinidad. Nuevas masculinidades y procesos terapéuticos en Sabadell.

Vivir las emociones y sentimientos.

La inteligencia emocional no debe basarse en hablar «acerca de», es más bien sostener y vivir las emociones.

A menudo escucho a amigos y compañeros de activismo decir aquello de “yo no soy machista”. A veces de un modo explícito, otras veces de un modo indirecto. Y yo creo que sí, sí somos machistas. Y no quiero con esto darme con un látigo (yo siempre he sido más hedonista que masoquista). Tampoco estoy resignándome ni vanagloriándome del machismo de los hombres.
Creo que solo desde la aceptación honesta (que no resignada) podemos avanzar en la deconstrucción de la masculinidad hegemónica.

El discurso políticamente correcto está bien. Pero es sólo el principio, sospecho que algunos hombres se quedan en eso, lo políticamente correcto. Y no es suficiente, a veces es incluso perjudicial. Creo que es necesario ahondar algo más, por eso el título “emociones y hombres”

¿Los hombres no tenemos emociones?

¿Los hombres no tenemos emociones? Claro que las tenemos…. Pero selectivas. ¿Y las emociones tienen que ver con nuestro machismo? Pues sí y lo veremos con ejemplos.

También veremos cómo machismo, (algunas) emociones y hombres están muy ligados.

Antes de empezar, matizar lo que he expuesto. No estoy haciendo una apología del machismo ni mucho menos. Más bien al revés. Pero quiero ser realista.

Como terapeuta soy consciente que lo que aprendemos de pequeños no se va de un día para otro. Y más aún si está acompañado de una fuerte presión social. Es necesario un norte y tenerlo claro. Pero una cosa es tener claro el objetivo y otro haberlo conseguido.

La nueva masculinidad tiene una asignatura pendiente. Integrar la inteligencia emocional como una parte de la vivencia diaria. No tanto como una teoría.

Conseguir una afinidad entre los hombres y las emociones es una asignatura pendiente en la masculinidad. Y si no superamos (vivencialmente) esta carencia, sólo nos quedaremos en palabras vacías.


Hombres y emociones, sentimientos, emociones secundarias…


Existe un extraño maremágnum semántico entre los teóricos de lo emocional. Yo, que congenio más con la praxis, no me llevo muy bien con el mundo de los conceptos. Sin embargo, por suerte algo está claro, el concepto emoción, a saber:

Conjunto de reacciones orgánicas que experimenta un individuo cuando responde a ciertos estímulos externos que le permiten adaptarse a una situación con respecto a una persona, objeto, lugar, entre otros”.

Inteligencia emocional vivencial y masculinidad, un reto pendiente.


Aunque hay otros modelos, para simplificar en este artículo utilizaré el de las 4 emociones básicas


Rabia
Alegría
Tristeza
Miedo.


En el artículo El patriarcado y sus mandatos señalé algo acerca de las 4 emociones básicas. Y también cómo el patriarcado articula la relación entre emociones y hombres mediante presuposiciones impuestas.

Así, rabia y alegría son entendidas como inherentes a las emociones del hombre. Tristeza y miedo, al ser etiquetadas en esa confusión entre debilidad y vulnerabilidad no son consideradas tan propias de hombres, 🙄 . Por supuesto hablo de estereotipos patriarcales vinculados a emociones y hombre.

En cuanto a los términos sentimientos y emociones secundarias tienen otras connotaciones. En lo que concierne a este artículo me centraré en algunos aspectos, no en todos. Utilizaré preferentemente el término emociones secundarias.


Las emociones secundarias y el aprendizaje en sociedad.


Las emociones secundarias son compuestas, algo más elaboradas y, sobre todo, aprendidas. Les acompaña, también, un fuerte componente social y valorativo, una suerte de creencias.

Emociones aprendidas

Algunas emociones se aprenden… y pueden des aprenderse...

Las emociones básicas son inherentes a nuestra condición de mamíferos y anteceden a las secundarias. Estas últimas las vamos construyendo hasta, más o menos los 8 años. Y esto es muy importante para entender el vínculo hombres y emociones.


Un ejemplo no muy extraño: Un niño, vive la realidad de papá como un ser (semi)ausente. Consecuentemente es mamá quien más le cuida. Habrá integrado, inconscientemente, el mandato “mamá debe cuidar de mí”. Ha vivido con tanta naturalidad los cuidados de la madre que asume, implícitamente, que es un deber de mamá cuidarle. Y, peor aún normalizará los descuidos de su padre.

Así, se enfadará más con su madre que con su padre al ser desatendido. Es otra forma de ese mandato “a las madres se le exige perfección, a los padres… no tanto”. Por supuesto esto es así siempre y cuando no exista una educación (llamémosle) correctora de la situación.

Pero esto va mucho más allá. ¿Qué ocurre cuando un hombre asesina a su pareja (o ex-pareja) y, acto seguido, se suicida? El suicidio no es ni explicación ni justificación del asesinato, pero algo ha ocurrido en ese arrebato. Veamos ejemplos habituales.


Hombres y emociones secundarias. Desarrollo social y mezcla de emociones.


La frustración es una de las emociones secundarias que pueden provocar más desacuerdos en pareja. Nace de una expectativa previa, muchas veces alimentada por los mitos del amor romántico. Cuando esta expectativa (responsabilidad de quien la construye) no se ajusta a la realidad, aparece la frustración.

Por ejemplo, imaginemos que en una reunión social la mujer disiente de su pareja (hombre en este caso). Él cree (expectativa/creencia) que su mujer nunca debe “disentir de él” en público. Pero además, para este hombre existe una relación de significado perversa pero muy habitual: “Si ella disiente de mí, quiere decir que no me respeta”. No olvidemos que hasta no hace mucho subyacía el principio de autoridad en el eufemismo “cabeza de familia/hombre”.

Hombres y emociones.

¿Vivimos desde la cabeza los hombres?

Así pues tenemos una creencia instalada desde la infancia que vincula a este hombre con emociones concretas. Probablemente nunca vio a su madre llevando la contraria a su padre en público. Esta es una impronta (experiencia/s significativa/s de referencia) no verbal que se instala como una creencia firmemente arraigada. Pero hay más: otra/s creencias vinculadas a los hombres y las emociones.


La doble naturaleza emocional de la frustración.

La frustración, como emoción secundaria, además de contaminada por lo cognitivo, es también mixta. La tristeza por la pérdida de la expectativa. Y también la rabia, a menudo dirigida “hacia afuera”. Esto si no somos capaces de entender que toda expectativa es responsabilidad de quien se la construye.

Tenemos pues rabia y tristeza unidas como vasos comunicantes en la frustración. Pero cuando nos miramos, hombres y emociones, nos damos cuenta que la tristeza no la llevamos nada bien. La tristeza implica pérdida y un hombre evaluado por los estándares del patriarcado es fuerte, dominante. La pérdida es mal aceptada.

Además, eso de llorar…. vuelvo al discurso del sólo bla, bla, bla…. Los hombres somos capaces de admitir verbalmente que no pasa nada si lloramos…. Y he visto a esos mismos hombres, en círculos de trabajo emocional, receptivos y protegidos, explicar historias muy dolorosas… Y no he visto ni una lágrima…. 😯


Volvamos a la frustración y sus dos depósitos emocionales como vasos comunicantes Rabia y Tristeza. Si la tristeza no la sostenemos…. ¿por dónde expresamos la frustración?. Por la rabia.


Rabia, agresividad y violencia en el hombre.

La agresividad, como expresión de la rabia, se transforma en violencia para reivindicar algo que vivimos como un derecho. Pero sabemos que la violencia es un comportamiento aprendido al servicio de los propios intereses. En este caso, equivocadamente, al servicio de lo que creemos nuestro derecho.

En este punto el hombre expresa sus emociones desde un lugar profundamente patológico. Cree que tiene un derecho, cuando esto es solamente una expectativa. Una creencia de cómo deberían ser las cosas. Algunas creencias profundamente arraigadas, distorsionan la realidad. Entonces el hombre vive sus emociones como un derecho a reivindicar.

Sostener las emociones sin contaminarlas.

Vivir creativamente las emociones, aun cuando nos incomoden.

También sabemos que, muchas veces, la rabia encubre a la tristeza. Es más fácil para los hombres relacionarnos con emociones que supongan expansión (rabia y alegría) que con otras que supongan contracción (tristeza). Incluso, a veces, ambas mantienen un extraño vínculo:

Algunos de los que nos dedicamos a esto, nos gusta contar cuentos. Hay uno que viene como anillo al dedo a esto, el de dos amigas…. La rabia y la tristeza


Si pudiste escuchar el cuento, estupendo, sólo son dos minutos. Si no el mensaje es simple: la tristeza, a veces, encubre una rabia no expresada. Y lo mismo es cierto al revés. En el caso que nos ocupa de la frustración espero que haya quedado obvio el motivo. Especialmente en esa extraña relación hombre – emociones.

Pero el mundo de los cuentos es el que es. Puede servirnos para una comprensión profunda, pero la trinchera del día a día es otra. ¿Qué podemos hacer los hombres para, en estos contextos, llevarnos mejor con la frustración? Ahí van unas cuantas sugerencias.


RECONOCER (Y honrar) LA TRISTEZA


– Una pregunta que puede formularse en modo genérico o bien situacional:

¿Qué me hubiera gustado que hubiera sido y, sin embargo, no fue?

La primera parte de la pregunta me pone en contacto con la ilusión de la expectativa. También con el implícito de la responsabilidad en la construcción de la misma.

– Reconsiderar las creencias implícitas.
– Aprender a pedir asertivamente.
– Desarrollar la empatía.
– Aprender a responder en vez de reaccionar. La respuesta viene de un espacio en el que respiramos y re-consideramos la situación. La reacción es rápida y automática.
– Aprender a sostener la frustración. Reconocer la propia responsabilidad en la expectativa auto-creada.
Sostener la tristeza, respirarla y examinar qué pasa en mi interior cuando la reconozco. Bien sea en mí o en otra persona. Por ejemplo, cuando un amigo se divorcia.


Por supuesto no entender la tristeza como victimismo o un modo de llamar la atención.


Hombres y emociones: Conclusión

Conexión cerebro corazón.

Darnos cuenta de las emociones, conciencia emocional.

Estos elementos cognitivos y emocionales siguen apareciendo, como implícitos, en las vidas de muchas familias. Y lo que vivimos en la infancia no se disuelve por una simple declaración de lo “correcto políticamente”. Es tanto como decir “sé que es malo fumar pero esto no me habilita para dejarlo si tengo la adicción”.

Para una profunda re educación emocional del hombre es necesario un trabajo vivencial. No solamente teórico, documentado y bienintencionado.

Lo expuesto es, por supuesto, solo una orientación. Salvar esta brecha entre hombres y emociones requiere, en ocasiones, un proceso vivencial y terapéutico.

 

Hasta el próximo artículo,recibe un cordial saludo,

www.josepguasch.com

Siguiente artículo relacionado: Tristeza y miedo. ¿Por qué los hombres se ríen cuando los ven en la mujer?

Anterior artículo relacionado: La relación con el padre y la deconstrucción de la masculinidad patriarcal

Logo de facebook de la página Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell

 

Emociones y hombres. ¿Qué nos pasa con el mundo emocional? Inteligencia emocional y masculinidad. Nuevas masculinidades y procesos terapéuticos en Sabadell.

Interpretación de la realidad en blanco y negro o en colores.

BLOG


Interpretación de la realidad, conciencia y despertar con PNL

Interpretación de la realidad en psicoterapia y coaching, consulta en Sabadell, Terrassa y online. Josep Guasch, psicoterapeuta y coach. PNL (Programación Neurolingüística) y terapia de virus mentales

Terapia de virus mentales Sabadell

Permitirnos la apertura a nuevas posibilidades.

La interpretación de la realidad condiciona nuestra calidad de vida. De tal manera que poner conciencia en cómo lo hacemos nos garantiza una existencia más plena.

La PNL distingue tres modos de evaluar nuestra experiencia. Estas valoraciones están en la base de cualquier proceso de psicoterapia y coaching. Pero muy especialmente en la terapia de virus mentales. Y esto es así por dos motivos:

– Nuestras creencias son la base de nuestra interpretación de la realidad. Pero a su vez:
– Los factores que inciden en la interpretación de la realidad generan nuestras creencias.

Veamos estas tres distinciones desde la óptica de la Programación Neurolingüística.

 

La interpretación de la realidad según la PNL.

Simplificando bastante dos son las actitudes que dirigen el comportamiento humano:

Acercarnos a lo que nos hace sentir bien.
Alejarnos de lo que nos hace sentir mal.

Por otra parte, el modo en que evaluamos dolor y placer depende de nuestra interpretación de la realidad. Y para hacerlo utilizamos básicamente tres criterios:

– Nuestra fisiología.
– Nuestros modelos de la realidad basados en nuestras experiencias de referencia.
– La forma en que estos encajan o no con nuestras expectativas, criterios y valores.

Estos son los tres principales filtros que modelan nuestra percepción e interpretación de la realidad. Por supuesto, la mayoría de las personas no utiliza estos tres criterios de un modo consciente. Adquirir conciencia de los mismos es el primer paso para alcanzar nuestras metas.


La interpretación de la realidad según nuestra fisiología

Bienestar emocional y salud Sabadell

Salud y coherencia vital para el bienestar emocional

La fisiología estudia las funciones físicas y químicas de los sistemas vivos. Cómo estas llevan a cabo sus funciones y los resultados de las mismas.

Así, no es lo mismo estudiar estando descansados que adormilados. Del mismo modo no estamos de tan buen humor cuando nos duelen las muelas como cuando nos sentimos sanos. Factores como descanso, dieta, relajación, ejercicio, consumo de estupefacientes etc., pueden alterar nuestra interpretación de la realidad.

Otras variables no son tan obvias pero igual o más determinantes para nuestro estado de ánimo. Gestos, respiración, postura corporal.

Existen distintas corrientes terapéuticas que hacen un especial énfasis en esta intervención desde la fisiología. Algunas son la risoterapia, técnicas de respiración, relajación, sonrisa interior, alba emoting, role playing y modelado en PNL.

La fisiología puede tener un profundo valor psicoterapéutico si la sabemos utilizar a nuestro favor. Se han hecho famosos algunos videos de alguien que irrumpe a reír en un transporte público. Adjunto un ejemplo, el resultado es espectacular.

En programación neurolingüística existe una práctica que es la denominada “como si”. Se trata ni más ni menos que de actuar, moverse, gesticular, etc.… como si estuviéramos… contentos por ejemplo. Uno de los recursos más socorridos en depresiones leves es sugerir al afectado andar con la cabeza alta.


Nuestros mapas internos

En los talleres que imparto a menudo sugiero a los asistentes pensar en lo siguiente: “Un gato salta por una ventana”. Acto seguido compartimos algunas percepciones:

¿Cómo es el gato que has visualizado? ¿Grande, pequeño, intermedio? ¿De alguna raza en concreto, callejero? ¿Es un gato cualquiera o uno que conoces o has conocido?

¿Cómo es la ventana? ¿Es un primero, segundo, tercer piso o una planta baja? ¿Desde dónde cae el gato al saltar por la ventana?

Y así sucesivamente hasta comprobar que la experiencia de cada asistente es diferente. La interpretación de la realidad sugerida por la frase en cada persona es distinta.

Nuestros mapas de la realidad no son la realidad.

Nuestras representaciones del mundo no son el mundo.

Y esto es así pues todos tenemos mapas distintos de la realidad. Pero, “el mapa no es la realidad”. Este es uno de los aforismos básicos de la PNL. Y existen tantos mapas como personas.

Nuestros sentidos físicos crean una imagen de la realidad distinta en cada especie. Así, por ejemplo, no tenemos la misma visión que una mosca, un gato un ave o un reptil.

Pero además existen otros filtros que repercuten en nuestra interpretación de la realidad. En estos se ven implicados la orientación de nuestra atención así como creencias, valores y expectativas.

Por defecto, todos creemos que los demás comparten nuestros mismos filtros de interpretación de la realidad. Esto es causa de muchos malos entendidos y lo veo a menudo en terapia de pareja.

Lo que percibimos aparece como un proceso activo en función de tres mecanismos.

 

Tres mecanismos que influyen en la percepción e interpretación de la realidad.

– Generalización
Elementos vivenciales aislados o puntuales los categorizamos como extrapolables a cualquier situación. Por ejemplo, un perro me mordió luego todos los perros son malos.

– Omisión.
Prestamos atención selectiva a ciertos elementos de nuestra experiencia y omitimos otros. Por ejemplo damos importancia a cuando nos critican y obviamos cuando nos elogian.

– Distorsión.
En este mecanismo influyen muy directamente las expectativas y creencias sobre cómo deben ser las cosas. Básicamente utilizamos la experiencia sensorial para etiquetarla y otorgarle un significado. Por ejemplo, una misma persona puede parecer simpática, frívola o cercana a personas distintas.

Este mecanismo está muy presente en las metáforas y la creación artística. En este último caso la distorsión es muy obvia, sin embargo, ambos son formas de interpretación de la realidad.



El papel de las creencias, valores y expectativas.

Trabajar con expectativas y creencias Sabadell

Expectativas y creencias sobre la realidad.

Cotejamos nuestros particulares mapas de la realidad con nuestras creencias, valores, y expectativas. Las expectativas, creencias y valores se instalan en nuestro interior por mecanismos de asociación con experiencias del pasado. Y forman parte no solamente de un modo de interpretación de la realidad. También de un modo de aprender lo que tiene sentido, lo que nos conviene o lo que no.

Esto nos permite evaluar lo que vamos experimentando de un modo automático. Pero no solamente lo que nos ocurre a nosotros, también evaluamos a los demás.

El aprendizaje tiene un aspecto positivo. Aprender de la experiencia nos permite evitar errores o experiencias dolorosas. Sin embargo tiene una cara oculta. Estos aprendizajes (no siempre conscientes) pueden ser auténticas jaulas que limitan nuestra percepción de la realidad. Incluso puede llevarnos a malos entendidos en la comunicación con otras personas.

Un ejemplo

Podemos creer que si alguien nos tiene en consideración responderá siempre a nuestras preguntas. Esta es nuestra expectativa. Sin embargo, puede darse el caso que un día alguien no responda a una consulta que le hagamos.

Escuchar adecuadamente para una interpretación de la realidad correcta.

¿Oímos o escuchamos?

Automáticamente podemos llegar a pensar “si no me responde es que no me considera”. Esto en PNL lo conocemos como una equivalencia compleja, un significado atribuido a una conducta determinada. Es la estructura que asume un tipo de creencia. No quiere decir que sea correcta o no, simplemente es una creencia.

Sin embargo, es probable que no contemplemos un aspecto posible (eliminación). Y es el que la otra persona pudiera estar ensimismada en algo que la preocupe especialmente. En nuestra interpretación de la realidad hemos asumido que no nos ha prestado atención.

Cuanto más automáticas sean estas respuestas, más restringida tendremos nuestra interpretación de la realidad.

 

Nuestra interpretación de la realidad y la terapia de virus mentales.

Vimos en el anterior artículo sobre la terapia de virus mentales el papel de la coherencia en un comportamiento eficiente. En este artículo hemos examinado el caldo de cultivo de los virus mentales, a saber:

Cuando nuestra fisiología no está en coherencia con lo que sentimos, queremos o queremos sentir o conseguir.

Si nuestros mapas internos están encapsulados en generalizaciones, distorsiones y eliminaciones.

Cuando nuestras creencias valores y expectativas no están alineadas con nuestros objetivos. También puede ocurrir que exista un conflicto entre creencias, valores y expectativas opuestas.

Asimismo nuestras creencias pueden ser restrictivas o discapacitadoras. Incluso en nuestros procesos de aprendizaje pueden haberse instalado asociaciones erróneas.

Los virus mentales distorsionan nuestra percepción de lo que es real.

Virus mentales y percepción distorsionada

Estos mecanismos son necesarios, pero es diferente que trabajen para nosotros a esclavizarnos de ellos. La PNL (Programación Neurolingüística) nos ayuda a tomar conciencia y optimizar este trabajo. De este modo nuestra interpretación de la realidad nos capacitará en vez de limitarnos.

Así volvemos, con algo más de conciencia al enunciado del principio de este artículo:

Nuestras creencias condicionan nuestra interpretación de la realidad, en parte. Pues también es cierto que las primeras se fraguan en nuestra interpretación de la realidad que no depende solo de ellas.

Hasta el próximo artículo recibe un cordial saludo.

 

www.josepguasch.com

Anterior artículo relacionado: Terapia de virus mentales con PNL.

Interpretación de la realidad y virus mentales.

 


Interpretación de la realidad en coaching y psicoterapia, consulta en Sabadell, Terrassa y online. Josep Guasch, coach y psicoterapeuta. Programación Neurolingüística (PNL) y terapia de virus mentales.

 

Formación coaching integrativo Sabadell

BLOG


Formación de coaching integrativo. Título reconocido por la ICF

Formación de coaching integrativo en Sabadell. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, coach. Consulta de coaching y psicoterapia (Hipnosis, Análisis Transaccional, Programación neurolingüística, , Gestalt ,Terapia del Niño interior), Sabadell, Terrassa y online.

 

Pensando en un camino de crecimiento personal a elegir.

Por primera vez en Sabadell una formación acreditada por la ICF

Por primera vez en Sabadell, Formación de coaching integrativo. Formación certificada por la ICF (Federación Internacional de Coaching). Esta formación ocupa un espacio hasta ahora inexistente de formación de terapias complementarias en Sabadell. Es decir, ya no nos hará falta ir a Barcelona para formarnos como coach. Además, al finalizar el proceso, si lo deseas, seguirás contando con supervisión y asesoramiento de Institut Integratiu en Sabadell.


¿A quién va dirigida la formación en coaching integrativo?

Por supuesto, y en primer lugar, a todas aquellas personas que quieran ejercer profesionalmente. Bien sea como una dedicación integra, o como complemento a alguna terapia. Encaja especialmente bien con la terapia Gestalt, PNL, Hipnosis, Constelaciones familiares y Terapia Transpersonal.

La formación de coaching integrativo mejora también las habilidades de los docentes. Bien sea en el ámbito de la enseñanza reglada como en otros espacios. Por ejemplo formadores de Yoga, Tai-Chí, Reiki etc.

También es de aplicación a aquellas personas que trabajan en el ámbito organizacional. Bien sea que dirijan equipos, trabajen en recursos humanos o, simplemente, quieran mejorar sus competencias y habilidades.

También a aquellas personas que quieran desarrollar sus capacidades de liderazgo. Esto puede incluir equipos profesionales, deportivos, culturales, políticos o activistas.

Y, en general, cualquier persona interesada en el crecimiento personal puede mejorar su proceso con la formación de coaching integrativo. Sea que quiera ejercer o no como coach. En este sentido cabe destacar que se trata de una formación teórico-práctica de carácter vivencial. Es decir, que el proceso incluye trabajar con experiencias personales.


¿Qué hace diferente a esta modalidad de crecimiento personal de otras tantas?

Con la formación certificada de coaching aprendes a aprovechar sinergias.

Aprovechar las sinergias nacidas de la coherencia interior.

La formación de coaching integrativo incluye lo mejor de diferentes modalidades terapéuticas en un todo coherente. Así incluye los principios básicos del coaching y el cultivo de las competencias básicas del coach según la ICF.

Es importante diferenciar el trabajo del coach del mentoring, consultoría y terapia. Así, la formación de coaching integrativo está orientada a que la persona visibilice y haga operativas sus capacidades. Es un proceso de crecimiento personal que puede aplicarse a diferentes ámbitos.

El cultivo de las diferentes inteligencias que forman parte de nuestra experiencia vital. Así la inteligencia emocional, somática, cognitiva y de campo. También, la relacional para reforzar el vínculo con el cliente y con otras personas de nuestro entorno.

Es muy importante también la atención de lo personal en lo profesional. Así, el desarrollo de conciencia, capacidad de escucha y presencia favorecen el clima de confianza en el proceso.

Y, por supuesto la formación de coaching integrativo incluye los diferentes tipos de modalidades. Tanto atendiendo al foco de atención (conductas, habilidades, creencias, identidad…) como a las áreas de aplicación (personal, profesional, ejecutivo…). Una vez finalizada la formación se puede optar por diferentes especialidades.

En cuanto a las diferentes modalidades terapéuticas incluidas en la formación de coaching integrativo destacan:

Terapia Gestalt
Programación Neurolingüística (PNL) y Coaching Generativo
Constelaciones Familiares y Organizacionales.
Enfoque de Claudio Naranjo.

Examinaremos a continuación la aportación de cada escuela en la formación de coaching integrativo.


Las bases de la Terapia Gestalt.

Gestalt y autoconocimiento para ejercer de coach

Autoconocimiento y congruencia interior.

La Gestalt se define a menudo tanto como una terapia como un sistema de autoconocimiento y superación personal. Asienta unas bases muy sólidas en cualquier proceso de crecimiento personal.

Atiende por igual a los aspectos corporal, emocional y cognitivo de la experiencia vital. Esto último lo comprendemos en el ámbito de la inteligencia intrapersonal. Es decir, la capacidad de autoconocimiento y autoconciencia de la persona. A este enfoque añade, además, el enfoque relacional cultivando, con este, las habilidades interpersonales o sociales.


La Programación Neurolingüística (PNL) y Coaching Generativo.

En la formación de coaching integrativo incluimos las más actuales evoluciones de la PNL y el trance generativo. Robert Dilts y Stephen Gilligan han cristalizado estas aportaciones en el coaching generativo.

Formación de coaching integrativo en Sabadell

Mente de campo y percepción sutil en coaching generativo.

El enfoque de esta modalidad está muy orientado a la identidad. Es decir a la definición que cada persona tiene de sí misma. Esta autoimagen contiene algunos elementos conscientes y otros muchos inconscientes.

Se trata de un trabajo muy profundo en el que conectas con las identificaciones del ego. Del mismo modo descubrirás lo que está más allá de estas identificaciones y pertenece al núcleo esencial de ti mismo. Incluye la conciencia en las tres distinciones básicas:

1.- Mente somática. Es la sabiduría del propio cuerpo.
2.- Conciencia cognitiva. Lo lingüístico y mental.
3.- Mente de campo. Un tipo de conciencia intuitiva y sutil
Estas tres orientaciones de la mente pueden ser de diferente calidad. Así

1.- Primitiva. Falta de autoconciencia y fusión inconsciente con el campo.
2.- Ego. Individualismo y separación de la totalidad.
3.- Generativa. La diferenciación consciente sumergida en la totalidad.

La formación de coaching integrativo hace un especial énfasis en la colaboración de las tres mentes. En el contexto del trabajo generativo.

Las constelaciones familiares y organizacionales.

Las Constelaciones Familiares y Organizacionales desvelan el orden en lo profundo tanto de nuestro sistema familiar como organizacional. La mirada sistémica atiende a la importancia de la relación que mantienen los elementos que forman un sistema. Cuando lo extrapolamos a la familia de origen, adquirimos conciencia de dónde venimos. Esto incluye los posibles conflictos y dificultades de las que no tenemos conciencia o no entendemos su origen.

Importancia de la familia de origen como las primeras formas de actitud y conducta ante la vida.

Familia de origen y patrones de conducta y actitud.

El trabajo con la familia de origen es una piedra angular en la formación de coaching integrativo. Comprender de dónde venimos para adquirir conciencia de adónde vamos y por qué.

Estudiamos las leyes sistémicas así como los órdenes del amor de Bert Hellinger. De esta manera podemos empezar nuestro trabajo de individuación dentro de nuestro sistema familiar. Es importante en este proceso el reconocimiento a nuestros antepasados.

La visión sistémica puede extrapolarse, también, al trabajo con la pareja.

Formación de coaching integrativo y el enfoque de Claudio Naranjo.

Claudio Naranjo aportó a la terapia Gestalt una visión psicoespiritual. Es decir, la búsqueda de sentido, propósito y dirección de vida. Esta visión la articuló mediante el trabajo con la meditación.

En su libro “Entre meditación y psicoterapia”, tiende un puente entre las dos disciplinas. Y lo hace de un modo pragmático y no dogmático.

La meditación favorece el trabajo de introspección y facilita el terapéutico.

Sinergia entre psicoterapia y meditación.

En la formación de coaching integrativo, esta aportación la utilizamos para cultivar estados de conciencia profundos y lúcidos. De un modo parecido, el coaching generativo lo expresa como el estado COACH.

Los diferentes tipos de meditación que propone Claudio Naranjo aportan profundidad a estados de conexión con la Sabiduría Interna.


Formación de coaching integrativo, cuándo y dónde.

La formación se impartirá en 7 encuentros de fin de semana. Finalizaremos el proceso en un Stage residencial en el mes de junio.

Los encuentros en fin de semana los haremos en Sabadell en Espai Obert. Dirección C/ Les Valls 28; 4º-6ª. Las fechas son las siguientes:

– 12 y 13 noviembre

– 10 y 11 diciembre

– 14 – 15 enero/2023

– 18 – 19 febrero

– 18- 19 marzo

– 22 – 23 abril

– 20 – 21 mayo

Horarios: sábados de 10 a 14h y 16 a 20; domingos de 10 a 14h.

Cerramos la formación de coaching integrativo con un Stage residencial:

Fechas: 2-3-4 de junio.

La inversión de la formación de coaching integrativo es de 1.300.-€ repartidos entre inscripción y mensualidades.

Si deseas pre inscribirte o información adicional puedes hacerlo mediante:

E-mail: info@institut-integratiu.com
Teléfono: 93.305.74.94

Y, por supuesto en Espai Obert de Sabadell, o bien escribiéndome a mí.

Quiero información adicional y sin compromiso sobre la formación de coaching integrativo en Sabadell.

 

Formación de coaching integrativo Sabadell

El trabajo en grupo facilita un darse cuenta más profundo.



Un cordial saludo
www.josepguasch.com

Formación coaching integrativo Sabadell

Formación de coaching integrativo en Sabadell. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, coach. Consulta de coaching y psicoterapia (Ansiedad, acompañamiento y estrategias para adelgazar, hablar en público, tabaquismo, mejorar autoestima, superar adicciones) Sabadell, Terrassa y online.

 

Coaching generativo Sabadell

BLOG


Evolución y despertar en tiempos de crisis, coaching generativo y PNL

Evolución y despertar en tiempos de crisis, Coaching generativo y PNL en Sabadell, Terrassa y online. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach. Formación de coaching en Sabadell

Evolución y despertar en tiempos de crisis

Peligro y oportunidad. Los caracteres que definen las crisis.

No hace mucho se popularizó el concepto crisis como oportunidad. De hecho la palabra en chino se compone dos caracteres: “peligro” y “oportunidad”. Hasta aquí la teoría que, como siempre, es muy bonita. Pero, ¿cómo materializar esto en épocas de auténticas crisis?

¿Es posible evolucionar y despertar en tiempos de crisis?

En este post presento las bases de este monográfico de coaching generativo: Evolucionar y despertar en tiempos de crisis. Durante el taller profundizaremos, con herramientas específicas, en esta posibilidad.

Evolución y despertar en tiempos de crisis. La oportunidad del coaching generativo.

El coaching, inicialmente, se dirigió al cambio de los comportamientos. Para esto era necesario (a veces aunque no siempre) revisar el nivel de las capacidades y habilidades.

Más tarde se descubrió la importancia de las creencias. Por ejemplo, si creo que soy incapaz de hablar en público, no lo haré. Y esto aun cuando tenga las capacidades y habilidades necesarias.

Sin embargo, y especialmente gracias a Robert Dilts y Stephen Gilligan, esta modalidad de terapia alcanzó niveles más profundos. El llamado nivel de la identidad. El ¿quién soy yo?. O más bien dicho ¿quién CREO que soy?

En el monográfico evolución y despertar en tiempos de crisis ahondaremos en las diferentes implicaciones de este nivel.

 

El no valgo, no merezco, no soy bienvenido, no tengo nada especial que aportar….

Mensajes de patrocinio negativo

El «no soy suficiente, merecedor» etc… mensajes que limitan la identidad.

En el subtítulo algunos de los mensajes que más atentan a nuestra identidad. Este tipo de mensajes suelen estar profundamente enraizados en el subconsciente. Es por esto que la formulación en palabras es solamente eso, palabras. Sin embargo están presentes de un modo sutil.

En el monográfico “evolución y despertar en tiempos de crisis” trabajamos desde este nivel. Veremos a continuación las expresiones externas de una identidad parcialmente limitada. Pero antes te invito a explorar dos de mis anteriores artículos:

Coaching para el despertar y “¿Cómo saber quién soy yo?

En estos ahondé en el concepto de subpersonalidad. La subpersonalidad es una constelación de creencias mediante las cuales nos identificamos con una característica nuestra. Por ejemplo: “soy perezoso”, “soy impaciente”, “soy poco constante”, “soy fumador”. Existen otras aún más dañinas como: “soy culpable de”, “soy una carga”, “soy invisible”, “soy incapaz de ser feliz”… Estas junto con las expresadas en el título son creencias que afectan al nivel más profundo de nuestra identidad.

Si yo me identifico con una característica, por ejemplo, soy desconfiado, me niego la otra posibilidad. Es decir no puedo confiar pues yo SOY desconfiado. Este tipo de mensajes surten efecto a un nivel inconsciente muy profundo. Es tanto como decir:

A/ Soy hombre.
B/ Los hombres no vuelan.
C/ Luego yo no puedo volar.

Es el tipo de “razonamiento” que discurre en el nivel de la identidad. Es por esto que en evolución y despertar en tiempos de crisis utilizamos el concepto “salir de la caja”.

 

Salir de la caja, necesario y difícil en tiempos de crisis.

Un cliente, una vez me preguntó: ¿Por qué hacer este esfuerzo extra por “salir de la caja” en tiempos de dificultad? La respuesta es sencilla. Porque estamos programados para, en situaciones de estrés, volver a conductas y actitudes conocidas, aun cuando no funcionen. Incluso aun cuando nunca hayan funcionado. Es donde ponemos la conciencia en el taller evolución y despertar en tiempos de crisis.

Evolución y despertar en tiempos de crisis

Salir de la caja o de la zona de comodidad.

Freud llamó a esta vuelta a conductas conocidas como “compulsión de repetición” En el pensamiento Freudiano este concepto tiene implicaciones que van más allá. Sin embargo, en su núcleo esencial de consecuencias inmediatas nos lleva a repetir conductas y actitudes improductivas. Y más aún en situaciones de estrés. Y el estrés es la primera reacción que surge en tiempos de dificultad.

Cada vez que nos sentimos en peligro volvemos a lo conocido. Es como “volver a casa”. Y sé que esto puede parecer una respuesta irracional, yo diría que más que irracional es a/racional. Es decir, obedece a un impulso distinto al del “razonamiento”. En castellano existe un refrán que lo ilustra a la perfección: “Más vale malo conocido que bueno por conocer”.

Y estos programas siguen anclados y son tan poderosos porque están incrustados en nuestra identidad. En la definición secreta que tenemos de nosotros mismos.

Emerger de nuestra propia identidad, implica salir de la caja en la que estamos instalados. Como si fuera una cárcel de oro porque nos facilita una falsa seguridad. En el monográfico evolución y despertar en tiempos de crisis facilitamos este proceso de un modo seguro. Con prácticas específicas y comprobadas.

 

¿Por qué evolución y despertar en tiempos de crisis?

Para Darwin la evolución de las especies se debía a un mecanismo de adaptación que llamó la selección natural. Es decir, que, cuando

Evolución y despertar en tiempos de crisis Sabadell

Sobrevive quien tiene mayor capacidad de adaptarse, no el más fuerte.

las variables del entorno son amenazadoras, sobreviven los organismos con mayor capacidad de adaptación. Por supuesto que Darwin lo contempló bajo el punto de vista de la supervivencia física. Pero también es extrapolable a los factores de bienestar y avance en otros aspectos de la existencia.

La evolución, en última instancia, tiende a un avance continuo en el que está implicada la identidad. Y es en tiempo de dificultad cuando más acuciante esta esta necesidad de adaptación.

En PNL existe un aforismo que dice: «Si haces siempre las mismas cosas, obtendrás los mismos resultados». En el programa de evolución y despertar en tiempos de crisis estudiaremos y practicaremos qué cosas nuevas podemos hacer. Y como resultado de lo anterior, generar nuevas transformaciones.

 

Programa evolución y despertar en tiempos de crisis. Fechas y datos prácticos.

¿Cuándo y dónde?

Fechas: Viernes, sábado y domingo 17, 18 y 19 de junio.

Horarios: El viernes empezaremos por la tarde a las 18h y terminaremos a las 21h
El sábado haremos por la mañana de 10 a 14 y retomaremos por la tarde de 16 a 20h.
El domingo el horario será de 10 a 14h.

Dónde: Instalaciones de Espai Obert, C/ Les Valls 28, 4º-6ª 08201 Sabadell

Imparte: Equipo de coaching de Institut Integratiu

Inversión: 150.- €

Si precisas de más información puedes contactar conmigo o bien al mail de Institut Integratiu: info@institut-integratiu.com

También puedes acceder a más información en la página de Institut Integratiu

Un cordial saludo,

Un colectivo para avanzar unidos.

El trabajo en equipo facilita procesos de aprendizaje más enriquecedores.

www.josepguasch.com

 

Y si te interesara también puedes acceder a la formación de coaching integrativo certificada por la I.C.F.

 

Formación y talleres de coaching en Sabadell

Evolución y despertar en tiempos de crisis, PNL y coaching generativo en Sabadell, Terrassa y online. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach. Formación de coaching en Sabadell.

 

Crecimiento personal y terapia Gestalt Sabadell

BLOG


Crecimiento personal con terapia Gestalt. Actividades en Sabadell

Crecimiento personal con terapia Gestalt Sabadell, Terrassa y online. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Hipnosis, PNL, , Terapia Gestalt, Niño interior, Análisis Transaccional)

 

Conexión con el niño interior

Acercarnos a nosotr@s mism@s en cualquier momento de la vida.

Se trata de una serie de encuentros de crecimiento personal con terapia Gestalt destinados a conocer esta modalidad terapéutica. Tras los mismos puedes optar por la formación para terapeuta con orientación gestáltica. También puedes elegir la formación de coaching. Ambas debidamente certificadas por la AETG y la ICF.

Asimismo, lo importante es el aspecto básicamente práctico y vivencial. Así que tanto si decides seguir adelante con la formación como si no, te llevarás herramientas prácticas y útiles para tu día a día.

Tanto durante los talleres como en el stage pondremos en práctica los principios básicos de la terapia Gestalt.

Crecimiento personal con terapia Gestalt. El enfoque de Claudio Naranjo.

Fritz Perls puso un especial énfasis en la autenticidad de la experiencia humana. Claudio Naranjo lo reflejó en palabras: “La actitud básica de valorar el presente y la presencia, la atención y la responsabilidad”.

Al añadir estos elementos a nuestra experiencia podemos optar por una transformación basada en la elección. No en los automatismos.

Existe una especial diferencia entre reaccionar y responder. La primera obedece a un automatismo. En la respuesta existe una conciencia. Esto es lo que hace especial todo proceso de crecimiento personal con terapia Gestalt.

Liberar la propia esencia.

Liberar nuestro núcleo esencial

Además de este especial énfasis en la conciencia, Naranjo evolucionó el movimiento gestáltico al añadir nuevos elementos. Para él, el espíritu de búsqueda es algo intrínseco a la naturaleza humana. Es un concepto también familiar en la psicoterapia humanista.

Además, añade a este espíritu de búsqueda la visión psicoespiritual. Una visión aterrizada que dota de sentido y significado a nuestras vidas.

Responde a preguntas como para qué vivimos, cuál es el sentido y/o mi propósito de vida etc.…

En nuestros encuentros de crecimiento personal con terapia Gestalt incluimos la visión de Claudio Naranjo. Las dinámicas son puramente vivenciales e incluimos en las mismas los tres aspectos de nuestra experiencia, cuerpo, emociones y mente.


Encuentros de pre-formación de terapeutas. Aspectos prácticos.

Los talleres de crecimiento personal con terapia Gestalt están pensados para personas orientadas a formarse como terapeutas. Bien sea en el área del coaching como de la psicoterapia. De todos modos, también están abiertos a cualquier persona que desee ahondar en su autoconocimiento.

Esta formación consta de dos tipos de encuentro interrelacionados. Los talleres y el stage residencial.

Las fechas y lugares son los siguientes:


Talleres de crecimiento personal con terapia Gestalt

1.- Se impartirán en dos sábados, catorce de mayo y once de junio de 2022.

Horario: De 10 a 14h y de 16 a 20h, con dos horas para la comida. Durante los mismos podemos consensuar acortar el periodo de comida para salir antes.

2.- El siguiente taller de pre formación gestalt lo impartiremos en fechas 17 y 18 de septiembre.

Horario: sábado 17 de 10 a 14 y de 16 a 20h y domingo 18 de 10 a 14h

Ambas pre formaciones son independientes. Puedes venir a una u otra independientemente de que hayas asistido a la anterior o puedas o no ir a la siguiente.

Impartiremos en Espai Obert de Sabadell. Dirección C/ Les Valls 28, 4º-6ª. 08201 Sabadell.

Nueva convocatoria de puertas abiertas en Sabadell

Gestalt y crecimiento personal en Sabadell

Puertas abiertas, actividad gratuita y sin compromiso.

Tal y como venimos haciendo periódicamente, nueva convocatoria de puertas abiertas.

¿Quieres saber qué es y como funciona el crecimiento personal con terapia Gestalt?

Te informamos sin compromiso alguno en esta sesión de puertas abiertas. Sólo tienes que apuntarte y reservar plaza.

También, con el mismo horario y lugar, otra sesión de puertas abiertas en fecha 16 de septiembre.



Stage Residencial

Esta es una oportunidad de convivencia en un ambiente protegido y en plena naturaleza. Se hace un especial énfasis en el aspecto relacional con dinámicas de grupo.

Crecimiento personal con terapia Gestalt Sabadell

Liberarnos en plena naturaleza.

Durante esta convivencia culminamos el proceso de crecimiento personal con terapia Gestalt. A partir de aquí puedes optar por seguir con la formación en coaching o bien la de terapeuta. Y, por supuesto, puedes poner un paréntesis y dar por finalizado tu proceso.

En cualquier caso, la participación convalida 20 horas de las 80 necesarias de terapia individual para certificarse como terapeuta.

Nos encontraremos los días 1, 2 y 3 de julio. El lugar está aún por determinar.

El día 1 (viernes) empezaremos a las 18h y terminamos el día 3 (domingo) a las 14h

La Inversión por todo el proceso, crecimiento personal y psicoterapia Gestalt es de 360.- €.

También puedes optar por una parte u otra:

– Sólo encuentros 120.- €
– Solamente Stage Residencial 240.- € (incluye gastos de alojamiento y comida)

Organiza Institut Integratiu.

Reservar plaza (o ampliación de información) mediante: Teléfono: (933 057 494). También por E-mail: (info@institut-integratiu.com).

Pre formación terapeutas Gestalt

Stage pre formación gestalt Sabadell

Por supuesto, también puedes reservar plaza en Espai Obert de Sabadell o escribiéndome directamente a mí.

Sí quiero más información sobre las formaciones de gestalt y coaching en Sabadell.

 

Recibe un cordial saludo,

Josep Guasch

www.josepguasch.com

Grupos de encuentro de superación personal


Crecimiento personal y terapia Gestalt Sabadell, Terrassa y online. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Asertividad, liderazgo, terapia de pareja, celos, ludopatía, terapia para el duelo, depresión, etc.…)

 

Preceptos básicos de la Gestalt.

BLOG


Preceptos básicos de la Gestalt terapia. Cómo vivir gestálticamente

Preceptos básicos de la Gestalt terapia. Cómo vivir gestálticamente, consulta en Sabadell, Terrassa y online. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Hipnosis, PNL, , Terapia Gestalt, Niño interior, Análisis Transaccional)

Terapia Gestalt en Sabadell

Fritz Perls el padre de la terapia Gestalt.

Fritz Perls, el creador de la psicoterapia Gestalt insistió en que esta es más que una terapia. Es, efectivamente, un modelo de vida. Perls era un excelente terapeuta, pero no era precisamente bueno dando una forma concreta a lo que hacía. Creo que le pasaba como a Milton Erickson sabía lo que hacía pero no sabía muy bien cómo lo hacía. O quizás le daba pereza ponerlo por escrito, una de dos. El caso es que, en sus principios, Claudio Naranjo fue uno de los que empezó a ofrecer testimonio de esta incipiente modalidad terapéutica.
Y así fue como Claudio Naranjo enunció los llamados preceptos básicos de la Gestalt terapia. Al respecto de estos dijo:

Si tomamos estos principios por lo que son: declaraciones de una verdad y no declaraciones de un deber, podemos entender que la filosofía gestáltica es una filosofía de lo obvio. Como diría Fritz; en efecto, el presente, la experiencia y la responsabilidad son realidades obvias.”

Veamos en un recorrido rápido estos preceptos básicos de la Gestalt.



Preceptos básicos de la Gestalt Relacionados con el aquí y ahora

Claudio Naranjo, definió los preceptos básicos de la Gestalt terapia.

Claudio Naranjo añadió la visión espiritual y asentó los principios básicos de la Gestalt terapia.

1/- “Vive ahora. Preocúpate del presente antes que del pasado o del futuro.”

Yo añadiría: «ocúpate» del presente antes que preocuparte del futuro, lamentar el pasado y anticipar el futuro».

2/- “Vive aquí. Ocúpate de lo que está presente antes que de lo que está ausente.”

Claudio Naranjo fue quien definió los preceptos básicos de la terapia Gestalt.

El anterior precepto básico de la Gestalt se refiere al tiempo “AHORA”. De forma distinta este se refiere más al lugar “AQUÍ”

Aquí y ahora es el criterio básico. De hecho es fácil conceptualizar pero difícil poner en práctica. Por otro lado, si ahondamos en el concepto filosófico del momento presente es básicamente inaprensible. Cuando me doy cuenta de este momento, ya ha pasado. De este modo, la tradición oriental ha acuñado el concepto del “eterno presente”. Vivimos en una sucesión de presentes de los que, cuando me doy cuenta, ya trasciende a lo fugaz y efímero.

Es también famosa la frase de Heráclito: «No podemos bañarnos dos veces en el mismo río». Según Gaston Bachelard, «no podemos hacerlo porque en nuestra íntima profundidad compartimos el destino del agua que fluye». Es decir somos cambio en proceso continuo. Borges lo expresó genialmente: «El tiempo es un río; pero yo soy ese río».

 

Preceptos básicos de Gestalt relacionados con la actividad mental

3/- “Deja de imaginar cosas. Experimenta lo real.”

4/- “Deja de pensar en cosas innecesarias. En lugar de ello gusta y mira.”
“Abandona los pensamientos innecesarios; más bien siente y observa.”

Experimentar lo sensorial por encima de lo mental es uno de los preceptos básicos de la Gestalt.

Experiencia sensorial

Estos dos preceptos básicos de la Gestalt nos ponen en contacto con lo real y sensorial. En el libro “El darse cuenta”, John Stevens nos introduce a las tres zonas de nuestra experiencia vital:

El mundo exterior.
El mundo interior en su aspecto sensorial. Sensaciones físicas.
La fantasía.

Esta zona de la fantasía abarca toda nuestra experiencia mental, más allá de lo que ocurre aquí y ahora. Es útil en ocasiones para planificar, analizar, establecer planes de acción. Sin embargo, y a menudo, utilizamos esta capacidad para dar vueltas a cosas innecesarias. Preocuparnos por el pasado. Adelantar el futuro (fantasías catastróficas). Fantasear con posibilidades remotas.



Preceptos básicos de Gestalt en relación a la autenticidad de la experiencia

5/- “Expresa en vez de manipular, explicar, justificar o juzgar.”
“Prefiere expresar antes que manipular, explicar, justificar o juzgar.”

6/- “Entrégate a la desazón y al dolor de la misma manera en que te entregas al placer. No limites tu conciencia.” “Entrégate al desagrado tal como al placer; no restrinjas tu percatarte.”

Jung dijo algo parecido en cierta ocasión. “Prefiero ser un hombre completo a un hombre bueno”. El conocimiento de uno mismo presupone la conciencia de toda nuestra experiencia vital. No solamente unas partes sí y otras no.

Me sorprende escuchar a algunas personas hablar de emociones positivas y negativas. Incluso algún psicólogo con formación clínica. No existen emociones buenas o malas, solamente pueden incomodarnos o gustarnos. La emoción, como la experiencia, cumple una función. Una emoción nos informa y nos sirve para adaptarnos. Las experiencias nos enseñan. Y a partir de aquí nuestra intención de elegir, honestamente lo que queremos y expresamos.

Un precepto básico de Gestalt es el de expandir la conciencia de quién somos. Y esto no podemos conseguirlo si no nos entregamos a la experiencia. Y tampoco si no nos permitimos expresarla tal y cual es.

Asumir plena responsabilidad sobre uno mismo

Acepto ser quien y como soy, este es otro de los preceptos básicos de la gestalt terapia.

Aceptarse no es resignarse, es más bien abandonar las corazas.

7/- “No aceptes otros “debes” ni “deberías” más que los que tú te impongas. No adores a ídolo alguno.” “No aceptes ningún otro “debería” o “tendría” más que el tuyo propio».

8/- “Asume plena responsabilidad por tus acciones, sentimientos y pensamientos.”

9/- “Acepta ser como eres.”

Estos preceptos básicos de terapia Gestalt nos ponen directamente en contacto con el concepto de responsabilidad. La responsabilidad no es equivalente a la culpa. La responsabilidad es un simple hecho, ajeno a la moralización y categorización. Es lo más parecido a lo que decía la sabiduría clásica como ley de causa y efecto. La culpa siempre conlleva esa carga moralizante, no así la responsabilidad.

Si yo asumo el compromiso conmigo mismo, no aceptaré los “debería” o “tendría que….” Impuestos por otras personas. A esto en Gestalt lo conocemos como introyectos.

Y hasta aquí estos preceptos básicos de la gestalt terapia. Hasta el próximo artículo recibe un cordial saludo.

Crecimiento personal en Sabadell

¡Atrévete a ser tú mismo!.

www.josepguasch.com

 

Crecimiento y superación personal



Cómo vivir gestálticamente. Preceptos básicos de la Gestalt terapia, consulta en Sabadell, Terrassa y online. Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de coaching y psicoterapia (Ansiedad, acompañamiento y estrategias para adelgazar, hablar en público, dejar de fumar, autoestima, adicciones, etc.…).

 

 

Puertas abiertas terapia gestalt Sabadell

BLOG


Puertas abiertas terapia Gestalt en Sabadell

Puertas abiertas terapia Gestalt en Sabadell, Josep Guasch, coach, psicoterapeuta, consulta de psicoterapia y coaching en Sabadell, Terrassa y online.

Talleres de crecimiento personal en Sabadell

Atrévete a cruzar el umbral. Eres bienvenid@

En esta sesión de puertas abiertas de terapia Gestalt podrás conocer esta modalidad terapéutica. No se trata solamente de una psicoterapia. Es también una fabulosa herramienta de autoconocimiento y crecimiento personal.

Trabajamos las tres áreas de la experiencia humana a saber:

Cuerpo/Instinto.
Emociones/Sentimientos.
Cognitivo/Lingüístico.

Además incorporamos la visión psicoespiritual de Claudio Naranjo.


Puertas abiertas terapia Gestalt en Sabadell

Durante una hora y media haremos una pequeña presentación. También podrás hacer las preguntas que desees. Igualmente podrás aclarar todas tus dudas.

Pero no solamente eso. También te invitaremos, si lo deseas, a participar en dinámicas vivenciales. En esta experiencia implicaremos, también, las tres áreas de nuestra experiencia. A saber: lo corporal, la emocionalidad y la vivencia cognitiva

Mediante técnicas concretas podrás explorar en aspectos propios. Las técnicas incluyen meditaciones, dinámicas grupales, juegos y movimiento corporal. Además en un contexto grupal seguro y confidencial.

Todo lo que vayas aprendiendo en estas dinámicas lo podrás incorporar a tu vida diaria. De esta manera puedes tomar conciencia de tus automatismos. Y, consecuentemente, elegir actuar de un modo distinto. Con total libertad y conciencia.

En la sesión de puertas abiertas de psicoterapia gestalt haremos un especial énfasis en los tres aspectos básicos:

– RESPONSABILIDAD.
– PRESENCIA.
– CONCIENCIA.

Esta actitud, Claudio Naranjo la resume en una frase: “La actitud básica de valorar el presente y la presencia, la atención y la responsabilidad”.


Cuándo y dónde tendrá lugar el taller. Aspectos prácticos.

Lugar: Espai Obert, C/ Les Valls 28, 4º piso, puerta 6. Sabadell
Fecha: viernes 29/04.
Horario: de 19 a 20.30h.

Actividad gratuita y sin compromiso.

Para inscribirte puedes enviar un mail a info@institut-integratiu.com. También puedes llamar al teléfono 93.305.74.94 de Institut Integratiu en Barcelona.

Organiza Institut Integratiu con la colaboración de Espai Obert de Sabadell.

Puertas abiertas terapia Gestalt en Sabadell

La responsabilidad es inherente a nuestra capacidad de elegir.

También podrás informarte sobre las actividades de la pre-formación y formación. Además, si te interesa, te informaremos sobre el próximo taller: Evolución y despertar en tiempos de crisis. Se trata de una experiencia eminentemente práctica para gestionar el momento difícil por el que estamos atravesando. Utilizaremos herramientas prácticas, útiles y de fácil implementación.

Además, si lo deseas, te informaremos sobre una actividad completamente nueva en Sabadell. La formación certificada en coaching integrativo. Tras esta formación podrás ejercer, de un modo legal y solvente la actividad de coach. Esta Formación está acreditada por la Federación Internacional de Coaching (ICF).

Traemos la formación de gestalt y coaching profesional a Sabadell


¡Anímate y aprovecha esta oportunidad!

 

www.josepguasch.com

Talleres de crecimiento personal en Sabadell


Sesión de puertas abiertas terapia Gestalt en Sabadell, Josep Guasch, psicoterapeuta, coach, consulta de psicoterapia y coaching en Sabadell, Terrassa y online.

Autoconocimiento con PNL Sabadell

BLOG


¿Cómo saber quién soy yo? El nivel de la identidad según la PNL.

¿Cómo saber quién soy? Coaching generativo y PNL de tercera generación en Sabadell, Terrassa y Online. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach, consulta de psicoterapia y coaching.

Como saber quién soy Sabadell

Para conocernos mejor necesitamos, también, momentos de soledad.

Con quién más estamos desde que nos conocemos es con nosotros mismos. Nadie ha compartido más con nosotros que nosotros. Sin embargo la gran pregunta sigue ahí. ¿Cómo saber quién soy yo? Es una pregunta que revolotea cualquier proceso bien sea de psicoterapia como de coaching.

En el artículo Ser y hacer en PNL expuse una aproximación a los niveles neurológicos en programación neurolingüística. Desde esta perspectiva la identidad aglutina conductas, capacidades, creencias y valores en el ser. Así pues, la respuesta a ¿Cómo saber quién soy yo? tendría respuesta explorando esos distintos niveles. Sin embargo tanto en la práctica de psicoterapia como de coaching surge algo (aparentemente) desconcertante:


Una parte mía quiere (por ejemplo) comer más y otra quiere comer sano y hacer ejercicio. Entonces surge el interrogante ¿Cómo saber quién soy yo? Existe una divertida metáfora que a menudo se utiliza en gestalt y pnl.

Cuentan que Nasrudín (*) fue a descansar a un albergue en una etapa de su viaje. Como ahí dormían centenares de personas en la misma habitación se preguntó: “Al despertar ¿Cómo sabré quién soy yo?”. Así que decidió atarse un globo en el dedo gordo del pie.

Pero ese lugar estaba repleto de bromistas. Así que uno de ellos decidió desatar el globo del pie de Nasrudín y se lo ató al suyo. Al despertar y ver el globo atado en el pie de otro, Nasrudín se preguntó: “si ese soy yo…. ¿Quién soy yo?”

Los dos niveles de la identidad según la Programación neurolingüística (PNL).

¿Quién soy yo y para qué he venido?

El papel de la identidad es definir la propia misión de vida.

Robert Dilts actualizó el modelo de los niveles en el aprendizaje de Bateson El nivel identidad, según la PNL, expresa los niveles de conducta, capacidades, creencias y valores. Así, para responder a la pregunta ¿Cómo saber quién soy yo? haremos bien en revisar esos otros niveles.

El nivel de la identidad se corresponde con la misión. La misión es el papel o el servicio que prestamos en un sistema mayor. Es la respuesta a preguntas del tipo: ¿Qué he venido a hacer aquí? , ¿Qué papel juego en la vida? etc. Esto está vinculado a nuestros valores y capacidades. Los valores definen nuestros intereses más profundos y que más nos motivan. Las capacidades, aquello en lo que somos especialmente competentes. Cuando desplegamos nuestros valores y nuestras habilidades en entornos específicos mediante conductas coherentes, nuestra identidad se manifiesta libre y competentemente.

Y esto está vinculado a quiénes somos. Así pues saber cuál es mi misión va precedido por la pregunta ¿Cómo saber quién soy?
Ahora bien, ocurre a veces que parecen existir en nosotros diferentes “yoes”, diferentes intereses e incluso capacidades. ¿Realmente somos uno o muchos? La respuesta que nos da la PNL es esencialmente pragmática:

Existen dos niveles en la identidad. Uno es el ego y otro que podemos llamar alma, esencia, yo profundo etc. El ego obedece a los distintos roles que manifestamos en la vida. El nivel de la esencia a nuestro YO profundo.


¿Cómo saber quién soy yo? La tendencia del ego/identidad a identificarse.

¿Cómo saber quién soy yo? Sabadell

El ego tiende a identificarse con roles, filiaciones, defectos, virtudes etc….

Una primera aproximación a la pregunta ¿Cómo saber quién soy? es ¿Quién estoy siendo? Es decir, en este momento, con estas personas, en este lugar. Una percepción poco clara de la identidad conlleva una inercia, la identificación. Identificarse con (X) es una fantasía que todos vivimos. Del mismo modo que Nasrudín “urdió” desatinadamente identificarse con un globo a nosotros nos pasa algo parecido.

El genial humorista Pepe Rubianes lo dejó estampado en uno de sus irreverentes gags:

“Decir que hemos ganado cuando vemos un partido de fútbol
es como ver una peli porno y decir – hemos follado-”
.

La respuesta a la pregunta ¿Cómo saber quién soy? transcurre en dos niveles distintos.

En el proceso de identificarnos nuestro ego juega su rol concreto. Sin embargo nos alejamos de nuestro yo profundo.

Y para responder a ¿Cómo saber quién soy yo? es preciso saber antes con qué me estoy identificando. Es poner conciencia en la inconsciencia. Algo inherente a cualquier proceso bien sea de coaching como de psicoterapia.

Esta característica del ego de identificarse la podemos ver por ejemplo:


– La persona que se identifica con su enfermedad dice “soy diabético”
– Quien se identifica con un defecto: “Soy mentiroso “o con una virtud “soy sincero”.
– También quien lo hace con una filiación: “Soy del Barça (del Madrid, del Betis etc.…)
– Incluso quien lo hace con una profesión: “Soy psicoterapeuta (coach, cartero, policía etc.…)

Además existen otros niveles de identificación. Por ejemplo el carácter, el rol en el trabajo, el ser padre o madre… Mención aparte el llamado por algunos el “yo social” que Jung llamó “persona”. Es decir, esa parte del ego que se adecua a las normas sociales de todo tipo.

Al poner conciencia podemos responder a la pregunta ¿Cómo saber quién soy yo?. Bien sea que se trate de una identificación parcial como de nuestra esencia.

Esta identificación parcial, con aspectos sesgados de nuestra personalidad puede conducirnos a tomar decisiones erróneas. Especialmente en el terreno de nuestros valores y objetivos. Si quieres saber más puedes encontrarlo en el siguiente artículo:

Yo creo mi propia realidad… pero ¿Quién soy yo?

El trabajo con las subpersonalidades o los yoes en psicoterapia y coaching.

Como saber quién soy desde las subpersonalidades

Subpersonalidades o distintos yoes de cada uno.

En sí no es perjudicial este proceso de identificación, siempre y cuando no nos dejemos engullir por él. Cuando esto ocurre pasa como en el cuento “El caballero de la armadura oxidada”. El caballero que se identificó tanto con su armadura que no sabía quitársela. Y no sólo eso, casi ni sospechaba que la llevaba puesta. Él terminó siendo su armadura y cuando quiso quitársela casi le cuesta la vida.

Conocer las subpersonalidades no es suficientes para responder a la pregunta ¿cómo saber quién soy? Sin embargo identificarlas nos ayuda a una aproximación al núcleo profundo.

Empecemos identificando detrás de cada una patrones de actitud y conducta muchas veces inconscientes. Podemos, para facilitar el trabajo, ponerles nombre. Por ejemplo: perezoso y crítico; glotón y obseso de las dietas y ejercicio; dependiente e independiente.

Casi siempre aparecen en pares de opuestos (polaridades). Otras veces aparece sólo una subpersonalidad pero no su polaridad. Por ejemplo el obsesivamente puntual. En estos casos estará bien en sospechar que existe una subpersonalidad – contrapeso, en lo más profundo del subconsciente.

La terapia con subpersonalidades se usa tanto en coaching como en psicoterapia. En este artículo no podemos entrar en profundidad, sin embargo una primera aproximación consiste en reconocerlas y nombrarlas. Así empiezo a responderme a la pregunta ¿cómo saber quién soy? por eliminación. O más bien dicho, sabiendo que soy esa subpersonalidad (por ejemplo el glotón) y soy mucho más que ella.


¿Cómo saber quién soy? Las subpersonalidades y la intención positiva.

Terapia de las partes Sabadell

En nosotros no sólo hay un ángel y un demonio.

Cada subpersonalidad cumple una función en el entramado de nuestra existencia. Incluso, cuando aparentemente nos daña, tiene una intención más allá del aparente perjuicio. Cada una de ellas tiene una necesidad y, a su vez, cumple con una intención positiva. Identificar estas necesidades e intenciones positivas es parte de la respuesta a la pregunta ¿cómo saber quién soy?

Cosa distinta es que el modo en que cada una persiga satisfacer esa necesidad sea adecuado o no. No confundir nunca el ¿qué? con el ¿cómo? Un ejemplo que ya he descrito alguna vez pero que me impactó y emocionó:

Se trata de un hombre alcohólico de largo recorrido. Quería superar su alcoholismo pero no encontraba el modo a pesar de las diferentes modalidades de psicoterapia que probó.

Estuvimos indagando qué ocurría cuando tomaba el primer trago. Descubrió que una sensación cálida aparecía en su plexo solar. Le invité a asociarse a su personaje alcohólico junto con la sensación.

En ese momento rompió a llorar. La búsqueda incesante era amor. Esa era la necesidad no resuelta que aparecía en forma de calidez cuando bebía. Por supuesto no es la mejor forma, pero en algún momento de su vida apareció como un recurso de emergencia. Luego se instaló y ancló de un modo semi inconsciente.

Cuando buscamos responder a ¿cómo saber quién soy? también debemos buscar las heridas emocionales. De otro modo la respuesta sería incompleta. Es básicamente la diferencia entre psicoterapia y coaching. La primera se asienta en solucionar heridas anímicas. El coaching se focaliza más en las capacidades y en hacerlas operativas.


Relacionarnos con nuestras subpersonalidades desde nuestro centro.

¿Cómo saber quién soy yo? La respuesta está en el centramiento.

El centro es otra forma de hablar de nuestra identidad profunda.

Detrás de cada subpersonalidad hay necesidades no resueltas. Y, en el fondo, la intención positiva que tienen es satisfacerlas. Esto nos ayuda a relacionarnos con nuestras partes difíciles de un modo más amable y compasivo. Al identificar estas necesidades nos acercamos a la respuesta a ¿cómo saber quién soy yo?

Un ejercicio preliminar sugerido es el de reconciliarnos con nuestras partes desde nuestro centro. Puedes ver una propuesta de ejercicio de centramiento en mi artículo: El centramiento en psicoterapia y coaching. Y un enlace al audio que le acompaña…. Práctica de centramiento estándar. Entonces, desde tu centro, acoger y aceptar a esa subpersonalidad herida, con su necesidad e intención positiva. Es como recibir a un niño que, con buena intención, ha aprendido conductas equivocadas.

El segundo paso consiste en reconocer la necesidad no resuelta, la intención positiva.

Seguidamente encontrar formas creativas y distintas de satisfacer esa necesidad no resuelta. Y finalmente reconocer que tú eres esa subpersonalidad… y eres mucho más que ella. Sin esta aceptación, la respuesta a ¿cómo saber quién soy? quedaría incompleta.

En el próximo artículo aprenderemos como desidentificarnos de las identificaciones para…

Hasta entonces, recibe un cordial saludo,

www.josepguasch.com

Metáforas en Gestalt y PNL Sabadell

Las enseñanzas de Nasrudín, mitad sabio mitad bufón.

(*) Nasrudín es un personaje ficticio que aparece en relatos de la tradición sufí. A menudo, sus anécdotas se utilizan como metáfora que reflejan diferentes momentos en procesos de psicoterapia y coaching. Especialmente en las modalidades de terapia transpersonal, pnl y Gestalt.

 

Anterior artículo relacionado: Ser y hacer el sendero de los niveles neurológicos en PNL, Coaching para el despertar

Siguiente artículo relacionado: Interpretación de la realidad. Conciencia y despertar con PNL

Terapia de subpersonalidades en Sabadell


¿Cómo saber quién soy? Coaching generativo y PNL de tercera generación en Sabadell, Terrassa y online. Josep Guasch, psicoterapeuta, coach, consulta de coaching y psicoterapia.

Terapia de relación con el padre Sabadell

BLOG


La relación con el padre y el modelo de masculinidad.

La relación con el padre. Honrar su figura, aceptar lo que queremos, y no aceptar lo que rechazamos. Hombres y mundo emocional. Josep Guasch, coaching y psicoterapia.

La comunicación padre e hijo

El padre es el espejo en el que se mira el hijo. Incluso si este último lo rechaza.

Vimos en el anterior artículo (Mi padre y yo) cómo nuestra masculinidad se nutre de nuestro progenitor. Además, en nuestro grupo de Nous Homes de Sabadell hemos constatado algo más. Es un mal endémico que la relación del hijo con el padre se sostenga en espacios de silencios. Silencios prolongados. Pero no silencios para respetar el espacio del otro. Si no silencios incómodos en los que parece que algo revolotea en el ambiente. Gran parte de esta incomodidad tiene que ver con una dificultad impuesta. La castración emocional del hombre impuesta por el patriarcado.

La relación con nuestro progenitor es difícil pero no por ello debemos mirar hacia otra parte. Y eso es así por dos motivos:

– Uno, ya mencionado, que condiciona nuestro modo de ser hombre.

– El segundo, si no tomamos conciencia, también nos marcará como padres de un modo automático e inconsciente. Para poner (o al menos intentar hacerlo) algo de luz veamos qué dicen diferentes escuelas terapéuticas.

Cómo marca la relación con el padre según el psicoanálisis.

El éxito profesional vinculado a la masculinidad patriarcal.

La autoestima, en muchos hombres, está vinculada al éxito profesional.

Para el psicoanálisis la relación con el padre es fundamental para nuestro desenvolvimiento profesional, social y cultural. En la figura paterna se fundamenta la identidad del hijo o hija. También es la figura encargada de poner límites y de separar al hijo de la madre. Por supuesto esto último va (o debería ir) orientado a la creación de la personalidad del niño o niña.

Es habitual que el hijo se rebele contra el padre, especialmente en la adolescencia. Un padre, sin conflictos previos (creo que una utopía en la sociedad actual) debería sostener y comprender esta rebelión.

No olvidemos, no obstante, que el psicoanálisis nació en una época de predominio de la familia clásica. Con roles muy marcados hombre/mujer. Hoy en día, no obstante, existen muchas familias mono marentales en las que la madre ejerce el papel profesional también.

Para el psicoanálisis, la relación con el padre condiciona el desenvolvimiento social, cultural y profesional.

La triste realidad es que en la relación con el padre ambos terminan rivalizando mutuamente. Es importante comprender la importancia que para el hijo tiene la relación con su padre. Aun cuando rivalice con él terminará siendo su modelo. Debemos entender, como padres, que esta rebelión del hijo forma parte de su proceso identitario. Es aquí donde los hombres podemos incurrir en dos defectos típicos:

– Una excesiva permisividad, a veces revestida del sucedáneo “padre/amigo”. Al no atreverse a poner límites a su hijo delega (consciente o inconscientemente) en la madre este papel. Muchas veces se trata de hombres infantilizados incapaces de asumir un rol adulto. Es importante resaltar que no es lo mismo hombre infantilizado que hombre en contacto con su niño interior. El contacto creativo con el niño interior requiere un adulto estable, empático y, precisamente, adulto.

– También es posible la figura inversa. El padre tirano. De nuevo creo importante hacer una distinción. No confundir autoridad para establecer límites con tiranía arbitraria.

En la relación sana con el padre debe existir, por parte de este, un respeto por la singularidad del hijo. Del mismo modo que le acompaña, otorgarle un espacio para que despliegue su personalidad independiente.

Un padre así tampoco debe ocupar un rol de infalible ni omnipotente. El error es posible por parte del padre y del hijo pues forma parte de todo proceso de aprendizaje.

 

Bert Hellinger y la visión sistémica de las constelaciones familiares.

El padre como el cabeza de familia en el patriarcado.

El padre ocupa el papel de cabeza de familia en la tradición patriarcal.

Hellinger diferencia el contacto con la vida de la fuerza de la vida. En el lenguaje de las constelaciones familiares tomar a la madre es tomar la vida. En modo complementario tomar al padre es tomar la fuerza de la vida. Así pues la relación con el padre marcará el empuje para el avance, decisión, proyectos, evolución etc.… La relación con la madre y la vida nos vincula con la capacidad de cuidar y nutrir. Pero cuidado, también cuidarnos y nutrirnos, es decir a nosotros mismos.

El habitual descuido masculino en nuestra capacidad de cuidarnos implica un desequilibrio de nuestra relación con la vida. Paradójicamente podemos hablar también de hombres con empuje en lo profesional, político y/o social. Los estereotipos de hombre patriarcal ahondan en esta descompensación. Y, aun cuando probablemente estemos avanzando en esto, es un reflejo que se transmite en la relación con el padre.

No es extraño ver aún hombres “cumplidores y trabajadores” que “delegan” las tareas de cuidado en la mujer. Incluso una de las cosas que más valora cierto segmento de la población es que el hombre sea “trabajador”. Cuidado, no estoy abogando por descuidar esta virtud, estoy hablando más bien de compensar y equilibrar. No olvidemos que cuidar también es trabajar.

Los roles estereotipados (mujer cuidadora y hombre trabajador/proveedor) también se transmiten sutilmente en la relación con el padre. Puede más el ejemplo que los discursos.

 

La relación con el padre, qué tomar y qué no tomar

Aprender a discriminar lo constructivo de lo destructivo de la masculinidad hegemónica

Discernir qué abrazamos y qué no del modelo de masculinidad transmitido por el padre.

Creo que determinación, poner límites, voluntad, poder, acción, entre otras, son cualidades humanas. De un modo estereotipado, probablemente, transmitidas en la relación con el padre. Y son cualidades que los hombres podemos honrar y reconocer en ellos, pero no cultivar de un modo unilateral.

En los años 70 y 80 surgió un tipo de hombre conocido peyorativamente como los “chicos New Age”. Y no me refiero a los que también se conocieron como “niños índigo”. Eran más bien hombres conscientes de la supremacía del modelo machista. Pero en su intento por desvincularse del estereotipo se polarizaron en una masculinidad desvitalizada.

Hombres que en la relación con su padre advirtieron dureza, incomprensión, incluso violencia que rechazaron radicalmente. De esta manera rechazaron la totalidad que representaba su padre así como lo “aprovechable” de esa masculinidad.

Hombres que confundieron vulnerabilidad con debilidad, flexibilidad y sensibilidad con labilidad emocional. Hombres que, en definitiva, desconocían que se puede ser fuerte y sensible.

La rudeza o dureza emocional, una característica heredada del modelo de masculinidad hegemónica.

Honrar y “tomar” a nuestro padre (y por supuesto a la madre) no significa estar de acuerdo con él. Pero este fue una parte en la transmisión de nuestra vida. Y nos sirve de modelo (como ejemplo o contraejemplo) en la de/construcción de nuestra masculinidad.

En terapia Gestalt distinguimos la diferencia figura/fondo. La figura es lo que emerge en la conciencia, revestido de forma. El fondo es lo que aún permanece imperceptible aunque siempre está presente.

En la relación con mi padre advierto cosas que no me gustan y otras que me gustan. Estas cosas conforman las figuras que emergen del fondo. Pero también me doy cuenta de mucho más. La transmisión de vida y amor a los que, con más o menos acierto, pretendo dar forma. Y ése es el fondo que permanece siempre, invisible o no. A ese fondo yo le llamo Vida y Amor.

Hasta el próximo artículo, recibe un cordial saludo.

www.josepguasch.com

Anterior artículo relacionado: Mi padre y yo. El espejo para transformar la masculinidad.

¿Quieres asistir a uno de nuestras actividades gratuitas?. Sigue el siguiente enlace:

¿Qué nos pasa a los hombres con las emociones? Taller de inteligencia emocional y masculinidad

 

 

La relación con el padre. Honrar su figura, aceptar lo que queremos, y no aceptar lo que rechazamos. Hombres y mundo emocional. Josep Guasch, coaching y psicoterapia en Sabadell.

 

Mi padre y yo

BLOG


Mi padre y yo. El espejo para transformar la masculinidad.

Mi padre y yo, la construcción de la masculinidad. Relación con el padre y nuevas masculinidades, Nous Homes de Sabadell

 

La relación con el padre y nuevas masculinidades

La relación con el padre, imagen de la masculinidad

Buscando en internet el título/tema “mi padre y yo” he tropezado con dos libros. Uno de J.R. Ackerley y otro de Juan Manuel Gil. No he leído aún ninguno de los dos, pero sí las sinopsis.

Con relatos distintos, el tema de siempre. Sospecho que tan antiguo como la creación. Esa eterna historia de encuentros y (casi siempre) desencuentros típica de la masculinidad entre “mi padre y yo”.

El motivo de este interés no es otro que la experiencia que en Nous Homes de Sabadell estamos transitando acerca del vínculo con nuestro padre. Los hombres actuales hemos heredado esta forma de ser hombre, precisamente de nuestros padres. Podemos aceptar, rechazar, discutir, anatemizar y todas las disidencias y acuerdos posibles…. Pero ahí está… y aquí estamos nosotros. Con nuestras herencias y disidencias. Y la herencia del patriarcado acerca de «cómo ser hombre», constructo heredado de nuestros padres. Y, por supuesto, alimentado por una sociedad patriarcal.

Creemos que es esencial en la construcción de nuevas masculinidades este tránsito vivencial. Saber de dónde venimos. Porque en ello están gran parte de nuestras sombras internas acerca de lo que (creemos) es ser hombre.



Mi padre y yo en el libro “De la madurez masculina”.

En el libro “De la madurez masculina” se dedica un título completo a este temazo. La relación entre “mi padre y yo” aparece descrita en forma trágico – cómica en un diálogo hijo-padre:

Un hombre joven e independizado decide restañar la brecha con su padre y le llama por teléfono. Transcribo la conversación tal y cual está en el libro de Steve Biddulph:

Hola, papá, soy yo.
– ¡Ah! ¡Vaya! Hola, hijo. Voy a buscar a tu madre
– No, no lo hagas. Es contigo con quien quería hablar…

Hay un momento de silencio… y luego….

¿Por qué? ¿Necesitas dinero?
– No, no es por dinero.

Y el joven empieza a hablar (ya lo tenía todo pensado, pero aun así las palabras le salen de una forma insegura…)

– He estado recordando muchas cosas sobre ti, padre, y las que hiciste por mí. … Ahora me va bien y todo gracias a lo que hiciste… He estado pensando en ello y me he dado cuenta de que nunca te había dado las gracias.

Silencio en el otro extremo del teléfono. El hijo continúa…

– Quería decirte… Gracias. Y que te quiero.
¿Has estado bebiendo?

 

Mi paddre y yo, el origen de la masculinidad

¿De qué hablamos los hombres…?

En este diálogo hay muchos, muchísimos estereotipos de la masculinidad patriarcal. Y aunque nos definimos como hombres pro-feministas, entendemos que tenemos un sendero propio a recorrer.

La de-construcción de la masculinidad hegemónica no solamente significa la renuncia a los privilegios que nos otorga el patriarcado. No solamente el activismo decidido por la igualdad con nuestras compañeras, las mujeres. Incluye todo lo anterior y algo más.


Las nuevas masculinidades y el mundo emocional

Este algo más rezuma en la relación entre “mi padre y yo”. La meta/educación que, por defecto, nos transmitieron nuestros padres con su ejemplo. El gran tabú de la masculinidad hegemónica:

El reconocimiento de nuestro mundo emocional, de nuestra capacidad de sentir. Reconocer que somos capaces de emocionarnos, amar, entregarnos. Que tenemos una sensibilidad que puede florecer con un poema, una relación, una flor, unas palabras… Y para rizar el rizo…. ¡HACERLO EN COMPAÑÍA DE HOMBRES!. 🙄 😯 .

Esta es, creo, la experiencia iniciática de la masculinidad. Sí, a los hombres nos resulta difícil reconocernos vulnerables. Pero como intuimos que una mujer nos puede entender mejor… no nos resulta tan difícil hacerlo con ellas. Bien sea pareja, hermana, amiga, la madre…

Pero reconocer esto ante un hombre o grupo de hombres…. Para la sombra de la masculinidad patriarcal que habita en nuestro inconsciente profundo es terrorífico. ¡Es como ofrecer la yugular al conde Drácula!. 😕

Y es de esto que, cuando pienso en la relación entre mi padre y yo, creo me quería proteger.

¿Eres hombre?
¿Estás interesado en participar en una de nuestras actividades gratuitas?
Sigue el siguiente enlace:

Taller de inteligencia emocional y hombres

 

Mi padre y yo…. Pero ¿de qué quería protegerme mi padre aun cuando no lo supiera?

Muchas veces cuando pienso en la brecha entre mi padre y yo me pregunto: ¿Qué había en su corazón que nunca fue expresado y normalizado? Ahora entiendo que él, sin saberlo, me transmitió lo que generaciones y generaciones de hombres han mantenido durante siglos.

“Los hombres somos fortalezas insensibles a cualquier dolor”.

El papel protector de la masculinidad

Paternidad, función protectora… y ¿sobreprotectora?

Es obligación vivida como deber. Impuesta por la amenaza. Sí, porque formar parte del “selectivo” club de los hombres significa ser duro, fuerte, insensible.

Si un hombre (llamémosle hegemónico) descubre mi vulnerabilidad, para él, “dejaré de ser hombre”. Esto es de lo que nuestros padres nos quisieron proteger. Entender esto, la intención positiva detrás de ello, es lo que puede ayudarnos a reconciliarnos con ellos, con nuestros padres. Es lo que me ayuda a suavizar la brecha entre él y yo.

Darnos cuenta de que la intención es/era buena es el primer paso. Pero no nos exime de la responsabilidad de encontrar nuevas formas de relacionarnos¡¡entre hombres!! Por supuesto no excluyo en esto a mujeres y personas en general. Pero uno de los grandes problemas es cómo nos relacionamos entre compañeros de género.



El caballero de la armadura oxidada.

Recuerdo uno de los primeros trabajos que hicimos en “Nous Homes de Sabadell”. La lectura y conclusiones acerca del libro “El caballero de la armadura oxidada”.

En forma metafórica este libro expresa el modo en que aparecemos los hombres. ¡Con una armadura! ¡Y más aún entre hombres! Pues tenemos tan interiorizada la armadura que si nos desprendemos de ella es como si no supiéramos quiénes somos. Pero sí sabemos de quiénes defendernos. ¡De otros hombres!

Las normas del patriarcado nos han hecho individualistas, competitivos, feroces. El patriarcado es, por definición, la dominación por el poder. Y si nosotros somos los privilegiados del patriarcado, «debemos cumplir con lo que nos exige». Esta es la interiorización profunda que está enraizada en el alma del hombre occidental. Generalmente hombre de raza blanca, heterosexual, clase media o media alta y conservador.

Esa fue la relación entre mi padre y yo, la relación de dos caballeros con armadura. Y aun cuando fue así, su distanciamiento emocional lo era como algo necesario entre hombres. Pues una relación más cercana, bajo el prisma patriarcal, implicaría, como en el anterior diálogo, “estar bebido”.


Construyendo nuevas masculinidades con el ejemplo de mi padre y yo

En nuestra asamblea emocional de “Nous Homes de Sabadell” un compañero expuso la pregunta: ¿Cómo puedo educar emocionalmente de un modo saludable a mi hijo si tuve esa falta con mi padre? ¿Cómo aproximarnos emocionalmente a nuestros hijos desde la carencia de esta aproximación en nuestra infancia?

El personaje que encubre la masculinidad interior.

El «personaje» que oculta la verdadera masculinidad.

Y esto que algunos hombres podríamos vernos tentados a oponer como excusa/justificación, revertirlo en responsabilidad. Lo importante, creo, es que pongamos atención a cómo podemos construir eso que echamos en falta. Y si algo echamos en falta es que presentimos, en el peor de los casos, cuál es la ausencia.

Identificar eso, llamémosle mayor proximidad, empatía, cercanía, complicidad, sensibilidad… no es difícil en el plano teórico pero se complica en la práctica. Y es en este espacio de perplejidad (por llamarlo de alguna manera) donde surgió la idea. No es nueva, pero sí en este contexto. La de escribir cada uno un texto que bien pudiéramos llamar “mi padre y yo”.

Una carta a nuestros padres en la que le agradeciéramos lo que hizo por nosotros. Y desde otro lugar lo que, en su momento, echamos en falta. No se trata tanto de una carta para enviar al destinatario como de una carta de ayuda al remitente. Un modo de distinguir y clarificar conductas, actitudes, en definitiva modelos. Y una vez distinguida desde el fondo difuso la falta, darle forma en nuestros espacios de vida y relación.

De este modo, la falta puede transformarse en un objetivo. Y con este el anhelo hacia una masculinidad más inclusiva, empática e integradora.

Cuando proyectamos lo que nos sobra, pero…

No es algo nuevo lo que surgió en este trabajo. Ese darnos cuenta (que ya intuíamos) de cómo nos parecemos a nuestros padres. Creo que todos los hombres deberíamos hacernos esta pregunta: ¿Qué reconozco de mi padre en mí? Sea que me guste o no. Y es aquí cuando vienen a mi memoria las palabras de Christopher Harding:

“Se habla mucho sobre padres física y/o emocionalmente ausentes, pero los hijos también empiezan a preguntarse: “¿Estaba realmente ausente, o tanto yo como él conspirábamos inconscientemente para ignorarnos mutuamente?”.

Proyección de la sombra de la masculinidad hegemónica.

Proyectamos lo que no reconocemos en nosotros mismos.

Entonces el descubrimiento de la historia entre mi padre y yo toma tintes extraños. Desde mi responsabilidad, renunciar a esa fidelidad inconsciente, a un modelo de “ser hombre”. Y renunciar a este modelo no es renunciar a mi padre como tampoco lo es renunciar a mí mismo. Es intentar ir un poco más allá. Y poder decir, parafraseando a Newton: “Si he podido ver más allá es porque me encaramé a hombros de gigantes”.

E insisto, este reconocimiento no lleva implícita la aceptación del modelo, sí la del hombre. Creo que es bueno anteponer aceptación aun cuando sea desde la disidencia. El objetivo no es, en sí, atenuar responsabilidades heredadas del modelo patriarcal. El objetivo es, en realidad, un metaobjetivo. Tiene más que ver con el cómo que con el qué.

Cuando me relaciono de modo amoroso, aun cuando sea en desacuerdo, puedo expresar algo parecido a esto:

“Papá, no estoy de acuerdo contigo. Quizás he sido tu gran disidente. Pero gracias a ti y a mamá tengo esta oportunidad. La de mejorar como hombre, en la medida que pueda. Y, acaso, intentar mejorar en algo esta sociedad patriarcal”.



Un cordial saludo,

www.josepguasch.com

Anterior artículo relacionado: El patriarcado y sus mandatos.
Siguiente artículo relacionado: La relación con el padre y el modelo de masculinidad.

 

 

Mi padre y yo, la construcción de la masculinidad. . Nuevas masculinidades y relación con el padre , Nous Homes de Sabadell