INICIOBLOG ➤ Virus mentales. Qué son y cómo nos afectan.

Virus mentales. Qué son y cómo nos afectan.

Virus mentales en psicoterapia y coaching, Josep Guasch, psicoterapeuta humanista, consulta en Sabadell

La congruencia es fundamental para el bienestar emocional.

La sensación de coherencia interna facilita el bienestar emocional.

Vimos en un artículo anterior cómo los virus mentales afectan a la coherencia de nuestra conducta. Básicamente bajo la estructura “quiero hacer X” y sin embargo hago “Y”. Bajo el punto de vista de la biología un virus es material genético encapsulado en una cubierta de proteína. Esta cubierta de proteína lo mantiene aislado del resto del cuerpo. Sin embargo no impide que interaccione con el mismo.

Es algo parecido a lo que ocurre con los virus mentales. Son partes del inconsciente aislados del resto del sistema nervioso. Visto de otra manera, circuitos neuronales que tienen un funcionamiento autónomo. Es decir sus propios criterios, creencias, idiosincrasia etc.

El aislamiento de los virus mentales hace que estos operen al margen del resto del psiquismo. Incluso dotando a su actividad un significado y propósito que bien pudiera parece opuesto al sentido común.

En este artículo examinaremos los tres tipos principales de virus mentales y sus implicaciones.

 

Los desencadenantes

El modo en que organizamos la experiencia interior condiciona nuestra conducta.

El modo en que organizamos nuestra experiencia interna condiciona nuestra conducta.

Este tipo de virus mentales actúan bajo el esquema estímulo-respuesta aprendido, generalmente, por una asociación inconsciente. Huelo, por ejemplo, un perfume y me recuerda a una persona. Veo una playa y me recuerda unas vacaciones especiales. En psicología clásica se conoce como estímulo condicionado. Es similar al concepto de Ancla en PNL.

Así un estímulo de cualquier tipo puede despertar un estado interno en función de un aprendizaje previo. Cuando estos aprendizajes se realizan sin participación consciente y nos inducen estados internos negativos los llamamos virus mentales desencadenantes. Son los más habituales y existen dos tipos:

Simple: Cuando un estímulo despierta un estado interno desagradable. Por ejemplo oigo el rasgar de unas uñas sobre una pizarra y me pongo nervioso.

Complejo: También llamado estrategias. Un estímulo despierta una secuencia de representaciones internas que procesan nuestro pensamiento. La Programación Neurolingüística agrupa estas representaciones en tres grupos. Puedes encontrar un resumen en mi anterior post. Despertar Conciencia con PNL. El sistema representacional

Un ejemplo:

1.- Veo los platos por fregar en la cocina (Visual Externo)
2.- Me represento a mí mismo la imagen de tarea y proceso (visual interno)
3.- Y añado la sensación de estar fregando los platos, el jabón, el agua en las manos etc.
(sensaciones).
4.- Me digo a mí mismo:»¡¡ufff, qué palo, ya lo haré en otro momento!!»

Los pasos 2, 3 y 4 han sido activados por la percepción de los platos en el fregadero. Esto es una estrategia de procrastinación, uno de los virus mentales más comunes.

 

Los virus mentales restrictivos

Creencias limitantes y lo que se puede o no hacer.

Las creencias nos otorgan o impiden el permiso para ser y hacer.

Esta es otra manera de llamar a las creencias limitantes. Las creencias, en su función creativa, nos permiten comprender la realidad y darle un significado. Si una vez un perro me mordió estará bien que tome ciertas precauciones al acariciarlos. Sin embargo una creencia restrictiva me alejaría automáticamente de los perros.

En la estructura básica de la creencia está la generalización: «Una vez me mordió un perro, luego TODOS los perros muerden».

Como normal general los virus mentales asociados a creencias restrictivas suelen permanecer agazapados en el inconsciente. Muchas veces están vinculados a generalizaciones y consecuencias asociadas a desencadenantes. Es el caso del ejemplo que acabo de citar. La imagen consciente o inconsciente del perro que muerde, junto con las sensaciones, son el desencadenante. A esta vivencia le podemos añadir una relación causa – efecto: “si acaricio a un perro, me morderá”. O bien una relación de significado: “acariciar a un perro es peligroso».

 

Virus mentales Géminis.

Quiero, por ejemplo, acostarme temprano para descansar y, sin embargo, me quedo viendo la tele. Esta es la estructura básica y desconcertante de los virus mentales géminis. “Quiero X y hago Y”. También puede suceder que experimentemos un estado emocional durante un tiempo. Y pasado este tiempo nos desconcierte nuestra anterior reacción, como si no hubiéramos sido nosotros.

Géminis se ha popularizado como un signo del horóscopo. El término viene etimológicamente del latín, y nos remonta al concepto gemelos.

Los virus mentales Géminies;  quiero hacer una cosa pero hago otra.

Las contradicciones internas nos impiden sentirnos libres y completos.

Los virus mentales géminis se caracterizan pues por esta dicotomía entre dos partes. Dos polaridades opuestas que parecen tener creencias y valores completamente distintos.

Una característica común a todos los virus mentales es la de que todos tienen una intención positiva. En los géminis, además, en la estructura profunda, la intención de cada parte suele ser la misma. Por supuesto, esta intención positiva escapa muchas veces al conocimiento consciente. Acceder a esta intención es fundamental en todo proceso terapéutico.

 

Una combinación mortífera

Existe otra categoría que en realidad es una combinación de los tres anteriores y distinta en cada caso. Son los llamados virus mentales asesinos. Generan adicciones, depresión, compulsiones, comportamientos (auto) destructivos y auto sabotaje.

Muchas veces el auto castigo es sentido por este tipo de dinámica interior como un modo de hacer justicia. Por lo tanto de alcanzar cierta sensación de descanso 😯. Los virus mentales asesinos deben examinarse en el contexto individual de la persona y, en no pocas ocasiones, se enraízan en épocas tempranas.

Superar adicciones y trabajo con virus mentales.

Los virus mentales pueden conducir a situaciones de extrema dificultad.

He visto a muchas personas esclavas de adicciones con las que consiguen un alivio al desamor que vivieron de pequeños. En estos casos es importante resaltar que la vivencia del niño interior no tiene por qué ser real. Es decir, el niño pudo haber interpretado que sus padres no le quisieron y equivocarse de raíz. Sin embargo, y esto es cruelmente cierto, esta convicción, aunque sea falsa, puede conducirle a un comportamiento autodestructivo.

Hasta aquí una somera descripción de las categorías de virus mentales. Sin embargo sólo son puntos de partida, la complejidad de cada vida, de cada persona es única e irrepetible.

Hasta el próximo artículo recibe un cordial saludo,

www.josepguasch.com

Virus mentales y trabajo con la sombra Sabadell

Virus mentales en psicoterapia humanista y coaching generativo. Josep Guasch, terapeuta, consulta en Sabadell

Summary
Psicoterapia de la sombra
Service Type
Psicoterapia de la sombra
Provider Name
Josep Guasch, coaching y psicoterapia,
C/ Les Valls, 28, 4º-5ª (Espai Obert),Sabadell,Barcelona-08201,
Telephone No.615564537
Area
Psicoterapia
Description
Descripción de las cuatro categorías de virus mentales más habituales, que generan distorsiones en la conducta.
Publicado en Programación Neurolingüística OnLine, Programación Neurolingüística, PNL, Terapia de la sombra, Terapia de la sombra online, Terapia de virus mentales y etiquetado , , , , , , , .

Deja un comentario